1 de Samuel 14: La hazaña de Jonatán

1 de Samuel 14:1 Aconteció un día, que Jonatán hijo de Saúl, dijo al criado que le traía las armas: «Ven y pasemos a la guarnición de los filisteos, que está de aquel lado». Pero no lo hizo saber a su padre.

De aquel lado : Una profunda quebrada separaba los dos campamentos.

En este capítulo leemos acerca del pobre trabajo que hizo Saúl como líder: no tuvo comunicación con Jonatán, pronunció una maldición insensata e ignoró el bienestar de sus propios soldados. El liderazgo deficiente de Saúl no fue el resultado de rasgos de personalidad, sino de un carácter espiritual en decadencia. Lo que hacemos es a menudo resultado directo de nuestra condición espiritual. No podemos ignorar la importancia del carácter espiritual en un liderazgo efectivo.

¿Por qué iría Jonatán sólo a atacar a los filisteos? Jonatán pudo haber estado cansado del largo y desesperanzado empate en la batalla. Confiaba en que Dios daría la victoria y quiso actuar con base en esa confianza. Además sabía que el número de filisteos no era problema para Dios. Quizá no dijo a su padre nada acerca de su misión porque pensó que Saúl no lo hubiera dejado ir.

1 de Samuel 14:2 Saúl se hallaba al extremo de Gabaa,[a] debajo de un granado que hay en Migrón,[b] y las gentes que estaban con él eran como seiscientos hombres.

1 de Samuel 14:3 Ahías hijo de Ahitob, hermano de Icabod hijo de Finees hijo de Elí, sacerdote de Jehová en Silo, llevaba el efod.[c] El pueblo no sabía que Jonatán se había ido.[d]

Ahora Saúl pide ayuda a Ahías , el biznieto de Elí, aun cuando la línea de Elí había sido rechazada por Dios.

1 de Samuel 14:4 Entre los desfiladeros por donde Jonatán procuraba pasar a la guarnición de los filisteos, había un peñasco agudo de un lado, y otro del otro lado; uno se llamaba Boses y el otro Sene.

Los desfiladeros eran tan abruptos que se les había dado nombres: Boses, que significa «reluciente», y Sene, «puntiagudo». Era la ruta más improbable que alguien podía escoger; de ahí la sorpresa de los filisteos cuando descubrieron a Jonatán.

1 de Samuel 14:5 El primer peñasco estaba situado al norte, hacia Micmas, y el segundo al sur, hacia Gabaa.

1 de Samuel 14:6 Dijo, pues, Jonatán a su paje de armas: –Ven, pasemos a la guarnición de estos incircuncisos;[e] quizá haga algo Jehová por nosotros, pues no es difícil para Jehová dar la victoria, sea con muchos o con pocos.[f]

Incircuncisos : Término despectivo utilizado por los israelitas para designar a los gentiles o enemigos. Sin embargo, también servía como recordatorio del pacto de Dios con su pueblo. Jonatán y su paje de armas pertenecen al pueblo escogido; por lo tanto, la diferencia numérica no cuenta. El Señor está de su lado.

Jonatán y su escudero no representaban una fuerza que pudiera atacar al inmenso ejército filisteo. Pero mientras todos los demás tenían miedo, ellos confiaron en Dios, sabiendo que el tamaño del ejército enemigo no restringiría la capacidad de Dios para ayudarlos. Dios honró la fe y la acción valerosa de estos dos hombres con una victoria tremenda.

¿Se ha sentido alguna vez rodeado por el «enemigo» o ha enfrentado circunstancias abrumadoras? Dios no se intimida nunca por el tamaño del enemigo o por la complejidad de un problema. Con El, siempre hay suficientes recursos para resistir las presiones y ganar las batallas. Si Dios lo ha llamado a actuar, comprometa valientemente con Dios los recursos que posea y deposite su confianza en El para que le dé la victoria.

1 de Samuel 14:7 Su paje de armas le respondió: –Haz todo lo que tu corazón te dicte; ve, pues aquí estoy a tu disposición.

El paje de armas era más que un ayudante o criado; era un leal compañero de lucha.

1 de Samuel 14:8 Dijo entonces Jonatán: –Vamos a pasar hacia esos hombres para que ellos nos vean.

1 de Samuel 14:9 Si nos dicen: “Esperad hasta que lleguemos a vosotros”, entonces nos quedaremos en nuestro lugar, y no subiremos adonde están ellos.

1 de Samuel 14:10 Pero si nos dicen: “Subid hacia nosotros”, entonces subiremos, porque Jehová los ha entregado en nuestras manos; esto nos servirá de señal.[g]

1 de Samuel 14:11 Los dos se dejaron ver por la guarnición de los filisteos, y estos dijeron: «Mirad los hebreos[h] que salen de las cavernas donde se habían escondido».

1 de Samuel 14:12 Y los hombres de la guarnición, dirigiéndose a Jonatán y a su paje de armas, les dijeron: «Subid a nosotros, y os haremos saber una cosa». Entonces Jonatán dijo a su paje de armas: «Sube detrás de mí, porque Jehová los ha entregado en manos de Israel».

Os haremos saber una cosa : Una invitación a pelear. «Te enseñaremos unas cuantas cosas» es el sentido de este desafío.

