Números-27-Petición-de-las-hijas-de-Zelofehad

Números 27: Petición de las hijas de Zelofehad

Núm 27:1 Vinieron las hijas de Zelofehad hijo de Hefer, hijo de Galaad, hijo de Maquir, hijo de Manasés, de las familias de Manasés hijo de José, los nombres de las cuales eran Maala, Noa, Hogla, Milca y Tirsa;

Este capítulo continúa el relato sobre la preparación de una nueva generación como heredera de la tierra. Se aborda el problema de la falta de un heredero masculino y se establecen las normas sobre el derecho de herencia. La preparación de Josué como el próximo líder de la nueva generación

Núm 27:2 y se presentaron delante de Moisés y delante del sacerdote Eleazar, y delante de los príncipes y de toda la congregación, a la puerta del tabernáculo de reunión, y dijeron:

Núm 27:3 Nuestro padre murió en el desierto; y él no estuvo en la compañía de los que se juntaron contra Jehová en el grupo de Coré, sino que en su propio pecado murió, y no tuvo hijos.

En su propio pecado murió : La intención es subrayar que su padre no era peor que otros miembros de la generación del éxodo, y no merecía ser privado de su identidad entre los clanes que integraban el pueblo de Israel.

“En su propio pecado murió” significa que murió de manera natural. Su muerte se produjo a consecuencia del castigo contra toda la nación por haber creído a los espías sin fe.

Núm 27:4 ¿Por qué será quitado el nombre de nuestro padre de entre su familia, por no haber tenido hijo? Danos heredad entre los hermanos de nuestro padre.

Hasta este punto, la Ley hebrea otorgaba exclusivamente a los hijos varones el derecho de heredar. Las hijas de Zelofehad, al no tener hermanos, acudieron a Moisés a reclamar las posesiones de su padre. Dios dijo a Moisés que si un hombre moría sin dejar hijos varones, su herencia pasaría a sus hijas. Pero las hijas la podrían conservar mientras permanecieran casadas con varones de su propia tribu. Probablemente este era el motivo por el cual las líneas territoriales permanecían intactas.

Núm 27:5 Y Moisés llevó su causa delante de Jehová.

Núm 27:6 Y Jehová respondió a Moisés, diciendo:

Núm 27:7 Bien dicen las hijas de Zelofehad; les darás la posesión de una heredad entre los hermanos de su padre, y traspasarás la heredad de su padre a ellas.(A)

Núm 27:8 Y a los hijos de Israel hablarás, diciendo: Cuando alguno muriere sin hijos, traspasaréis su herencia a su hija.

Núm 27:9 Si no tuviere hija, daréis su herencia a sus hermanos;

Núm 27:10 y si no tuviere hermanos, daréis su herencia a los hermanos de su padre.

Núm 27:11 Y si su padre no tuviere hermanos, daréis su herencia a su pariente más cercano de su linaje, y de éste será; y para los hijos de Israel esto será por estatuto de derecho, como Jehová mandó a Moisés.

La divina búsqueda de la igualdad : las hijas de Zelofehad

Zelofehad, de la tribu de Manasés, tenía cinco hijas y no tenía hijos. Sus nombres eran Maala, que significa «enfermedad» o «dolencia»; Noa, que significa «descanso» o «reposo»; Hogla, que significa «perdiz» o «boxeador»; Milca, que significa «reina» o «abogada»; y Tirsa, que significa «placentera». Si aceptamos estos nombres como representación de sus habilidades, carácter, o las adversidades que tuvieron que enfrentar, tenemos ante nosotros un cuadro completo de la tenacidad, el tacto, el coraje, la sabiduría y la gracia que necesitaban para pedir y recibir una herencia. La presentación de su caso ante Moisés y los líderes de Israel, cuando se estaba dividiendo la tierra entre las tribus, es la primera apelación que encontramos en la Biblia a favor de la igualdad de derechos de la mujer. El poder de este ejemplo reside en la sabiduría que mostraron al confiar en Dios para que no se le negara su petición. Todas ellas manifestaron un espíritu de confrontación y un espíritu de cooperación perfectamente equilibrados. El espíritu de confrontación lo ilustra su ataque a la injusticia, y el de cooperación, su aceptación de la decisión tomada por los ancianos de que debían casarse dentro de su propia tribu. Dios las defendió porque le reconocieron como Proveedor y Libertador. Ellas ponen de manifiesto cómo sobreponerse en nuestros días a la desigualdad mientras se mantiene un espíritu de consagración.

