Números-4-Tareas-de-los-levitas

Números 4: Tareas de los levitas

Núm 4:1 Habló Jehová a Moisés y a Aarón, diciendo:

Este capítulo detalla el censo de los levitas, entre las edades de 30 y 50 años, al servicio del tabernáculo. Las tareas de los hijos de Coat se centran en el lugar santísimo (con objetos especialmente santos dentro del tabernáculo que no se especifican, v. 4). Los hijos de Gersón y de Merari se ocuparán de la cubierta y las piezas de la estructura del tabernáculo.

Núm 4:2 Toma la cuenta de los hijos de Coat de entre los hijos de Leví, por sus familias, según las casas de sus padres,

Los coatitas, los gersonitas, y los meratitas eran familias de levitas a quienes les eran asignadas tareas especiales en el culto de Israel. Para realizar los trabajos descritos en este capítulo, un levita debía tener entre treinta y cincuenta años de edad. Se esperaba de ellos que cumpliesen sus deberes al detalle según se describe aquí. A decir verdad, la falta de cumplimiento en esto significaba la muerte. El culto a nuestro santo Dios no debe ser tomado ligeramente.

Núm 4:3 de edad de treinta años arriba hasta cincuenta años, todos los que entran en compañía para servir en el tabernáculo de reunión.

Núm 4:4 El oficio de los hijos de Coat en el tabernáculo de reunión, en el lugar santísimo, será este:

Núm 4:5 Cuando haya de mudarse el campamento, vendrán Aarón y sus hijos y desarmarán el velo de la tienda, y cubrirán con él el arca del testimonio;

Núm 4:6 y pondrán sobre ella la cubierta de pieles de tejones, y extenderán encima un paño todo de azul, y le pondrán sus varas.

Núm 4:7 Sobre la mesa de la proposición extenderán un paño azul, y pondrán sobre ella las escudillas, las cucharas, las copas y los tazones para libar; y el pan continuo estará sobre ella.

Núm 4:8 Y extenderán sobre ella un paño carmesí, y lo cubrirán con la cubierta de pieles de tejones; y le pondrán sus varas.

Núm 4:9 Tomarán un paño azul y cubrirán el candelero del alumbrado, sus lamparillas, sus despabiladeras, sus platillos, y todos sus utensilios del aceite con que se sirve;

Núm 4:10 y lo pondrán con todos sus utensilios en una cubierta de pieles de tejones, y lo colocarán sobre unas parihuelas.

Núm 4:11 Sobre el altar de oro extenderán un paño azul, y lo cubrirán con la cubierta de pieles de tejones, y le pondrán sus varas.

Núm 4:12 Y tomarán todos los utensilios del servicio de que hacen uso en el santuario, y los pondrán en un paño azul, y los cubrirán con una cubierta de pieles de tejones, y los colocarán sobre unas parihuelas.

Núm 4:13 Quitarán la ceniza del altar, y extenderán sobre él un paño de púrpura;

Núm 4:14 y pondrán sobre él todos sus instrumentos de que se sirve: las paletas, los garfios, los braseros y los tazones, todos los utensilios del altar; y extenderán sobre él la cubierta de pieles de tejones, y le pondrán además las varas.

Núm 4:15 Y cuando acaben Aarón y sus hijos de cubrir el santuario y todos los utensilios del santuario, cuando haya de mudarse el campamento, vendrán después de ello los hijos de Coat para llevarlos; pero no tocarán cosa santa, no sea que mueran. Estas serán las cargas de los hijos de Coat en el tabernáculo de reunión.

Núm 4:16 Pero a cargo de Eleazar hijo del sacerdote Aarón estará el aceite del alumbrado, el incienso aromático, la ofrenda continua y el aceite de la unción; el cargo de todo el tabernáculo y de todo lo que está en él, del santuario y de sus utensilios.

Núm 4:17 Habló también Jehová a Moisés y a Aarón, diciendo:

Núm 4:18 No haréis que perezca la tribu de las familias de Coat de entre los levitas.

Núm 4:19 Para que cuando se acerquen al lugar santísimo vivan, y no mueran, haréis con ellos esto: Aarón y sus hijos vendrán y los pondrán a cada uno en su oficio y en su cargo.

Núm 4:20 No entrarán para ver cuando cubran las cosas santas, porque morirán.

El oficio de los hijos de Coat : La mayor parte de las instrucciones tratan de los preparativos por Aarón y sus descendientes de los objetos que debían transportar los hijos de Coat. Todos ellos son cubiertos y tienen argollas para ensartarles varas que permiten su traslado, de manera que los hijos de Coat no tengan necesidad de tocar las cosas santas.