Jonatán no tenía la autoridad para guiar todas las tropas a la batalla, pero pudo comenzar una pequeña escaramuza en una esquina del campo enemigo. Cuando lo hizo, el pánico se apoderó de los filisteos. Los hebreos que habían sido reclutados en el ejército filisteo hicieron una revuelta y los hombres que se escondieron en las montañas recobraron su valor y regresaron para pelear.

Cuando se enfrente a un obstáculo que está más allá de su control, pregúntese: «¿Qué pasos puedo dar ahora para encontrar una solución?» Quizá unos pocos sean justamente lo que se necesita para echar a rodar la cadena de acciones que lo llevarán a la victoria final.

1 de Samuel 14:13 Subió Jonatán trepando con sus manos y sus pies, seguido de su paje de armas. A los que caían delante de Jonatán, su paje de armas, que iba detrás de él, los remataba.

Treparon la roca utilizando sus manos y sus pies, algo que los filisteos pensaron era imposible.

1 de Samuel 14:14 En esta primera matanza que hicieron Jonatán y su paje de armas cayeron como veinte hombres, y todo en el espacio de una media yugada de tierra.

Media yugada : Un espacio de unos 1.650 m cuadrados.

1 de Samuel 14:15 Cundió el pánico en el campamento y por el campo, y entre toda la gente de la guarnición; a los que habían salido en la avanzada también los asaltó el pánico, y la tierra tembló; hubo, pues, gran consternación.[i]

1 de Samuel 14:16 Los centinelas de Saúl vieron desde Gabaa de Benjamín cómo la multitud estaba turbada, iba de un lado a otro y se dispersaba.

1 de Samuel 14:17 Entonces Saúl dijo al pueblo que estaba con él: «Pasad ahora revista y ved quién se haya ido de los nuestros». Pasaron revista, y vieron que faltaban Jonatán y su paje de armas.

1 de Samuel 14:18 Entonces Saúl dijo a Ahías: «Trae el Arca de Dios». Porque el Arca de Dios estaba entonces con los hijos de Israel.

1 de Samuel 14:19 Pero aconteció que mientras aún hablaba Saúl con el sacerdote, el alboroto que había en el campamento de los filisteos aumentaba, e iba creciendo cada vez más. Entonces dijo Saúl al sacerdote: «Detén tu mano».

Detén tu mano : No sigas buscando que te guíe; no tengo tiempo.

La expresión «Detén tu mano» se refiere al uso del Urim y el Tumim, que eran sacado del efod de lino (chaleco) como una manera de determinar la voluntad de Dios. Saúl apresuraba las formalidades de recibir una respuesta de Dios para poder adelantarse y entrar en batalla aprovechando la confusión de los filisteos.

1 de Samuel 14:20 Luego Saúl reunió a todo el pueblo que con él estaba y llegaron hasta el lugar de la batalla. Allí vieron que cada uno había desenvainado su espada contra su compañero y que había gran confusión.

La confusión se había producido en el campo de los aterrorizados filisteos, quienes habían comenzado a luchar unos contra otros.

1 de Samuel 14:21 Los hebreos que desde tiempo antes habían estado con los filisteos, y que desde los alrededores habían subido con ellos al campamento, se pusieron también del lado de los israelitas que estaban con Saúl y con Jonatán.

Los hebreos de que se habla aquí no son los hombres de Saúl, sino de grupos de renegados que habían alquilado sus servicios. Como verdaderos mercenarios, cuando arreció la batalla se unieron al bando triunfador y pelearon por Israel.

1 de Samuel 14:22 Asimismo todos los israelitas que se habían escondido en los montes de Efraín, al oir que los filisteos huían, también los persiguieron en aquella batalla,

1 de Samuel 14:23 que se extendió hasta Bet-Avén. Así salvó Jehová aquel día a Israel.

1 de Samuel 14:24 Pero los hombres de Israel fueron puestos en apuro aquel día, porque Saúl había hecho jurar al pueblo, diciendo: «Cualquiera que coma pan antes de caer la noche, antes que me haya vengado de mis enemigos, sea maldito». Y nadie había probado bocado.[j]

Puestos en apuro : Presionados o fatigados. El absurdo voto que Saúl impuso a sus exhaustos soldados los debilitó aún más.

Saúl hizo un voto sin pensar las implicaciones. ¿Los resultados?

(1) Sus hombres estaban demasiado cansados para pelear;

(2) estaban tan hambrientos que comieron carne cruda que todavía chorreaba sangre, que era contra las leyes de Dios

(3) Saúl casi mata a su propio hijo (14.42-44).

El voto impulsivo de Saúl sonaba heroico, pero tenía sus efectos colaterales desastrosos. Si está en medio de un conflicto, evite hacer declaraciones impulsivas que luego pueda verse forzado a seguir.

Saúl

Las primeras impresiones pueden ser engañosas, especialmente cuando la imagen creada por la apariencia de una persona se contradice con sus cualidades y habilidades. Saúl era la imagen visual ideal de un rey, pero las tendencias de su carácter a menudo eran contrarias a las órdenes de Dios para un rey. Saúl fue el líder escogido de Dios, pero esto no significaba que fuera capaz de ser rey por sí solo.

