Oseas-7

Oseas 7: Iniquidad y rebelión de Israel

Oseas 7:1 «Mientras curaba yo a Israel, se descubrió la iniquidad de Efraín y las maldades de Samaria, pues practican el engaño; el ladrón entra y el salteador despoja afuera.

El intento de curar por medio de la cirugía revela a veces la gravedad de la dolencia.

Oseas 7:2 No consideran en su corazón que tengo memoria de toda su maldad. Ahora los acorralan sus propias obras, que están delante de mí.

Dios lo ve y lo conoce todo. Al igual que Israel, a menudo nos olvidamos de esto. Pensamientos como: «Nunca nadie lo sabrá», o «Nadie me está viendo», pueden tentarnos a tratar de eludir las consecuencia de nuestro pecado. Si está enfrentando dificultades, tendrá menos probabilidad de caer si recuerda que Dios lo está observando. Cuando se sienta tentado a pecar, recuerde que Dios lo ve todo.

Oseas 7:3 [a]»Con su maldad alegran al rey; con sus mentiras, a los príncipes.

Los gobernantes malvados se regocijan en el pecado de sus súbditos.

Oseas 7:4 Todos ellos son adúlteros; son como horno encendido, que el hornero cesa de avivar desde que se amasa la harina hasta que se ha fermentado.

Oseas 7:5 En el día de nuestro rey,[b] los príncipes lo hicieron enfermar con copas de vino;[c] él extendió su mano con los que se burlaban.[d]

El día de nuestro rey: El día de la coronación se celebraba con juergas y embriaguez.

Oseas 7:6 Disponen su corazón para la intriga, como se prepara un horno; toda la noche duerme su hornero, pero a la mañana está encendido como llama de fuego.[e]

Oseas 7:7 Todos ellos arden como un horno y devoran a sus jueces.

Así han caído todos sus reyes; no hay entre ellos quien me invoque.

Ardían en sus pasiones, hallaban gratificación, y se encendían de nuevo en un ciclo interminable, como el hornero y su horno.

Tres reyes israelitas fueron asesinados durante la vida de Oseas: Zacarías, Salum y Pekaía. Sus relaciones exteriores y domésticas se vieron arruinadas debido a que se olvidaron de Dios y de su Palabra.

Oseas 7:8 Efraín se ha mezclado con los demás pueblos; Efraín es como torta no volteada.[f]

Como Israel había concertado alianzas con potencias extranjeras y asimilado otras culturas, había perdido la capacidad para identificar sus propios valores.

El pueblo de Israel se había casado con paganos y había adoptado sus estilos de vida pecaminosos. Cuando pasamos mucho tiempo con alguien, fácilmente podemos adoptar sus actitudes e imitarlo. Cuando trabaje, viva o juegue con personas que no son creyentes, tenga cuidado de la influencia que pueden tener sobre usted. En vez de caer en malos hábitos, vea la manera de ser una influencia positiva y dirigirlos hacia Dios.

Oseas 7:9 Gente extraña ha devorado su fuerza, y él no lo sabe. Ya se ha cubierto de canas, y él no lo sabe.

Sus alianzas, en lugar de incrementar sus fuerzas, las había agotado.

Oseas 7:10 La soberbia de Israel testificará en su contra. Con todo, ellos no se vuelven ni buscan a Jehová, su Dios.

La soberbia (orgullo) impide que la gente se vuelva a Dios, porque la soberbia no reconoce la necesidad de ayuda, ni humana ni divina. La soberbia intensifica nuestros pecados, ya que no podemos arrepentirnos sin que primero hayamos renunciado al orgullo.

Oseas 7:11 Efraín es como paloma incauta, sin discernimiento: claman a Egipto, acuden a Asiria.[g]

Paloma incauta : Expuesta a perderse, que se extravía fácilmente. La necedad de Israel se revela cuando piensa que puede encontrar ayuda en instancias humanas, como los poderosos reinos de Egipto y Asiria.

Manahem, el rey de Israel, había pagado a Asiria para que lo apoyara militarmente; El rey Oseas se rebeló contra Asiria y fue a Egipto a pedir ayuda. Los reyes de Israel fueron varias veces a aliarse con diferentes naciones cuando debieron aliarse con Dios.

Oseas 7:12 Cuando vayan allá, tenderé sobre ellos mi red, los haré caer como aves del cielo, los castigaré conforme a lo anunciado en sus asambleas.[h]

El castigo por la maldad era el mismo que le habían anunciado los profetas

Oseas 7:13 »¡Ay de ellos! porque se apartaron de mí; destrucción vendrá sobre ellos, porque contra mí se rebelaron. Yo los redimiría, pero ellos hablan mentiras contra mí.[i]

Dios quería redimirlos, y recuerda «Yo los redimí, » pero ellos rechazaron su oferta.

