Números-3-Censo-y-deberes-de-los-levitas

Números 3: Censo y deberes de los levitas

Núm 3:1 Estos son los descendientes de Aarón y de Moisés, en el día en que Jehová habló a Moisés en el monte de Sinaí.

Este capítulo cubre el censo de los levitas, quienes fueron exceptuados de cualquier tipo de servicio militar en el campamento. Se refiere a la tribu de Leví como los sustitutos de los hijos primogénitos de Israel, a la posición de los campamentos de las familias levíticas, a sus responsabilidades, y a la superioridad de la familia de Aarón y Moisés sobre el resto de los levitas.

Descendientes: Alude a las genealogías. Lo que se relata no tiene que ver con el censo. El censo da cuenta del número de personas que pertenece a las distintas familias; la genealogía traza la descendencia de los individuos con respecto a sus antepasados. La palabra para genealogía ocupa un lugar central en las historias de Abraham, Isaac y Jacob, respectivamente.

Núm 3:2 Y estos son los nombres de los hijos de Aarón:(A) Nadab el primogénito, Abiú, Eleazar e Itamar.

Núm 3:3 Estos son los nombres de los hijos de Aarón, sacerdotes ungidos, a los cuales consagró para ejercer el sacerdocio.

Consagró : Literalmente, «llenó sus manos» se refiere a los ritos de ordenación establecidos en Exodo, y ejecutados en Levítico. El asunto de si el modelo de ministerio que separa al clero de los laicos debía ser trasladado del AT a la Iglesia ha sido respondido de varias maneras por distintas denominaciones cristianas. Muchos evangélicos contemporáneos tienden a disminuir la importancia de la distinción entre el clero y los laicos, apoyando su punto de vista sobre el ministerio en la expansión de los dones del Espíritu a que se refiere Moisés.

Núm 3:4 Pero Nadab y Abiú murieron delante de Jehová cuando ofrecieron fuego extraño delante de Jehová(B) en el desierto de Sinaí; y no tuvieron hijos; y Eleazar e Itamar ejercieron el sacerdocio delante de Aarón su padre.

Núm 3:5 Y Jehová habló a Moisés, diciendo:

Núm 3:6 Haz que se acerque la tribu de Leví, y hazla estar delante del sacerdote Aarón, para que le sirvan,

Núm 3:7 y desempeñen el encargo de él, y el encargo de toda la congregación delante del tabernáculo de reunión para servir en el ministerio del tabernáculo;

El trabajo del tabernáculo como responsabilidad de los levitas es diferente del trabajo de Aarón y sus descendientes, quienes «ministraban como sacerdotes». Un levita que no fuera descendiente de Aarón no estaba autorizado a realizar trabajo sacerdotal.

Núm 3:8 y guarden todos los utensilios del tabernáculo de reunión, y todo lo encargado a ellos por los hijos de Israel, y ministren en el servicio del tabernáculo.

Núm 3:9 Y darás los levitas a Aarón y a sus hijos; le son enteramente dados de entre los hijos de Israel.

Núm 3:10 Y constituirás a Aarón y a sus hijos para que ejerzan su sacerdocio; y el extraño que se acercare, morirá.

Aarón y sus descendientes fueron apartados para el sacerdocio. Hay un tremendo contraste entre el sacerdocio en el Antiguo Testamento y el sacerdocio de Cristo en el Nuevo Testamento. Aarón y su descendencia eran los únicos que podían realizar las tareas de los sacerdotes y acercarse a la morada de Dios. Ahora que Cristo es nuestro Sumo Sacerdote, nuestro mediador ante Dios, todos los que lo seguimos somos también sacerdotes. Todos los cristianos pueden ahora acercarse a la presencia de Dios sin temor, ya que el propio Hijo de Dios alienta a sus seguidores a que lo hagan. La culpa del pecado queda atrás cuando tenemos una relación especial con Dios basada en lo que Cristo ha hecho por nosotros.

