Proverbios 14 Sabiduría y necedad

Proverbios 14: Sabiduría y necedad

Proverbios 14:1 La mujer sabia edifica su casa, pero la necia con sus manos la derriba.[a]

Construcción o demolición es lo que distingue a la mujer sabia de la necia. Aquí tenemos uno de los raros proverbios sobre el comportamiento femenino. Sus manos simbolizan su actitud o su conducta. Ella se destruye a sí misma y a su familia.

Proverbios 14:2 El que camina rectamente teme a Jehová,[b] pero el de caminos pervertidos lo menosprecia.[c]

Proverbios 14:3 En la boca del necio está la vara de su soberbia; a los sabios, sus labios los protegen.[d]

Proverbios 14:4 Sin bueyes, el granero está vacío; por la fuerza del buey hay abundancia de pan.[e]

Donde no hay acción, no hay problemas. Para tener poder (el buey) hay que soportar los inconvenientes que vienen con dicho poder.

Cuando un campesino no tiene buey para arar, no hay comida en el granero. La única manera de guardar su vida libre de gente problemática es mantenerse alejado de ella. Pero si se aísla de la gente, es inservible. Si vive su vida solo, esta no tiene sentido. En vez de evitar a otros, debemos servirlos, hablarles de nuestra fe y trabajar por la justicia. ¿Es su vida limpia, pero vacía? ¿O da muestras de que sirve a Dios con todo el corazón?

Proverbios 14:5 El testigo verdadero no miente; el testigo falso dice mentiras.[f]

Proverbios 14:6 Busca el escarnecedor la sabiduría y no la halla, pero para el hombre sensato la sabiduría es cosa fácil.[g]

Todos conocemos a los escarnecedores, personas que se burlan de cualquier palabra de instrucción o consejo. Nunca encuentran sabiduría, debido a que no la toman en serio. La sabiduría viene de manera fácil a los que prestan atención a la gente experimentada y a Dios. Si la sabiduría que necesita no le llega con facilidad, quizás su actitud sea la barrera.

Proverbios 14:7 Quítate de delante del hombre necio, porque no hallarás ciencia en sus labios.[h]

Proverbios 14:8 La ciencia del prudente está en comprender su camino; la indiscreción de los necios es engaño.[i]

Proverbios 14:9 Los necios se burlan del pecado, pero entre los rectos hay buena voluntad.

Es muy raro encontrar en la actualidad buena voluntad. Conductores iracundos se miran malhumorados entre sí en las calles. La gente se pelea por ser la primera en la fila. Tanto patrones como empleados disgustados exigen sus derechos. Pero el lazo de unión del pueblo de Dios debe ser la buena voluntad. Los de buena voluntad piensan lo mejor de los demás y suponen que otros tienen buenos motivos e intentan hacer lo que es debido. Cuando alguien lo contraríe y sienta que su presión sanguínea comienza a subir, pregúntese: «¿Cómo puedo mostrarle buena voluntad a esta persona?»

Proverbios 14:10 El corazón conoce sus íntimas amarguras, y ningún extraño se mezclará en su alegría.

El dolor íntimo y la felicidad son cuestiones estrictamente privadas, no siempre comprendidas por otros.

Proverbios 14:11 La casa de los malvados será asolada, pero florecerá la morada de los rectos.[j]

Proverbios 14:12 Hay camino que al hombre le parece derecho, pero es camino que lleva a la muerte.[k]

El «camino que al hombre le parece derecho» parece ofrecer muchas opciones y demanda pocos sacrificios. Sin embargo, cuando nos encontramos con elecciones fáciles, deberíamos echarles una segunda mirada. ¿Acaso es atractiva esta solución porque me permite ser perezoso? ¿Porque no me obliga a cambiar mi estilo de vida? ¿Porque no tiene límites morales? La buena opción a menudo requiere trabajo arduo y sacrificio. No se deje seducir por aparentes atajos que parecen buenos, pero que al final conducen a la muerte.

Proverbios 14:13 Aun en medio de la risa se duele el corazón, y el término de la alegría es la congoja.[l]

Las apariencias externas no siempre expresan los verdaderos sentimientos del corazón.

Proverbios 14:14 De sus caminos se hastía el necio de corazón, pero el hombre de bien estará contento con el suyo.[m]

Proverbios 14:15 El ingenuo todo lo cree; el prudente mide bien sus pasos.