Núm 4:21 Además habló Jehová a Moisés, diciendo:

Núm 4:22 Toma también el número de los hijos de Gersón según las casas de sus padres, por sus familias.

Núm 4:23 De edad de treinta años arriba hasta cincuenta años los contarás; todos los que entran en compañía para servir en el tabernáculo de reunión.

Núm 4:24 Este será el oficio de las familias de Gersón, para ministrar y para llevar:

Núm 4:25 Llevarán las cortinas del tabernáculo, el tabernáculo de reunión, su cubierta, la cubierta de pieles de tejones que está encima de él, la cortina de la puerta del tabernáculo de reunión,

Núm 4:26 las cortinas del atrio, la cortina de la puerta del atrio, que está cerca del tabernáculo y cerca del altar alrededor, sus cuerdas, y todos los instrumentos de su servicio y todo lo que será hecho para ellos; así servirán.

Núm 4:27 Según la orden de Aarón y de sus hijos será todo el ministerio de los hijos de Gersón en todos sus cargos, y en todo su servicio; y les encomendaréis en guarda todos sus cargos.

Núm 4:28 Este es el servicio de las familias de los hijos de Gersón en el tabernáculo de reunión; y el cargo de ellos estará bajo la dirección de Itamar hijo del sacerdote Aarón.

El servicio de los hijos de Gersón : Las cubiertas exteriores son colocadas por éstos bajo la dirección de Itamar, el hijo de Aarón.

Los gersonitas podían recibir instrucciones de cualquier hijo de Aarón, pero exclusivamente eran responsables ante Itamar. Las líneas de autoridad y responsabilidad se comunicaban con claridad a todos. Cuando trabaje con otros, asegúrese de que las líneas de autoridad entre usted y aquellos con los que trabaja queden claramente entendidas. Una buena comunicación construye buenas relaciones.

Núm 4:29 Contarás los hijos de Merari por sus familias, según las casas de sus padres.

Núm 4:30 Desde el de edad de treinta años arriba hasta el de cincuenta años los contarás; todos los que entran en compañía para servir en el tabernáculo de reunión.

Núm 4:31 Este será el deber de su cargo para todo su servicio en el tabernáculo de reunión: las tablas del tabernáculo, sus barras, sus columnas y sus basas,

Núm 4:32 las columnas del atrio alrededor y sus basas, sus estacas y sus cuerdas, con todos sus instrumentos y todo su servicio; y consignarás por sus nombres todos los utensilios que ellos tienen que transportar.

Núm 4:33 Este será el servicio de las familias de los hijos de Merari para todo su ministerio en el tabernáculo de reunión, bajo la dirección de Itamar hijo del sacerdote Aarón.

El servicio de los hijos de Merari : Debían ocuparse de los elementos estructurales del santuario y eran vigilados por Itamar, el hijo de Aarón.

Núm 4:34 Moisés, pues, y Aarón, y los jefes de la congregación, contaron a los hijos de Coat por sus familias y según las casas de sus padres,

Núm 4:35 desde el de edad de treinta años arriba hasta el de edad de cincuenta años; todos los que entran en compañía para ministrar en el tabernáculo de reunión.

Núm 4:36 Y fueron los contados de ellos por sus familias, dos mil setecientos cincuenta.

Núm 4:37 Estos fueron los contados de las familias de Coat, todos los que ministran en el tabernáculo de reunión, los cuales contaron Moisés y Aarón, como lo mandó Jehová por medio de Moisés.

Núm 4:38 Y los contados de los hijos de Gersón por sus familias, según las casas de sus padres,

Núm 4:39 desde el de edad de treinta años arriba hasta el de edad de cincuenta años, todos los que entran en compañía para ministrar en el tabernáculo de reunión;

Núm 4:40 los contados de ellos por sus familias, según las casas de sus padres, fueron dos mil seiscientos treinta.

Núm 4:41 Estos son los contados de las familias de los hijos de Gersón, todos los que ministran en el tabernáculo de reunión, los cuales contaron Moisés y Aarón por mandato de Jehová.

Núm 4:42 Y los contados de las familias de los hijos de Merari, por sus familias, según las casas de sus padres,

Núm 4:43 desde el de edad de treinta años arriba hasta el de edad de cincuenta años, todos los que entran en compañía para ministrar en el tabernáculo de reunión;

Núm 4:44 los contados de ellos, por sus familias, fueron tres mil doscientos.

Núm 4:45 Estos fueron los contados de las familias de los hijos de Merari, los cuales contaron Moisés y Aarón, según lo mandó Jehová por medio de Moisés.

