Proverbios 30 Las palabras de Agur Ben Jaque

Proverbios 30: Las palabras de Agur Ben Jaque

Proverbios 30:1  Palabras de Agur, hijo de Jaqué: el oráculo.  Declaración del hombre a Itiel, a Itiel y a Ucal.

El origen de estas palabras no es claro. No se sabe nada acerca de Agur excepto que fue un maestro sabio, procedente del reino de Lemuel

Nota sobre el autor : No se conoce la identidad de Agur, pero su estilo, diferente al del resto del libro, expresa las verdades a través de vívidas imágenes que tienen igual fuerza. Sus comentarios no son los de un filósofo venido a menos, sino los de un hombre con ojo avizor y mente despierta que interpreta sus observaciones de primera mano sobre la naturaleza y la humanidad.

Agur ama el equilibrio y también el enumerar las cosas para llegar a un clímax. Como en el resto del libro tres . . . cuatro, son un recurso retórico utilizado para indicar que sólo se está ofreciendo ejemplos. Su lista contiene: lo insaciable; lo misterioso; lo insufrible; lo débil pero sabio; y lo majestuoso

Proverbios 30:2  Ciertamente soy el más torpe de los hombres, y no tengo inteligencia humana.

Proverbios 30:3  Y no he aprendido sabiduría, ni tengo conocimiento del Santo.

Proverbios 30:4  ¿Quién subió al cielo y descendió? ¿Quién recogió los vientos en sus puños? ¿Quién envolvió las aguas en su manto? ¿Quién estableció todos los confines de la tierra? ¿Cuál es su nombre o el nombre de su hijo? Ciertamente tú lo sabes.

Debido a que Dios es infinito, ciertos aspectos de su naturaleza seguirán siempre en el misterio. Compare estas preguntas con las preguntas que Dios le hizo a Job.

Algunos eruditos piensan que el hijo se refiere al Hijo de Dios, el que luego tomó forma de hombre como Mesías, quien antes de la fundación del mundo participó en la creación. Colosenses 1:16-17 enseña que el mundo se creó a través de Cristo.

Proverbios 30:5  Probada es toda palabra de Dios; El es escudo para los que en El se refugian.

Proverbios 30:6  No añadas a sus palabras, no sea que El te reprenda y seas hallado mentiroso.

El contenido de la Palabra de Dios está completo, La Palabra de Dios. La palabra «canon» es el término usado para describir el número completo de los libros de la Biblia; el canon cerrado de los 66 libros de las Sagradas Escrituras. Proviene de antiguas palabras que significaban «vara de medir», y se aplica aquí a fin de designar a aquellos libros que llenan los requisitos para ser reconocidos como de inspiración divina.

La Biblia nos advierte contra el intento de sustraer o añadir de su contenido. Justo al final de la Biblia, en Revelaciones 22:18, e inspirada en la providencia y la sabiduría de Dios, hallamos una afirmación concluyente en cuanto a esto. Aunque se refiere directamente al libro de Apocalipsis, la mayoría de los eruditos bíblicos dicen al respecto: «Añada o sustraiga de la Biblia bajo su propio riesgo».

Sobre este tema debemos tener en cuenta lo siguiente: Cuando nos referimos a la «revelación de las Escrituras», es importante que distingamos el orden ya consumado de la revelación divina de cualquier otro uso del término revelación, sin importar cuan sagrado sea. Hay muchos hoy día que no conocen la diferencia entre una «revelación» (el conocimiento o la idea que puede provenir de Dios, de otro ser humano o del diablo) y la revelación de Dios, la cual se encuentra en el canon cerrado de las Escrituras.

Debido a que hay muchos libros que afirman ser inspirados divinamente, una actitud ingenua hacia ellos puede resultar en confusión y una posible destrucción. Es interesante notar que aun en tiempos de Jesús varios libros, considerados todavía hoy por algunos como parte del Antiguo Testamento, ya existían. Sin embargo, en ninguna de las 64 ocasiones en que Jesús cita el Antiguo Testamento se mencionan estos libros. La Biblia es completamente confiable, está completa, y basta para responder completamente cualquier cosa que necesitemos conocer sobre la salvación eterna o la sabiduría práctica en torno a nuestras relaciones, la moral, el carácter o la conducta a seguir.

