Una sonrisa de terapia

Una sonrisa de terapia

Visitando una leproserí­a en una isla del Pací­fico me sorprendió que, entre tantos rostros muertos y apagados, hubiera alguien que habí­a conservado unos ojos claros y luminosos que aún sabí­an sonreí­r y que siempre decí­a «gracias» cuando le ofrecí­an algo. Entre tantos «cadáveres» ambulantes, sólo aquel hombre se conservaba humano.

Cuando pregunté qué era lo que mantení­a a este pobre leproso tan unido a la vida, me dijeron lo observara por las mañanas. Y vi que, apenas amanecí­a, aquel hombre acudí­a al patio que rodeaba la leproserí­a y se sentaba enfrente del alto muro de cemento que la rodeaba.

Y allí­ esperaba… esperaba… hasta que, a media mañana, tras el muro, aparecí­a durante unos cuantos segundos otro rostro, una bella mujer que se paraba al frente y le sonreí­a con una hermosa y amplia sonrisa.

Entonces el hombre comulgaba con esa sonrisa y sonreí­a él también. Luego la mujer desaparecí­a y el hombre, iluminado, tení­a ya alimento para seguir soportando una nueva jornada y para esperar a que, al dí­a siguiente, regresara el rostro sonriente. Era su mujer.

Cuando lo arrancaron de su pueblo y lo trasladaron a la leproserí­a, la mujer lo siguió, y se instaló a vivir en el pueblo más cercano a la leproserí­a. Y todos los dí­as acudí­a para continuar expresándole su amor.

«Al verla cada dí­a – me dijo el enfermo – sé que todaví­a vivo.»

Muchos viven gracias a tu sonrisa, a tus palabras, a tu esperanza, a las migas de cariño que les puedas dar. No bajes los brazos. No dejes de sonreí­r y de tratar bien a los demás.[/private]

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

La condena

Dos hombres fueron condenados. La sentencia consistía en que en un día determinado, en veinte años, serían torturados lentamente hasta la muerte. Al escuchar la sentencia, el más joven se retorció de la pena

Seguir Leyendo »

Hechos 4: El arresto

Mientras Pedro y Juan estaban hablándole a la gente, se presentaron en su búsqueda los sacerdotes con el jefe de la policía del Templo, y los saduceos, que se molestaban de que los discípulos

Seguir Leyendo »