Salmo 56: Oracion de confianza

Categorías: Antiguo Testamento y Salmos.

Salmo 56:1 Para el director del coro; según la tonada de La paloma silenciosa de los que están lejos. Mictam de David cuando los filisteos lo prendieron en Gat. Ten piedad de mí, oh Dios, porque el hombre me ha pisoteado; me oprime combatiéndome todo el día.

La paloma silenciosa: Puede que sea una nota al pie del salmo anterior; viene bien con el tópico que allí se aborda. Me devoraría : Puede que este salmo se refiera a los tiempos cuando David era acosado en la ciudad filistea de Gat, después de haber escapado de Saúl. Tal vez este salmo se escribió en la misma ocasión que el Salmo 34, cuando David huía de Saúl al territorio filisteo. Tuvo que fingir locura ante Aquis cuando algunos oficiales sospecharon de él.

Salmo 56:2 Mis enemigos me han pisoteado todo el día, porque muchos son los que con soberbia pelean contra mí.

Salmo 56:3 El día en que temo, yo en ti confío.

Salmo 56:4 En Dios, cuya palabra alabo, en Dios he confiado, no temeré. ¿Qué puede hacerme el hombre?

David afirma: «¿Qué puede hacerme el hombre?» ¿Cuánto daño puede hacernos la gente? Puede causarnos dolor, sufrimiento y muerte. Pero nadie nos puede robar nuestras almas ni el futuro más allá de esta vida. ¿Cuánto daño podemos hacernos nosotros? Lo peor que podemos hacer es apartarnos de Dios y perder nuestro futuro eterno. Jesús dijo: «No temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar». En su lugar, debemos temer a Dios.

Salmo 56:5 Todo el día pervierten mis palabras; todos sus pensamientos contra mí son para mal.

Salmo 56:6 Atacan, se esconden, espían mis pasos, como esperando para quitarme la vida.

Salmo 56:7 Por causa de la iniquidad, arrójalos, en tu ira humilla a los pueblos, oh Dios.

Salmo 56:8 Tú has tomado en cuenta mi vida errante; pon mis lágrimas en tu redoma; ¿acaso no están en tu libro?

La idea de que Dios anota todo lo que sucede en un libro se halla en Exodo 32:32 y aparece confirmada en el NT. Aun en nuestra tristeza más profunda, ¡Dios se interesa por nosotros! Jesús nos recordó un poco más acerca de cuánto nos comprende Dios: conoce la cantidad de cabellos que hay en nuestra cabeza. A menudo tambaleamos entre la fe y el temor. Cuando se sienta tan desalentado que piense que nadie lo comprende, recuerde que Dios conoce todos los problemas y ve cada una de nuestras lágrimas.

Salmo 56:9 Entonces mis enemigos retrocederán el día en que yo te invoque. Esto sé: que Dios está a favor mío.

Salmo 56:10 En Dios, cuya palabra alabo, en el Señor, cuya palabra honro;

Pages: 1 2 3 4

Deja un comentario