Núm 3:11 Habló además Jehová a Moisés, diciendo:

Núm 3:12 He aquí, yo he tomado a los levitas de entre los hijos de Israel en lugar de todos los primogénitos, los primeros nacidos entre los hijos de Israel; serán, pues, míos los levitas.(C)

Núm 3:13 Porque mío es todo primogénito; desde el día en que yo hice morir a todos los primogénitos en la tierra de Egipto, santifiqué para mí a todos los primogénitos en Israel, así de hombres como de animales;(D) míos serán. Yo Jehová.

En el tiempo de la primera Pascua, Dios instruyó a cada familia israelita que todo hijo primogénito debía ser consagrado a El. Eran apartados para asistir a Moisés y a Aarón en el ministerio al pueblo. Sin embargo, esto sólo fue una medida temporal. Aquí Dios escogió a todos los hombres de la tribu de Leví para reemplazar a los hijos primogénitos de todas las tribus israelitas. Estos hombres, llamados levitas, eran apartados para cuidar del tabernáculo y ministrar al pueblo. Todos los sacerdotes debían pertenecer a la tribu de Leví, pero no todos los levitas eran sacerdotes. Los levitas debían cumplir veinticinco años de edad antes de entrar al servicio. Probablemente recibían cinco años de instrucción en el trabajo antes de ser admitidos al servicio pleno a la edad de treinta años. Todos los cristianos pueden ahora acercarse a la presencia de Dios sin temor, ya que el propio Hijo de Dios alienta a sus seguidores para que lo hagan. La culpa del pecado puede ser colocada detrás de nosotros cuando nos damos cuenta de la relación especial que podemos tener con Dios basada en lo que Cristo ha hecho por nosotros.

Primogénito : El primogénito pertenece a Dios como reconocimiento del vínculo que une al ser humano con su Salvador. Este reclamo especial le otorgó gran prestigio a la institución de la primogenitura dentro de la sociedad israelita. Como eran propiedad de Dios, los primogénitos debían ser comprados por sus padres. Aquí se presenta a los levitas como sustitutos de los primogénitos de los hijos de Israel.

Núm 3:14 Y Jehová habló a Moisés en el desierto de Sinaí, diciendo:

Núm 3:15 Cuenta los hijos de Leví según las casas de sus padres, por sus familias; contarás todos los varones de un mes arriba.

Núm 3:16 Y Moisés los contó conforme a la palabra de Jehová, como le fue mandado.

Núm 3:17 Los hijos de Leví fueron estos por sus nombres: Gersón, Coat y Merari.

Núm 3:18 Y los nombres de los hijos de Gersón por sus familias son estos: Libni y Simei.

Núm 3:19 Los hijos de Coat por sus familias son: Amram, Izhar, Hebrón y Uziel.

Núm 3:20 Y los hijos de Merari por sus familias: Mahli y Musi. Estas son las familias de Leví, según las casas de sus padres.

Núm 3:21 De Gersón era la familia de Libni y la de Simei; estas son las familias de Gersón.

Núm 3:22 Los contados de ellos conforme a la cuenta de todos los varones de un mes arriba, los contados de ellos fueron siete mil quinientos.

Núm 3:23 Las familias de Gersón acamparán a espaldas del tabernáculo, al occidente;

Núm 3:24 y el jefe del linaje de los gersonitas, Eliasaf hijo de Lael.

Núm 3:25 A cargo de los hijos de Gersón, en el tabernáculo de reunión, estarán el tabernáculo, la tienda y su cubierta, la cortina de la puerta del tabernáculo de reunión,

Núm 3:26 las cortinas del atrio, y la cortina de la puerta del atrio, que está junto al tabernáculo y junto al altar alrededor; asimismo sus cuerdas para todo su servicio.

Núm 3:27 De Coat eran la familia de los amramitas, la familia de los izharitas, la familia de los hebronitas y la familia de los uzielitas; estas son las familias coatitas.

