Primera-de-Crónicas-3-Los-descendientes-de-David

1 de Crónicas 3: Los descendientes de David

1 de Crónicas 3:1 Estos son los hijos de David que le nacieron en Hebrón: Amnón el primogénito, de Ahinoam jezreelita; el segundo, Daniel, de Abigail la de Carmel;

1 de Crónicas 3:2 el tercero, Absalón hijo de Maaca, hija de Talmai rey de Gesur; el cuarto, Adonías hijo de Haguit;

La historia de Absalón, el hijo de David, se encuentran en 2 de Samuel 13-18. Su perfil se encuentra en 2 de Samuel 15.

1 de Crónicas 3:3 el quinto, Sefatías, de Abital; el sexto, Itream, de Egla su mujer.

1 de Crónicas 3:4 Estos seis le nacieron en Hebrón, donde reinó siete años y seis meses; y en Jerusalén reinó treinta y tres años.

1 de Crónicas 3:5 Estos cuatro le nacieron en Jerusalén: Simea, Sobab, Natán, y Salomón hijo de Bet-súa hija de Amiel.

La historia de Betsabé se encuentra en 2 de Samuel 11; 12; 1 de Reyes 1. Su perfil está en 1 de Reyes 1. La historia de su hijo Salomón, quien llegó a ser el tercer rey de Israel, se encuentra en 1 de Reyes 1-11 y 2 de Crónicas 1-9. El perfil de Salomón se encuentra en 1 de Reyes 4.

1 de Crónicas 3:6 Y otros nueve: Ibhar, Elisama, Elifelet,

1 de Crónicas 3:7 Noga, Nefeg, Jafía,

1 de Crónicas 3:8 Elisama, Eliada y Elifelet.

1 de Crónicas 3:9 Todos éstos fueron los hijos de David, sin los hijos de las concubinas. Y Tamar fue hermana de ellos.

La trágica historia de Tamar, hija de David, se encuentra en 2 de Samuel 13, 14.

1 de Crónicas 3:10 Hijo de Salomón fue Roboam, cuyo hijo fue Abías, del cual fue hijo Asa, cuyo hijo fue Josafat,

1 de Crónicas 3:11 de quien fue hijo Joram, cuyo hijo fue Ocozías, hijo del cual fue Joás,

1 de Crónicas 3:12 del cual fue hijo Amasías, cuyo hijo fue Azarías, e hijo de éste, Jotam.

1 de Crónicas 3:13 Hijo de éste fue Acaz, del que fue hijo Ezequías, cuyo hijo fue Manasés,

1 de Crónicas 3:14 del cual fue hijo Amón, cuyo hijo fue Josías.

Muchos de los descendientes del rey Salomón gobernaron la nación de Judá. Para más información acerca de la historia y el perfil de Roboam véase 2 de Crónicas 10-12. Para más información acerca de la historia y el perfil de Josafat véase 2 de Crónicas 17-20. La historia y el perfil de Asarías (Uzías) se encuentran en 2 de Crónicas 26. La historia y el perfil de Ezequías están en 2 de Reyes 18-20. Para la historia de Josías véase 2 de Reyes 22, 23. Su perfil está en 2 de Reyes 24.

1 de Crónicas 3:15 Y los hijos de Josías: Johanán su primogénito, el segundo Joacim, el tercero Sedequías, el cuarto Salum.

La historia de Joacím se encuentra en Jeremías 22-28; 35; 36. La historia de Sedequías se encuentra en Jeremías 21-39.

1 de Crónicas 3:16 Los hijos de Joacim: Jeconías su hijo, hijo del cual fue Sedequías.

Estos versículos ofrecen una visión general de la dinastía de David hasta el tiempo del exilio.

1 de Crónicas 3:17 Y los hijos de Jeconías: Asir, Salatiel,

Aquí el cronista se refiere a la línea de David después del exilio. Estos versículos demuestran que la compilación final de 1 y 2 Crónicas tuvo lugar tras el exilio.

