Salmo 71 Clamor por protección y liberación

Salmo 71: Clamor por protección y liberación

Salmo 71:1  En ti, oh SEÑOR, me refugio; jamás sea yo avergonzado.

Me he refugiado : Este salmo es un testimonio personal de un anciano devoto, quien ha memorizado la Escritura, como se hace evidente por las muchas citas que de ella hace. El salmista había envejecido y veía su vida como un testimonio de todo lo que Dios había hecho por él. Recordar las bendiciones de Dios a través de nuestra vida nos ayudará a ver la firmeza de su gracia en todos esos años, confiar en El para el futuro y decirle a otros los beneficios de seguir a Dios.

Salmo 71:2  Líbrame en tu justicia, y rescátame; inclina a mí tu oído, y sálvame.

Salmo 71:3  Sé para mí una roca de refugio, a la cual pueda ir continuamente; tú has dado mandamiento para salvarme, porque tú eres mi roca y mi fortaleza.

Salmo 71:4  Dios mío, rescátame de la mano del impío, de la mano del malhechor y del implacable,

Salmo 71:5  porque tú eres mi esperanza; oh Señor DIOS, tú eres mi confianza desde mi juventud.

menesteroso, ebyon: Alguien necesitado; un individuo desamparado o pobre. Este adjetivo aparece cerca de 60 veces en el Antiguo Testamento. En la Ley, Dios manda que los pobres sean tratados justamente. Los profetas denunciaron enérgicamente a aquellos que oprimían a las personas necesitadas. Dios es el principal Protector de los pobres. Jesús dijo: «a los pobres es anunciado el evangelio»

Salmo 71:6  De ti he recibido apoyo desde mi nacimiento; tú eres el que me sacó del seno de mi madre; para ti es continuamente mi alabanza.

Salmo 71:7  He llegado a ser el asombro de muchos, pero tú eres mi refugio fuerte.

Salmo 71:8  Llena está mi boca de tu alabanza y de tu gloria todo el día.

El uso reiterado de palabras, tales como boca , alabanza , memoria , he manifestado , cantaré , labios , lengua , subraya el hecho de que la alabanza debe ser expresada abiertamente en la congregación, y no solamente bajo la forma de pensamientos silenciosos en un apartado jardín de meditación.

Salmo 71:9  No me rechaces en el tiempo de la vejez; no me desampares cuando me falten las fuerzas.

Salmo 71:10  Porque mis enemigos han hablado de mí; y los que acechan mi vida han consultado entre sí,

Salmo 71:11  diciendo: Dios lo ha desamparado; perseguidlo y apresadlo, pues no hay quien lo libre.

Salmo 71:12  Oh Dios, no estés lejos de mí; Dios mío, apresúrate a socorrerme.

Salmo 71:13  Sean avergonzados y consumidos los enemigos de mi alma; sean cubiertos de afrenta y de ignominia los que procuran mi mal.

Salmo 71:14  Mas yo esperaré continuamente, y aún te alabaré más y más.

La alabanza creativa permanece viva, La senda de la alabanza. Aquí el salmista hace un compromiso: «…te alabaré más y más». La idea que aquí se expresa es muy hermosa y quiere decir: «encontraré maneras frescas y nuevas para expresar mi alabanza hacia Dios». Esto no significa abandonar las viejas formas de culto, sino más bien que debemos ser creativos en nuestra alabanza a Dios, así como él lo es al satisfacer nuestras necesidades. Por lo tanto, no rindamos tributo a la alabanza formal, que llega a ser aburrida, obtusa y termina repitiendo meras frases. Dios quiere que seamos creativos.

Cuando nos enfrentamos al ocaso de la vida, reconocemos que Dios ha sido una ayuda constante en el pasado. Cuando se debilitan nuestras capacidades físicas, necesitamos aún más de Dios y nos damos cuenta de que sigue siendo nuestra ayuda constante. Nunca debemos desesperarnos, sino seguir esperando su ayuda sin importar cuán severas sean nuestras limitaciones. Depositar nuestra esperanza en El nos ayuda a continuar, a seguir sirviéndolo.

Salmo 71:15  Todo el día contará mi boca de tu justicia y de tu salvación, porque son innumerables.

Salmo 71:16  Vendré con los hechos poderosos de DIOS el Señor; haré mención de tu justicia, de la tuya sola.

Salmo 71:17  Oh Dios, tú me has enseñado desde mi juventud, y hasta ahora he anunciado tus maravillas.

Salmo 71:18  Y aun en la vejez y las canas, no me desampares, oh Dios, hasta que anuncie tu poder a esta generación, tu poderío a todos los que han de venir.

Una persona nunca es demasiado anciana para servir a Dios, ni para orar. Aun cuando la edad nos impida realizar ciertas actividades físicas, no necesita apagar nuestro deseo de contar a otros (sobre todo a los niños) acerca de todo lo que hemos visto que Dios ha hecho en los muchos años vividos.

Salmo 71:19  Porque tu justicia, oh Dios, alcanza hasta los cielos, tú que has hecho grandes cosas; oh Dios, ¿quién como tú?

Salmo 71:20  Tú que me has hecho ver muchas angustias y aflicciones, me volverás a dar vida, y me levantarás de nuevo de las profundidades de la tierra.

Todo en la vida, las cosas buenas y los males , están en manos de la providencia divina

Salmo 71:21  Aumenta tú mi grandeza, y vuelve a consolarme.

Salmo 71:22  Y yo te daré gracias con el arpa, cantaré tu verdad, Dios mío; a ti cantaré alabanzas con la lira, oh Santo de Israel.

Oh Santo de Israel : El más reverente título para Dios, utilizado frecuentemente por Isaías en sus profecías

Salmo 71:23  Darán voces de júbilo mis labios, cuando te cante alabanzas, y mi alma, que tú has redimido.