Núm 3:28 El número de todos los varones de un mes arriba era ocho mil seiscientos, que tenían la guarda del santuario.

Núm 3:29 Las familias de los hijos de Coat acamparán al lado del tabernáculo, al sur;

Núm 3:30 y el jefe del linaje de las familias de Coat, Elizafán hijo de Uziel.

Núm 3:31 A cargo de ellos estarán el arca, la mesa, el candelero, los altares, los utensilios del santuario con que ministran, y el velo con todo su servicio.

Núm 3:32 Y el principal de los jefes de los levitas será Eleazar hijo del sacerdote Aarón, jefe de los que tienen la guarda del santuario.

Núm 3:33 De Merari era la familia de los mahlitas y la familia de los musitas; estas son las familias de Merari.

Núm 3:34 Los contados de ellos conforme al número de todos los varones de un mes arriba fueron seis mil doscientos.

Núm 3:35 Y el jefe de la casa del linaje de Merari, Zuriel hijo de Abihail; acamparán al lado del tabernáculo, al norte.

Núm 3:36 A cargo de los hijos de Merari estará la custodia de las tablas del tabernáculo, sus barras, sus columnas, sus basas y todos sus enseres, con todo su servicio;

Núm 3:37 y las columnas alrededor del atrio, sus basas, sus estacas y sus cuerdas.

Núm 3:38 Los que acamparán delante del tabernáculo al oriente, delante del tabernáculo de reunión al este, serán Moisés y Aarón y sus hijos, teniendo la guarda del santuario en lugar de los hijos de Israel; y el extraño que se acercare, morirá.

Núm 3:39 Todos los contados de los levitas, que Moisés y Aarón conforme a la palabra de Jehová contaron por sus familias, todos los varones de un mes arriba, fueron veintidós mil.

El modelo para el censo es el mismo para los tres grupos:

1) nombres de las familias que formaban el grupo;
2) la cantidad de personas integrantes del grupo;
3) el lugar donde debían acampar;
4) el nombre del jefe; y
5) la relación de deberes encomendados al grupo.

El capítulo 4 se extiende sobre este último aspecto y dice cómo han de ser realizados estos deberes.

Rescate de los primogénitos

Núm 3:40 Y Jehová dijo a Moisés: Cuenta todos los primogénitos varones de los hijos de Israel de un mes arriba, y cuéntalos por sus nombres.

Núm 3:41 Y tomarás a los levitas para mí en lugar de todos los primogénitos de los hijos de Israel, y los animales de los levitas en lugar de todos los primogénitos de los animales de los hijos de Israel. Yo Jehová.

Núm 3:42 Contó Moisés, como Jehová le mandó, todos los primogénitos de los hijos de Israel.

Núm 3:43 Y todos los primogénitos varones, conforme al número de sus nombres, de un mes arriba, fueron veintidós mil doscientos setenta y tres.

Núm 3:44 Luego habló Jehová a Moisés, diciendo:

Núm 3:45 Toma los levitas en lugar de todos los primogénitos de los hijos de Israel, y los animales de los levitas en lugar de sus animales; y los levitas serán míos. Yo Jehová.

Núm 3:46 Y para el rescate de los doscientos setenta y tres de los primogénitos de los hijos de Israel, que exceden a los levitas,

Núm 3:47 tomarás cinco siclos por cabeza; conforme al siclo del santuario los tomarás. El siclo tiene veinte geras.

Núm 3:48 Y darás a Aarón y a sus hijos el dinero del rescate de los que exceden.

Núm 3:49 Tomó, pues, Moisés el dinero del rescate de los que excedían el número de los redimidos por los levitas,

Núm 3:50 y recibió de los primogénitos de los hijos de Israel, en dinero, mil trescientos sesenta y cinco siclos, conforme al siclo del santuario.

Núm 3:51 Y Moisés dio el dinero de los rescates a Aarón y a sus hijos, conforme a la palabra de Jehová, según lo que Jehová había mandado a Moisés.

