1 de Crónicas 18: David extiende sus dominios

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

1 de Crónicas 18:11  los cuales el rey David dedicó a Jehová, junto a la plata y el oro que había tomado de todas las naciones de Edom, de Moab, de los hijos de Amón, de los filisteos y de Amalec.

1 de Crónicas 18:12  Además de esto, Abisai hijo de Sarvia destrozó en el valle de la Sal[c] a dieciocho mil edomitas.

1 de Crónicas 18:13  Puso una guarnición en Edom, y todos los edomitas fueron siervos de David; pues Jehová daba el triunfo a David dondequiera que iba.

Todas las batallas de este capítulo muestran cómo Dios dio a David victoria tras victoria. Los no creyentes piensan que la victoria viene de sus propias habilidades más un poco de suerte. Al igual que David reconoció el papel de Dios en sus éxitos, también nosotros tenemos que hacerlo. No se atribuya el mérito de lo que Dios hace.

1 de Crónicas 18:14 Funcionarios del reino (2 S 8.15-18; 20.23-26) Reinó David sobre todo Israel, y juzgaba con justicia a todo su pueblo.

1 de Crónicas 18:15  Joab hijo de Sarvia era general del ejército, y Josafat hijo de Ahilud, canciller.[d]

1 de Crónicas 18:16  Sadoc hijo de Ahitob, y Abimelec hijo de Abiatar eran sacerdotes,[e] y Savsa, secretario.[f]

1 de Crónicas 18:17  Benaía hijo de Joiada estaba sobre los cereteos y peleteos; y los hijos de David[g] eran los principales ayudantes del rey.[h]

Los cereteos y peleteos eran probablemente un grupo de soldados extranjeros que se habían unido a David durante su huida de Saúl. Permanecieron leales a David a lo largo de su reinado (2Sa_15:17-18) y llegaron a ser parte de su guardia personal.

Las guerras de David

Victorias militares de David

Conviene reconocer de nuevo que este capítulo forma parte de una sección aun más grande. Los caps. 18-20 todos tienen que ver con las guerras libradas por David. Se ha sugerido que esta concentración temática de material obedece a propósitos especiales del Cronista. Por “concentración” se entiende que, aunque el Cronista sigue el arreglo de su fuente, adrede omite cuestiones que no correspondan a sus propósitos. En primer término, puede ser que este arreglo literario ayude a explicar, según el Cronista, porque a David no se le permitió construir el templo. Por lo menos dos veces se explica que la construcción del templo se dejó a otro, porque David había sido un guerrero derramador de mucha sangre. Aquí hay, por lo menos en forma parcial, una explicación del por qué del anuncio de rechazo comunicado por Natán. Además, Deu_12:10 ss. estipulaba que haría falta un periodo de “descanso” (paz) para que el santuario central fuese edificado. Este descanso no se hizo posible durante el reinado de David. Se puede mencionar un factor adicional. Es obvio que la construcción de un templo de la magnitud del que fue construido por Salomón requirió muchos materiales. Parte del propósito del Cronista con estos capítulos es demostrar que el botín de las guerras de David se pasaron a suplir estas necesidades materiales.

Tal y como lo indica la nota de RVA, este trozo presente corresponde al contenido de 2 de Samuel 8:1-14. Nuevamente, esta correspondencia no es exacta; a veces el Cronista abrevia los textos en su fuente; otras veces los amplía. Lo más importante es que aclara ciertos elementos que de otro modo quedarían enigmáticos en el libro de Samuel. En particular esto se aprecia al desaparecer Metegi -haamá en el texto del Cronista y se sustituye el nombre Gat. También, es mucho más inteligible y preciso el término hombres de Edom en lugar del termino “sirios”. Esto es así, porque era muy dudoso que los sirios estuviesen librando batallas en el Valle de la Sal. Debe observarse que el texto hebreo masorético en 2 de Samuel 8:13 reza lit. “volvía de derrotar 18.000 sirios”. La RVR-1960 hace que se lea: “… Cuando regresaba de derrotar a los sirios, destrozó a dieciocho mil edomitas…” El Cronista esclarece esta confusión al eliminar toda referencia a “sirios”, y queda históricamente mucho más correcto.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Como templar el acero

Durante muchos años un herrero trabajó con ahínco, practicó la caridad, pero, a pesar de toda su dedicación, nada parecía andar bien en su vida;

Artículo Completo

Información por favor

Cuando yo era niño, mi padre tenía uno de los primeros teléfonos de nuestro vecindario. Recuerdo bien la vieja caja pulida clavada a la pared

Artículo Completo