Proverbios 30:7  Dos cosas te he pedido, no me las niegues antes que muera:

Proverbios 30:8  Aleja de mí la mentira y las palabras engañosas, no me des pobreza ni riqueza; dame a comer mi porción de pan,

Esta oración de un hombre piadoso nos alerta sobre ciertas realidades que nos pueden alejar de Dios. Manténme del pan necesario : Alude a las necesidades cotidianas.

Proverbios 30:9  no sea que me sacie y te niegue, y diga: ¿Quién es el Señor?, o que sea menesteroso y robe, y profane el nombre de mi Dios.

Poseer mucho dinero quizás resulte peligroso, pero también tener muy poco. Ser pobre puede, en efecto, ser peligroso tanto para la salud espiritual como la física. Por otro lado, ser rico no es la respuesta. Como Jesús lo señaló, los ricos tienen problemas para entrar en el Reino de Dios. Al igual que Pablo, podemos aprender a cómo vivir en escasez y en abundancia, pero nuestras vidas tienen una mejor oportunidad para llegar a ser más eficaces si no tenemos ni «pobreza ni riqueza».

Proverbios 30:10  No difames al esclavo ante su amo, no sea que te acuse y seas hallado culpable.

Proverbios 30:11  Hay gente que maldice a su padre, y no bendice a su madre;

Proverbios 30:12  gente que se tiene por pura, pero no está limpia de su inmundicia;

Proverbios 30:13  gente de ojos altivos, cuyos párpados se alzan en arrogancia;

Esta frase se refiere a la gente orgullosa y altiva que miran a los demás con desdén. Los versículos 11-14 contienen varias descripciones del altivo.

Proverbios 30:14  gente cuyos dientes son espadas, y sus muelas cuchillos, para devorar a los pobres de la tierra, y a los menesterosos de entre los hombres.

Proverbios 30:15  La sanguijuela tiene dos hijas, que dicen: ¡Dame! ¡Dame! Hay tres cosas que no se saciarán, y una cuarta que no dirá: ¡Basta!

«Tres cosas[…] aun la cuarta» es una forma poética de decir que la lista no está completa. El escritor de estos proverbios observa al mundo con sumo interés. Los versículos 15-30 son una invitación para mirar la naturaleza desde la perspectiva de un observador sagaz.

Proverbios 30:16  El Seol, la matriz estéril, la tierra que jamás se sacia de agua, y el fuego que nunca dice: ¡Basta!

Proverbios 30:17  Al ojo que se mofa del padre, y escarnece a la madre, lo sacarán los cuervos del valle, y lo comerán los aguiluchos.

Proverbios 30:18  Hay tres cosas que son incomprensibles para mí, y una cuarta que no entiendo:

Proverbios 30:19  el camino del águila en el cielo, el camino de la serpiente sobre la roca, el camino del barco en medio del mar, y el camino del hombre en la doncella.

Proverbios 30:20  Así es el camino de la mujer adúltera: come, se limpia la boca, y dice: No he hecho nada malo.

Proverbios 30:21  Por tres cosas tiembla la tierra, y por una cuarta no se puede sostener:

Proverbios 30:22  por el esclavo cuando llega a ser rey, por el necio cuando se sacia de pan,

Proverbios 30:23  por la mujer odiada cuando se casa, y por la sierva cuando suplanta a su Señora.

Proverbios 30:24  Cuatro cosas son pequeñas en la tierra, pero son sumamente sabias:

Hormigas . . . conejos . . . langostas . . . araña : Las características que se identifican en estas criaturas resumen las enseñanzas de todo el libro. Las hormigas demuestran previsión; los conejos, conciencia del peligro; las langostas, cooperación entre sí; la araña, una actividad útil (al eliminar los insectos dañinos). La otra traducción de araña, «lagartija», sería algo aún más elocuente, porque estos animales se consideran todavía hoy, en muchos países, como benéficos moradores de las viviendas. El sabio posee todas estas cualidades.

Proverbios 30:25  las hormigas, pueblo sin fuerza, que preparan su alimento en el verano;

Proverbios 30:26  los tejones, pueblo sin poder, que hacen su casa en la peña;

Proverbios 30:27  las langostas, que no tienen rey, pero todas salen en escuadrones;

Proverbios 30:28  y el lagarto, que se puede agarrar con las manos, pero está en los palacios de los reyes.

