Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

1 de Samuel 31: La última batalla de Saúl

Posteriormente, David exhumó los huesos de Saúl y Jonatán, y los trasladó a la tumba familiar en Zela, en tierra de Benjamín, región natal de Saúl. Saúl fue coronado aproximadamente a los 20 años de edad. Reinó durante 40 años. Por lo tanto, tenía 60 años en el momento de su muerte.

Verdad que 1 de Samuel 31 enseña y  acción a que invita

1 ) Orientaciones para crecer en piedad

Como padres, tenemos mucho que ver con el destino de nuestros hijos. Debemos dedicarlos al propósito de Dios y educarlos para que lleven fruto en la vida cristiana.
Cría niños que crezcan en santidad.Comprende que equivocarse en ello puede conducir a grandes males.
Dedica tus hijos al Señor. Recuerda que ellos son herencia y regalo del Señor.

2 ) Pasos hacia la santidad

Santidad es decir «¡No!» al mundo y sus tentaciones, y «¡Sí!» a Dios.
Descansa en la sabiduría, la fuerza y la pureza de Dios, y no en la de los seres humanos.

3 ) Lecciones clave en la fe

La fe se traduce en obediencia; lo que hacemos pone de manifiesto nuestra fe. La fe no es meramente una declaración de principios, sino que determina acción, produce obediencia y, cuando vence, da frutos.
Apréstate a hacer lo que Dios demanda de ti. Conoce que Dios sólo continúa hablando a aquellos que le obedecen.
Comprende que obedecer a medias es lo mismo que desobedecer. Obedece al Señor en todo y no te apartes de él.
No sustituyas la obediencia a la Palabra de Dios con religiosidad formal. Conoce que Dios repudia la desobediencia y la rebelión . Comprende que escuchar la Palabra de Dios y no practicarla (obedecerla) es rechazarla.
No temas a la oposición, aun cuando parezca fuerte y no puedas contar con un mejor apoyo. No olvides que Dios puede usar tus limitados recursos, cuando estos están acompañados por una gran fe, para vencer los obstáculos que enfrentas.

4 ) Claves para una vida sabia

La sabiduría significa en gran medida comprender los principios a través de los cuales Dios gobierna el universo. Adquirir sabiduría quiere decir aprender a pensar como Dios, estimar las cosas que él ama y rechazar las cosas que él menosprecia. Alcanzar sabiduría es ponerse en la perspectiva que resulta de adoptar como nuestros los valores de Dios y rechazar los valores que este mundo representa.
No dudes de que si persistes en vivir sin Dios, o si oras sin sabiduría, puede que Dios te discipline con algo que no esperas.
No sobreestimes la magnitud de las dificultades. Recuerda que Dios logra grandes cosas con pocos recursos.
Conoce que Dios mira al corazón, no a la apariencia exterior. No juzgues basándote exclusivamente en lo que ves.
No desprecies las pequeñas oportunidades. Comprende que ellas nos preparan para las grandes batallas.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.