1 de Crónicas 3:18 Malquiram, Pedaías, Senazar, Jecamías, Hosama y Nedabías.

1 de Crónicas 3:19 Los hijos de Pedaías: Zorobabel y Simei. Y los hijos de Zorobabel: Mesulam, Hananías, y Selomit su hermana;

1 de Crónicas 3:20 y Hasuba, Ohel, Berequías, Hasadías y Jusab-hesed; cinco por todos.

Zorobabel fue el líder del primer grupo de cautivos que regresaron de Babilonia. Su historia y su perfil se encuentran en el libro de Esdras.

1 de Crónicas 3:21 Los hijos de Hananías: Pelatías y Jesaías; su hijo, Refaías; su hijo, Arnán; su hijo, Abdías; su hijo, Secanías.

1 de Crónicas 3:22 Hijo de Secanías fue Semaías; y los hijos de Semaías: Hatús, Igal, Barías, Nearías y Safat, seis.

1 de Crónicas 3:23 Los hijos de Nearías fueron estos tres: Elioenai, Ezequías y Azricam.

1 de Crónicas 3:24 Los hijos de Elioenai fueron estos siete: Hodavías, Eliasib, Pelaías, Acub, Johanán, Dalaías y Anani.

Los descendientes de David

Vale la pena observar que este pasaje está basado en 2 de Samuel 3:1-5; 2 de Samuel 5:5, 2 de Samuel 5:13-15. Siempre vale la pena hacer una lectura paralela entre las contribuciones del Cronista y las fuentes canónicas de este.

En los versículos 1-9 de este capítulo se nos relata acerca de la familia inmediata de David. Es muy obvio que el Cronista ha hecho todo su desarrollo anterior con el fin de llegar justo a este punto. Su apuro por llegar a David le ha hecho dejar fuera a varios nombres en las genealogías, pero el escritor da por sentado que los lectores estarían familiarizados con sus fuentes en los libros históricos anteriores; por ende, no se preocupa por ciertos deslices u omisiones.

El Cronista comienza con los hijos nacidos a David estando éste en Hebrón. Es en 2 de Samuel donde encontramos los relatos respecto a su estancia en Hebrón. Es en 2 de Samuel 3:3 que se le da otro nombre al segundo hijo de David, Daniel. Allí se le llama Quileab. En total David engendró a seis hijos en Hebrón. La duración de su estadía en Hebrón es tomada de 2 de Samuel 5:5 o sea siete años y medio (versículo 4). Parece que estos seis hijos los tuvo con seis mujeres distintas.

El reinado de David en Jerusalén fue mucho más largo; duró casi 33 años. Durante dicho período, según este relato, a David le nacieron 13 hijos incluyendo los cuatro hijos con Betsabé. Es interesante que se mencione a Salomón al final de estos cuatro; es doblemente interesante cuando se sabe que Salomón fue el mayor de los cuatro. Lo normal sería que se le mencionase primero, pero el comentarista Clarke opina que esto se debe a que la genealogía debía continuar de él. Aparte de éstos, le nacieron otros hijos a sus concubinas (versículo 9). Según 2 de Samuel 15:16, David tuvo diez concubinas que le dieron hijos en Jerusalén. Tuvo también por lo menos una hija, Tamar (versículo 9; ver también 2 de Samuel 13:1). Tamar es la única hija en la lista, pero 2 de Samuel 5:13 menciona hijas, lo cual significa que tuvo más de una.

Comenzando con el versículo 10, el Cronista nos da en forma telegráfica una lista de los reyes de Judá que fueron descendientes de David y éstos solamente por medio de uno de sus hijos, Salomón. La lista de los reyes mas conocidos incluye los que estuvieron en el trono de Judá antes del exilio babilónico en el siglo VI a. de J.C. Los nombres que figuran después del exilio son menos conocidos o totalmente desconocidos. El desfile de los reyes preexílicos parece ser de descendencia casi directa; es decir, de padre a hijo tal y como se ve en los libros de los Reyes. Debe señalarse, no obstante, que el Cronista omite adrede a Atalía quien usurpó el trono de Judá durante un período de seis años (2 de Reyes 11). Por no ser descendiente de David, se la ignora.

