1 de Samuel 24: Saúl vuelve de perseguir a los filisteos

1 de Samuel 24:20 He aquí, ahora sé que ciertamente serás rey, y que el reino de Israel será establecido en tu mano.

Entiendo que tú has de reinar : La verdadera causa de los insanos celos de Saúl es que estaba consciente de haber sido rechazado por Dios.

1 de Samuel 24:21 Ahora pues, júrame por el Señor que no cortarás mi descendencia después de mí, y que no borrarás mi nombre de la casa de mi padre.

1 de Samuel 24:22 Y David se lo juró a Saúl. Y Saúl se fue a su casa, pero David y sus hombres subieron al refugio.

David cumplió su promesa: nunca se vengó de la familia de Saúl ni de sus descendientes. No obstante, más tarde los filisteos y los gabaonitas asesinaron a la mayoría de los hijos de Saúl. David prometió ser misericordioso con los descendientes de Jonatán y cumplió su promesa cuando invitó a Mefiboset a vivir en su palacio.

La cueva de Enguedi

Enguedi quiere decir “fuente del cabrito”, nombre dado por las cabras monteses que habitan la localidad. Se ubica cerca del centro de la orilla occidental del mar Muerto y forma una especie de oasis en el costado de los peñascos altos cortados allí con barrancos llenos de cuevas. Que es famoso el lugar se nota donde las flores de alheña son comparables al amado. Estas flores blancas y amarillas de gran fragancia sólo se encuentran en la zona de Enguedi y son únicas en su belleza. Saúl llega a cierto lugar de la zona que se describe como un corral o lugar cercado alrededor de la entrada de una cueva. Unos desconocidos habían empleado la cueva como lugar de refugio.

Saúl entró para hacer sus necesidades. La LXX dice que “entró para prepararse”. No dice cómo se preparó. Otras antiguas versiones se refieren a una pausa motivada por sus instintos. La versión siríaca dice que entró para dormir. Como sea el caso, nunca supo que David y algunos de sus secuaces estaban ahí adentro en el fondo de la cueva. Y estos seguidores le indican a David que es el día esperado para eliminar a su enemigo. Es difícil saber exactamente a qué se refieren en el versículo 4. Quizás piensan en las palabras de Jonatán en 20:15. O posiblemente es nada más que una expresión general manifestando el consenso de las profecías hechas tocante a David y el reino.

Saúl había dejado su manto a un lado. La palabra usada aquí se emplea para designar un vestido exterior, largo y ancho, pero sin mangas y llevado por las personas de rango como reyes, nobles o sacerdotes. Sin hacerle daño a Saúl, David corta un pedazo de su manto real. El texto dice que lo lamentaba después. Se supone que al darse cuenta de su hecho, simbolizaba para él una de dos cosas. Poseer una parte del manto real, representaría el ser dueño del manto o apoderarse de él. Y a la vez partir el manto real le habrá recordado de la separación simbólica del reino como en el 15:27. Estos pensamientos le causaban tristeza a David por cuanto Saúl había sido desechado. El mismo heredaría el reino. Esto, si fuera así, manifiesta algo de la humildad genuina que sentía David y su profundo pesar por la condición y desdicha de Saúl.

    Páginas: 1 2 3 4

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario