1 de Crónicas 26: Porteros y otros funcionarios

1 de Crónicas 26:25  Y sus parientes de parte de Eliezer fueron Rehabías su hijo, Jesaías su hijo, Joram su hijo, Zicri su hijo y Selomit su hijo.

1 de Crónicas 26:26  Este Selomit y sus parientes estaban a cargo de todos los tesoros de las cosas sagradas que el rey David, los jefes de las casas paternas, los oficiales de millares y centenares y los oficiales del ejército habían consagrado.

1 de Crónicas 26:27  Consagraron parte del botín ganado en batalla para reparar la casa del Señor.

1 de Crónicas 26:28  Y todo lo que había consagrado el vidente Samuel, y Saúl, hijo de Cis, y Abner, hijo de Ner, y Joab, hijo de Sarvia, todo lo consagrado estaba a cargo de Selomit y sus parientes.

1 de Crónicas 26:29  En cuanto a los izharitas, Quenanías y sus hijos fueron asignados para los negocios exteriores de Israel, como oficiales y jueces.

1 de Crónicas 26:30  En cuanto a los hebronitas, Hasabías y sus parientes, mil setecientos hombres de valor, estaban a cargo de los negocios de Israel al occidente del Jordán, de toda la obra del Señor y del servicio del rey.

1 de Crónicas 26:31  En cuanto a los hebronitas, Jerías era el jefe (estos hebronitas fueron investigados en relación con sus genealogías y casas paternas en el año cuarenta del reinado de David, y hombres muy capaces fueron hallados entre ellos en Jazer de Galaad)

1 de Crónicas 26:32  y sus parientes, hombres valientes, eran dos mil setecientos en número, jefes de casas paternas. Y el rey David los constituyó jefes sobre los rubenitas, los gaditas y la media tribu de Manasés para todos los asuntos de Dios y del rey.

Porteros para el templo

Si bien es cierto que los levitas designados como porteros no gozaban de la misma importancia que sus hermanos dedicados a la música, siempre se les reconocía como formando parte del equipo del templo. Para el Cronista, este reconocimiento no carecía de importancia. Debe advertirse que las funciones de los porteros mencionadas aquí en este pasaje eran las que regían en el segundo templo. Es decir, es muy probable que el primer templo (el de Salomón) no tuviera una puerta meridional; en estas funciones figuran levitas para tal puerta. Estas normas, aunque pretenden remontarse al tiempo de David, también involucran su uso en los días del segundo templo conocido por el Cronista.

Parece que los versículos 4-8 representan un inserto posterior por las siguientes razones:

(1) Estos textos interrumpen la genealogía de Meselemías, hijo de Coré;
(2) los versículos 4-8 tienen que ver con la casa de Obededom, y éste nunca se relacionaba genealógicamente con los levitas;
(3) las cifras asociadas con Obededom son excesivas en comparación con las de Meselmías y Hosa,
(4) el hecho de que a Meselmías se le llame Selemías en el versículo 14.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario