1 de Samuel 14: La hazaña de Jonatán

1 de Samuel 14:45 Pero el pueblo dijo a Saúl: –¿Ha de morir Jonatán, el que ha logrado esta gran victoria en Israel? ¡No será así! ¡Vive Jehová! que no caerá en tierra ni un cabello de su cabeza, pues lo hizo con ayuda de Dios. Así el pueblo libró de morir a Jonatán.

Ha actuado hoy con Dios : Aunque Jonatán fue señalado como el transgresor, se había demostrado que Dios estaba con él y no a favor del juramento de Saúl.

1 de Samuel 14:46 Saúl dejó de perseguir a los filisteos, y los filisteos se fueron a su tierra.

1 de Samuel 14:47 Después de haber tomado posesión del reino de Israel, Saúl hizo guerra a todos sus enemigos en derredor: contra Moab, contra los hijos de Amón, contra Edom, contra los reyes de Soba y contra los filisteos; dondequiera que iba, salía vencedor.[ñ]

Después de haber tomado posesión : Alude a que Saúl había consolidado su posición como rey de Israel. La lista de pueblos vecinos constituye un resumen de los éxitos de Saúl. Moab , Amón , Edom y Soba estaban al este del Jordán, comenzando con Edom al sudeste y terminando con Soba, una región al norte de Siria, al este del Líbano actual.

¿Por qué tuvo tanto éxito Saúl exactamente después de que había desobedecido a Dios y que se le había dicho que su reino acabaría? Muchas veces las batallas la ganan gente impía. El éxito no está garantizado, ni se limita a los justos. Dios actuó de acuerdo a su voluntad. Dios quizás le dio el triunfo a Saúl por el bienestar de la nación, no porque el rey lo mereciera. Quizás dejó a Saúl en el trono por un tiempo para aprovechar sus talentos militares, y para que David, el siguiente rey de Israel, pudiera pasar más tiempo enfocado en las batallas espirituales de la nación. Cualesquiera que hayan sido las razones que tuvo Dios para retrasar la muerte de Saúl, su reinado terminó exactamente en la forma que Dios lo había predicho. El momento oportuno en los planes de Dios y sus promesas solo lo conoce El. Nuestra tarea es encomendar nuestros caminos a Dios y esperar en Dios.

Penumbra y juicio

Vendrá castigo sobre la casa de Elí.

La nación debe volverse de la idolatría.

Sus reyes no les traerán nada más que problemas.

Si continúan en pecado, Dios los destruirá.

El reinado de Saúl no continuará.

Saúl, has pecado ante Dios.

No era ser profeta. La mayoría de los mensajes que tenían que dar eran desagradables para los que escuchaban. Predicaban acerca del arrepentimiento, del juicio, de la destrucción inminente, del pecado y, en general, de cuán descontento estaba Dios por el comportamiento de su pueblo. Los profetas no eran muy populares, a menos de que fueran falsos profetas y dijeran exactamente lo que el pueblo quería escuchar. Pero la popularidad no era lo que se buscaba de los verdaderos profetas de Dios, sino la obediencia a Dios y la proclamación fiel de su palabra. Samuel es un buen ejemplo de un profeta fiel. Dios también tiene mensajes para que nosotros los proclamemos. Y aun cuando sus mensajes están cargados de «buenas nuevas», también hay «malas nuevas» que dar. Quiera Dios que, como verdaderos profetas, transmitamos fielmente todas las palabras de Dios, resultemos populares o no.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario