Salmo 39 El sufrido pide clemencia

Salmo 39: El sufrido pide clemencia

Salmo 39:1  El carácter transitorio de la vida[a] Al músico principal; a Jedutún.[b]  Salmo de David Yo dije: «Atenderé a mis caminos  para no pecar con mi lengua; guardaré mi boca con freno en tanto que el impío esté delante de mí».[c]

Este salmo le debía ser entregado a Jedutún, el músico principal, quien lo incorporaría al culto del templo. David determinó guardar su lengua para no pecar, así que decidió no quejarse ante otros de cómo Dios lo trataba. Sin dudas, David tenía razones para quejarse. Era el rey ungido de Israel, pero tuvo que esperar muchos años antes de asumir el trono. Luego uno de sus hijos trató de matarlo para ser rey en su lugar. Pero David decidió no quejarse de sus problemas con los demás, sino que llevó sus quejas directamente a Dios. Todos nos quejamos del trabajo, del dinero o de las situaciones en la vida, pero quejarnos ante otras personas puede hacerlas pensar que Dios quizás no tenga control sobre nosotros. También pudiera parecer como si culpáramos a Dios de nuestros problemas. En cambio, al igual que David, debemos llevar nuestros problemas directamente a Dios.

Salmo 39:2  Enmudecí con silencio, me callé aun respecto de lo bueno;[d] pero se agravó mi dolor.

Salmo 39:3  Se enardeció mi corazón dentro de mí; en mi meditación se encendió un fuego y así proferí con mi lengua:

Salmo 39:4  «Hazme saber, Jehová, mi fin y cuánta sea la medida de mis días; sepa yo cuán frágil soy.

La vida es corta sin importar cuánto vivamos. Si hay algo importante que queramos hacer, no debemos posponerlo para otro día, mejor pregúntese: «¿Qué haría si solo tuviera seis meses de vida?» ¿Le diría a alguien que lo ama? ¿Trataría de enderezar algún área rebelde de mi vida? ¿Le hablaría a alguien de Jesús? Debido a que la vida es corta, no se olvide de lo que es realmente importante.

Salmo 39:5  Diste a mis días término corto y mi edad es como nada delante de ti; ciertamente, es apenas un soplo todo ser humano que vive. Selah

La brevedad de la vida es un tema tratado a través de los libros de Salmos, Proverbios y Eclesiastés. Cristo también habló acerca de ello. Es irónico que la gente pase tanto tiempo asegurando su vida en la tierra y muy poco o nada en donde pasará la eternidad. David se dio cuenta de que las sorprendentes riquezas y las tareas terrenales que nos llevan tanto tiempo alcanzar no tienen ningún valor en la eternidad. Muy pocas personas comprenden que su única esperanza es el Señor.

Salmo 39:6  Ciertamente, como una sombra es el hombre; ciertamente, en vano se afana; amontona riquezas y no sabe quién las recogerá.[e]

Pensar en el dolor y en las injusticias de la vida provoca a veces indignación (se enardeció mi corazón), y cuando ello nos lleva al borde de la muerte nos damos cuenta de cuán efímera es la vida (vanidad).

Salmo 39:7  »Y ahora, Señor, ¿qué esperaré? Mi esperanza está en ti.

Salmo 39:8  Líbrame de todas mis transgresiones; no me conviertas en la burla del insensato.

Salmo 39:9  Enmudecí, no abrí mi boca, porque tú lo hiciste.

Salmo 39:10  Quita de sobre mí tu plaga; estoy consumido bajo los golpes de tu mano.

¿Qué quiso decir David cuando le pidió a Dios que le quitara la «plaga» porque estaba consumido «bajo los golpes» de su mano? Quizás ilustre las dificultades que David enfrentaba y que le hacían sentir que le golpeaban. De la misma manera que un padre amoroso disciplina con esmero a sus hijos, así Dios nos corrige

Salmo 39:11  Con castigos por el pecado corriges al hombre y deshaces como polilla lo más estimado de él; ¡ciertamente, es apenas un soplo todo ser humano! Selah

Salmo 39:12  »Oye mi oración, Jehová, y escucha mi clamor. No calles ante mis lágrimas, porque forastero soy para ti y advenedizo, como todos mis padres.[f]

Ser un forastero o un advenedizo depende aquí totalmente de la hospitalidad y provisión que se reciba de Dios en la tierra que a él pertenece.

Salmo 39:13  Déjame, y tomaré fuerzas[g] antes que vaya y perezca».

Suplica individual. El sufrido pide clemencia

El salmista está sufriendo enfermedad grave y también oposición de sus enemigos. Lo reconoce como castigo de Dios pero no entiende por qué no se alivia, entonces pide misericordia de Dios. El Salmo 62 lleva el mismo título y tiene semejanzas con éste. Algunos piensan que los dos Salmos son del tiempo de la rebelión de Absalón. Jedutún era un líder de alabanza designado por David.

El sufrimiento

Yo dije significa una autorresolución; el salmista decide quedar callado. Cuando uno sufre, es fácil pecar con la boca por enojarse o criticar a otros y aun a Dios. El salmista decide guardarse de esto, especialmente frente a los impíos.

Enmudecí… El silencio es parte del lamento y del duelo. El salmista cumplió su autorresolución, por un tiempo, pero el silencio aumentó su dolor; al fin tuvo que hablar. Lo que sigue es lo que habló.

La vida es pasajera

El salmista está perplejo; quiere entender lo que está sufriendo y su futuro; pregunta humildemente. En medio de sus preguntas va entendiendo qué frágil es la vida. En comparación con la historia y la eternidad, una vida humana es pequeñita. Vale buscar la perspectiva de Dios, la cual afectará los valores y las decisiones que toma. Pasajero (jeder) es “lo que cesa” o “finito”, esta vida es muy transitoria.

El versículo 5 sigue: mi existencia es como nada…; suena como Eclesiastés. Breves (“palmo” es una medida pequeña de 7 cm.) recalca la brevedad de la vida en la tierra. El versículo 6 destaca lo necio que es vivir para acumular bienes terrenales.

Fe y confesión, versículos

Ahora marca un contraste, a pesar de su sufrimiento y frustración, el salmista confía en Dios. La reflexión de los versículos 4-6 debe producir este efecto. La fe bíblica enseña que en medio de los enigmas de la vida y frente al futuro el creyente puede esperar en Dios.

El salmista reconoce que ha pecado, y esto es por lo menos una causa de su sufrimiento. En el Salmo 38 los enemigos causaron el sufrimiento; aquí es la disciplina de Dios. La enfermedad o sufrimiento no es siempre por causa de un pecado de la persona, pero cada vez que un cristiano sufre así debe examinarse.

Aparta…: el salmista pide misericordia; reconoce que Dios castiga para corregir. Es necesario buscar dónde hace falta la corrección y dejar que el Espíritu Santo corrija. Como Job, el salmista no entiende por qué Dios castiga a alguien tan insignificante como el hombre. En vez de hacernos dudar, la disciplina de Dios muestra que él considera importante al ser humano.

Oración final

Escucha indica una petición urgente que va creciendo: oración—clamor—lágrimas. El salmista reconoce que es forastero; esta tierra no es permanente. Aparta de mí tu mirada es otra petición por misericordia. La presencia de oraciones como ésta muestra que Dios entiende el sufrimiento humano.

La brevedad de la vida

  1. Dios nunca tiene prisa. El tiempo no significa nada para él.
  2. La preocupación no nos libra del sufrimiento del mañana, pero sí puede restarnos fuerzas que necesitamos en este día.
  3. La exageración es pariente cercano de la mentira.
  4. Una sepultura es a veces más elocuente que un sermón.
  5. El lugar más seguro para guardar la Palabra de Dios es el corazón.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Dale vida a tus sueños

¿Cuántas veces te has dicho que no puedes? ¿Cuántas veces has dejado de lado tus más preciados sueños buscando refugio en frágiles excusas? Te mereces algo mucho mejor. Tus sueños son tuyos por una

Seguir Leyendo »
El alacrán y la caridad

El alacrán y la caridad

Un maestro oriental que vio cómo un alacrán se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo picó. Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el

Seguir Leyendo »