Se descubrió que había 273 más primogénitos que levitas. Por lo tanto, estos 273 tenían que ser rescatados por dinero en lugar de los levitas. El dinero ayudó a financiar el tabernáculo.

El significado, la enumeración y la organización de los levitas.

Estos capítulos tratan del significado y el papel especial de los levitas dentro del pueblo de Israel. Aunque los levitas no se incluyeron en el censo militar encontramos dos censos de los levitas. El primero cuenta a todos los varones de la tribu, y tiene que ver con el significado de la tribu entera como sustituto por los primogénitos de todo Israel. El segundo censo incluye solamente los hombres maduros que pueden hacer el trabajo relacionado con el tabernáculo, y tiene que ver con la organización de la tribu para esta tarea.

El significado de los levitas.

Los levitas como ayudantes de los sacerdotes. Este pasaje trata de la relación entre los levitas y los sacerdotes. Se dan los nombres de los hijos de Aarón para subrayar que sólo los descendientes de Aarón pueden servir como sacerdotes . Se menciona la muerte de Nadab y Abihú. No sabemos qué fue el “fuego extraño” que ofrecieron, pero bien puede haber sido algún tipo de práctica pagana. Su muerte enfatiza la seriedad de la tarea de servir a un Dios santo, y sirve como advertencia a los levitas de que ellos también deben ejercer cuidado de cumplir exactamente todas las instrucciones de Dios. Ahora, en Cristo, todos los creyentes somos sacerdotes y podemos acercarnos a Dios, pero nunca debemos hacerlo livianamente.

Vemos el papel de los levitas como ayudantes de los sacerdotes. Son enteramente entregados a los hijos de Aarón para servirle. Sus tareas específicas incluyen la de guardar el tabernáculo, porque el extraño (el que ni es sacerdote ni levita) no debe acercarse. Además, los levitas deben llevar a cabo el servicio del tabernáculo. Esto incluye el trabajo de desmontar, transportar y erigir el tabernáculo y cuidar sus utensilios. Esta tarea se describe más detalladamente en.

Los levitas como sustitutos por los primogénitos.

Desde la salvación de los primogénitos de los hebreos por la sangre del cordero pascual en Egipto, los primogénitos pertenecen enteramente a Jehová. Pero en vez de tomar el primogénito de cada familia de Israel para ser su esclavo de por vida, Dios aquí toma a toda la tribu de Leví para ser sus siervos especiales. Aparentemente esto fue como resultado del celo por Jehová que los levitas demostraron en relación con el pecado del pueblo en adorar el becerro de oro en el monte Sinaí. Algunos intérpretes han encontrado un conflicto donde Jehová dice de los levitas, “Serán míos”, y donde dice que son enteramente entregados a los hijos de Aarón. Pero como los levitas pertenecen enteramente a Dios, puede hacer con ellos como quiera. Jehová revela aquí que su voluntad es “devolver” a los levitas a los sacerdotes (los hijos de Aarón) como sus ayudantes. El canal por el cual los levitas rinden su servicio a Dios es a través de ayudar a los ministros de Dios, los sacerdotes. A menudo nuestro servicio a Dios se expresa a través del servicio a otros en su nombre.

El censo de los levitas varones y el rescate de los primogénitos.

Si los levitas han de tomar el lugar de los primogénitos de todo Israel, hay que contarlos para comparar su número con la cantidad de los primogénitos de todo el pueblo. Como este es el propósito de este censo, se incluyen a todos los levitas varones de un mes de edad para arriba.

Introducción.

Aquí Dios instruye a Moisés en cuanto al censo de los levitas, y se dan los hombres de los clanes de la tribu. Se divide en tres grupos: los hijos de Gersón, de Cohat y de Merari.

Los resultados del censo.