Proverbios 14:16 El sabio teme y se aparta del mal; el insensato es insolente y confiado.[n]

Proverbios 14:17 El que fácilmente se enoja comete locuras; y el hombre perverso es aborrecido.[ñ]

Proverbios 14:18 Los ingenuos heredarán necedad, mas los prudentes se coronarán de sabiduría.

Proverbios 14:19 Los malos se inclinarán[o] delante de los buenos, y los malvados, ante las puertas del justo.

Proverbios 14:20 El pobre resulta odioso aun a su amigo, pero muchos son los que aman al rico.[p]

La naturaleza humana hace que se busquen los favores del rico, pero quien se preocupa del pobre será recompensado.

Proverbios 14:21 Peca el que menosprecia a su prójimo, pero el que tiene misericordia de los pobres es bienaventurado.[q]

Proverbios 14:22 ¿No yerran los que traman el mal? Pero misericordia y verdad alcanzarán a los que planean el bien.[r]

Proverbios 14:23 Toda labor da su fruto; mas las vanas palabras empobrecen.[s]

En la batalla de los valores la laboriosidad triunfa sobre la mera palabrería.

Proverbios 14:24 Las riquezas de los sabios son su corona; la insensatez de los necios es locura.[t]

Proverbios 14:25 El testigo veraz salva las vidas; el falso dice mentiras.[u]

Proverbios 14:26 En el temor de Jehová está la firme confianza, la esperanza para sus hijos.

esperanza, machseh: Un lugar de refugio, protección, una fortaleza; una expectativa; un sitio para guarecerse del mal tiempo. Este sustantivo aparece 20 veces en el Antiguo Testamento, más de la mitad de ellas en los Salmos. Machseh se traduce como «confianza» en el Salmo 73:28, donde el salmista ha puesto su confianza en el Señor (es decir, hizo de Dios su lugar de refugio). En Isaias 25:4 se describe a Dios como «refugio» en medio de la tormenta y «sombra» que protege del calor, lo cual se relaciona con el concepto de «protección contra los elementos de la naturaleza» contenido en machseh En este pasaje se alude a una fortaleza.

Proverbios 14:27 El temor de Jehová es manantial de vida que aparta de los lazos de la muerte.[v]

Proverbios 14:28 En el pueblo numeroso está la gloria del rey; en la falta de pueblo, la debilidad del príncipe.[w]

Sin seguidores, el liderazgo no significa nada.

Proverbios 14:29 El que tarda en airarse es grande de entendimiento; el impaciente de espíritu pone de manifiesto su necedad.[x]

La impaciencia de espíritu puede ser como un fuego incontrolable. Nos puede consumir a nosotros y a todo lo que esté a su paso. El enojo divide a la gente. Nos empuja a tomar decisiones precipitadas que solo provocan amargura y culpabilidad. A pesar de todo, el enojo en sí no es malo. Es una reacción legítima ante la injusticia y el pecado. Cuando sienta que comienza a enojarse, analice la causa. ¿Está reaccionando ante una situación o acción provocada por el mal y quiere enmendarla? ¿O responde egoístamente a un insulto personal? Ore que Dios lo ayude a controlar su espíritu impaciente, canalizando sus sentimientos en acción eficaz y conquistando el enojo egoísta mediante la humildad y el arrepentimiento.

Proverbios 14:30 El corazón apacible es vida para la carne; la envidia es carcoma de los huesos.[y]

El corazón apacible : Una mente ecuánime conviene a la salud; la envidia la arruina. Aun en época tan temprana como esa, se percibió la salud y la actitud humanas como relacionadas.

Proverbios 14:31 El que oprime al pobre afrenta a su Hacedor, pero lo honra el que tiene misericordia del pobre.[z]

Dios tiene una preocupación especial por el pobre. Insiste en que los que tienen bienes materiales deben ser generosos con los que están en necesidad. Ayudar a los pobres no solo es una sugerencia de la Biblia, sino un mandato que pude requerir un cambio de actitud de su parte.

Proverbios 14:32 Por su maldad es derribado el malvado, pero el justo, en su propia muerte halla refugio.[a]

Proverbios 14:33 En el corazón del prudente reposa la sabiduría, pero no es conocida en medio de los necios.[b]

Proverbios 14:34 La justicia engrandece a la nación; el pecado es afrenta de las naciones.