Durante su reinado, y cuando obedeció a Dios, Saúl tuvo grandes éxitos. Sus grandes fracasos surgieron cuando actuó por su propia cuenta. Saúl tenía la materia prima para ser un buen líder: apariencia, valor y acción. Incluso sus debilidades pudieron haber sido utilizadas por Dios si Saúl las hubiera reconocido y puesto en las manos de Dios. Sus propias decisiones lo separaron de Dios y a la larga lo separaron hasta de su propio pueblo.

De Saúl podemos aprender que mientras nuestros puntos fuertes y habilidades nos hacen útiles, es nuestra debilidad la que nos hace utilizables. Nuestras habilidades y talentos nos hacen ser herramientas, pero nuestros fracasos y reveses nos recuerdan que necesitamos a

un artesano que controle nuestras vidas. Cualquier cosa que logremos por nuestra cuenta es sólo un indicio de lo que Dios podría hacer por medio de nuestras vidas. ¿Controla El su vida?

Puntos fuertes y logros :

— Primer rey de Israel designado por Dios

— Conocido por su valor personal y su generosidad

— Alto, su buena apariencia impresionaba

Debilidades y errores :

— Sus habilidades de líder no eran congruentes con las expectativas creadas por su apariencia

— Impulsivo por naturaleza, tendía a sobrepasar sus límites

— Celoso de David, trató de matarlo

— Específicamente desobedeció a Dios en diversas ocasiones

Lecciones de su vida :

— Dios quiere la obediencia que sale del corazón, no meros actos de un ritual religioso

— La obediencia siempre significa sacrificio, pero el sacrificio no siempre es obediencia

— Dios quiere utilizar nuestras fuerzas y nuestras debilidades

— La debilidad nos debe ayudar a recordar nuestra necesidad de la guía y ayuda de Dios

Datos generales :

A Saúl lo encontramos en La tierra de Benjamín como Rey de Israel. Hijo de Padre: Cis, padre de : Jonatán, Is-boset y esposo de Ahinoam

1 de Samuel 14:25 Todo el pueblo[k] llegó a un bosque, donde había miel en la superficie del campo.

1 de Samuel 14:26 Entró, pues, el pueblo en el bosque, y vieron que allí corría la miel; pero no hubo quien la probara, porque el pueblo temía al juramento.

1 de Samuel 14:27 Jonatán, que no había oído cuando su padre había hecho jurar al pueblo, alargó la punta de una vara que traía en su mano, la mojó en un panal de miel y se llevó la mano a la boca. Entonces se le aclararon los ojos.

Fueron aclarados sus ojos : Sus ojos brillaron porque se habían refrescado y rejuvenecido.

1 de Samuel 14:28 Uno del pueblo le habló, diciendo: –Tu padre ha hecho jurar solemnemente al pueblo: “Maldito sea el hombre que tome hoy alimento”. Y el pueblo desfallecía.

1 de Samuel 14:29 Respondió Jonatán: –Mi padre ha turbado al país. Ved ahora cómo han sido aclarados mis ojos por haber probado un poco de esta miel.

1 de Samuel 14:30 ¿Cuánto más si el pueblo hubiera comido libremente hoy del botín tomado a sus enemigos? ¿No hubiera sido mayor el estrago entre los filisteos?

1 de Samuel 14:31 Aquel día derrotaron a los filisteos desde Micmas hasta Ajalón, pero el pueblo estaba muy cansado.

Desde Micmas hasta Ajalón había alrededor de 5 km.

1 de Samuel 14:32 Así que el pueblo se lanzó sobre el botín, tomaron ovejas y vacas y becerros, y los degollaron en el suelo; y el pueblo los comió con la sangre.

Como era de noche, el voto no tenía ya efecto.

Una de las más antiguas y firmes leyes hebreas acerca del alimento era la prohibición de comer carne cruda que contenía sangre del animal. Esta ley comenzó en los días de Noé y todavía era observada por los primeros cristianos. Era pecado comer la sangre porque esta representaba la vida y la vida pertenece a Dios.

1 de Samuel 14:33 Entonces le avisaron a Saúl: –El pueblo está pecando contra Jehová, porque come carne con sangre.[l] Él dijo: –¡Vosotros habéis sido infieles! Rodadme ahora acá una piedra grande.[m]

Comiendo la carne con la sangre : O sea, comiendo la carne del animal sin dejar escurrir la sangre sobre el altar del sacrificio, como se ordena en Levítico 19:26. Esta es la razón por la que Saúl edifica el altar y supervisa los sacrificios

1 de Samuel 14:34 Esparcíos por el pueblo –añadió–, y decidles que me traiga cada uno su vaca y cada cual su oveja; degolladlas aquí y comed, sin pecar contra Jehová por comer la carne con la sangre. Aquella noche cada uno llevó su propio buey y lo sacrificaron allí.

1 de Samuel 14:35 Edificó Saúl un altar a Jehová, y ese fue el primero que edificó a Jehová.

Después de ser rey por varios años, Saúl finalmente construye su primer altar a Dios, pero sólo como último recurso. A lo largo de su reinado, Saúl siempre se acercaba a Dios después de haber intentado todo lo demás. Esto era bien contrario a la opinión del sacerdote, quien sugirió que Dios debía ser consultado primero. Todo hubiera resultado mucho mejor si Saúl hubiera ido ante Dios primero, y hubiera construido un altar como su primer acto oficial como rey. Dios es demasiado grande para quedar para después. Si nos volvemos a El en primer lugar, nunca tendremos que recurrir a El como último recurso.

1 de Samuel 14:36 Dijo Saúl: –Descendamos esta noche contra los filisteos y los saquearemos hasta la mañana; no dejaremos de ellos ninguno. Ellos dijeron: –Haz lo que bien te parezca. Dijo luego el sacerdote: –Acerquémonos aquí a Dios.

1 de Samuel 14:37 Y Saúl consultó a Dios: «¿Debo descender tras los filisteos? ¿Los entregarás en manos de Israel?». Pero Jehová no le dio respuesta aquel día.

1 de Samuel 14:38 Entonces dijo Saúl: –Venid acá todos los principales del pueblo, averiguad y ved en qué ha consistido este pecado de hoy.

Saúl concluye correctamente que no se ha recibido respuesta de Dios a causa del pecado cometido en el campamento.

1 de Samuel 14:39 ¡Vive Jehová!, que ha salvado a Israel, que aunque se trate de mi hijo Jonatán, de seguro morirá. Y no hubo en todo el pueblo quien le respondiera.

Esta es la segunda maldición necia de Saúl. La primera de ellas fue porque estaba sumamente ansioso de derrotar a los filisteos y quería dar a los soldados un incentivo para terminar la batalla rápidamente. En la Biblia, Dios nunca pidió a la gente que hiciera juramentos o votos, pero si los hacían, esperaba que los cumplieran.

El voto de Saúl fue algo que Dios no hubiera aprobado, pero seguía siendo un voto. Y sin embargo, Jonatán, a pesar de que no sabía acerca del voto de Saúl, fue encontrado culpable de romperlo. Al igual que Jefté, Saúl hizo un voto que ponía en peligro la vida de su propio hijo. Afortunadamente, el pueblo intervino y salvó la vida de Jonatán.

Saúl había dado una orden tonta y había hecho que sus hombres pecaran, pero no quería retractarse ni aunque tuviera que matar a su propio hijo. Cuando hacemos declaraciones tontas, es difícil reconocer que estamos equivocados. Nos aferramos a lo que hemos dicho para salvar las apariencias, lo que suele agravar el problema. Sin embargo, se requiere más valor para reconocer un error que para aferrarnos a lo que hayamos hecho.

1 de Samuel 14:40 Dijo luego a todo Israel: –Vosotros estaréis a un lado, y yo y Jonatán, mi hijo, estaremos al otro lado. –Haz lo que bien te parezca –respondió el pueblo a Saúl. 

1 de Samuel 14:41 Entonces dijo Saúl a Jehová, Dios de Israel: –Da a conocer la verdad. La suerte cayó sobre Jonatán y Saúl, y el pueblo quedó libre.

1 de Samuel 14:42 Saúl dijo: –Echad suertes entre mí y mi hijo Jonatán. Y la suerte cayó sobre Jonatán.

1 de Samuel 14:43 Entonces Saúl dijo a Jonatán: –Cuéntame lo que has hecho. Jonatán respondió: –Ciertamente gusté un poco de miel con la punta de la vara que traía en mi mano; ¿y he de morir?

El carácter espiritual de Jonatán era diametralmente opuesto al de Saúl. Jonatán reconoció lo que había hecho y no trató de presentar excusas. Aun cuando no sabía de la orden de Saúl, Jonatán estuvo dispuesto a aceptar las consecuencias de sus acciones. Cuando haga algo equivocado, incluso sin quererlo, actúe como Jonatán, no como Saúl.

1 de Samuel 14:44 Saúl le dijo: –Traiga Dios sobre mí el peor de los castigos,[n] si no te hago morir, Jonatán.

Saúl hizo otra declaración necia, esta vez porque estaba más preocupado por salvar las apariencias que por tener la razón. Perdonar la vida a Jonatán era reconocer que había actuado neciamente, lo que era una vergüenza para un rey. Saúl estaba más interesado en proteger su imagen que en cumplir su voto. Afortunadamente, el pueblo acudió en rescate de Jonatán. No sea como Saúl. Reconozca sus errores y muestre que está más interesado en lo que es correcto que en mostrar una buena imagen de sí mismo.

1 de Samuel 14:45 Pero el pueblo dijo a Saúl: –¿Ha de morir Jonatán, el que ha logrado esta gran victoria en Israel? ¡No será así! ¡Vive Jehová! que no caerá en tierra ni un cabello de su cabeza, pues lo hizo con ayuda de Dios. Así el pueblo libró de morir a Jonatán.

Ha actuado hoy con Dios : Aunque Jonatán fue señalado como el transgresor, se había demostrado que Dios estaba con él y no a favor del juramento de Saúl.

1 de Samuel 14:46 Saúl dejó de perseguir a los filisteos, y los filisteos se fueron a su tierra.

1 de Samuel 14:47 Después de haber tomado posesión del reino de Israel, Saúl hizo guerra a todos sus enemigos en derredor: contra Moab, contra los hijos de Amón, contra Edom, contra los reyes de Soba y contra los filisteos; dondequiera que iba, salía vencedor.[ñ]

Después de haber tomado posesión : Alude a que Saúl había consolidado su posición como rey de Israel. La lista de pueblos vecinos constituye un resumen de los éxitos de Saúl. Moab , Amón , Edom y Soba estaban al este del Jordán, comenzando con Edom al sudeste y terminando con Soba, una región al norte de Siria, al este del Líbano actual.

