Esdras 6: Restauración de Jerusalén

Categorías: Antiguo Testamento y Esdras.

Esdras 6:1 Entonces el rey Darío dio la orden de buscar en la casa de los archivos, donde guardaban los tesoros allí en Babilonia.

En esta región (cerca de lo que hoy día es Siria) se han descubierto muchos documentos hechos con arcilla o pergamino que registran transacciones comerciales y datos históricos. En Ebla, Siria, se ha descubierto una gran biblioteca y grandes archivos con miles de registros como estos.

Esdras 6:2 Y fue hallado en Acmeta,[a] en el palacio que está en la provincia de Media, un libro en el cual estaba escrito así: «Memoria: [private]

Esdras 6:3 «En el año primero del rey Ciro,[b] el mismo rey Ciro dio orden[c] acerca de la casa de Dios, la cual estaba en Jerusalén, para que la Casa fuera reedificada como lugar para ofrecer sacrificios, y que fueran puestos sus cimientos; su altura, de sesenta codos, y de sesenta codos su anchura;

Esdras 6:4 con tres hileras de piedras grandes y una de madera nueva.[d] El gasto será pagado por el tesoro del rey.

Esdras 6:5 Además, los utensilios de oro y de plata de la casa de Dios, que Nabucodonosor sacó del templo que estaba en Jerusalén y se llevó a Babilonia, serán devueltos, para que vayan a su lugar, al templo que está en Jerusalén, y sean puestos en la casa de Dios».

Esdras 6:6 «Ahora, pues, Tatnai,[e] gobernador del otro lado del río, Setar-boznai y vuestros compañeros, los gobernadores que estáis al otro lado del río, alejaos de allí.

Esdras 6:7 Dejad que se haga la obra de esa casa de Dios; que el gobernador de los judíos[f] y sus ancianos reedifiquen esa casa de Dios en su lugar.

Esdras 6:8 Estas son mis órdenes sobre lo que habéis de hacer con esos ancianos de los judíos, para reedificar esa casa de Dios: que de la hacienda del rey, proveniente del tributo del otro lado del río, sean pagados puntualmente a esos hombres los gastos, para que no cese la obra.

Esdras 6:9 Lo que sea necesario, becerros, carneros y corderos para holocaustos al Dios del cielo, trigo, sal, vino y aceite, conforme a lo que digan los sacerdotes que están en Jerusalén, les sea dado día por día sin obstáculo alguno,

Esdras 6:10 a fin de que ofrezcan sacrificios agradables al Dios del cielo, y oren por la vida del rey y por sus hijos.[g]

Esdras 6:11 »También he dado orden de que a cualquiera que altere este decreto se le arranque una viga de su casa, y sea colgado en ella.[h] Luego su casa sea convertida en un montón de escombros.

Esdras 6:12 Que el Dios que hizo habitar allí su nombre destruya a todo rey y pueblo que intente cambiar o destruir esa casa de Dios, la cual está en Jerusalén. Yo, Darío, he dado este decreto; sea cumplido puntualmente».

Esdras 6:13 Entonces Tatnai, gobernador del otro lado del río, Setar-boznai y sus compañeros, hicieron puntualmente según el rey Darío había ordenado.

Esdras 6:14 Así, los ancianos de los judíos edificaban y prosperaban, conforme a la profecía del profeta Hageo y de Zacarías hijo de Iddo.[i] Edificaron, pues, y terminaron la obra, por orden del Dios de Israel, y por mandato de Ciro, de Darío y de Artajerjes,[j] rey de Persia.

Este es un resumen completo de la restauración de Jerusalén. El templo fue completado bajo Ciro y Darío; las murallas bajo el reinado de Artajerjes.

Esdras señaló cuidadosamente que la reconstrucción del templo había sido ordenada primero por Dios y luego por los reyes, quienes eran sus instrumentos. ¡Cuán maravilloso e irónico fue que la obra de Dios se llevara a cabo por el descubrimiento de un escrito perdido en una biblioteca pagana! Toda la oposición de fuerzas poderosas fue detenida por una cláusula en un documento legal. La voluntad de Dios es suprema sobre toda autoridad, todo suceso histórico y toda fuerza hostil. El nos puede liberar en maneras que ni imaginamos. Si confiamos en su poder y en su amor, no seremos disuadidos por ninguna oposición.

Pages: 1 2

Deja un comentario