Números-28-Las-ofrendas-diarias

Números 28: Las ofrendas diarias

Núm 28:1 Habló Jehová a Moisés, diciendo:

Una vez más se intercala una sección de instrucciones en medio de la historia. Contienen regulaciones sobre las ofrendas de alimentos que deben ser presentadas por todo el pueblo. Regula el cumplimientos de los votos, especialmente de las mujeres, y los derechos de un padre o esposo de confirmarlos o vetarlos.

Núm 28:2 Manda a los hijos de Israel, y diles: Mi ofrenda, mi pan con mis ofrendas encendidas en olor grato a mí, guardaréis, ofreciéndomelo a su tiempo.

Las ofrendas se tenían que llevar y ofrecer con regularidad bajo la supervisión de los sacerdotes. El pueblo tenía que pasar por un período de preparación para que su corazón estuviera listo para la adoración. A menos que nuestro corazón esté listo, la adoración será intrascendente. Por contraste, Dios se deleita, y nos aprovecha más, cuando nuestros corazones están dispuestos a acudir a su presencia con un espíritu de agradecimiento.

Núm 28:3 Y les dirás: Esta es la ofrenda encendida que ofreceréis a Jehová: dos corderos sin tacha de un año, cada día, será el holocausto continuo.

Núm 28:4 Un cordero ofrecerás por la mañana, y el otro cordero ofrecerás a la caída de la tarde;

Núm 28:5 y la décima parte de un efa de flor de harina, amasada con un cuarto de un hin de aceite de olivas machacadas, en ofrenda.

Núm 28:6 Es holocausto continuo, que fue ordenado en el monte Sinaí para olor grato, ofrenda encendida a Jehová.

Núm 28:7 Y su libación, la cuarta parte de un hin con cada cordero; derramarás libación de vino superior ante Jehová en el santuario.

Núm 28:8 Y ofrecerás el segundo cordero a la caída de la tarde; conforme a la ofrenda de la mañana y conforme a su libación ofrecerás, ofrenda encendida en olor grato a Jehová.

Esta es una ofrenda encendida, presentada dos veces al día, por medio de la cual se dedicaba al Señor el día y la noche, o sea, todo el ciclo de las 24 horas.

Ofrendas mensuales y del día de reposo

Núm 28:9 Mas el día de reposo,[a] dos corderos de un año sin defecto, y dos décimas de flor de harina amasada con aceite, como ofrenda, con su libación.

Núm 28:10 Es el holocausto de cada día de reposo,[b] además del holocausto continuo y su libación.(A)

¿Por qué se tenía que hacer una ofrenda adicional en el día de reposo? El día de reposo era un día especial de descanso y adoración que conmemoraba la creación y la salida de Egipto. Debido al significado de este día especial, solo era natural ofrecer sacrificios adicionales.

Además del holocausto continuo y su libación : Esto implica duplicar la ofrenda diaria. El culto reconoce el ciclo semanal.

Núm 28:11 Al comienzo de vuestros meses ofreceréis en holocausto a Jehová dos becerros de la vacada, un carnero, y siete corderos de un año sin defecto;

Núm 28:12 y tres décimas de flor de harina amasada con aceite, como ofrenda con cada becerro; y dos décimas de flor de harina amasada con aceite, como ofrenda con cada carnero;

Núm 28:13 y una décima de flor de harina amasada con aceite, en ofrenda que se ofrecerá con cada cordero; holocausto de olor grato, ofrenda encendida a Jehová.

Núm 28:14 Y sus libaciones de vino, medio hin con cada becerro, y la tercera parte de un hin con cada carnero, y la cuarta parte de un hin con cada cordero. Este es el holocausto de cada mes por todos los meses del año.

Núm 28:15 Y un macho cabrío en expiación se ofrecerá a Jehová, además del holocausto continuo con su libación.

Este pasaje regula la presentación diaria, semanal y mensual, de las ofrendas.

El comienzo de un nuevo mes abre un nuevo ciclo, distinto al semanal. Este también se celebra en el servicio de adoración. Así se dedica al Señor, por medio de un acto de adoración, cada ciclo de tiempo (diario, semanal, mensual).

La ofrenda de expiación que se menciona en v. 15 corresponde al día de cada mes dedicado a este ceremonial

Ofrendas de las fiestas solemnes

Núm 28:16 Pero en el mes primero, a los catorce días del mes, será la pascua de Jehová.(B)

Núm 28:17 Y a los quince días de este mes, la fiesta solemne; por siete días se comerán panes sin levadura.(C)

Núm 28:18 El primer día será santa convocación; ninguna obra de siervos haréis.

Núm 28:19 Y ofreceréis como ofrenda encendida en holocausto a Jehová, dos becerros de la vacada, y un carnero, y siete corderos de un año; serán sin defecto.