¿Por qué tuvo tanto éxito Saúl exactamente después de que había desobedecido a Dios y que se le había dicho que su reino acabaría? Muchas veces las batallas la ganan gente impía. El éxito no está garantizado, ni se limita a los justos. Dios actuó de acuerdo a su voluntad. Dios quizás le dio el triunfo a Saúl por el bienestar de la nación, no porque el rey lo mereciera. Quizás dejó a Saúl en el trono por un tiempo para aprovechar sus talentos militares, y para que David, el siguiente rey de Israel, pudiera pasar más tiempo enfocado en las batallas espirituales de la nación. Cualesquiera que hayan sido las razones que tuvo Dios para retrasar la muerte de Saúl, su reinado terminó exactamente en la forma que Dios lo había predicho. El momento oportuno en los planes de Dios y sus promesas solo lo conoce El. Nuestra tarea es encomendar nuestros caminos a Dios y esperar en Dios.

Penumbra y juicio

Vendrá castigo sobre la casa de Elí.

La nación debe volverse de la idolatría.

Sus reyes no les traerán nada más que problemas.

Si continúan en pecado, Dios los destruirá.

El reinado de Saúl no continuará.

Saúl, has pecado ante Dios.

No era ser profeta. La mayoría de los mensajes que tenían que dar eran desagradables para los que escuchaban. Predicaban acerca del arrepentimiento, del juicio, de la destrucción inminente, del pecado y, en general, de cuán descontento estaba Dios por el comportamiento de su pueblo. Los profetas no eran muy populares, a menos de que fueran falsos profetas y dijeran exactamente lo que el pueblo quería escuchar. Pero la popularidad no era lo que se buscaba de los verdaderos profetas de Dios, sino la obediencia a Dios y la proclamación fiel de su palabra. Samuel es un buen ejemplo de un profeta fiel. Dios también tiene mensajes para que nosotros los proclamemos. Y aun cuando sus mensajes están cargados de «buenas nuevas», también hay «malas nuevas» que dar. Quiera Dios que, como verdaderos profetas, transmitamos fielmente todas las palabras de Dios, resultemos populares o no.

1 de Samuel 14:48 Reunió un ejército,[o] derrotó a Amalec[p] y libró a Israel de manos de los que lo saqueaban.

1 de Samuel 14:49 Los hijos de Saúl fueron Jonatán, Isúi[q] y Malquisúa. Los nombres de sus dos hijas eran, el de la mayor, Merab, y el de la menor, Mical.

1 de Samuel 14:50 El nombre de la mujer de Saúl era Ahinoam, hija de Ahimaas. El nombre del general de su ejército era Abner hijo de Ner, tío de Saúl.

1 de Samuel 14:51 Porque Cis, padre de Saúl, y Ner, padre de Abner, fueron hijos de Abiel.

1 de Samuel 14:52 Todo el tiempo de Saúl hubo guerra encarnizada contra los filisteos; y a todo el que Saúl veía que era hombre esforzado y apto para combatir, lo reclutaba para sí.[r]

La hazaña de Jonatán

Esta sección está conectada con el último versículo del capítulo 13. Un destacamento de los filisteos había salido del fuerte en Micmas para dirigirse al paso. Jonatán sugirió a su escudero que hicieran una investigación. Verdaderamente este Jonatán fue uno de los personajes más sobresalientes de toda la historia. Su nombre quiere decir “quien ha dado Jehová” y corresponde al nombre Teodoro en griego. Es un líder de hombres, muy querido por todos y valiente. Hubiera sido un buen rey después de su padre, si Dios no hubiese desechado su dinastía por la desobediencia de Saúl. Tiene un escudero, a veces llamado también un paje de armas. No todos los soldados tenían un paje de armas, sino más bien los de alto rango. Este llevaba sus armas más pesadas como el escudo y la lanza. A la vez sería su apoyo, sus ojos por detrás, y su mensajero si habría que llevar o transmitir órdenes.

Saúl se ve paralizado en su inactividad. Quizás todavía cavilaba en su corazón sobre lo acontecido en Gilgal, aunque hacía tiempo había regresado a Gabaa. Se ha convencido que con sólo 600 hombres no podía hacer nada. Se ve también que ya ejercía el sacerdocio el nieto de Elí y que tenía el efod. Esta vestimenta se ponía el sumo sacerdote al desempeñar sus funciones. Constaba de una prenda bien adornada, sin mangas y alcanzando hasta la cintura no más. Este llevaba el pectoral, usado en la averiguación de la voluntad y dirección de Dios.

Jonatán y su compañero iban caminando hacia Micmas. Entre Geba y Micmas hay un paso, o sea una quebrada por donde el camino pasa entre peñascos. En aquella época fue el paso principal entre Jericó y el monte central del país. Es larga la quebrada. Tiene casi 20 km. Se cuenta que el General Allenby, comandante del ejército británico durante la Primera Guerra Mundial, envió un escuadrón de soldados por entre esos peñascos para sorprender y vencer un destacamento de turcos.