Para cada grupo se da su número, su lugar en el campamento y un breve resumen de sus deberes. Los hijos de Gersón, son 7.500. Acampan al lado oeste del tabernáculo, y están a cargo de la tienda misma con su cubierta y de las mamparas del atrio alrededor. Los hijos de Cohat son 8.600. Acampan al lado sur del tabernáculo, y están a cargo de los muebles sagrados (el arca, la mesa, el candelabro y los altares de incienso y del holocausto) y el velo. Porque tratan de las cosas más sagradas, están bajo la dirección de Eleazar, el mayor de los hijos sobrevivientes de Aarón. Los hijos de Merari son 6.200. Acampan al lado norte del tabernáculo, y están a cargo de los tablones, pilares y bases del tabernáculo y del atrio. Moisés, Aarón y sus hijos acampan en frente del tabernáculo, al lado este.

No obstante, el total de 22.000 dado es 300 menos que la suma de las cifras dadas por los tres grupos. Por eso, varios sugieren que el número correcto de los cohatitas era 8.300 porque en el hebreo es muy fácil confundir las letras usadas para simbolizar los números tres y seis.

El rescate de los primogénitos.

Al contar a los primogénitos varones de un mes de edad para arriba de todo el pueblo, se da una cifra de 22.273. Los levitas han de tomar el lugar de los primogénitos pero les faltan 273 hombres. Entonces hay que redimir o rescatar con dinero a esos 273 primogénitos de más. Como los primogénitos son consagrados a Dios, le pertenecen como sus siervos o esclavos. Si hacen otra cosa, deben tener un sustituto para tomar su lugar o deben pagar el precio de un esclavo para comprar su libertad. (La raíz de la idea de la redención es el pago de un precio para libertar a un esclavo o rehén.) Así que deben pagar cinco siclos por cada uno de los 273 primogénitos que sobren. El NT nos enseña que Jesús es nuestro sustituto quien tomó nuestro lugar en la cruz. Como pagó el precio que no podíamos para comprar nuestra libertad, ahora pertenecemos a Dios.

La organización y enumeración de los levitas maduros para sus tareas.

Mientras que el censo anterior para contar a todos los levitas varones para tomar el lugar de los primogénitos, el propósito de este censo es de contar a los levitas maduros que pueden hacer el trabajo de llevar y erigir el tabernáculo. Por eso, sólo se incluyen a los hombres de entre los 30 y 50 años de edad. Hay una discrepancia entonces entre este pasaje y 8:23-26, que da el período del servicio de los levitas como entre 25 y 50 años. Muchos de los eruditos atribuyen esta diferencia al uso de distintas fuentes dentro de la corriente de tradiciones sacerdotales. Dicen que estas supuestas fuentes reflejan las costumbres corrientes en diferentes épocas históricas. Los rabinos sugirieron que los levitas sirvieron como aprendices entre la edad de 25 y 30 años, antes de entrar en su servicio oficial a los 30 años. Otros suponen que había un cambio en el período de servicio. Quizá tal cambio refleja un ajuste a la luz del número de los levitas contados en el censo en comparación con el número necesario para llevar a cabo sus tareas.

La frase prestar servicio trabajando es interesante. La palabra servicio (tsaba ) puede traducirse “servicio militar” y así se usa. Esto subraya el hecho de que la guerra que se acerca para conquistar la tierra de Canaán es una guerra santa, una guerra espiritual. Por eso, el servicio de los levitas en el tabernáculo es tan importante como el servicio militar de los soldados para ganar la victoria en esta guerra. El NT nos enseña que todos los cristianos nos encontramos en una guerra espiritual y que nuestras armas son espirituales, no materiales. La espada del Espíritu y la oración intercesora se destacan entre estas armas espirituales.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Es Dios

¿Alguna vez sentiste tristeza y soledad, aunque alguien cercano esté a tu lado? Es Dios, que te escoge por medio de Jesucristo. ¿Alguna vez pensaste en álguien que te es querido y no ves

Seguir Leyendo »