Salmo 7: Plegaria pidiendo vindicación

Salmo 7:1 Sigaión de David, que cantó a Jehová acerca de las palabras de Cus, hijo de Benjamín.[b] Jehová, Dios mío, en ti he confiado; sálvame de todos los que me persiguen, y líbrame,

Persiguen : Este es uno de los muchos salmos de David que trata de su huída ante Saúl y sus hombres, los benjamitas.

Sigaión puede ser un término que deriva de los verbos «errar» o «desviarse». Puede significar también «impetuoso» o «extático». Es un poema escrito con mucho sentimiento, un lamento para agitar las emociones.

Salmo 7:2 no sea que desgarren mi alma cual león[c] y me destrocen sin que haya quien me libre.

Salmo 7:3 Jehová, Dios mío, si de algo soy culpable, si hay en mis manos iniquidad,

Si yo he hecho esto : Se refiere a las falsas acusaciones de Cus contra David.

Salmo 7:4 si he dado mal pago al que estaba en paz conmigo (al contrario, he libertado al que sin causa era mi enemigo),[d]

Mal pago : ¡La verdad es exactamente lo contrario! David se mostró generoso con aquellos que fueron sus enemigos

Salmo 7:5 que me persiga el enemigo y me alcance, que pisotee en tierra mi vida y mi honra ponga en el polvo.[e] Selah

Salmo 7:6 ¡Levántate, Jehová, en tu ira! ¡Álzate en contra de la furia de mis angustiadores y despierta en favor mío el juicio que mandaste!

Aunque Dios nunca duerme, el salmista, arrastrado por el pesimismo, le dice levántate. Presentar a Dios en términos humanos es algo común en los salmos.

¿Ha sido alguna vez acusado falsamente o herido de tal manera que ha querido vengarse? David escribió este salmo como respuesta a las calumnias de los que declaraban que estaba tratando de matar al rey Saúl y apoderarse del trono. En vez de tomar el asunto en sus propias manos y regresar el golpe, David clamó a Dios por justicia. La respuesta adecuada a la calumnia es la oración, no la venganza, debido a que el Señor dice: «Mía es la venganza, yo pagaré». En lugar de devolver el golpe, pida a Dios que tome el asunto en sus manos, que imparta justicia y que restaure su reputación.

Salmo 7:7 Te rodeará una congregación de pueblos y sobre ella vuélvete a sentar en alto.

Salmo 7:8 Jehová juzgará a los pueblos. Júzgame, Jehová, conforme a mi justicia y conforme a mi integridad.

La integridad de David es el fundamento que apoya sus peticiones a Dios.

Salmo 7:9 Termine ahora la maldad de los malvados, mas establece tú al justo, porque el Dios justo prueba la mente y el corazón.[f]

Mente : La conciencia humana.

Dios «prueba la mente y el corazón». No hay nada oculto para Dios. Esto puede aterrarnos o consolarnos. Nuestros sentimientos son un libro abierto para El. Debido a que conoce hasta nuestras motivaciones, no tenemos dónde escondernos, ni manera de escapar de las consecuencias del pecado. Pero ese mismo conocimiento también nos da un gran consuelo. No tenemos que impresionar a Dios ni disimular la verdad. En vez de eso, podemos confiar en que El nos ayudará a fortalecer nuestras debilidades particulares para poder servirle como El lo ha planeado. Si verdaderamente buscamos seguirlo, nuestro esfuerzo será recompensado.

Deja un comentario