Llegaron al lugar donde hay dos peñas; la del norte llamada Boses y la del sur llamada Sene. La primera palabra quiere decir brillante en hebreo, probablemente porque se gozaba de la constante luz del sol. La otra palabra se refiere a una espina o quizás árbol espinoso. Se sabe que la peña que quedaba al sur casi siempre estaba a la sombra. En este lugar se vieron los filisteos y los dos hebreos. Los filisteos hubieran estado sobre la peña asoleada y hubieran visto a los dos al otro lado entre sombras y árboles.

La sugerencia de Jonatán es inspirada por fe. Todavía le falta experiencia pero sin poder profetizar el fin del asunto se apoya en el poder de Dios para salvar. Su escudero le anima, pues es de la misma disposición. Dice el versículo 7: a tu disposición, que es lit. “estoy contigo según tu corazón”. El escudero sentía lo mismo que Jonatán.

Está convencido de que Jehová les ayudará a vencer a los incircuncisos, término que se aplica a los inconversos. La circuncisión se refiere a la pequeña cirugía que corta el pliegue flojo que cubre la punta del miembro varonil. Siendo una operación de la parte más privada, corresponde en las Escrituras a la operación espiritual que “quita el cuerpo pecaminoso carnal” del corazón incrédulo. Es evidente que aún en el AT tenía este tema su aplicación espiritual, simbolizando el perdón y la limpieza que viene con el cambio efectuado por Dios. El corazón representa lo más recóndito del hombre. El apóstol Pablo dice en Efesios 3:16 que es “el hombre interior”. La palabra incircunciso entonces en la práctica quiere decir inconverso, uno que no está bajo el pacto de Jehová.

Jonatán desea una señal de que sus acciones sean de acuerdo con la voluntad de Dios. Así que propone la prueba detallada aquí. Si los filisteos dijeran: Esperad hasta que nos acerquemos a vosotros, no sería la voluntad de Dios. Pero si dijeran: subid hasta nosotros, sabrían que Dios estaba en ello. La segunda alternativa sería la más difícil y demostraría que Jehová lo haría y no ellos. Los israelitas sabían pedir señales. Se conoce el caso de Gedeón como un ejemplo. Una señal es una indicación de algo que no se puede ver. Sirve para confirmar el cumplimiento futuro de algo dicho. A veces la palabra hebrea se usa para designar un estandarte militar, señal que representa el ejército que la lleva. Los judíos eran muy dados a señales y Dios en su paciencia les daba muchas señales, la más grande siendo la de Jonás, refiriéndose a la resurrección de Jesús.

Los filisteos contestaron rudamente a Jonatán y a su escudero. Pensando que serían unos prófugos les dijeron: i ¡Subid hasta nosotros y os haremos saber una cosai ! En otras palabras: “Os daremos una lección.” Pero fortalecidos por la señal positiva que Dios les había dado, Jonatán y su escudero subieron la pendiente áspera gateando. Su audacia tomó por sorpresa a los filisteos y cayeron unos 20 delante de los dos israelitas. Se menciona de que el espacio a su disposición para realizar la pelea fue nada más que media yugada de bueyes. Será el área que un yugo de bueyes podría arar en un día. Se ha sugerido que esto sería más o menos medio acre o la quinta parte de una hectárea, un espacio de 40 por 50 m. Quiere decir que los dos valientes tenían que perseguir a algunos para acabar con todos. Los filisteos sin duda fueron sorprendidos, no solamente con el hecho de que estos tuvieran espadas y armas de hierro, sino también de que lucharan con habilidad y gran pericia sin recular. Los 20 no podían resistir a los dos.

La huida de los filisteos

El resultado de la hazaña de Jonatán fue pánico. Esta palabra se usa tres veces en el versículo 15. Significa temblar, y por lo tanto refleja un estado de terror. El texto hebreo dice que hubo gran pánico (lit. “pánico de Dios:, o sea un pánico inducido por Dios). Los centinelas de Saúl observaron un movimiento de pánico entre los filisteos y de inmediato Saúl instruyó a su sacerdote Ajías que trajera el arca (versículo 18). El arca estaba todavía en Quiriatjearim, lejos de ellos. Puesto que nunca consultaban el arca sino a Dios por medio del efod, se cree que aquí significa el efod. De hecho la LXX dice aquí: “Trae el efod; porque él llevaba el efod en aquel día en presencia de Israel”. El sacerdote consultaba a Jehová que aparentemente le respondía o verbalmente o por medio de suerte, dando a entender que la respuesta sería “sí” o “no”. Pero Saúl, habiendo solicitado la consulta, vio que no hubo tiempo y le dijo:  ¡Retira tu mano!. Quiere decir esta expresión: “Desista en sus acciones.”

El pánico se atribuye en parte de que la tierra se sacudió. Algunos comentaristas han tratado de explicar que esto no se refiere a un terremoto. Es cierto que no es la palabra usualmente empleada. Pero es la misma palabra de Job 9:6 y de Isaias 13:13 y es muy claro que en esas referencias tiene que ver con terremoto. Terremotos sacuden la tierra de Israel de vez en cuando. Josefo, el historiador judío del primer siglo después del nacimiento de Jesucristo, cuenta de un terremoto que azotó Judea aprox. en el año 30 a de J.C., dejando 10.000 muertos (Antigüedades, xversículo 5, 2). Leemos en Mateo 27:51 que la tierra tembló cuando murió Jesús. Uno de los terremotos más grandes en la historia de Israel ocurrió en 1837 afectando severamente el área de Tiberias donde hay muchas termas. Las termas indican actividad geotérmica que puede asociarse con la acción volcánica.

