Señor enséñame a recordar

Señor enséñame a recordar

A recordar que no puedo hacer que nadie me ame, lo que sí puedo hacer es dejarme amar. A recordar que toma años construir la confianza, y sólo segundos para destruirla.

A recordar que lo más valioso no es lo que tengo en mi vida, sino a quien tengo en mi vida. A recordar que rico no es el que más tiene, sino el que menos necesita.

A recordar que debo controlar mis actitudes, o si no mis actitudes me controlarán a mí. A recordar que no es bueno compararme con los demás, pues siempre habrá alguien mejor o peor que yo.

A recordar que el dinero lo compra todo, menos la felicidad. A recordar que los amigos de verdad son escasos, y quien haya encontrado uno tiene un verdadero tesoro.

A recordar que soy dueño de lo que callo, y esclavo de lo que digo. A recordar que la felicidad no es cuestión de suerte, sino producto de mis decisiones.

A recordar que dos personas pueden mirar una misma cosa, y ver algo totalmente diferente. Gracias, Señor por ayudarme a crecer y Enseñarme a vivir.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Dios y el granjero

Cuentan que hace años Dios decidió bajar a la Tierra, para percatarse de cómo andaban las cosas, viéndolas y sintiéndolas tan de cerca como los mismos hombres. Decidió vestirse de blanco y entrevistarse con

Seguir Leyendo »

El carpintero

Un día el carpintero estaba cortando una rama de un árbol cerca de un río y su hacha se le cayó al río. El infeliz carpintero le rogó a Dios. Dios se le apareció

Seguir Leyendo »