Núm 28:20 Y su ofrenda de harina amasada con aceite: tres décimas con cada becerro, y dos décimas con cada carnero;

Núm 28:21 y con cada uno de los siete corderos ofreceréis una décima.

Núm 28:22 Y un macho cabrío por expiación, para reconciliaros.

Núm 28:23 Esto ofreceréis además del holocausto de la mañana, que es el holocausto continuo.

Núm 28:24 Conforme a esto ofreceréis cada uno de los siete días, vianda y ofrenda encendida en olor grato a Jehová; se ofrecerá además del holocausto continuo, con su libación.

Núm 28:25 Y el séptimo día tendréis santa convocación; ninguna obra de siervos haréis.

El aspecto central de este pasaje no es tanto la Pascua, como la Fiesta de los Panes sin Levadura.

Núm 28:26 Además, el día de las primicias, cuando presentéis ofrenda nueva a Jehová en vuestras semanas,(D) tendréis santa convocación; ninguna obra de siervos haréis.

Núm 28:27 Y ofreceréis en holocausto, en olor grato a Jehová, dos becerros de la vacada, un carnero, siete corderos de un año;

Núm 28:28 y la ofrenda de ellos, flor de harina amasada con aceite, tres décimas con cada becerro, dos décimas con cada carnero,

Núm 28:29 y con cada uno de los siete corderos una décima;

Este pasaje regula las ofrendas de las grandes fiestas anuales.

Núm 28:30 y un macho cabrío para hacer expiación por vosotros.

Núm 28:31 Los ofreceréis, además del holocausto continuo con sus ofrendas, y sus libaciones; serán sin defecto.

Al día de las primicias se le llama también aquí la Fiesta de las Semanas, y tenía lugar al final de la cosecha del trigo.

Leyes sobre ofrendas y votos

Encontramos leyes en cuanto a ofrendas en varios otros lugares en el Pentateuco; ¿por qué más reglas aquí? Hay que notar que esta sección tiene un enfoque particular. Mientras que otros pasajes dan detalles del procedimiento que hay que seguir con los diferentes sacrificios, este pasaje da una lista de los animales que los sacerdotes deben presentar por todo el pueblo diariamente y en los días especiales. Es verdad que Levítico presenta el calendario de las fiestas sagradas de Israel, pero el enfoque allí enfatiza las responsabilidades de los laicos de dejar de trabajar y de asistir a las convocaciones especiales. El énfasis aquí cae sobre las ofrendas que los sacerdotes deben presentar. Los sacrificios que los individuos presentan por sus propios pecados, votos, acciones de gracias, etc., son además de estas ofrendas presentadas por los sacerdotes en nombre de toda la congregación.

Pero ¿por qué ubicar esta colección de reglas aquí en el libro de Números? Hay que reconocer que las colecciones de leyes en Números sirven a un propósito teológico. El comentarista Wenham señala que estas reglas requieren que los sacerdotes ofrezcan cada año 113 novillos, 32 carneros y 1086 corderos, con cantidades grandes de harina, aceite y vino. ¿Dónde van a conseguir tantos animales? En esta altura de la historia, el pueblo está al umbral de la tierra prometida. Está al punto de emprender una guerra de conquista de la tierra. Si obedece a Jehová, tiene la promesa de las bendiciones divinas. Dios ha prometido darle victoria en la guerra, darle una tierra buena y fecunda, y multiplicar el ganado y las riquezas del pueblo. Los requisitos de la ley sirven para subrayar las promesas de Dios de proveer lo necesario para cumplir la ley. A pesar del pecado y la apostasía de Israel, Jehová no ha rechazado a su pueblo. Las leyes aquí sirven para poner énfasis en esta verdad. Indirectamente entonces motivan a Israel a creer las promesas de Dios y obedecer sus mandamientos para que de veras prospere en la tierra que fluye leche y miel.

Por el otro lado, el énfasis cae sobre los sacrificios de purificación por el pecado y los holocaustos, que simbolizan una entrega completa a Dios. Se subraya entonces la verdad de que si Israel va a ser el pueblo de Dios y gozar de las bendiciones divinas en el futuro, debe purificarse de su pecado y dedicarse nuevamente a Jehová. Otra vez vemos la importancia de los sacerdotes como mediadores que hacen posible que un pueblo pecaminoso se purifique y se acerque a un Dios santo.

Muchos eruditos creen que este calendario de sacrificios es de una fecha muy tardía. Sin embargo, entre las tablillas de Ugarit, los arqueólogos han encontrado un calendario ritual cananeo del siglo XIV a. de J.C. que presenta paralelos marcados con lo presentado aquí. No hay nada increíble entonces en mantener que en esencia estas reglas provienen de la época de Moisés.