El terremoto, los alardes de los filisteos, y el hecho de que algunos se hubieran levantado contra sus propios coagentes, combinaron para producir una gran confusión. No habían experimentado tanta conmoción desde los días de la plaga en Gat. La misma palabra se emplea en 1 de Samuel 5:9 y 11. Los hebreos que habían sido tomados como prisioneros o que habían sido obligados a servir a los filisteos, se juntaron ahora con sus paisanos valiéndose de las armas abandonadas. E incluso los refugiados de entre los hebreos salieron de sus escondites a incluirse en la persecución de los filisteos.

Pasando el lugar vecino de Betaven, huyeron los filisteos hacia su tierra en la costa occidental. Los israelitas les siguieron hasta Ajalón, unos 33 km. cuesta abajo. La batalla se extendió por la región montañosa de Efraín, pasando el bosque. La LXX añade al versículo 22 la frase: “Y toda la gente con Saúl era como diez mil hombres.” Puesto que el texto hebreo no dice esto, no se sabe de donde vino toda esta gente, pero puede ser lógicamente que tal número de hombres acudieron a ayudarle a Saúl en la persecución. Había un número mucho mayor en el ejército de Saúl al derrotar a los amonitas.

Saúl comete su segundo error ahora. El versículo 24 dice que hizo jurar a todos a que no comerían hasta terminar la batalla. Es curioso que la palabra hebrea “someter a juramento” es la misma que decir “hacer neciamente”. La raíz del verbo en cada caso es distinta, dando a entender que no es la misma palabra. Pero casualmente la palabra en su forma verbal aquí se pronuncia igual que decir “hizo neciamente”. Aquí quiere decir claramente —hizo jurar— puesto que el versículo 28 lo confirma con otra palabra que solamente puede significar someter algo a juramento. Pero la LXX traduce aquí: “Y Saúl cometió gran transgresión de ignorancia en aquel día y pone maldición sobre la gente diciendo…” El texto hebreo no justifica esta traducción pero es obvio que los setenta traductores de la LXX pensaban que Saúl había hecho neciamente. A pesar de lo imprudente que hizo haciéndoles juramentar así, el pueblo acataba la orden de Saúl y por lo tanto desfallecía y se cansaba mucho.

Jonatán en cambio, no había escuchado la palabra de su padre. Y encontrando miel para comer le brillaron los ojos, término que describe la renovación mental y física que inmediatamente se manifiesta en los ojos. En ese momento un soldado le informa del juramento de Saúl. Jonatán es muy tardo para criticar a su padre a pesar de todas las aberraciones de éste. Pero dice la verdad al comentar aquí que Saúl había perturbado la gente (lit. la tierra). La palabra también puede tener el significado de ocasionar tristeza. Quiere decir Jonatán que los soldados al comer un poco hubieran perseguido mejor al enemigo y su victoria hubiera sido más completa. Saúl en su afán de vengarse de su enemigo no toma en cuenta la necesidad de comer e impone impetuosamente restricciones crueles que impiden la eficacia del ejército. En vez de ayudar su causa, la perjudica.

El hambre de la gente

Al fin los soldados podían detenerse y pensar en la comida sin violar el juramento, tenían un hambre voraz. Sin tomar las precauciones adecuadas, mataron vacas y ovejas para luego comer la carne con su sangre. Saúl al saberlo, lo llama traición. La palabra realmente quiere decir infidelidad, falsedad o procurar hacer las cosas a escondidas. La infidelidad había sido una de no actuar de acuerdo con el mandamiento de Dios. La sangre tenía un significado muy especial en Israel porque siendo la vida del animal o persona tendría que ser derramada en el altar por la remisión de pecados. Dios comenzó desde temprano a enseñar a su pueblo acerca del valor de la sangre y la necesidad de derramarla en tierra aun en la preparación de la comida.

Saúl identificó este acto con el pecado. Y emplea la palabra quizás más común para ello que quiere decir “errar al blanco” o “desviarse del camino”. En Jueces 20:16 se ve con claridad cual sería la idea principal. Los que tiraban con la honda no erraban. El pecado es esencialmente no dar con el blanco, no conformarse a las normas que Dios ha establecido. Se asocia con ser destituidos, realmente es quedarse corto o no alcanzar la meta. Saúl corrige el error supervisando la matanza de los animales sobre una piedra puesta para ese propósito. Y al fin hace levantar un altar para expiar el pecado del pueblo y rendir culto a Dios. En esto él hizo bien.

El hecho del acto de Jonatán

La idea de Saúl fue la de perseguir al enemigo toda la noche, aprovechando la oportunidad de caer sobre ellos sorpresivamente. El sacerdote que estaba con él sugirió que consultasen a Jehová y la consulta no produjo respuesta. Tenía razón Saúl en suponer que el silencio tenía que ver con el pecado. El Job 66:18 aclara este principio: “Si en mi corazón yo hubiese consentido a la iniquidad, el Señor no me habría escuchado.” Para identificar la persona o el acto culpable por este silencio, Saúl usa un proceso de eliminación. Se supone que hizo acercarse el sacerdote que llevaba el efod con el pectoral. Las piedras preciosas puestas en el pectoral se llamaban Urim y Tumin, o sea luces y perfecciones. Y posiblemente el sacerdote usaba fichas o suertes para identificar la respuesta dada por Dios, fuere sí o no. Si así fuera, nos recuerda del sistema de someter una decisión a suerte tirando una moneda al aire para que cuando caiga muestre el escudo o la cara. Posiblemente tiene significado el hecho de que Urim comienza con la primera letra del alfabeto hebreo y Tumin comienza con la última. La LXX traduce el versículo 41: “Señor Dios de Israel, da clara manifestación; y si la suerte declara esto, te ruego que des a tu pueblo Israel santidad.” Algunos creen que hay similitud entre clara manifestación y luces; entre perfecciones y santidad. No es probable pero es interesante.

De todos modos se ve que la suerte acertadamente le identificó a Jonatán. Dios manifestó la verdad. Y con la persona identificada sólo faltaba saber cuál hubiera sido el pecado. Jonatán confiesa de haber comido la miel y de ser culpable. La versión siríaca, que después de la LXX será la más antigua e importante de las traducciones del AT, dice aquí: “¿Moriré yo?”, refiriéndose a la declaración de Jonatán. Sea o no un interrogativo, Jonatán se ve resignado a sufrir lo que sea su destino. El juramento de Saúl, sabiamente o neciamente proferido, había que cumplirse. Por eso dice la Biblia en Salmos 20:25 : “Es una trampa para el hombre declarar a la ligera algo como consagrado, y reflexionar solo después de haber hecho los votos.” Es algo muy serio jurar y especialmente jurar falsamente. Aunque el AT lo presenta como algo común, sus obligaciones advierten el peligro de hacerlo livianamente.

Dios había efectuado una gran victoria para su pueblo. Y los hombres del ejército, quizás recordando la clemencia de Saúl después de su victoria sobre los amonitas, declaran denodadamente: ¡Que no sea asíx. Atribuyen a Dios la actuación de Jonatán y aseveran que por medio de él, Dios había dado gran victoria (lit. salvación) a Israel. El resultado fue que el pueblo le libró a Jonatán. La palabra libró muchas veces se traduce “redimir” en el AT, dejando la impresión de que el pueblo o pagó el rescate por su héroe Jonatán o que se hizo un sacrificio pagando el precio de su acto de ignorancia. Nos parece llamativo el hecho de que Saúl hubiera cambiado tanto en su actitud. Demostró intransigencia al pronunciar fríamente la sentencia sobre su hijo sin la manifestación de misericordia. Ya había mudado su disposición de lo que era el principio. De repente su deseo de seguir con la persecución del enemigo le abandonó y todos volvieron a su lugar.

La historia del reino

Este párrafo resume el reinado de Saúl. Hizo guerra contra Moab y Amón al oriente; contra Edom al sur; contra Soba al norte (más allá de Damasco en Siria según 2 de Samuel 8:3); y contra los filisteos al poniente. Tenía éxito como la gente había pedido. Su conflicto con los filisteos fue especialmente duro. El texto lo describe como “guerra encarnizada”, palabra que se refiere a lo fuerte que va siguiendo en aumento. No tenemos ninguna otra referencia bíblica a sus guerras con Moab, Edom o Soba. Sin saber más de estas guerras en detalle, el texto dice lo suficiente para presentar a Saúl como un hombre ocupado, que se sentía responsable por llevar a cabo el cumplimiento de sus deberes.

La nota final del capítylo 14 habla de su familia. Tenía tres hijos mencionados aquí, que murieron con él en el monte Gilboa. Isvi no se menciona en ningún otro lugar y es evidentemente el mismo Abinadab. Otro hijo sobrevivió que se llamaba Esbaal o Isboset. Saúl tenía una esposa llamada Ajinoam y una concubina Rizpa. Aunque la palabra hebrea es de origen desconocido, nuestra palabra concubina viene del lat. cubare que quiere decir acostarse. La ley permitía que el hombre tuviera además de su esposa legal, una mujer de sus siervas o esclavas. Aunque tenían ciertos derechos, era más fácil repudiarlas que las esposas legales. El NT aclara el asunto. No sólo es ideal que el hombre tenga una sola esposa, sino también es obligadamente necesario quedarse con una sola mujer.

El general del ejército, Abner, sería tío o primo de Saúl. Es difícil para nosotros trazar genealogías puesto que algunos nombres a propósito no aparecen siempre. El nombre del abuelo puede ser igual al nieto y otros nombres cambian su forma de escribirse con el tiempo. Abner de todos modos fue un hábil guerrero y líder, de gran confianza y fiel a Saúl y a su llamamiento. Más adelante David también puso a sus familiares sobre el ejército.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • Saber envejecer

    Una mujer de 92 años era trasladada a una residencia de ancianos, tras un largo tiempo de espera para ser…
  • Metas que enriquecen

    El primer paso hacia el éxito es soñar exactamente lo que queremos en la vida y el negocio. Hagámonos las…
  • Fe y paraguas

    En un pueblito de zona rural, se produjo una larga sequía que amenazaba con dejar en la ruina a todos…
  • La alegría de dar

    Después de admirar una pintura en la casa de una mujer, me sorprendió su generosidad cuando la bajó y me…