Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

1 de Samuel 20: Amistad de David y Jonatán

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

1 de Samuel 20:1  Amistad de David y Jonatán  Después huyó David de Naiot de Ramá, y fue a decirle a Jonatán:  –¿Qué he hecho yo? ¿Cuál es mi maldad, o cuál mi pecado contra tu padre, para que busque mi muerte?

1 de Samuel 20:2  Él le dijo: –De ninguna manera; no morirás. Mi padre no hace ninguna cosa, ni grande ni pequeña, que no me la descubra; ¿por qué, pues, me ha de ocultar mi padre este asunto? No será así.

1 de Samuel 20:3  David volvió a jurar, diciendo: –Tu padre sabe claramente que yo he hallado gracia delante de tus ojos,[a] y dirá: “Que Jonatán no sepa esto, para que no se entristezca”. Pero, ¡vive Jehová y vive tu alma!, que apenas estoy a un paso de la muerte.

1 de Samuel 20:4  Jonatán dijo a David: –Haré por ti lo que desee tu alma.

1 de Samuel 20:5  David respondió a Jonatán: –Mañana será la luna nueva,[b] y yo acostumbro sentarme con el rey a comer; pero tú dejarás que me esconda en el campo hasta pasado mañana por la tarde.

La nueva luna era un día de reposo al inicio de cada mes. Saúl lo había convertido en un festival de tres días en su corte.

Al comienzo de cada mes, los israelitas se reunían para celebrar el Festival de la Luna Nueva. Si bien este era principalmente un tiempo de regocijo, también era una forma de dedicar el siguiente mes a Dios. Otras naciones celebraban la luna llena y adoraban a la luna misma. Los israelitas, sin embargo, celebraban su festival durante la luna nueva, cuando la luna no estaba visible en el cielo. Esta era una precaución añadida contra la falsa adoración. Nada en la creación debe adorarse. Solo el Creador es digno de adoración.

1 de Samuel 20:6  Si tu padre hace mención de mí, dirás: “Me rogó mucho que lo dejara ir corriendo a Belén, su ciudad, porque todos los de su familia celebran allá el sacrificio anual”.

1 de Samuel 20:7  Si él dijera: “Está bien”, entonces tendrá paz tu siervo; pero si se enoja, sabrás que por su parte está decretada mi perdición.

1 de Samuel 20:8  Harás, pues, misericordia con tu siervo, ya que has hecho a tu siervo contraer un pacto contigo ante Jehová; si hay maldad en mí, mátame tú, pues no hay necesidad de llevarme hasta tu padre.

1 de Samuel 20:9  Jonatán le dijo: –Nunca te suceda tal cosa; antes bien, si me entero que mi padre ha determinado hacerte mal, ¿no te lo avisaría yo?

1 de Samuel 20:10  Dijo entonces David a Jonatán:  –¿Quién me avisará si tu padre te responde ásperamente?

1 de Samuel 20:11  Jonatán dijo a David:  –Ven, salgamos al campo.  Y salieron ambos al campo.

1 de Samuel 20:12  Entonces dijo Jonatán a David:  –¡Jehová, Dios de Israel, sea testigo! Cuando le haya preguntado a mi padre mañana a esta hora, o pasado mañana, si todo marcha bien para con David, entonces te lo haré saber.

¡Jehová Dios de Israel , sea testigo ! : Jonatán hace un voto de lealtad a David, en lugar de a Saúl, su propio padre y rey de Judá.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Nunca es demasiado tarde

¿Quién sabe que nos reserva la vida? Ninguna bola de cristal, adivino o psíquico nos puede dar la respuesta. Para atravesar este duro camino que llamamos vida,

Artículo Completo

La primera Navidad

Mientras todos los niños ayudaban en sus casas en los preparativos para la Nochebuena, Pedro, de 7 años de edad, trabajaba en la joyería de Don Juan

Artículo Completo

De quien es la Casa

Llegó corriendo, y entre asombrado y atemorizado me advirtió: — Hay un monstruo en la puerta. Era evidente que aquel niño, con sus escasos cuatro años de

Artículo Completo