Reglas para las ofrendas.

La ofrenda diaria. Cada día, deben ofrecer en holocausto dos corderos, uno de mañana y uno de tarde, con las correspondientes ofrendas de harina, aceite y vino. Este es el sacrificio continuo que es quitado por el pequeño cuerno en el libro de Daniel. Todos los demás sacrificios en los días especiales se agregan a la ofrenda diaria. Puede ser que las ofrendas adicionales se hacían después de sacrificar el cordero de la mañana.

Ofrendas quemadas, puede traducirse “ofrendas de comida”. Esto no significa que Israel pensara que tenía que alimentar a Jehová con sus ofrendas. Simplemente implica el reconocimiento de que Dios es la fuente de la vida y de la comida que sostiene la vida. Por eso, lo mejor de la comida del pueblo pertenece a Jehová por derecho propio. Las ofrendas son de grato olor para Dios, o sea que le son agradables a Dios. Logran su favor, no de una manera mecánica o automática, sino cuando se presentan como verdaderas expresiones del amor, la alabanza y la consagración del pueblo.

El texto no da la hora exacta de los sacrificios diarios. Al atardecer, es lit. “entre las tardes”. Es la misma hora cuando hay que degollar el cordero pascual. Ha sido interpretado como una hora avanzada de la tarde o como el tiempo entre la puesta del sol y la oscuridad. En los tiempos del NT, ofrecían el sacrificio vespertino a las tres de la tarde. Esta es la misma hora en que murió Jesús, el Cordero de Dios. En los tiempos del NT, los judíos observaban las horas de los sacrificios diarios como horas de oración. La ofrenda diaria puede tomarse entonces como un patrón por las devociones, recordándonos de la necesidad de orar y adorar a Dios diariamente.

La ofrenda del día de reposo. En los días sábados, había que ofrecer dos corderos además de los usados para la ofrenda diaria.

La ofrenda de la luna nueva. Como el calendario de Israel era lunar, el día de la luna nueva era el primero del mes. Era observado con convocaciones y sacrificios especiales. Además de la ofrenda diaria, los sacerdotes deben presentar en holocausto dos novillos, un carnero, y siete corderos. También hay que presentar un macho cabrío como ofrenda por el pecado. Esta es la misma cantidad de animales sacrificados en la fiesta de panes sin levadura y Pentecostés. Hay que presentar también las ofrendas de harina, aceite y vino que corresponden a cada animal.

La ofrenda en la fiesta de panes sin levadura. La Pascua, seguida por los siete días de panes sin levadura, era la fiesta para recordar la salvación de los primogénitos de Israel y el éxodo de Egipto. Cae en la primavera, el tiempo del nacimiento de los corderos y el comienzo de la cosecha de cebada. No se exige ningún sacrificio en el día de la Pascua (14 de Nisán) porque era una fiesta celebrada en casa. Pero cada día durante la fiesta de panes sin levadura (15-21 de Nisán), había que presentar dos novillos, un carnero, y siete corderos, más un macho cabrío por el pecado.

El NT presenta a Jesús como el Cordero pascual. Según Juan, Jesús fue crucificado en el día de la preparación de la Pascua, muriendo de tarde cuando los judíos estaban matando los corderos para la cena pascual. El día después del sábado durante la fiesta de panes sin levadura, había que presentar a Dios un manojo de espigas como primicias de la nueva cosecha. Es de notar que Jesús resucitó el domingo, el día después del día de reposo, y se llama las primicias de los que durmieron.

La ofrenda en Pentecostés. En el AT esta fiesta se llama la fiesta de las Semanas porque contaron siete semanas desde la presentación de las primeras gavillas hasta la ofrenda de grano al fin de la cosecha. El nombre Pentecostés viene del griego por 50 (50 días, o siete semanas más un día). La ofrenda en este día es la misma que en el primero de cada mes y de cada día de panes sin levadura. Hay que ofrecer un novillo, dos carneros, y siete corderos, mientras que aquí exige dos novillos, un carnero, y siete corderos. No sabemos la razón para esta discrepancia. Quizás refleja un leve cambio con el tiempo.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Un ángel se aparece a José

Un ángel se aparece a José

El origen de Jesucristo fue este: María, su madre, estaba comprometida para casarse con José; pero antes que vivieran juntos, se encontró encinta por el poder del Espíritu Santo. José, su marido, que era

Seguir Leyendo »

Los setenta mensajeros regresan

Regresaron los setenta y dos discípulos llenos de gozo, diciendo: Señor, hasta los demonios mismos se sujetan a nosotros por la virtud de tu nombre. A lo que les respondió: Yo estaba viendo a

Seguir Leyendo »