Núm 4:46 Todos los contados de los levitas que Moisés y Aarón y los jefes de Israel contaron por sus familias, y según las casas de sus padres,

Núm 4:47 desde el de edad de treinta años arriba hasta el de edad de cincuenta años, todos los que entraban para ministrar en el servicio y tener cargo de obra en el tabernáculo de reunión,

Núm 4:48 los contados de ellos fueron ocho mil quinientos ochenta.

Núm 4:49 Como lo mandó Jehová por medio de Moisés fueron contados, cada uno según su oficio y según su cargo; los cuales contó él, como le fue mandado.

Se revelan los resultados del censo. Esto ayuda a reiterar la importancia del ministerio levítico y establece quienes forman parte de él legítimamente.

Las tareas de los levitas.

El trabajo de los hijos de Cohat recibe la más detallada atención porque trata de las cosas más sagradas. ¿Cómo se puede mantener la santidad del tabernáculo y los muebles sagrados cuando hay que desarmar el tabernáculo y llevar todas las cosas a otro lugar? Primeramente los sacerdotes bajan el velo entre el lugar santo y el lugar santísimo y lo usan para cubrir el arca. Después lo cubren con pieles finas y con un paño azul. Este paño azul por fuera sirve para identificar claramente el arca, al artículo más sagrado. Los sacerdotes también cubren la mesa del pan de la presencia, el candelabro, el altar de oro, y los utensilios con un paño azul y con pieles finas por fuera. (En el caso de la mesa, ponen un paño carmesí entre el paño azul y las pieles.) Cubren el altar de bronce con un paño de púrpura y con pieles finas.

Azul, púrpura y carmesí son los colores usados para las cortinas dentro del tabernáculo y para el efod del sumo sacerdote. El sumo sacerdote llevaba una túnica de material azul. No sabemos exactamente el significado de estos colores, pero en el mundo antiguo, azul y púrpura eran colores usados por los reyes y nobles. Los colores entonces recuerdan a Israel de que Jehová es su divino Rey. El tabernáculo es como su palacio en la tierra, y el arca es como su trono. Aun los sacerdotes y levitas deben tratar el tabernáculo y sus muebles con el mismo respeto que demostrarían a un rey.

No sabemos exactamente qué tipo de pieles usaron para cubrir los muebles. Diferentes traducciones han sugerido que fueron pieles de tejones, de cabras, de focas, de marsopas o delfines, o de manatíes. Dado que se usaba como la cubierta exterior del tabernáculo mismo y de todos los muebles menos el arca, parece que su propósito era de dar

protección contra los elementos.

Después de cubrir los muebles, los sacerdotes les ponen las varas para poder llevarlos sin tocarlos directamente. (La referencia a ponerle las varas al arca parece discrepar con aquel que prohíbe que se quiten las varas.) Todo lo relacionado con el tabernáculo mismo está bajo la dirección de Eleazar, hijo mayor de los hijos sobrevivientes de Aarón.

Solamente después de que los sacerdotes hayan terminado con estos preparativos pueden acercarse los levitas del clan de Cohat para llevar los muebles sagrados. Como los cohatitas tratan de las cosas más sagradas, corren el riesgo más grande si no cumplen sus deberes correctamente. No deben tocar ni aun ver los muebles sagrados bajo pena de muerte. Esto explica la instrucción de no permitir que el clan de Cohat sea eliminado. Los sacerdotes deben ejercer sumo cuidado en hacer los preparativos para proteger las vidas de los hijos de Cohat.

Las tareas de los hijos de Gersón se describen, y las de los hijos de Merari. Estos pasajes mayormente repiten lo dicho antes. (El enfoque era el cuidado de las varias partes del tabernáculo, mientras que aquí el énfasis cae sobre su transporte.) Los clanes de Gersón y Merari trabajan bajo la dirección de Itamar, hijo menor de Aarón.

Los resultados del censo de los levitas maduros.

El número de los hijos de Cohat que pueden entrar en el servicio del tabernáculo llega a ser 2.750; el de los hijos de Gersón, 2.630; y el de los hijos de Merari, 3.200. Esto da un total de 8.580 levitas maduros. Otra vez, se pone énfasis en el cumplimiento de todas las instrucciones divinas a Moisés en el v. 49.