El principio que comúnmente se aplicaba en estos casos era entregarle la herencia al pariente más próximo. Las hijas son las únicas mujeres que se mencionan como herederas. El propósito era que la tierra no saliera del dominio del clan.

Josué es designado como sucesor de Moisés

Núm 27:12 Jehová dijo a Moisés: Sube a este monte Abarim, y verás la tierra que he dado a los hijos de Israel.

El monte Abarim : Esta es el área en que se encuentra el monte Nebo, de ahí que sea una forma alternativa de referirse al monte Nebo.

Núm 27:13 Y después que la hayas visto, tú también serás reunido a tu pueblo, como fue reunido tu hermano Aarón.

Núm 27:14 Pues fuisteis rebeldes a mi mandato en el desierto de Zin, en la rencilla de la congregación, no santificándome en las aguas a ojos de ellos.(B) Estas son las aguas de la rencilla de Cades en el desierto de Zin.

Núm 27:15 Entonces respondió Moisés a Jehová, diciendo:

Núm 27:16 Ponga Jehová, Dios de los espíritus de toda carne, un varón sobre la congregación,

Núm 27:17 que salga delante de ellos y que entre delante de ellos, que los saque y los introduzca, para que la congregación de Jehová no sea como ovejas sin pastor.

Moisés pidió a Dios que señalara a un líder que fuera capaz de dirigir los asuntos internos y externos, uno que además de guiarlos en la batalla, pudiera estar al tanto de sus necesidades. Dios respondió designando a Josué. Muchas personas desean ser líderes. Algunas tienen gran capacidad para alcanzar su meta, mientras que otras se interesan profundamente en la gente que tienen a su cargo. Un buen líder tiene que estar orientado tanto a sus metas como a su gente.Moisés pidió a Dios que señalara a un líder que fuera capaz de dirigir los asuntos internos y externos, uno que además de guiarlos en la batalla, pudiera estar al tanto de sus necesidades. Dios respondió designando a Josué. Muchas personas desean ser líderes. Algunas tienen gran capacidad para alcanzar su meta, mientras que otras se interesan profundamente en la gente que tienen a su cargo. Un buen líder tiene que estar orientado tanto a sus metas como a su gente.

Núm 27:18 Y Jehová dijo a Moisés: Toma a Josué(C) hijo de Nun, varón en el cual hay espíritu, y pondrás tu mano sobre él;

Varón en el cual hay espíritu : Remite al cap. 11, donde Josué estaba presente mientras se derramaba el Espíritu sobre los ancianos y ellos profetizaban. Alude a poseer discernimiento, sabiduría y visión.

Núm 27:19 y lo pondrás delante del sacerdote Eleazar, y delante de toda la congregación; y le darás el cargo en presencia de ellos.

Le darás el cargo : Darás autoridad a Josué.

Núm 27:20 Y pondrás de tu dignidad sobre él, para que toda la congregación de los hijos de Israel le obedezca.

De tu dignidad : La frase subraya la exclusividad del liderazgo de Moisés. Por otro lado, Josué compartiría la jefatura con Eleazar. Aquí se hace por primera vez una distinción entre el liderazgo religioso y el militar.

Núm 27:21 El se pondrá delante del sacerdote Eleazar, y le consultará por el juicio del Urim(D) delante de Jehová; por el dicho de él saldrán, y por el dicho de él entrarán, él y todos los hijos de Israel con él, y toda la congregación.

Moisés no deseaba dejar su obra sin estar seguro de que un nuevo líder estaba listo para reemplazarlo. Primeramente le pidió a Dios que lo ayudase a encontrar un reemplazante. Luego, cuando Josué fue seleccionado, Moisés le asignó diversas tareas para facilitar la transición a su nueva posición. Moisés también dijo claramente al pueblo que Josué tenía la autoridad y la capacidad para conducir a la nación. Su despliegue de confianza en Josué fue bueno para Josué y para el pueblo. A fin de minimizar las brechas en la conducción, cualquiera que esté en una posición de liderazgo debiera entrenar a otros a fin de que puedan hacerse cargo de los deberes en el caso de que se viera en la necesidad de partir repentinamente o cuando llegue el momento. Mientras tenga la posibilidad de hacerlo, siga el modelo de Moisés: ore, seleccione, desarrolle y asigne responsabilidades.

Núm 27:22 Y Moisés hizo como Jehová le había mandado, pues tomó a Josué y lo puso delante del sacerdote Eleazar, y de toda la congregación;

Núm 27:23 y puso sobre él sus manos, y le dio el cargo,(E) como Jehová había mandado por mano de Moisés.

La petición de las hijas de Zelofehad y su herencia

Un propósito del segundo censo era determinar el tamaño de la herencia asignada a cada tribu. Pero antes de entrar en la tierra, hay que aclarar un principio importante en cuanto a la herencia de cada familia. Generalmente la propiedad de un hombre se dividía entre sus hijos varones cuando éste moría. Así la tierra quedaba con la familia como una herencia perpetua. (Las hijas recibían una dote de su padre al casarse, y entonces pasaban a ser miembros de la familia de su esposo, compartiendo así su herencia.)

El problema

Zelofehad de la tribu de Manasés no tenía hijos varones. Según la práctica tradicional, su propiedad pasaría a sus hermanos, tíos, u otros parientes varones. Pero las hijas de Zelofehad se quejan de que así el nombre y la memoria de su padre desaparecerán de Israel, y piden que ellas reciban la tierra que correspondería a su padre. Aunque no han entrado todavía en Canaán, ellas por la fe están anticipando la conquista de la tierra prometida y quieren conservar la porción que correspondería a su familia.

La ley del matrimonio levirático exigía que en tal caso el hermano del difunto se casara con su viuda para tener un hijo por ella que se contaría como hijo del difunto. (Esta era una práctica muy antigua. Se sugiere que en este caso la mujer de Zelofehad había muerto también. Entonces la ley del matrimonio levirático no podía aplicarse. En vez de contradecir esta ley, el caso presentado aquí levanta un problema no cubierto por la ley.

La respuesta

Las hijas de Zelofehad llevan el problema a Moisés y el sumo sacerdote Eleazar. Moisés consulta con Jehová y recibe la respuesta de que las hijas tienen razón.

El principio

Esta decisión no se aplica solamente a las hijas de Zelofehad, sino que el derecho de las hijas de heredar la propiedad cuando no hay hijos varones llega a ser un principio general de la ley en Israel. Para otros casos particulares que establecieron precedentes legales seguidos de allí en adelante.)

Josué designado como sucesor de Moisés

La muerte inminente de Moisés

Jehová recuerda a Moisés de que por su desobediencia en el asunto de sacar agua de la roca en Cades, no puede entrar en la tierra prometida. El anuncio de la muerte de Moisés anticipa algo el evento, que no tiene lugar sino hasta Deuteronomio 34. Pero la mención del asunto aquí enfoca un problema agudo que hay que resolver antes de que el pueblo entre en la tierra. Como Moisés no puede entrar en la tierra, ¿quién va a guiar al pueblo en la guerra de conquista que se acerca y en la repartición de la tierra?

La necesidad de un líder.

Moisés pide que Dios señale un buen líder militar para el pueblo. Los términos “salir” y “entrar” se refieren a salir con el ejército a la guerra y volver con él después de la batalla. Moisés se da cuenta de la necesidad de luchar para tomar la tierra prometida, y se da cuenta de que él ya no puede seguir como líder militar. El pueblo necesita imperiosamente un líder para que no sea esparcido y destruido como ovejas que no tienen pastor. Este es el primer uso de esta frase que se usa varias veces en la Biblia.