Las hormigas nos enseñan mucho acerca de la preparación; los conejos acerca de la construcción sabia; las langostas acerca de la cooperación y el orden; y las arañas acerca de la intrepidez.

Proverbios 30:29  Hay tres cosas majestuosas en su marcha, y una cuarta de elegante caminar:

Proverbios 30:30  el león, poderoso entre las fieras, que no retrocede ante ninguna;

Proverbios 30:31  el gallo, que se pasea erguido, asimismo el macho cabrío, y el rey cuando tiene el ejército con él.

Proverbios 30:32  Si has sido necio en ensalzarte, o si has tramado el mal, pon la mano sobre tu boca;

Proverbios 30:33  porque batiendo la leche se saca mantequilla, y apretando la nariz sale sangre, y forzando la ira se produce contienda.

Sin duda alguna, la ira suscita violencia, ya sea verbal o física.

Las palabras de Agur Ben Jaque

La búsqueda de Dios

Son varias las interpretaciones del nombre encontrado en el versículo 1. Por un lado, algunos eruditos judíos subrayaron la exclusividad de Salomón como autor único, afirmando así un nombre oculto en el título para designar a Salomón. Una segunda teoría afirma que Masá ha de traducirse como un oráculo y no como un lugar o una familia. La tercera y mejor teoría apunta al séptimo hijo de Ismael y a la región de la tribu.

La segunda parte del versículo 1 es difícil en que ni el texto hebreo ni el de la Septuaginta ni el de la Vulgata están de acuerdo. El hebreo dice “a Itiel, a Itiel y a Ucal”, quizás los oyentes originales de estas palabras orientales. Traducidos los nombres, serían “conmigo está Dios” o “hay un Dios”. Por lo tanto, la palabra “no hay Dios” puede apuntar a la característica de ser incapaz o infiel (no creyente). De todas maneras, el pasaje es difícil porque se debe utilizar el vocativo para Dios, como “Oh Dios,…” El texto presentado es una enmienda de las vocales y sigue una de varias traducciones.

En el versículo 2, el hombre reconoce su ignorancia utilizando el método de la exageración afirmándose como el más ignorante de los hombres.

En el versículo 3, aprender la sabiduría se relaciona con una comunión con Dios. El libro de Proverbios trata el tema de adquirir la verdadera sabiduría. No se sirve a Dios a través de mantenerse en una ignorancia infantil e inmadura. Hay que leer la Palabra de Dios, orar cada día y unirse a los creyentes, obteniendo así la sabiduría divina.

El versículo 4 se llena de cinco preguntas retóricas que esperan la respuesta “nadie” o “sólo Dios”. Por supuesto, Jesús descendió del cielo y después ascendió. Además, como la sabiduría de Proverbios 8, Jesús estuvo en la creación. Sin embargo, ningún hombre puede afirmar tal cosa, como aprendió Job. Todavía la creación es un enigma, donde tan poco se conoce. Se enfoca la unidad de Dios.

El versículo 5 tiene una linda afirmación en cuanto a la palabra de Dios. Se incluye toda palabra y se describe como tsarap, que se traduce probada (como en el oro “probado” o “refinado”). Así, cada palabra divina está ya probada. La segunda parte del versículo apunta a la protección dada por Dios a los refugiados.

La advertencia en el versículo 6 exhorta al lector a la prudencia en el hablar, un tema frecuente en Proverbios. Jesús dijo que mejor es hablar sí, sí y no, no. El dicho popular informa que “la mentira tiene patas cortas”. Además, un segundo modismo dice “al pan, pan, al vino, vino”.

Una súplica íntima

Los versículos 7-9 forman un párrafo unido por un solo pensamiento. El versículo 7 ruega la contestación de una doble petición que el orador espera ver antes de morir. Nos hace recordar el ejemplo de Simeón, quien vio al Mesías antes de morir.

El versículo 8 explica los dos aspectos de la petición. Por un lado, se pide ayuda en el carácter y el hablar (es decir, vanidad y palabra mentirosa). En segundo lugar, el hombre pide el pan cotidiano. El pan cotidiano se opone a la extrema pobreza y a la riqueza abundante.