Oseas 7:14 No clamaron a mí de corazón, cuando se lamentaban sobre sus lechos;[j] Por trigo y mosto se congregaron,[k] y se han rebelado contra mí.

Oran por provisión, aunque se han rotos sus relaciones con el Proveedor.

Oseas 7:15 Aunque yo los enseñé y fortalecí sus brazos, traman el mal contra mí.

Oseas 7:16 Volvieron, pero no al Altísimo;[l] fueron como arco que yerra. Sus príncipes cayeron a espada[m] por la soberbia de su lengua: ¡esto será motivo de burla en la tierra de Egipto!».

Arco engañoso : Literalmente «flojo, suelto», uno que no puede lanzar directamente.

«Un arco engañoso» se refiere a un arco torcido, que no es digno de confianza. Sus flechas no dan en el blanco. La vida sin Dios es tan poco confiable como un arco torcido. Sin la dirección de Dios, nuestra vida está llena de codicia, de engaño, de egoísmo y de trampas. Mientras nuestra vida esté torcida por el pecado, nunca alcanzaremos nuestro potencial.

La gente busca en todas partes, excepto en Dios, la felicidad y el desarrollo personal, y se llena de posesiones, actividades y amistades. En realidad, solo Dios puede satisfacer plenamente los profundos deseos del alma. Primero mire a los cielos, hacia el Dios Altísimo. El suplirá sus necesidades espirituales, no sus necesidades materialistas.

Obediencia versus sacrificios

Dios dice muchas veces que no quiere nuestras ofrendas y sacrificios cuando las damos tan solo como un ritual o por hipocresía. Dios quiere que primero lo amemos y obedezcamos.

Salmo 15:22-23 : La obediencia es mucho mejor que el sacrificio.

Salmo 40:6-8 : Dios no quiere holocaustos; quiere una vida de servicio.

Salmo 51:16-19 : Dios no está interesado en la penitencia; quiere un corazón quebrantado y contrito.

Jeremias 7:21-23 : No son ofrendas lo que Dios quiere; desea nuestra obediencia y nos promete que será nuestro Dios y nosotros seremos su pueblo.

Oseas 6:6 : Dios no quiere sacrificios, quiere amor; no quiere ofrendas, quiere que lo conozcamos.

Amos 5:21-24 : Dios aborrece el fingimiento y la hipocresía, quiere ver un diluvio de justicia.

Miqueas 6:6-8 : Dios no se satisface con los sacrificios; quiere que seamos rectos, justos y misericordiosos, y que caminemos humildemente hacia El.

Mateo 9:13 : Dios no quiere ofrendas; quiere que seamos misericordiosos.

El pacto y la política

La próxima sección proviene de la misma época de la historia de Israel, e investiga la relación que existe entre el pacto y la política. La primera parte, versículos 3 al 7, trata de la política interior de Israel. El TM es difícil de traducir, pero el sentido del pasaje parece claro. El profeta emplea el símil del horno para describir las pasiones políticas de Israel que resultaron en cuatro asesinatos de sus reyes en 13 años. Es probable que Oseas (el profeta) hable aquí específicamente de la coronación del rey Oseas en el año 732 a. de J.C. Los conspiradores (¿incluye los sacerdotes mencionados en 6:9?) alegran al rey Oseas y a sus oficiales con su maldad y su engaño, su intención es destronar y destruir a Peka. El profeta declara que tanto los conspiradores como el nuevo rey y sus oficiales, todos ellos, son adúlteros. La intriga de la corte, igual al culto sincrético, es «adulterio espiritual» porque se hace sin pensar en Dios.

El versículo 5 se ha entendido como un detalle del asesinato del rey. Evidentemente usaron veneno en el vino para acabar con el rey y su corte. Sin embargo, la última frase resulta muy difícil. ¿Quién es él?. ¡No puede ser el rey! Algunos han sugerido que es el panadero del versículo 4. Este probablemente sería un panadero real que estaba comprometido en el complot contra Peka. No obstante, es mejor entender el versículo 5 como una descripción de la celebración excesiva de la corte del rey Oseas en el día de su coronación. Todos sus oficiales bebieron hasta enfermarse, y el rey extendió su mano (versículo 9), dando así su aprobación al partido pro asirio, los que le ayudaron a destronar a Peka.