Nombramiento de Josué

Josué ya ha servido como ayudante fiel de Moisés; un líder militar en la guerra contra Amalec; y un ejemplo de coraje y fe. Al nombrarlo como sucesor de Moisés, Dios describe a Josué como un hombre en quien hay espíritu. Esto puede significar que es un hombre de valor y capacidad. Pero como en el AT cada habilidad especial se considera evidencia de la presencia y la dotación del Espíritu de Dios, podemos considerar que Josué era un hombre en quien estaba (moraba) el Espíritu de Dios. Es porque el Espíritu de Dios está con Josué que tiene la capacidad que ya ha demostrado como general y líder.

Aun así, el liderazgo de Josué no es igual al de Moisés. Mientras que Moisés hablaba con Dios cara a cara, Josué debe consultar con el sumo sacerdote Eleazar para determinar la voluntad de Dios en cuanto a cuándo salir a la batalla y cuándo volver. (Eleazar usa Urim, y Tumim, aparentemente piedras pequeñas usadas para determinar la voluntad de Dios.) Josué no desarrollará las funciones sacerdotales como Moisés a menudo hacía.

Cómo conocer la voluntad de Dios

Dios usó el “Urim y Tumim” durante un tiempo como sus instrumentos sagrados para comunicar su voluntad. El “Urim y Tumim” eran dos piedras usadas por el sumo sacerdote en su pectoral.

Algunos eruditos afirman que una de las piedras adquiría un color brillante para indicar una decisión importante si ésta estaba dentro de la voluntad de Dios. Las piedras eran el “sí” y “no” de Dios en cuestiones importantes bajo consideración. El “Urim y Tumim” no se mencionan después del tiempo de David.

Hoy sabemos la voluntad de Dios por su Palabra y por su Espíritu Santo que guía dentro de esa Palabra sagrada. Y, por supuesto, Dios usa también a padres, maestros y consejeros y aun las circunstancias de la vida para guiar al ser humano.

La comisión de Josué

Josué es instalado como líder en una ceremonia pública. Moisés impone las manos sobre Josué para indicar clara y públicamente que éste es el sucesor elegido por Dios y por Moisés mismo. Notar que la congregación puso las manos sobre los levitas para designarlos como los sustitutos por el pueblo. Así Moisés designa a Josué como su sustituto o su representante. Además, la imposición de manos aquí parece indicar la transferencia de un cargo y de la autoridad (dignidad) necesaria para llevarlo a cabo. Este parece ser el trasfondo de la práctica de la imposición de manos en el NT al ordenar a alguien para un cargo especial.

Moisés desafió al pueblo y a Josué mismo con la necesidad de esforzarse y ser valientes, confiando en la presencia y las promesas de Jehová. Josué va al tabernáculo con Moisés, y la nube se pone sobre la puerta del tabernáculo, indicando así la aprobación divina de Josué. Este asume el cargo del liderazgo del pueblo al morir Moisés, pero aquí entra en un período de ser el líder designado del pueblo aun antes de la muerte de Moisés. Así se hace provisión para la continuación del liderazgo del pueblo. A pesar del pecado de Moisés, el propósito divino de introducir al pueblo en la tierra no se anula. Dios cumplirá su propósito aun si tiene que usar otro instrumento humano.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Tal vez

Tal vez yo voy a envejecer muy rápido, pero lucharé para que el día haya valido la pena. Tal vez sufra innumerables desilusiones en el transcurso de mi vida, pero haré que ellas pierdan

Seguir Leyendo »

1 de Samuel 3: Su llamamiento

1 de Samuel 3:1 El joven Samuel ministraba a Jehová en presencia de Elí; y la palabra de Jehová escaseaba en aquellos días; no había visión con frecuencia. Esta es la cuarta comparación que

Seguir Leyendo »