En el versículo 9 se continúa el mismo pensamiento del versículo 8, ampliando el segundo aspecto de la petición. Aquí se especula sobre aquella situación en la que el hombre rico o saciado niega a Dios (una consecuencia conocida hoy en día). Por lo tanto, se especula sobre el hombre pobrísimo quien ha de robar para sobrevivir (otra situación demasiado conocida en el mundo de hoy). Con tal acción, de hecho se niega a Dios. En ambas situaciones, el hombre se aleja de Dios, potencialmente por lo menos.

Las señales de una generación perversa

El versículo 10 vuelve a tocar el tema del siervo. Se exhorta contra la difamación del siervo (o empleado) ante su Señor. Contrariamente, el que difama al siervo es el perjudicado, siendo maldecido y llevado al proceso legal por haber mentido. Se nota un Señor (o jefe) que conoce a su siervo y lo defiende cuando se le acusa falsamente. ¿Cuántos jefes son así?

Los versículos 11-14 empiezan con la palabra hebrea dor, que se traduce período o generación. Esa generación empieza por maldecir a los padres y termina por oprimir a los más pobres y necesitados (ver 14:31). Entremedio, tal generación es inmoral, aunque se cree inocente. Por lo tanto, es orgullosa y menosprecia a los demás. Hay un autoengaño y una serie de maldades. Obviamente, esa generación no sigue la ley divina y le falta por completo la sabiduría de lo alto. ¿Dónde estamos hoy en relación con estas características?

Los proverbios numericos

¡Basta… ya!

Los versículos 15 y 16 están divididos en el texto dado en una manera satisfactoria. Se empieza una serie de proverbios numéricos. Por lo tanto, el versículo 15 trata un proverbio acerca de los animales. Estos dos proverbios hablan del concepto de la naturaleza, insaciable de ciertas cosas. De hecho, las hijas de la sanguijuela, se llaman hab y hab en el hebreo, porque su grito es “¡Dé! ¡Dé!”

El versículo 16 apunta a cuatro cosas insaciables; son temas muy delicados, mostrando las heridas posibles en la vida del ser humano. Se menciona el Seol, que siempre tiene capacidad para más muertos. Además se nota la naturaleza no realizada de la matriz estéril (la poetisa chilena, Gabriela Mistral, ganadora del Premio Nobel de Literatura, escribió La mujer estéril, que muestra esa herida profunda). Luego, se menciona la tierra (desierta o semiárida en Palestina), que siempre requiere más y más agua. Y por fin, se refiere al fuego, que quema y quema como si fuese un incendio, o que gasta y gasta si es el fuego del hogar donde se requiere trabajo para mantener el calor para la familia. Seguramente, aquellas cosas son insaciables. Nunca se escucha la palabra basta de parte de aquellas cosas.

El versículo 17 pinta una escena de terror, en la que los cuervos sacan los ojos del hombre y sus polluelos los tragan. Sin duda, esta exageración llama la atención del adolescente que recibe la instucción del maestro de la sabiduría. Los verbos “burlarse” y “menospreciar” muestran una actitud engañadora e inapropiada hacia los padres.

La conciencia insensible de la adúltera

Los versículos 18 y 19 subrayan cuatro cosas misteriosas o que maravillan. La palabra rastro traduce la palabra para camino, frecuentemente utilizada en un sentido metafórico. Se notan dos animales en su vida cotidiana: el águila en el aire y la serpiente sobre la peña. Además, se acentúan el riesgo y la aventura del barco en el medio (corazón) del mar y la manera de relacionarse un joven con una Señorita. Tales cosas son maravillosas, sin comprensión.

El versículo 20 vuelve a llamar la atención del oyente o lector a la realidad y el desafío desagradable de la adúltera. Como las adúlteras anteriores, ella es altiva y se autoproclama inocente. Hay un eufemismo acerca del sexo, donde se describe con los conceptos del comer.

