1 de Crónicas 6: Descendientes de Leví

1 de Crónicas 6:20 Gersón: Libni, Jahat, Zima,

1 de Crónicas 6:21 Joa, Iddo, Zera y Jeatrai.

1 de Crónicas 6:22 Los descendientes de Coat: Aminadab, Coré, Asir,

1 de Crónicas 6:23 Elcana, Ebiasaf, Asir,

1 de Crónicas 6:24 Tahat, Uriel, Uzías, y Saúl.

1 de Crónicas 6:25 Los hijos de Elcana: Amasai y Ahimot;

1 de Crónicas 6:26 los descendientes de Ahimot: Elcana, Zofai, Nahat,

1 de Crónicas 6:27 Eliab, Jeroham y Elcana.

1 de Crónicas 6:28 Los hijos de Samuel: el primogénito, Vasni, y Abías.[j]

Cuando Samuel llegó a ser líder y vocero de Dios, Israel estaba a punto de un colapso. Los últimos capítulos del libro de Jueces, nos ilustran vívidamente la decadencia moral de la nación y la caída resultante. Pero con la ayuda de Dios, Samuel casi por su cuenta llevó a la nación de la ruina al avivamiento. Unificó al pueblo al mostrarles que Dios era su único líder y que cualquier nación que enfocara su atención en El encontraría y alcanzaría su verdadero propósito. Para el resto de la historia de Samuel, y para saber cómo estableció reglas para gobernar una nación basada en principios espirituales.

1 de Crónicas 6:29 Los descendientes de Merari: Mahli, Libni, Simei, Uza,[k]

1 de Crónicas 6:30 Simea, Haguía y Asaías.

1 de Crónicas 6:31 Cantores del templo nombrados por David. Estos son los que David puso a cargo del servicio del canto[l] en la casa de Jehová, después que el Arca tuvo reposo,

El rey David hizo mucho para traer la música en la adoración. Estableció directores de canto y coros para alabar a Dios en el templo (capítulo 25). Cuando joven y debido a su talento, David fue contratado como arpista del rey Saúl. Además escribió muchas de las canciones que integran el libro de Salmos.

Los constructores y los artesanos habían terminado el templo, y se les dio sus responsabilidades para cuidar de él a los sacerdotes y levitas. Ahora era el momento para otro grupo de personas -los músicos- para ejercitar sus talentos para Dios. Aquí se registran algunas de las personas que sirvieron con la música. Usted no tiene que ser un ministro ordenado para tener un lugar importante en el cuerpo de creyentes. Constructores, artesanos, ayudantes en los servicios, miembros del coro, directores de canto, todos ellos pueden hacer grandes contribuciones. Dios le ha dado una combinación única de talentos. Uselas para servirlo y honrarlo a El.

1 de Crónicas 6:32 los cuales servían delante de la tienda del Tabernáculo de reunión en el canto, hasta que Salomón edificó la casa de Jehová en Jerusalén; después se mantuvieron en su ministerio según su costumbre.

1 de Crónicas 6:33 Estos, pues, con sus hijos, ayudaban: de los hijos de Coat, el cantor Hemán hijo de Joel hijo de Samuel,

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • Saber envejecer

    Una mujer de 92 años era trasladada a una residencia de ancianos, tras un largo tiempo de espera para ser…
  • Metas que enriquecen

    El primer paso hacia el éxito es soñar exactamente lo que queremos en la vida y el negocio. Hagámonos las…
  • Fe y paraguas

    En un pueblito de zona rural, se produjo una larga sequía que amenazaba con dejar en la ruina a todos…
  • La alegría de dar

    Después de admirar una pintura en la casa de una mujer, me sorprendió su generosidad cuando la bajó y me…