Tal cosa como la justicia colectiva es una realidad, y trae consigo un beneficio colectivo.

Proverbios 14:35 El favor del rey es para con el servidor prudente; su enojo, para el que lo avergüenza.

Sabiduría y necedad

En Proverbios a menudo se contrasta el sabio con el necio. Vale la pena conocer las características, la reputación y los resultados de cada uno de ellos si tenemos como meta la sabiduría.

Características El sabio

Los que destruyen, los que construyen

El versículo 1 es un poco irregular, pero la interpretación es clara. Por un lado, las mujeres sabias o prudentes construyen (el verbo es perfecto subrayando el hecho de que es tan cierto como ya acabado) su casa. Por otra parte, la insensata con sus propias manos o “esfuerzos”, es decir, “ella misma”, la derrumba. El carácter de la mujer hace la distinción. Hay mujeres insensatas en Proverbios.

El versículo 2 muestra la actitud del recto y del perverso hacia Jehová. Por un lado, el que camina “derechísimo” en su conducta teme a Jehová. Nos hace recordar las palabras del 4:27: No te apartes ni a la izquierda ni a la derecha. Por otro lado, el perverso mira en menos o menosprecia a Jehová.

El versículo 3 es difícil de interpretar. El texto dice: “La boca del insensatonooyente: una vara (o una ramita) del orgullo, pero los labios de los sabios prudentes los protegerán.” Algunos han mirado los textos Deuteronomio 10:13 y 26:3 y han cambiado la palabra “orgullo” por la palabra espalda (el texto hebreo y el texto griego están de acuerdo con “orgullo”). Con espalda el significado es igual a 10:13. Al contrario, se puede guardar el texto hebreo y decir que “las palabras del insensato son como una ramita de orgullo (su hablar mostrando su orgullo), pero las palabras del sabio lo protegerán” (así hace mucho más que demostrar un egoísmo). Por lo tanto, el habla del insensato alcanza para mostrar su orgullo nos hace recordar las palabras de Jesús en Mateo 6:1 ss, mientras el habla del sabio le sirve como “un vigilante para protegerlo”.

En el versículo 4 se habla de la importancia de cuidar los medios para trabajar o producir. Un palabra clave para la interpretación es granero, que es un significado secundario en que el texto hebreo tiene “pesebre”. Otros han reemplazado la palabra “pesebre” con la palabra “grano”, pero hay poco apoyo. La primera interpretación que utiliza “pesebre” muestra la triste realidad que no hay absolutamente nada en el granero, ni siquiera para un buey, mientras la presencia del buey (con algo en el pesebre) significa “la capacidad para producir”. La segunda interpretación toma en serio una palabra parecida en el hebreo (ya mencionada) y aclara el paralelismo antitético. Esta interpretación iguala la primera interpretación.

El versículo 5 repite el tema de la lengua mentirosa. Por un lado, el testigo fiel o veraz no miente ni decepciona “jamás” (la palabra “jamás” expresa la intensificación del piel del verbo mentir o engañar). Al contrario, el testigo mentiroso respira (tan natural es hablar una mentira) mentiras y falsedades.

El versículo 6 muestra el esfuerzo de dos personas por conocer la sabiduría. El burlador, que menosprecia, buscó intensamente (el verbo es piel perfecto, para intensificar una acción acabada o acabada en la mente del que habla, como si fuese tan seguro que ya está acabada la acción) la sabiduría, y ¡nada! Pero al entendido el conocimiento le era fácil. ¿Está el burlador buscando los frutos de la sabiduría y por eso la sabiduría? Hay que recordar que el temor de Jehová es el principio del conocimiento, de modo que la fe y la actitud apropiada son esenciales para aprender la sabiduría.

El versículo 7 advierte en contra de ser el amigo o compañero del necio como ha advertido 13:20; hay otros compañeros perjudiciales. La segunda parte se entrega en la forma verbal del perfecto, que muestra una seguridad del hecho de no encontrar los labios del saber. El dicho toma la forma de un imperativo en vez de una observación de hecho.

La palabra engaño es la clave del versículo 8. Mientras la sabiduría del hombre astuto (ver 12:23; 13:16) discierne su camino (conducta), la insensatez de los necios traiciona a los propios necios (y otros que la escuchan). Se nota la unión entre “el astuto” y la insensatez de los necios en tres pasajes: 12:23; 13:16 y 14:8.

