Mar de Galilea o Mar Muerto

Qué somos, Mar de Galilea o Mar Muerto

En la tierra de Israel hay dos lagos, llamados mar de Galilea y mar Muerto; y un río famoso, el Jordán. Ambos lagos deben su origen al río, pero el de Galilea tiene una cualidad notable, y es que cada gota de agua que recibe es la misma que deja salir para fertilizar otros campos. Sabe que debe su vida al río y que sin él pronto desaparecería, pero también sabe que su máxima gloria está en dejar pasar el agua para que otros se beneficien.

Por el contrario, el mar Muerto, absorbe todo el agua que le llega y no deja salir ni una sola gota. Allí no hay vida, está tan muerto como indica su nombre.
¿Qué nos dice esto sobre la vida cristiana? Cristo dijo: «El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.» Cristo es en nosotros como el río Jordán, una corriente de agua vivificante que nos renueva constantemente. Pero al igual que el lago de Galilea, debemos compartir sus beneficios después de habernos saciado.

Nuestro Dios nos concede un río de bendiciones para que tengamos vida abundante. Nos dio a su hijo, nos da su Espíritu, nos hace el regalo de su Palabra y de su iglesia. Pero también nos pone la condición de compartirlo, de lo contrario, nos podemos transformar en el mar Muerto, que sabe recibir pero nunca ha experimentado el gozo de compartir.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Tal vez

Tal vez yo voy a envejecer muy rápido, pero lucharé para que el día haya valido la pena. Tal vez sufra innumerables desilusiones en el transcurso de mi vida, pero haré que ellas pierdan

Seguir Leyendo »

Consejos para disfrutar la vida

Hoy les hago llegar una colección de 36 consejos para sacarle máximo provecho a la vida que me hiciese llegar un amigo. Si bien no pretendamos que sean “palabra de Dios”, la verdad es

Seguir Leyendo »