Archives for Marcos

Jesús asciende al cielo

Y los sacó fuera hasta Betania, y alzando sus manos, los bendijo. Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos, y fue llevado arriba al cielo. Y el Señor, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios. Y ellos, después de haberle adorado, volvieron a Jerusalén con gran gozo; y estaban siempre en el templo, alabando y bendiciendo a Dios. Y predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían. Amén. Marcos 16: 19,20; Lucas 24: 50-53 El final feliz La Ascensión del Señor es algo
Leer Más

Jesús presenta la Gran Comisión

Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado. Y cuando le vieron, le adoraron; pero algunos dudaban. Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura, haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que
Leer Más

Jesús aparece a los discípulos estando Tomás presente

Finalmente se apareció a los once mismos, estando ellos sentados a la mesa, y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que le habían visto resucitado. Pero Tomás, que quiere decir «el Mellizo» y era uno de los Doce, no estaba con los demás cuando vino Jesús. Los otros discípulos le dijeron: -¡Hemos visto al Señor! Y Tomás les contestó: -Como no vea yo las señales de los clavos en Sus manos y meta el dedo en ellas, y meta la mano en Su costado, no me lo creo. A los ocho días
Leer Más

Jesús aparece a dos creyentes que viajan a Emaús

Pero después apareció en otra forma a dos de ellos que iban de camino, a una aldea llamada Emaús, que estaba a sesenta estadios de Jerusalén. E iban hablando entre sí de todas aquellas cosas que habían acontecido. Sucedió que mientras hablaban y discutían entre sí, Jesús mismo se acercó, y caminaba con ellos. Mas los ojos de ellos estaban velados, para que no le conociesen. Y les dijo: ¿Qué pláticas son estas que tenéis entre vosotros mientras camináis, y por qué estáis tristes? Respondiendo uno de ellos, que se llamaba Cleofas, le dijo: ¿Eres tú el único forastero en
Leer Más

Jesús aparece a María Magdalena

Y volvieron los discípulos a los suyos. Habiendo, pues, resucitado Jesús por la mañana, el primer día de la semana, apareció primeramente a María. María Magdalena, de quien había echado siete demonios, estaba fuera llorando junto al sepulcro; y mientras lloraba, se inclinó para mirar dentro del sepulcro; y vio a dos ángeles con vestiduras blancas, que estaban sentados el uno a la cabecera, y el otro a los pies, donde el cuerpo de Jesús había sido puesto. Y le dijeron: Mujer, ¿por qué lloras? Les dijo: Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han
Leer Más

Jesús resucita de entre los muertos

Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, siendo aún oscuro, vinieron María Magdalena y la otra María, la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle y ver el sepulcro. Pero decían entre sí: ¿Quién nos removerá la piedra de la entrada del sepulcro? Pero cuando miraron, vieron removida la piedra, que era muy grande. Hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella. Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve.
Leer Más

Ponen a Jesús en una tumba

Cuando llegó la noche, porque era la preparación, es decir, la víspera del día de reposo, vino un hombre rico de Arimatea, ciudad de Judea, llamado José, miembro noble del concilio, varón bueno y justo, y no había consentido en el acuerdo ni en los hechos de ellos, que también esperaba el reino de Dios, y había sido discípulo de Jesús, pero secretamente por miedo de los judíos, vino y entró osadamente a Pilato, y pidió el cuerpo de Jesús. Pilato se sorprendió de que ya hubiese muerto; y haciendo venir al centurión, le preguntó si ya estaba muerto. Informado
Leer Más

Jesús muere en la cruz

Y uno de los ladrones que estaban crucificados, blasfemaba contra Jesús, diciendo: Si eres el Cristo, o Mesías, sálvate a ti mismo y sálvanos a nosotros. Mas el otro le reprendía, diciendo: ¿Cómo, ni aún tú temes a Dios, estando como estamos en el mismo suplicio? Nosotros a la verdad estamos en él justamente, pues pagamos la pena merecida por nuestros delitos; pero este ningún mal ha hecho. Decía después a Jesús: Señor, acuérdate de mí, cuando hayas llegado a tu reino. Y Jesús le dijo: En verdad le digo, que hoy estarás conmigo en el paraí­so. Estaban al mismo
Leer Más

Clavan a Jesús en la cruz

Entretanto los soldados, habiendo crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos, de los que hicieron cuatro partes, una para cada soldado, y la túnica. La cual era sin costura, y de un solo tejido de arriba abajo. Por lo que dijeron entre si: No la dividamos, mas echemos suerte para ver de quien será. Con esto se cumplió la profecía que dice: Repartieron entre sí mis vestidos, y sortearon mi túnica. Entretanto Jesús decía: Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen. Era ya cumplidas las nueve de la mañana, cuando le crucificaron. Y sentándose junto a Él, le guardaban. Le
Leer Más

Llevan a Jesús para ser crucificado

Cuando salían, hallaron a un hombre de Cirene que se llamaba Simón, padre de Alejandro y de Rufo, que venía del campo; a éste obligaron a que llevase la cruz. Y le seguía gran multitud del pueblo, y de mujeres que lloraban y hacían lamentación por él. Pero Jesús, vuelto hacia ellas, les dijo: Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, sino llorad por vosotras mismas y por vuestros hijos. Porque he aquí vendrán días en que dirán: Bienaventuradas las estériles, y los vientres que no concibieron, y los pechos que no criaron. Entonces comenzarán a decir a los montes:
Leer Más