Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

1 de Crónicas 20: Caída y destrucción de Rabá

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

1 de Crónicas 20:1  Caída y destrucción de Rabá (2 S 12.26-31) Al año siguiente, en el tiempo en que suelen los reyes salir a la guerra, Joab sacó las fuerzas del ejército y destruyó la tierra de los amonitas. Luego fue y sitió a Rabá, mientras David estaba en Jerusalén.[a] Joab atacó a Rabá y la destruyó.

Rabá era la capital de los amonitas y es el sitio de la Amán moderna en Jordania.

Entre los versículos 1 y 2, 2 Samuel inserta el episodio en el cual David comete adulterio con Betsabé.

El adulterio de David ocurrió en este tiempo, mientras David permaneció en Jerusalén en vez de ir a la batalla. Esta historia pudo haber sido excluida de 1 Crónicas debido a que el libro fue escrito para enfatizar la atención en el interés a largo plazo de Dios sobre Israel y en el templo como símbolo de la presencia de Dios entre ellos. La historia de David y Betsabé no cumple con este propósito. La historia de la rebelión de Absalón, que ocurrió entre este capítulo y el siguiente, tal vez fue omitida por la misma razón.

Los reyes salían a la batalla luego de la cosecha de primavera. Era durante este tiempo que el trabajo en el campo se reducía y que los ejércitos podían vivir de lo que producía la tierra. Durante el invierno, ellos planeaban las futuras conquistas. Luego, cuando el clima lo permitía, sus ejércitos salían a la guerra. Pero David ignoró esta oportunidad. El permaneció en su casa y envió a Joab a ponerse al frente del ejército. Fue durante este tiempo de inactividad que pecó con Betsabé. Reconozca las “primaveras” de su vida, los tiempos en que Dios quiere que usted responda, tome la iniciativa y haga su voluntad. Es durante estos momentos críticos que podemos estar más sensible a la tentación. Determínese tomar la acción que Dios le ha señalado. Que su inactividad no sea un punto de apoyo para la tentación.

1 de Crónicas 20:2  Entonces tomó David la corona de encima de la cabeza del rey de Rabá, y descubrió que pesaba un talento de oro. Había en ella piedras preciosas; y fue puesta sobre la cabeza de David. Además de esto sacó de la ciudad un botín muy grande.

1 de Crónicas 20:3  Sacó también al pueblo que estaba en ella, y lo puso a trabajar con sierras, con trillos de hierro y con hachas. Lo mismo hizo David a todas las ciudades de los amonitas. Y volvió David con todo el ejército a Jerusalén.

1 de Crónicas 20:4  Los hombres de David matan a los gigantes (2 S 21.18-22) Después de esto aconteció que tuvo lugar una batalla en Gezer contra los filisteos; y Sibecai, el husatita, mató a Sipai, de los descendientes de los gigantes;[b] y fueron humillados.

El Jonatán que se menciona en el versículo 7, no es el hijo de Saúl, amigo de David, sino el sobrino de éste último, el hijo de Sama

1 de Crónicas 20:5  Y hubo otra guerra contra los filisteos; y Elhanán hijo de Jair mató a Lahmi, hermano de Goliat,[c] el geteo, cuya lanza tenía un asta tan grande como un rodillo de telar.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Sir Walter Raleigh

Vivía en Inglaterra un hombre noble y valiente que se llamaba Walter Raleigh. No sólo era noble y valiente, sino apuesto y galante. Y por ese motivo

Artículo Completo

El jardín del amado

Había en el Jardín muchísimos y bellos pájaros cuyos cantos se unían de manera tal que nadie habría podido distinguir qué pájaro emitía cuál canción, lo que

Artículo Completo

Y tú, qué dirías

De pie y en fila junto con su pelotón del Ejército Rojo, Taavi ya había resuelto en su mente lo que iba a decir. Los oficiales se

Artículo Completo