La culpabilidad y la amargura

En el versículo 9 el texto hebreo es difícil. Lit. “la culpabilidad o la ofrenda (recompensa) para algún pecado” se burla; es decir, se habla en forma indirecta y despectiva a los insensatos o nooyentes de la sabiduría. Otros han dado vuelta a la primera frase haciendo el sujeto los insensatos (LXX, Peshita). Sin embargo, el texto se aclara cuando está puesto en el contexto de la ofrenda por la culpa. Por un lado, la culpabilidad o la necesidad de recompensar por alguna culpa se mofa de los insensatos. Por otra parte, “en medio de” (para designar “el espacio entre…” o “el tiempo entre…” o “en medio de…”) los rectos está el favor.

La palabra hebrea yadá, del versículo 10, significa “saber” o “conocer” y puede hasta indicar “el conocimiento por la experiencia”, es decir “experimentar”. Así, el corazón “reconoce” la amargura de su alma (nepesh H5315, “apetito”, “pasiones”, “el individuo”, o “estado de ánimo”). Nos recuerda a Job, quien dijo: Mi alma está hastiada de mi vida. Daré rienda suelta a mi queja; hablaré en la amargura de mi alma… Yo también podría hablar como vosotros, Si vuestra alma estuviera en lugar de mi alma, yo también podría componer discursos contra vosotros…. Sólo el hombre con la amargura puede entenderla por medio de la triste experiencia. En este mismo sentido, la alegría es algo difícil (porque falta entender el contexto de parte del extraño) para compartir.

El versículo 11 antepone dos hogares, el de los rectos y el de los impíos. Por un lado, la casa (algunos muestran cómo el impío tiene casa mientras el justo tiene una tienda, algo de menos valor; sin embargo, parece no tener importancia, siendo meros sinónimos) de los impíos (el verbo significa “exterminar” o “aniquilar”). Por el otro lado, la morada de los rectos será florecida como una planta con nuevas hojas y nuevo crecimiento.

La presencia de la palabra hebrea yesh en el versículo 12 pone énfasis en la afirmación que está por venir. Hay un camino que al hombre le parece derecho, pero su “última etapa” o final son los caminos que llevan a la muerte. La evaluación del hombre no es perfecta, por eso se necesita la Palabra de Dios para “alumbrar nuestro camino”.

El versículo 13 es un proverbio de observación donde la risa… alegría no refleja el sentir interior del hombre. Al contrario, aun mientras se está riendo, hay un dolor hacia adentro. Y cuando se termina la alegría queda la tristeza como un compañero que no se va. Así es la realidad de la vida cuando el hombre tiene que ser discreto sobre sus sentimientos. El pasaje refleja una actitud conocida por Job y el predicador de Eclesiastés, además del sabio.

Los temores de los ingenuos

El versículo 14 tiene dos posibles interpretaciones. Por un lado, el hombre desviado o descarriado está harto con sus obras, ¡Basta ya! El segundo refrán puede leerse: “De sobre él un hombre bueno” e interpretado como el hombre bueno que está satisfecho con lo suyo (sus obras). Otra interpretación sería que el hombre descarriado se harta de sus obrasy que llega a ser un hombre bueno, traduciendo entonces “de sobre él es igual al hombre descarriado, un hombre bueno”. ¡Vuelva el hombre desviado a la senda derecha!

En el versículo 15 se encuentra el ingenuo o abierto a todas las influencias, identificado con los adolescentes en 1:4 y con los burladores y los necios en 1:22. Se subraya la diferencia entre él y el sagaz. Por un lado, el ingenuo-sincriterio confía y se apoya en “toda (cada) palabra”. Al contrario, el sagaz evalúa (considera) su “pasito” o “pisada”. Se afirma la forma correcta del sagaz, advirtiendo entonces al joven que use el sentido común y sea más cuidadoso con “apoyarse” en cualquier palabra (La Sabiduría de Amenemopet).

El versículo 16 presenta las actitudes del sabio o prudente y del necio frente al mal (palabra que se define como “el mal”, “la calamidad”, “la miseria”, “la herida” o “la aflicción”). Por un lado, el sabio teme, un término que muestra una fe o reverencia hacia Dios, y se aparta del mal. Los verbos “temer” y “apartarse” se encuentran en el tiempo perfecto para mostrar la seguridad de que se cumple de parte del sabio (así es el sabio). Por otra parte, el necio o indiferente “se hace arrogante” (según el texto hebreo) o es entremetido (según el texto griego, Septuaginta) y confiado (ambos textos). “Se hace arrogante” contrapone la actitud de “temer” en la primera parte, mientras es entremetido subraya un compromiso íntimo entre el necio y el mal. De todos modos, la enseñanza es clara: el justo evita el mal, mientras el necio se mete en el mal como los impíos en 4:16, que no duermen si no han hecho mal.

El proverbio sinónimo en el versículo 17 entrega dos verdades acerca del malo. Primeramente, un hombre con una “nariz corta”, qué significa nariz: la ira o el enojo; y corto: impaciente. Es decir, un hombre con una ira impaciente actúa en una manera insensata. Por otra parte, un hombre “que planifica o dibuja un plan para el mal”, será aborrecido u odiado. Sea un malo impaciente o sea un malo que planifica en una forma paciente, hay que rechazar a ambos, quizá al paciente aun más.

El versículo 18 muestra lo que se recibe o lo que son los valores de los ingenuos y los sagaces. Por un lado, el ingenuo o abierto a todas las influencias, “adquiere” o “toma posesión de” (tiempo perfecto, para mostrar que es ya como un hecho, que así siempre actúa el ingenuo) la insensatez (repetida en el versículo anterior). Por otro lado, el sagaz o astuto “se hace rodear o coronar (el verbo significa “rodear” o “echar la corona” o “mostrar la corona como en un triunfo”) de conocimiento. Así no es que ellos reciben la insensatez o el conocimiento, sino que se esfuerzan para adquirir su valor, o la insensatez o el conocimiento.

El versículo 19 subraya la superioridad del bueno sobre el malo y del justo sobre el impío. Por un lado, el malo se postra o se humilla (el verbo está en perfecto, para mostrar que así es o para mostrar un hecho pasado pero con influencia en el presente; mejor el primer significado) ante el superior, el bueno. Y el impío (está) ante la puertas del justo, o para pedir limosna o para hacer alguna petición (ver que Lázaro estaba echado a la puerta del rico;  donde el cojo estaba a la puerta del templo, llamada Hermosa).

La actitud apropiada hacia el pobre

El versículo 20 apunta a la actitud de la gente hacia el pobre y hacia el rico. Por un lado, el pobre se hace odioso. Se pone énfasis en a su prójimo o igual a su prójimo o vecino, para apuntar a alguien conocido y en una relación mutua. Por otro lado, los que aman al rico son abundantes (o muchos). Hablando Don Quijote sobre el tema del pobre y su mujer, dice: “El pobre honrado (si es que puede ser honrado el pobre) tiene prenda en tener mujer hermosa.” Aquí se nota el concepto del pobre. Jesús llamó la atención de sus discípulos al ver a una mujer pobre y su ofrenda en medio de los ricos con sus ofrendas impresionantes. El tema del versículo 20 se repite en 19:4.

Parece ser que el versículo 21 está unido al versículo 20. El que desprecia a su prójimo encuentra una situación concreta en el versículo 20. El texto declara que el hombre que menosprecia al prójimo es pecador, (“pecador” o “el que yerra al blanco”). Por otro lado, el que “siente lástima y muestra generosidad hacia” los pobres o humildes es bienaventurado o dichoso. Las palabras peca y bienaventurado muestran que esta evaluación de las actitudes hacia el pobre viene de Dios y ha de ser escuchada. Jesús afirma a sus discípulos la responsabilidad de apoyar a los necesitados. ¿Quiénes son los pobres? Son las viudas, los huérfanos, las madres solteras, los jóvenes sin trabajo, los refugiados, los ancianos, los niños en la calle sin hogar, los pueblos indígenas, etc.

El versículo 22 hace una pregunta retórica que busca la respuesta implícita: “Por supuesto que sí.” Así los que planean lo malo se desvían del camino recto. Por otro lado, la segunda parte dice: “y misericordia (bondad) y verdad (fidelidad), para los que planean lo bueno”.

En el versículo 23 se afirma el trabajo como el medio legítimo en la vida. La palabra toda muestra una gran promesa para los diversos trabajos y para cada esfuerzo invertido. La palabra labor significa “dolor” o “aflicción” y muestra el compromiso físico que requería la labor. La palabra ganancia viene de la palabra hebrea para “abundancia”. Así, “en toda labor (dolor) hay abundancia (ganancia)”. Por otro lado, el modismo hebreo traducido la palabra sólo de labios puede definirse como “palabralabios” o “palabradiscurso”, y puede subrayar el concepto de “blá blá” o mucha habla inútil o mero hablar. Tal “blá blá” solamente produce miseria.

El texto hebreo para versículo 24 es difícil, porque dice: “La corona de los sabios es su riqueza.” Por eso, se ha adoptado la traducción griega de la Septuaginta, que reemplaza la palabra “riquezas” con la palabra discreción, quizá ofendido por el “materialismo” y la confusión que puede ocurrir con la palabra “riqueza”. Sin embargo, no hay porqué rechazar la palabra “riquezas” porque el versículo 23 hablaba de la abundancia de la labor y los pasajes como 8:18 subrayan el hecho de que las riquezas vienen de la sabiduría divina. Ser corona significa tener honor y ser muy visible en el hecho. Por otro lado, el texto griego hace un paralelismo sinónimo con corona y la palabra diadema. Al contrario, el texto hebreo presenta el refrán redundante: “La insensatez de los necios es la insensatez.” De todos modos, el mensaje es claro: mientras la riqueza (legítima) o la discreción es la honra del sabio, la insensatez es la honra del necio.

El versículo 25 acentúa la influencia del testigo en librar o perjudicar a la persona (parece un contexto legal). Por un lado, el testigo fiel o veraz libra las vidas, es decir, testifica a la inocencia de la persona o hace retribución para la persona como redentor. Al contrario, el testigo engañoso o traicionero es aquel que “respira” mentiras. El testigo falso se pone en peligro.

Seis pasos hacia la prosperidad

1. Edificar su casa

2. Cuidar su relación con Dios

3. Desarrollar su personalidad

4. Administrar sus bienes

5. Atender a su prójimo necesitado

6. Heredar la vida eterna

Una sociedad justa y próspera

El versículo 26 es una gran promesa en el contexto del paralelismo sinónimo. El temor de Jehová, una verdadera fe o reverencia, es un gran atributo que es beneficioso. Aquí es la confianza del hombre fuerte, es decir “no ha de confiar en la fuerza” sino en Dios. La palabra fuerte muestra que Dios es un bien para el débil, el fuerte, el pobre y el rico. Por lo tanto, la verdadera fe del fuerte da un “refugio o lugar de seguridad y bienestar del mal” para los hijos del hombre fuerte. De hecho, los hijos del hombre de fe, sea humilde o sea fuerte, reciben las bendiciones consecuentes de la fe. Se recuerda la manera de actuar de Sansón, quien aun siendo fuerte fue humillado ante los filisteos porque estaba orgulloso de su fuerza y no siempre daba la gloria a Dios. Por otro lado, David hizo público el hecho de su fuerza y su coraje como valores de Dios y de que de Dios era la victoria.

En el versículo 27 se encuentra otra promesa divina. Otra vez se utiliza el tema de la fe o reverencia del creyente (temor de Jehová). Ahora es fuente de vida y aleja a uno de las trampas (la imagen del cazador) de la muerte.

El versículo 28 apunta a una verdad obvia de la observación sabia. Los ingresos y la fuerza de un pueblo se determinan según la población. El rey sabio mantiene la fidelidad de los vasallos. Desafortunadamente, Israel se dividió después de la muerte de Salomón, debilitando el poder y limitando el futuro de los hebreos, haciéndolos vulnerables a los pueblos del norte. No se puede engrandecer una nación sin un gran esfuerzo de trabajo. La palabra “razón”, traducida funcionario, no aparece en otro pasaje de la Biblia. Finalmente, hay que concluir que un pueblo grande y trabajador es gloria del rey, mientras un pequeño pueblo produce temor o ruina de parte de los líderes políticos.

El versículo 29 utiliza dos modismos hebreos: “La nariz larga” para representar el hombre “paciente en no enojarse tan fácilmente” y “el soplo (espíritu) corto”, que habla de la falta de la paciencia. Por un lado, el creyente que es lento para la ira es un hombre de gran entendimiento. Por otro lado, al que le falta la paciencia exalta la insensatez. Aquí el hombre paciente muestra el dominio propio sobre su ira. Aristóteles define la ira como “un deseo acompañado con el dolor para cumplir una venganza conspicua, porque había un insulto conspicuo de parte de los hombres sin una causa justificada”, reflejando de esa manera el concepto hebreo (Retórica).

Parece ser que el versículo 30 es una extensión del tema del versículo 29 porque se trata del corazón apacible y la envidia. El corazón apacible subraya la actitud de la salud, que significa “sanidad” como en 6:15; 12:18 o “apacible” de la mente (o sea, corazón). El lema puede ser “una mente sana, un cuerpo sano”. Por otra parte, la envidia, del vocablo hebreo para “ponerse del color rojo” hace “pudrir” o destruye el cuerpo. El lema puede ser “una mente envidiosa, un cuerpo muy enfermo”. El mandamiento dice: No codiciarás la casa de tu prójimo… . En un estudio serio en 1992, 47% de los encuestados admitieron codiciar algo de otra persona (Barna Research Group). El sabio enseña: No envidies al hombre violento….

El versículo 31 vuelve a hablar del tratamiento al pobre que Dios acepta. Los términos para el pobre hablan del “insignificante o pequeño” y del “humilde”. Por un lado, el que oprime al “pequeño”, “ya ha insultado gravemente (la forma verbal es perfecto y por lo tanto piel para mostrar algo acabado e intensificado) al Hacedor, quien ha hecho a todo ser humano a su imagen y quien rechaza la opresión. Al contrario, se repite en el segundo refrán lo dicho en el versículo 21, agregando que tal persona recibe la honra divina (un sinónimo para la palabra bienaventurado del versículo 21. El Quijote expresa la actitud moderna acerca del pobre: “Por el pobre todos pasan los ojos como de corrida, y en el rico los detienen.”

El versículo 32 tiene dos posibles interpretaciones para la segunda parte, pero la primera parte habla del impío o malvado que se atrapa a sí mismo por medio de sus hechos. La segunda parte, según la Septuaginta y la Peshita, usa un paralelismo antitético para mostrar cómo la integridad del justo o recto le da refugio, una protección segura (ver 14:26). Una interpretación secundaria, según el texto hebreo, complica el versículo, lit. agregando que “la muerte (del impío o del justo) es el refugio del justo”. Por eso, se ha elegido el texto griego. Sin embargo, parece ser que el texto más probable es el hebreo y ha de ver que la muerte del impío (que está predicha) da seguridad al justo, quien espera pacientemente en la justicia.

En el versículo 33 se subraya la presencia o ausencia de la sabiduría entre los justos y entre los necios. El texto de la Septuaginta y la Peshita hace un paralelismo antitético donde en el entendido se encuentra un lugar tranquilo de sabiduría o prudencia, mientras está ausente o desconocido de entre los necios. Por otro lado, el texto hebreo es difícil porque está ausente la palabra no. Puede ser que la sabiduría reposa en el corazón del justo como una parte de su ser, mientras la sabiduría se conoce o se experimenta entre los necios con cada experiencia amarga.

El versículo 34 es una verdad tremenda, mostrando la evaluación divina de una nación. “La justicia o rectitud” (ver 10:2) “exaltaelevahonra” al pueblo. Al contrario, el pecado (de la raíz para errar al blanco, mostrando así el hecho concreto de fallar) es una vergüenza o afrenta para todos los pueblos (con énfasis en “todos”).

En el versículo 35 se subraya la actitud del rey hacia el prudente, el que tiene sentido común y hacia el que actúa de una manera vergonzosa. Por un lado está el favor del rey para su siervo prudente, y por otro lado se siente la ira del rey hacia el que avergüenza (castigo).

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

La puerta angosta

Entren por la puerta angosta; porque les digo que muchos querrán entrar, y no podrán. Porque la puerta y el camino que llevan a la perdición son anchos y espaciosos, y muchos entran por

Seguir Leyendo »

1 Juan 2: La preocupación de un pastor

Hijitos míos, estoy escribiéndoos estas cosas para que no pequéis. Pero si alguno peca, tenemos al Que defenderá nuestra causa ante el Padre, Jesucristo el Justo. Porque Él es el sacrificio propiciatorio por nuestros

Seguir Leyendo »

Ezequiel 25: Así dice el Señor Dios

Ezequiel 25:1  Y vino a mí la palabra del Señor, diciendo: Se ofrecen oráculos contra siete naciones. La mayoría de estas profecías nunca son escuchadas por los pueblos a quienes están dirigidas, pero se

Seguir Leyendo »