A partir del versículo 14, y con la mención de Josías, se nota que la sucesión cambia y no es el primogénito (Joahanan) el que asume el mando de la nación. (Puede ser que éste muriera antes de su padre.) También, se nota que empieza a agregarse material de otras fuentes propias y empiezan a agregarse, y se interrumpe el hilo que se encuentra en Reyes. Respecto al versículo 16 y la mención de Sedequías, Clarke comenta: “Si este nombre hace referencia al último de los reyes de Judá, antes del cautiverio, la palabra ‘hijo’ aquí debe significar ‘sucesor’; porque es seguro que Sedequías tuvo ese lugar con respecto a Jeconías, y que el rey mencionado en el texto era hijo de Josías y no de Joacim.”

Entre los versículos 17-24 se encuentran los nombres de los reyes postexílicos en Judá. Joaquín es una forma variante de Jeconías, pero es una y la misma persona. La expresión su hijo después del nombre de Salatiel (versículo 17) probablemente debe leerse “su primogénito”. De otro modo no tiene mucho sentido.

De todos los nombres de reyes postexílicos, el de Zorobabel es el más conocido. Los datos sobre los demás son muy escasos. Según nuestro texto (versículo 19), Zorobabel era hijo de Pedaías. Esto es problemático, ya que varios textos bíblicos afirman que Zorobabel era hijo de Salatiel. Varios autores parecen aceptar una explicación lógica pero no comprobada, la de la aplicación de la ley del levirato. Según esta teoría, Pedaías se habría casado con la esposa de Salatiel después de la muerte de éste. De acuerdo a la ley del AT, pues, legítimamente se podría llamar a Zorobabel “el hijo de Salatiel”.

La pugna por el poder Lo sucedido con Absalón y Adonías nos hace recapacitar sobre la pugna por el poder. Todo individuo tiene, ya sea consciente o inconscientemente, un ideal de triunfo en su interior. Buscar las posiciones más elevadas es un síntoma de la búsqueda del éxito. «Lo importante es llegar, no importa cómo» puede ser el lema de la edad actual. Esto conlleva en forma inherente trastornos sociales y desequilibrios en los individuos. Estos conflictos aún pueden hacer creer a las personas que han alcanzado el éxito, cuando lo único que consiguieron fue rebajar su propia posición social y humana. Absalón y Adonías debilitaron su calidad de seres humanos, de hijos y aun el valor de la familia. Y todo fue por un deseo de poder.

Este ideal de poder, común a toda persona y movimiento, puede llegar a desvirtuar los propósitos originales aun de la iglesia cristiana. La alternativa más viable, para reducir los efectos negativos en la pugna de poderes que se da en las instituciones sociales llamadas iglesias cristianas, puede ser representada por la superación sugerida por Hegel. Este pensador habla de sobrepasar y dejar sin efecto la jerarquización sociopolítica que se infiltró en estos grupos tan tempranamente ya como en la comunidad de los doce. La tarea es árdua y a veces desalentadora, ya que no es posible extirpar completamente este tipo de conflictos, pues siempre habrán opiniones diversas en tanto que hayan seres humanos. Sin embargo, debe haber un esfuerzo consciente de parte de los integrantes de nuestras iglesias para encausar energías, y luchar por hacernos de los tesoros prometidos en el reino de los cielos.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Jueces 11: Llamamiento del libertador

Jue 11:1 Jefté galaadita era esforzado y valeroso; era hijo de una mujer ramera, y el padre de Jefté era Galaad. A diferencia de Gedeón, quien recibió el llamado directamente del Señor, Jefté fue

Seguir Leyendo »

EL sabio de la Isla

Había una vez un rey en una remota isla. Dicho rey aburrido por todo lo que veía y todo lo que hacía y que ya no encontraba gracia a nada, decidió hacer una visita

Seguir Leyendo »