Números 34 Las dos tribus y la media tribu

Números 34: Las dos tribus y la media tribu

La tierra fue dada por Dios como herencia; ninguna tribu debía reclamar su propia tierra. Los límites declarados por Dios son más amplios que el área que en realidad ocupan los hebreos. Los límites se corresponden más con la tierra conquistada por David y con el territorio ideal descrito por Ezequiel. El tamaño de la tierra ilustra la generosidad de Dios. El siempre nos da más de lo que podríamos pedir o pensar.

Núm 34:1 Y Jehová habló a Moisés, diciendo:

Núm 34:2 Manda a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra de Canaán, esto es, la tierra que os ha de caer en herencia, la tierra de Canaán según sus límites,

Tras el mandato de despojar a los habitantes de Canaán, que hace las veces de una introducción, los restantes capítulos están dedicados a la delimitación de fronteras, la división, el reparto y la herencia de la tierra.

Núm 34:3 tendréis el lado del sur desde el desierto de Zin hasta la frontera de Edom; y será el límite del sur al extremo del Mar Salado hacia el oriente.

Núm 34:4 Este límite os irá rodeando desde el sur hasta la subida de Acrabim, y pasará hasta Zin; y se extenderá del sur a Cades-barnea; y continuará a Hasar-adar, y pasará hasta Asmón.

Núm 34:5 Rodeará este límite desde Asmón hasta el torrente de Egipto, y sus remates serán al occidente.

Núm 34:6 Y el límite occidental será el Mar Grande; este límite será el límite occidental.

Núm 34:7 El límite del norte será este: desde el Mar Grande trazaréis al monte de Hor.

Núm 34:8 Del monte de Hor trazaréis a la entrada de Hamat, y seguirá aquel límite hasta Zedad;

Núm 34:9 y seguirá este límite hasta Zifrón, y terminará en Hazar-enán; este será el límite del norte.

Núm 34:10 Por límite al oriente trazaréis desde Hazar-enán hasta Sefam;

Núm 34:11 y bajará este límite desde Sefam a Ribla, al oriente de Aín; y descenderá el límite, y llegará a la costa del mar de Cineret, al oriente.

Núm 34:12 Después descenderá este límite al Jordán, y terminará en el Mar Salado: esta será vuestra tierra por sus límites alrededor.

Núm 34:13 Y mandó Moisés a los hijos de Israel, diciendo: Esta es la tierra que se os repartirá en heredades por sorteo, que mandó Jehová que diese a las nueve tribus, y a la media tribu;(A)

Núm 34:14 porque la tribu de los hijos de Rubén según las casas de sus padres, y la tribu de los hijos de Gad según las casas de sus padres, y la media tribu de Manasés, han tomado su heredad.

Núm 34:15 Dos tribus y media tomaron su heredad a este lado del Jordán frente a Jericó al oriente, al nacimiento del sol.(B)

Esta parte da cuenta de las instrucciones del Señor y del discurso de Moisés ordenando su cumplimiento. Las fronteras que se mencionan en la alocución del Señor no incluyen las tierras al este del Jordán, que sí son mencionadas en el discurso de Moisés. Es una descripción ideal de la frontera, que nunca llegó a realizarse por completo. De hecho, los filisteos ocuparon las áreas costeras durante todo el período de la monarquía.

Núm 34:16 Y habló Jehová a Moisés, diciendo:

Núm 34:17 Estos son los nombres de los varones que os repartirán la tierra: El sacerdote Eleazar, y Josué hijo de Nun.

Núm 34:18 Tomaréis también de cada tribu un príncipe, para dar la posesión de la tierra.

Núm 34:19 Y estos son los nombres de los varones: De la tribu de Judá, Caleb hijo de Jefone.

Núm 34:20 De la tribu de los hijos de Simeón, Semuel hijo de Amiud.

Núm 34:21 De la tribu de Benjamín, Elidad hijo de Quislón.

Núm 34:22 De la tribu de los hijos de Dan, el príncipe Buqui hijo de Jogli.

Núm 34:23 De los hijos de José: de la tribu de los hijos de Manasés, el príncipe Haniel hijo de Efod,

Núm 34:24 y de la tribu de los hijos de Efraín, el príncipe Kemuel hijo de Siftán.

Núm 34:25 De la tribu de los hijos de Zabulón, el príncipe Elizafán hijo de Parnac.

Núm 34:26 De la tribu de los hijos de Isacar, el príncipe Paltiel hijo de Azán.

Núm 34:27 De la tribu de los hijos de Aser, el príncipe Ahiud hijo de Selomi.

Núm 34:28 Y de la tribu de los hijos de Neftalí, el príncipe Pedael hijo de Amiud.

Núm 34:29 A éstos mandó Jehová que hiciesen la repartición de las heredades a los hijos de Israel en la tierra de Canaán.

La tarea de dividir la tierra se delega en un miembro de cada tribu. Presumiblemente, la gente que se menciona en este capítulo repartiría el territorio de la tribu entre las familias que formaban parte de ella, según la división que aparece en Josué 13-19. El orden de las tribus se da de sur a norte.

En el plan de Dios para organizar la tierra, Él:

(1) explicó qué hacer,

(2) lo comunicó claramente a Moisés, y

(3) designó a la gente específica para estudiar la distribución de la tierra. Ningún plan estará completo hasta que cada trabajo sea asignado y cada uno comprenda sus responsabilidades. Cuando usted tenga un trabajo por delante, determine lo que debe hacerse, dé instrucciones claras y designe gente a cargo de cada una de las partes.

Los límites ideales de la tierra

La tierra de Canaán se reconoció como una unidad geográfica desde el siglo XV a. de J.C. en adelante. En aquel entonces, estaba bajo el control nominal de Egipto; por eso Canaán aparece con frecuencia en textos egipcios. Parece que los límites de la tierra dados aquí corresponden con los de Canaán en los textos egipcios del siglo XIII a. de J.C. Tenemos entonces una confirmación de la antigüedad de los datos geográficos presentados aquí. Describen la antigua tierra de Canaán que Dios prometió dar al pueblo, y no las fronteras históricas de Israel en una época posterior, porque Israel nunca se apoderó de todo el territorio abarcado por los límites mencionados aquí.

Los límites al sur

La frontera pasa desde el extremo sur del mar Salado (Muerto) por el desierto de Zin hasta Cadesbarnea. Después pasa por el arroyo de Egipto (Wadi elArish) hasta llegar al Mediterráneo.

La frontera occidental

Es el mar Grande (Mediterráneo).

La frontera en el norte

Es muy difícil de trazar porque no podemos ubicar muchos de los lugares mencionados. El monte Hor mencionado aquí no puede ser el mismo en que murió Aarón, porque el primer sumo sacerdote de Israel murió en un monte en la frontera de Edom, al sur del territorio de Israel. Los espías llegaron hasta Rejob, hacia Lebohamat como el extremo septentrional en su viaje para reconocer la tierra. Varios intérpretes creen que Lebohamat se refiere a una ciudad en el valle entre las cordilleras del Líbano y el Antilíbano.

El límite oriental también es difícil de trazar hasta que llegamos al costado oriental del mar de Quinéret (Galilea). De allí, sigue la ribera oriental del río Jordán y del mar Muerto.

Las tribus de Rubén, Gad, y la media tribu de Manasés quedan entonces fuera de la tierra que Jehová prometió a Israel, porque se asentaron al este del Jordán. Por eso, la tierra al oeste del Jordán es para ser repartida entre las otras nueve tribus y media.

Israel nunca alcanzó estos límites. Lo más cerca que llegó fue el imperio de David y Salomón, pero aun entonces Israel no tomó posesión del territorio de los filisteos ni de los fenicios. Así que lo que tenemos aquí son los limites ideales, y no reales, de la tierra. La expresión proverbial desde Dan hasta Beerseba expresa la extensión real del territorio poblado y controlado por Israel. La razón por la cual las promesas divinas no se volvieron realidad fue la desobediencia del pueblo según pasajes como. Nos recuerda de la necesidad de una fe que cree la palabra de Dios con una convicción tan fuerte que produzca una conducta obediente para poder apropiarnos todas las promesas de Dios. El límite no era (y no es) una falta de poder de parte de Dios, sino la falta de fe y obediencia de parte del pueblo de Dios.

La repartición de la tierra.

Los dirigentes de la repartición de la tierra serán Josué, el líder militar, y Eleazar, el sumo sacerdote. Les ayudarán un líder de cada una de las diez tribus que se asientan en Canaán (Rubén y Gad no se mencionan en esta lista porque ya recibieron su heredad al este del Jordán). Las tribus se mencionan más o menos en el orden geográfico de su heredad, pasando desde el sur hacia el norte. Los nombres, como los de los dirigentes del censo, son de una forma antigua; Caleb es el único que conocemos.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

El amor

A veces duele amar a alguien y no ser correspondidos. Pero lo que es más doloroso es amar a alguien y no tener el valor para decirle a esa persona Te ameo… Tal vez

Seguir Leyendo »

Job 10: Job lamenta su condición

Job 10:1 Job lamenta su condición»¡Mi alma está hastiada de mi vida! Voy a dar libre curso a mi queja,[a] hablaré con amargura de mi alma. Job comenzó a hundirse en la autocompasión. Cuando

Seguir Leyendo »