Salmo 71:24  También mi lengua hablará de tu justicia todo el día, porque han sido avergonzados, porque han sido humillados, los que procuran mi mal.

Suplica de un anciano en peligro

No sabemos quién escribió este Salmo ni cuándo, pero sabemos que era un anciano que había experimentado la comunión con Dios y su fidelidad durante muchos años. Algunos piensan que el autor fue Jeremías, otros piensan que fue alguien del tiempo posexílico. Lo cierto es que el Salmo es relevante en todas las épocas. El autor toma versículos y frases de otros salmos para expresar sus propias emociones.

Clamor por protección y liberación

Esta estrofa es casi igual al Job 31:1-3a; en el versículo 3 hace algunos cambios, agrega continuamente, pues el Salmo destaca la fidelidad de Dios a través de toda la vida del salmista.

Pero aun con este énfasis, el salmista, en una crisis, quiere reconfirmar esta fidelidad de Dios. Quizá estaba tentado a dudar, porque no sea yo avergonzado suena como el clamor de Jeremías cuando dudaba y pensaba que Dios le había fallado.

Roca fuerte es “roca de habitación” o “refugio” en el hebreo. Las versiones siguieron más la forma Deuteronomio 31:3. El salmista, por su larga experiencia con Dios, desde su juventud, sabe que puede recurrir a Dios continuamente.

Al clamar a Dios en oración, la fe del salmista va creciendo. Al principio del versículo 3 pide que Dios sea su fortaleza; pero al pensar en lo que Dios ha hecho continuamente, sabe que ya es su fortaleza y que ha mandado su liberación. ¿A quién ha mandado? ¿A los ángeles? Sí, ciertamente manda a sus ángeles; además, Dios tiene muchas maneras de liberar a sus hijos.

Dios ha sido fiel

La estrofa empieza con una petición; el salmista está en crisis porque los enemigos le atacan. Pero lo demás de la estrofa apela a la fidelidad de Dios que el salmista ha experimentado a lo largo de su vida. Tú… eres mi esperanza, mi seguridad. ¡Qué riqueza, la experiencia con Dios durante muchos años! La respuesta del salmista es sencilla: Dios siempre ha sido fiel, entonces yo siempre le alabaré.

Tú eres mi roca y mi fortaleza

Queja y petición

El salmista explica la oposición de los enemigos; ellos se aprovechan de su vejez y su debilidad. Asombro puede tener sentido positivo, asombrados de los milagros que Dios ha hecho para él. O, más probable, puede ser negativo, algo ominoso, señal del castigo de Dios. Están sorprendidos de cuánto ha aguantado él. Aparentemente el salmista tenía una vida pública.

La fe del salmista es evidente; aun en medio de su queja y petición, sólo hablar del asombro de los enemigos hace volver su mente a lo que Dios ha hecho; entonces empieza a alabarle de nuevo.

El versículo 9 podría tomarse como falta de fe; pero, más bien es una nueva declaración de fe y una nueva entrega al cuidado de Dios. A través de la vida, y también en la vejez, el que camina con Dios siempre tendrá nuevas experiencias que requieren nuevas entregas, que dirigen a nuevos actos de confianza.

Los versículos 10, 11 explican lo que sufre el salmista. Según Calvino lo que sucedió a David es una experiencia común a los hijos de Dios; es decir, los malos, cuando creen que es la voluntad de Dios que su pueblo esté expuesto a ellos para ser víctimas de su rapiña, se dan a sí mismos licencia abierta para hacerles todo tipo de daño. Creen que a los que Dios permite sufrir, los ha abandonado.

Pero el salmista sabe que Dios no lo abandona; siempre lo ha rescatado; está seguro de que lo hará ahora. Por eso clama con confianza y pide que Dios se encargue de juzgar a sus enemigos. El versículo 12 usa palabras y frases de otros salmos.

Confianza y esperanza

La confianza y la seguridad del salmista van creciendo, y a la par aumenta su alabanza. De nuevo dice siempre (o continuamente); el creyente crece en fe, también su alabanza va creciendo. La palabra esperaré significa “esperar con expectación”. En el versículo 15, proclamará (“contará”) y enumerarlas vienen de la misma raíz.

Celebraré es “vendré” o “iré”. Puesto que está paralelo con haré memoria, la idea debe ser: “vendré (a contar)”, por lo tanto, celebraré. Contar los poderosos actos de Dios es glorificarle.

Experiencias de victoria

En la oración, con la petición y la reflexión, el salmista va recordando todo que Dios ha hecho en su vida. Pide que todavía pueda contar todo esto a los jóvenes de la congregación y a sus hijos. Los que han experimentado la liberación de Dios son responsables de transmitir su testimonio a las próximas generaciones.

Hasta lo sumo destaca “lo alto” de su justicia; nos hace recordar el Job 8:1 : Has puesto tu gloria sobre los cielos.

Esperanza y alabanza

El salmista ya está seguro de la victoria; por anticipado alaba a Dios. En esta alabanza usará la lira, el arpa, sus labios, su alma y su lengua.

Nótese la semejanza entre los versículos 13 y 24 que terminan las dos partes principales del Salmo. En el versículo 13 todavía el salmista está pidiendo el juicio sobre los enemigos; en el versículo 24 ya está viendo su derrota. Los salmistas nunca dudan que Dios escucha y responde; están seguros de la victoria de Dios que también es suya.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Actitud mental positiva

Hace años, Henry Ford decidió desarrollar el ahora célebre motor conocido como V-8. Quería construir un motor con los ocho cilindros fundidos en un solo bloque. Dio instrucciones a los ingenieros en el sentido

Seguir Leyendo »