Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

1 de Samuel 23: David en el desierto

1 de Samuel 23:8  Saúl convocó a todo el pueblo a la batalla para descender a Keila y poner sitio a David y a sus hombres.

1 de Samuel 23:9  Pero al saber David que Saúl tramaba algo malo contra él, dijo al sacerdote Abiatar: «Trae el efod».

1 de Samuel 23:10  Luego dijo: –Jehová, Dios de Israel, tu siervo tiene entendido que Saúl intenta venir a Keila para destruir la ciudad por causa mía.

1 de Samuel 23:11  ¿Me entregarán los vecinos de Keila en sus manos? ¿Descenderá Saúl, como ha oído tu siervo? Jehová, Dios de Israel, te ruego que lo hagas saber a tu siervo. Jehová dijo: –Sí, descenderá.

1 de Samuel 23:12  Dijo luego David: –¿Me entregarán los vecinos de Keila a mí y a mis hombres en manos de Saúl? Jehová respondió: –Os entregarán.

1 de Samuel 23:13  Entonces David partió con sus hombres, que eran como seiscientos, salieron de Keila y anduvieron de un lugar a otro. Llegó a Saúl la noticia de que David se había escapado de Keila y desistió de salir.

1 de Samuel 23:14  David se quedó en el desierto, en lugares fuertes, y habitaba en un monte en el desierto de Zif.[c] Lo buscaba Saúl todos los días, pero Dios no lo entregó en sus manos.

En lugares fuertes : Los elevados montes del territorio de Judá. El desierto de Zif formaba parte del territorio de Judá cerca del pueblo de Zif, aproximadamente a 7 km al sudeste de Hebrón.

1 de Samuel 23:15  Viendo, pues, David que Saúl había salido en busca de su vida, se quedó en Hores, en el desierto de Zif.

1 de Samuel 23:16  Jonatán hijo de Saúl se levantó y vino adonde estaba David, en Hores, y lo reconfortó en Dios

La profunda devoción que Jonatán sentía por David lo llevó de nuevo a arriesgar su vida buscando fortalecer su mano en Dios .

1 de Samuel 23:17  diciéndole: –No temas, pues no te hallará la mano de Saúl, mi padre; tú reinarás sobre Israel y yo seré tu segundo. Hasta mi padre Saúl lo sabe.

Segundo después de ti : Esto es, la segunda figura del reino. Solamente su muerte en el campo de batalla, luchando contra los filisteos en el monte Gilboa, impidió que esto se convirtiera en realidad.

1 de Samuel 23:18  Ambos hicieron un pacto delante de Jehová;[d] David se quedó en Hores y Jonatán se volvió a su casa.

Esta quizás fue la última vez en que estuvieron juntos David y Jonatán. Como verdaderos amigos eran algo más que simples compañeros que disfrutaban la compañía mutua. Alentaban la fe del otro en Dios y se confiaban sus pensamientos más profundos y sus más íntimos secretos. Esas son señales de una verdadera amistad.

1 de Samuel 23:19  Después subieron los de Zif para decirle a Saúl en Gabaa: –¿No está David escondido en nuestra tierra,[e] en las peñas de Hores, en el collado de Haquila, que está al sur del desierto?

El Salmo 54 fue compuesto por David para afirmar su fe durante estos difíciles momentos.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.