Reglas para mantener la santidad y la pureza del pueblo

A primera vista, parece que las reglas presentadas en estos capítulos no tienen nada que ver la una con la otra, ni la colección entera con su contexto en el libro. Pero el tema que corre a través de estas reglas es la santidad del pueblo. El pueblo ya ha sido contado y organizado para la marcha y para la guerra que se acerca. Los levitas han sido contados y organizados para llevar a cabo su especial servicio espiritual. Pero si el pueblo va a gozar de las bendiciones divinas en la marcha, en la guerra y en la vida en general, tiene que ser un pueblo santo porque Jehová es un Dios santo. Para mantener la santidad, el pueblo tiene que evitar la inmundicia o la contaminación en todas sus formas. La contaminación moral y espiritual resulta del pecado y de no cumplir los votos. Pero el concepto de la inmundicia también influye la contaminación física que resulta de la suciedad, la enfermedad y la muerte. Por eso, antes de salir del monte Sinaí en el viaje hacia la tierra prometida, el pueblo tiene que saber cómo evitar y/o limpiarse de la contaminación en todas sus formas. Los sacerdotes juegan un papel importante en mantener la santidad del pueblo.

Exclusión del campamento de los contaminados. La inmundicia del leproso se establece. Al leer los pasajes bíblicos que tratan de la lepra, parece que el término se usa en un sentido más amplio que el que usan los médicos modernos. Además de la mycobacterium leprae (mal de Hansen), la lepra en la Biblia parece incluir la psoriasis, la eczema y otras enfermedades que causan manchas o llagas en la piel . La inmundicia de los que sufren de un flujo (especialmente de los órganos sexuales) se establece; y la de los que han tocado un cadáver.

Este pasaje manda que todos los contaminados deben ser expulsados del campamento. Hoy podemos ver que hay buenas razones higiénicas detrás de estas reglas: evitan el contagio y ayudan a mantener la salubridad del pueblo. Pero los hebreos y otros pueblos del mundo antiguo no distinguían entre lo sagrado y lo secular, lo espiritual y lo físico. Toda enfermedad o condición anormal, y mucho más la muerte, estaba en contra de la vida y el bienestar que Dios concede. Por eso, la muerte, la enfermedad y la impureza en todas sus formas estaban en contra de la santidad de Dios. Como Jehová mismo habita en medio del campamento de su pueblo, no puede tolerar que nada inmundo entre en el campamento. Si el campamento llega a estar contaminado, un Dios santo tendrá que retirarse. Para evitar eso, hay que excluir a toda persona inmunda del campamento (por lo menos hasta cumplir el tiempo y los requisitos necesarios para su limpieza).

En el NT, vemos que Jesús no evitó el contacto con las personas contaminadas. Tocó a un leproso; fue tocado por una mujer con un flujo de sangre; y tocó a los muertos y paralelos; ver también. Parece que Jesús aplicó el mismo principio que anunció: nada hay fuera del hombre que entre en él, que le pueda contaminar. Lo que contamina al hombre ante Dios es la actitud de su corazón. Jesús entonces hace una distinción entre la contaminación física y la espiritual. El contacto con algo desde afuera puede ensuciar el cuerpo y quizá dañar la salud; por eso, hay que practicar buena higiene. Pero el contacto con la contaminación física no es un pecado que condena al hombre delante de Dios. Por eso, los cristianos no observamos todas las reglas del AT en cuanto a la limpieza física y ceremonial.

No obstante, debemos reconocer que a veces la Biblia se refiere al poder del pecado de contaminar toda la vida y aun a otras personas, como si fuera una enfermedad contagiosa. La influencia del pecado también se compara a la levadura. Un poco de levadura leuda toda la masa; por eso hay que quitar al perverso de entre la congregación del pueblo de Dios. Esta es la base de la disciplina en la iglesia. A menudo ha sido practicada con una actitud vengativa en vez de con solicitud por el hermano que yerra. Pero además de considerar el bienestar del individuo, hay que guardar la salud moral y espiritual de todo el pueblo. Por eso, a veces es necesario excluir a un individuo (hasta que se purifique) para que no contamine a todo el pueblo. Dios todavía busca un pueblo santo y puro en medio del cual puede habitar.

La restitución.

Este es el primero de tres pasajes que tratan de la contaminación moral que resulta de la infidelidad o el incumplimiento de los votos. El contexto demuestra que “los pecados” se refiere al hurto o el acto de defraudar a otro. Pero al traicionar la confianza del prójimo, uno también traiciona (mejor que “ofender”) a Jehová. Tal persona es culpable no sólo de un pecado contra su prójimo, sino también de un pecado contra Dios. Tal pecado contamina la comunidad y tiene que ser tratado.