El símil del horno en los versículos 4 y 6 representa a los conspiradores contra Peka. Significa que siempre el fuego de su rebelión está prendido pero que ellos esperan el momento preciso de atacar. El sentido de esta figura se amplifica en el versículo 7. Este discurso divino termina con un lamento sobre Israel que nos indica su destino final. Por más de una década el fuego de intrigas ha destruido a los jueces de Israel, término que en Oseas significa simplemente «líderes» u «oficiales». ¡Cuatro reyes en 13 años han caído, pero en toda esta confusión y desintegración nadie quiere volver al Señor! Nótese que Dios dice sus jueces y sus reyes. Hay una distinción grande entre la dirección del Señor y las maquinaciones de un estado revolucionario que no tiene fe en nada fuera de sí. Israel se destruye con su política interna, y Dios lamenta: …no hay entre ellos quien me invoque.

La segunda parte de esta sección, los versículos 8 al 16, tratan de la política externa de Israel. Las figuras de la panadería continúan: Efraín es una sola masa con las naciones, envuelto entre ellas como una mezcla inseparable de aceite y harina. Efraín es un panecillo inútil y arruinado, quemado por un lado y crudo por el otro. Se usa el nombre Efraín para hacer énfasis en el estado reducido de Israel después de la intervención de Tiglatpileser. El rey y sus consejeros siguen con sus estrategias para recuperar la gloria de los días de Jeroboam II sin notar que ya han perdido casi todo su territorio y casi toda su fuerza. Mostrando un orgullo sin base, el rey Oseas y sus consejeros siguen la política de aliarse con una u otra nación para sacar ventaja. Sin embargo, siempre esta política los puso en un puesto inferior; aun Peka parece que fue el inferior en su alianza con Rezín de Siria porque siempre la Biblia nombra a Rezín primero. Israel va a varias naciones en busca de ayuda (a Siria, a Egipto y a Asiria), pero no a Dios (no se arrepiente), quien es el único capaz de ayudar a Israel en verdad.

El símil en este discurso divino cambia. La nación es como una paloma (versículo 11a), tonta e inestable, que vaga en su política. Entonces, Dios cazará a Israel. En el juicio serán castigados. Dios de nuevo levanta un lamento; él quiere salvar a su pueblo, pero Israel insiste en seguir el camino hacia la destrucción. En el versículo 14 el lamento muestra la razón por la que Dios no pudo redimirlos: …no claman a mí en sus corazones… Para el hebreo el concepto del corazón no significa «sinceridad» o «en verdad», sino que representa la voluntad y la inteligencia, lo que comprende y decide para dar dirección en la vida. Entonces Dios lamenta que Israel no perciba su situación, ni tiene la voluntad de cumplir el pacto. Al contrario, se revelan contra el Señor. Esta rebelión otra vez se describe en términos del baalismo. Sus oraciones no son aceptables porque son realmente gritos desde los lechos del culto de fertilidad. La campaña de Tiglatpileser destituyó la tierra, y la gente necesitaba pan (trigo) y vino. Para procurar la lluvia y garantizar una buena cosecha, «se cortaron» según los ritos mágicos del baalismo.

La última frase del versículo 14 debe leerse con el versículo 15. Se traduciría: «Siempre se rebelaban contra mí, pero yo (los) discipliné. Fortalecí sus brazos, pero contra mí siempre planeaban mal». A pesar de toda la disciplina y bendición que Dios le había dado, el pueblo de Israel insistió en determinar su propio curso, volviéndose a toda dirección menos hacia la única correcta. Así Israel abandonó su pacto con Dios, y su política externa era como un «arco engañoso». Todo parece fuerte y confiable, pero en el momento del combate la flecha no llega al blanco. Por causa de su política en contra de Asiria, los asirios destruirán a Israel mientras los egipcios, los supuestos aliados, se burlarán de Israel.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Sólo se necesita miedo

Había un rey de corazón puro y muy interesado por la búsqueda espiritual. A menudo se hacía visitar por yoguis y maestros místicos que pudieran proporcionarle prescripciones y métodos para su evolución interna. Le

Seguir Leyendo »

Un suave estruendo

Había una vez un hombre que desafió a Dios para ver si de Él recibía alguna respuesta. “¡Dios, arde la zarza como hiciste con Moisés y te seguiré! ¡Derrumba las paredes como hiciste con

Seguir Leyendo »

Jeremías 40: Liberación de Jeremías

Jeremías 40:1  Jeremías y el resto del pueblo con Gedalías[a] Palabra de Jehová que vino a Jeremías, después que Nabuzaradán, capitán de la guardia, lo envió desde Ramá,[b] cuando lo encontró atado con cadenas

Seguir Leyendo »