Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

1 de Crónicas 12: Las tropas de David lo proclamaron rey

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

1 de Crónicas 12:1 El ejército de David. Estos son los que vinieron ante David en Siclag,[a] estando él aún encerrado por causa de Saúl hijo de Cis; eran de los valientes que le ayudaron en la guerra.

Este capítulo contiene muchas cosas que no se recogen en 1 y 2 Samuel. Habla de los partidarios de David en Siclag, de la tribu de Gad y de cómo algunos parientes de Saúl se pasaron a las filas de David.

Siclag era una ciudad filistea a la cual había escapado David para esconderse de Saúl. Aquis, el gobernante filisteo de esa área, estaba feliz de tener a un famoso guerrero israelita que había desertado de su tierra. Sin embargo, no sabía que David sólo estaba fingiendo su lealtad. Aquis dio la ciudad de Siclag a David, su familia, y su ejército. El paradero de David no era un gran secreto, y muchos seguidores leales se le unieron ahí.

David se rodeó de grandes guerreros, el mejor de los ejércitos israelita. ¿Qué cualidades reunieron para merecer ser guerreros y sirvientes de David?

(1) Habían practicado suficientemente para perfeccionar sus habilidades (con arco, honda, o lanza).

(2) Poseían una mentalidad firme y determinada («sus rostros eran como rostros de leones»).

(3) Estaban físicamente en forma («eran ligeros como las gacelas»).

(4) Estaban dedicados a servir a Dios y a David. Los líderes débiles se ven fácilmente amenazados por subordinados competentes, sin embargo los líderes poderosos se rodean de lo mejor. No se intimidan ante seguidores capaces y competentes.

1 de Crónicas 12:2 Estaban armados de arcos y usaban ambas manos para tirar piedras con la honda y flechas con el arco. De los hermanos de Saúl de Benjamín,

Los que usaban arcos y los que tiraban con hondas usaban armas específicas. La honda era discreta en apariencia pero mortal en batalla. Como un pequeño saco de piel con un cordón de piel o pelo de cabra atado a cada lado, la honda se giraba encima de la cabeza. Cuando se soltaba uno de sus lados, esto hacía que la piedra diera en un objetivo. El arco y la flecha habían sido usadas durante miles de años. Las puntas de las flechas eran de piedra, madera o hueso, debido a que los filisteos todavía tenían el monopolio de la metalúrgica. Las astas de las flechas eran de carrizo o madera, y las cuerdas de los arcos eran de tripas de animales.

1 de Crónicas 12:3 el jefe era Ahiezer, después Joás, hijos de Semaa, el gabaatita; Jeziel y Pelet hijos de Azmavet, Beraca y Jehú, el anatotita,

1 de Crónicas 12:4 Ismaías, el gabaonita, valiente entre los treinta, y jefe entre ellos; Jeremías, Jahaziel, Johanán, Jozabad, el gederatita,

1 de Crónicas 12:5 Eluzai, Jerimot, Bealías, Semarías, Sefatías, el harufita,

1 de Crónicas 12:6 Elcana, Isías, Azareel, Joezer y Jasobeam, coreítas,

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La bolsa de clavos

Esta es la historia de un muchacho que tenía muy mal carácter. Su padre, cansado de ver tan triste actitud, le dio una bolsa de clavos y

Artículo Completo

Hablando con el corazón

El australiano James H. Jauncey escribe en Talking With the Heart: Cierta vez casé a un soldado noruego con una joven mexicana. Él hablaba poco de inglés,

Artículo Completo