Para restaurar la solidaridad de la comunidad, el pecador tiene que devolverle al defraudado todo el valor hurtado, más el 20%. Si el defraudado ya no vive ni tiene un pariente cercano (pariente redentor) para recibir la restitución, entonces el pecador tiene que pagarla a Dios a través del sacerdote. (Este es el elemento nuevo que este pasaje agrega.) También, hay que presentar un cordero, en sacrificio a Dios para la expiación de su pecado. Aclaran que cuando la restitución se paga al sacerdote, todo el valor pertenece al mismo sacerdote. La regla general es que toda cosa presentada a cierto sacerdote queda con él. El pasaje subraya la necesidad de la honestidad en las relaciones con el prójimo y con Dios.

Los celos en el matrimonio

El problema. Este pasaje trata de la contaminación cuando una mujer le es infiel a su esposo. La fidelidad en el matrimonio es tan importante que también se hace provisión para los casos cuando el esposo sólo sospecha que su esposa haya cometido adulterio. Quizá se piensa en una situación cuando la mujer está encinta pero el esposa cree que otro es el padre. La ley demanda la pena de muerte para el adulterio, pero hay que tener por lo menos dos testigos para imponer la pena capital. Este pasaje trata de una situación cuando no hay testigos, pero por cualquier razón persiste la sospecha. Debe haber una manera de determinar si la mujer realmente se ha contaminado o no, y de castigarla si es culpable. En cualquier caso, el esposo lleva a la mujer al sacerdote con una ofrenda cereal. Ella pasa entonces por un tipo de juicio por ordalías.

Este tipo de juicio, que parece muy extraño a la mente moderna, era común en el mundo antiguo. Encontramos paralelos en los textos de Mari del siglo XVII a. de J.C., y en los textos de los heteos. El comentarista Owens señala que el código de Hamurabi demanda que en tal situación la mujer sea echada al río. Podemos notar inmediatamente que la prueba bíblica presenta mucho menos peligro para una mujer inocente.

La prueba. Como hay algo de repetición en este pasaje, algunos han pensado que hay una combinación aquí de relatos de dos fuentes diferentes, pero es mejor ver esta repetición como una característica del estilo del escritor hebreo probablemente enfrente del altar en el atrio del tabernáculo. Mezcla en una vasija de barro agua santa (¿de la fuente cerca del altar?) con polvo del suelo del tabernáculo. El polvo también sería considerado santo por su asociación con el tabernáculo. El sacerdote suelta el cabello de la mujer, probablemente como una señal de vergüenza o aun de contaminación. Conjura a la mujer con la maldición del agua amarga (o agua de prueba). Si ella no ha pecado, el agua no le hará ningún daño, pero si ha cometido adulterio, le producirá síntomas físicos al tomarla,. Al decir Amén, amén (“¡Que así sea!”), ella acepta el conjuro. El significado de hinchar el vientre y aflojar el muslo no es del todo claro, pero muchos creen que significa que ella experimentará un aborto, y quizás nunca más podrá tener hijos.

Después de pronunciar la maldición, el sacerdote la escribe en un rollo, borra las palabras escritas en el agua, y la da a la mujer para tomar. Exactamente cómo el agua operaba para producir los resultados descritos, no sabemos, porque no hay nada en el agua y el polvo para producir tal reacción. Algunos han sugerido que el uso del agua y del polvo santo (y por eso peligroso para toda persona contaminada), el rito solemne y el conjuro terrible se combinaron en una mujer de mala conciencia para crear tal estado de agitación y temor que el aborto vino como resultado, mientras que la mujer que sabía bien que era inocente estaba en calma y no sufría ningún daño. Otros buscarían alguna intervención directa y sobrenatural de parte de Dios en cada caso para producir el resultado.

Resumen. Si la mujer se demuestra culpable de adulterio, ella debe llevar su propia culpa. Ella sufre vergüenza, dolor físico, maldición permanente, y quizás esterilidad permanente. Pero si se demuestra inocente, el hombre no lleva ninguna culpa por haberla sometido a esta prueba. Aunque el pasaje refleja el medio ambiente de un mundo en que el hombre dominaba a la mujer, subraya la necesidad de eliminar aun la sospecha de la infidelidad en el matrimonio. Para mantener una sociedad estable, íntegra y santa, la fidelidad es esencial, y el NT enseña que tanto el varón como la mujer debe mantenerse fiel en el matrimonio.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Hubo un momento

Hubo un momento en el que creías que la tristeza sería eterna; pero volviste a sorprenderte a ti mismo, riendo sin parar. Hubo un momento en el que dejaste de creer en el amor;

Seguir Leyendo »

Ezequiel 39: La Batalla de Ezequiel

Ezequiel 39:1  »Tú pues, hijo de hombre, profetiza contra Gog, y di: “Así ha dicho Jehová, el Señor: He aquí yo estoy contra ti, Gog, príncipe soberano de Mesec y Tubal.[a] La historia de

Seguir Leyendo »