Los cuatro personajes insoportables

El versículo anterior sobre la mujer adúltera ciertamente nos hace pensar en lo insoportable. En los versículos 21-23 se presentan las situaciones cambiadas, a veces en una forma sorprendente, de cuatro personajes. Tiembla la tierra apunta a algún aspecto de un terremoto, dando énfasis así a la naturaleza insoportable de los individuos. El primer personaje trata la llegada de un esclavo al trono. Esa persona no está preparada para tomar las decisiones ni manejar bien el poder inherente. Por supuesto, hay excepciones. En segundo lugar, la llegada del vil a la abundancia material es un terror, porque su manera es oprimir y hacer maldad con lo que tiene. De ese modo, el hombre vil tiene los meDios para hacer aun más daño a la sociedad. En tercer lugar, se apunta a la mujer aborre- cida que se casa. El matrimonio difícilmente va a ser exitoso si no hay un cambio en su manera de ser. Algún marido se ha casado con un grave problema (pudiera haber sido al revés, cuando una mujer se casa con un hombre aborrecido, el resultado es el mismo). Finalmente, se menciona la criada que hereda a su Señora. Tales cambios en la vida del esclavo, del hombre vil, de la mujer aborrecida y de la sierva o criada subrayan la esperanza en el orden establecido por Dios. No es para que nadie haga una distinción de las personas, algo rechazado en Proverbios.

Una civilización sensual 30:20-23 Will Durant, historiador y filósofo que estudió todas las civilizaciones desde el comienzo de la historia, declaró que por sus estuDios captó que las civilizaciones comienzan siendo estoicas y terminan siendo hedonistas. Quería decir que durante la juventud de un negocio o de una nación la disciplina y el trabajo serio forman una parte importante, pero al adquirir más y más éxito, las personas y las civilizaciones tienden a tornarse más inclinadas hacia la flojedad y el placer sensual.

¿Tendrá esta declaración validez en nuestras circunstancias hoy?

Las huellas sabias en las pequeñas criaturas

El pasaje vuelve a tratar el tema de un proverbio númerico ilustrado por cuatro animales: las hormigas, los conejos, las langostas y la lagartija. Se subraya el valor de la criatura aunque sea pequeña y a veces considerada insignificante. Por lo tanto, se manifiesta la sabiduría natural (o de instinto) de las criaturas. Se resaltan las características de la preparación anticipada (de las hormigas), del hogar protegido (del conejo), del orden y la organización (de la langosta) y de la presencia en el lugar real (de la lagartija).

El orgullo sano

Sigue otro proverbio numérico. La frase de paso gallardo traduce bien el texto hebreo. De nuevo, se subraya la acción del paso de tres animales, los estereotipos de los animales, el león, el gallo y el macho cabrío. La característica del paso gallardo también se acentúa en el rey. En los cuatro ejemplos se pone énfasis en el coraje, la fuerza y la manera de llevarse. Por lo tanto, se trata del concepto de la dignidad personal, el orgullo sano. Hay una humildad y una dignidad apropiadas que andan mano a mano. Pablo tuvo orgullo de Cristo y de ser cristiano.

El dominio propio sobre el habla

El versículo 32 capta un mal hablado en el proceso de nacer. El que habla se ha engrandecido y está pensando en decir algún mal. El imperativo requiere que se interrumpa el habla y que se calle, un tema repetido. El dicho popular “en boca cerrada no entran moscas” tiene toda la razón.

El versículo 33 repite la palabra hebrea miyts, traducida bate. La idea es la fuerza en “apretar”, que produce lo esperado: la mantequilla, la sangre que sale de la nariz y la ira. Hay que esperar tales resultados cuando se presentan tales elementos. Hay un juego de palabras entre la nariz y la ira. Aquí se subraya la importancia del dominio propio en no producir los elementos que anticipan la ira y, entonces, la contienda.

El orgullo y la humildad.

El autor de los Proverbios utiliza la ilustración de tres animales que tienen la capacidad de desfilar su orgullo en forma dramática. Todos hemos visto al pavo real cuando se muestra esparciendo sus plumas, lo cual presenta un diseño impresionante. El león es llamado por algunos “el rey de la selva”, por su capacidad de atemorizar y “reinar” sobre todos los otros animales. El macho cabrío tiene la capacidad de saltar abismos en las montañas, de tal manera que se escapa de los cazadores más avezados.

Lo que el autor hace hincapié es en la importancia de guardar silencio en el momento propicio. Esta es una virtud que viene como consecuencia del cultivo de la humildad en las relaciones humanas. Nos conviene poner la mano sobre la boca para evitar declaraciones que pueden herir a otros y que es mejor evitarlas.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti