Nehemías-7-Nehemías-designa-dirigentes

Nehemías 7: Nehemías designa dirigentes

Nehemías 7:1 Después que el muro fue edificado y se colocaron las puertas, se nombraron porteros, cantores y levitas.

Nehemías 7:2 A mi hermano Hanani[a] y a Hananías, jefe de la fortaleza de Jerusalén (pues era un hombre de verdad y temeroso de Dios, más que muchos), les ordené,

Nehemías, gobernador de la provincia de Judá, nombró a su hermano Hanani como gobernador de Jerusalén . Hananías fue designado jefe de la fortaleza. Las obligaciones civiles estaban acompañadas por responsabilidades militares. Por razones de seguridad, 10 por ciento de los judíos fue traído de las áreas circundantes para que residieran en la ciudad (11.1). Nehemías poseía obviamente una autoridad absoluta, excepto en lo que toca a las atribuciones reales, ya que el reasentamiento de tanta gente no podría haber sido llevado a cabo por un funcionario de menor categoría.

La integridad y el temor de Dios eran las características clave que calificaban a estos hombres para gobernar Jerusalén. Uno puede confiar que personas íntegras llevarán a cabo la obra y que si son temerosas de Dios lo harán de acuerdo con las prioridades de Dios. Estos hombres tenían ambas cualidades. Si su responsabilidad es seleccionar líderes, recuerde que la integridad y el temor de Dios son las cualidades más importantes. Si bien otras cualidades impactan más, la integridad y el temor de Dios pasan la prueba del tiempo.

Nehemías 7:3 y les dije: –Las puertas de Jerusalén no se abrirán hasta que caliente el sol, y se cerrarán y atrancarán antes de que se ponga. Y de entre los habitantes de Jerusalén nombré guardias e indiqué que cada uno hiciera su turno frente a su propia casa.

Las puertas de la ciudad se abrían por lo común al amanecer, permitiendo a los mercaderes entrar y colocar sus tiendas. Nehemías no quería que Jerusalén fuera sorprendida por un ataque enemigo, así que ordenó que las puertas se cerraran hasta mucho tiempo después del amanecer cuando el pueblo ya estuviera despierto y alerta.

El muro fue terminado, pero la obra no. Nehemías asignó a cada familia la protección de la sección del muro próximo a su casa. Resulta tentador bajar la guardia y descansar en los logros pasados después de haber realizado una gran tarea. Sin embargo, debemos continuar sirviendo y cuidando lo que Dios nos ha encomendado. Seguir con atención el funcionamiento de un proyecto, luego de que este ha concluido, es tan vital como su ejecución.

Nehemías 7:4 La ciudad era espaciosa y grande, pero había poca gente dentro de ella, porque las casas no habían sido reedificadas.

Los compañeros de Zorobabel en la repatriación (Esd 2.1-70)

Nehemías 7:5 Entonces puso Dios en mi corazón[b] que reuniera a los nobles, a los oficiales y al pueblo, para que fueran empadronados según sus familias. Y hallé el libro de la genealogía de los que habían subido antes, y encontré que en él se había escrito así:[c]

Nehemías encontró el registro de las genealogías. Esta era casi idéntica a la de Esdras (Esdras 2). Probablemente la lista de Esdras se guardó en los archivos del templo, y fue la que Nehemías encontró.

Nehemías 7:6 «Estos son los hijos de la provincia que subieron del cautiverio, de los que llevó cautivos Nabucodonosor, rey de Babilonia, y que volvieron a Jerusalén y a Judá, cada uno a su ciudad.

Nehemías 7:7 Ellos vinieron con Zorobabel, Jesúa, Nehemías, Azarías, Raamías, Nahamani, Mardoqueo, Bilsán, Misperet, Bigvai, Nehum y Baana.

Lista de los hombres del pueblo de Israel:[d]

Nehemías 7:8 Los hijos de Paros, dos mil ciento setenta y dos.

Nehemías 7:9 Los hijos de Sefatías, trescientos setenta y dos.

Nehemías 7:10 Los hijos de Ara, seiscientos cincuenta y dos.

Nehemías 7:11 Los hijos de Pahat-moab, de los hijos de Jesúa y de Joab, dos mil ochocientos dieciocho.

Nehemías 7:12 Los hijos de Elam, mil doscientos cincuenta y cuatro.

Nehemías 7:13 Los hijos de Zatu, ochocientos cuarenta y cinco.

Nehemías 7:14 Los hijos de Zacai, setecientos sesenta.

Nehemías 7:15 Los hijos de Binúi, seiscientos cuarenta y ocho.

Nehemías 7:16 Los hijos de Bebai, seiscientos veintiocho.

Nehemías 7:17 Los hijos de Azgad, dos mil seiscientos veintidós.

Nehemías 7:18 Los hijos de Adonicam, seiscientos sesenta y siete.

Nehemías 7:19 Los hijos de Bigvai, dos mil sesenta y siete.

Nehemías 7:20 Los hijos de Adín, seiscientos cincuenta y cinco.

Nehemías 7:21 Los hijos de Ater, de Ezequías, noventa y ocho.

Nehemías 7:22 Los hijos de Hasum, trescientos veintiocho.

Nehemías 7:23 Los hijos de Bezai, trescientos veinticuatro.

Nehemías 7:24 Los hijos de Harif, ciento doce.

Nehemías 7:25 Los hijos de Gabaón, noventa y cinco.

Nehemías 7:26 »Los hombres de Belén y de Netofa, ciento ochenta y ocho.

Nehemías 7:27 Los hombres de Anatot, ciento veintiocho.

Nehemías 7:28 Los hombres de Bet-azmavet, cuarenta y dos.

Nehemías 7:29 Los hombres de Quiriat-jearim, Cafira y Beerot, setecientos cuarenta y tres.

Nehemías 7:30 Los hombres de Ramá y de Geba, seiscientos veintiuno.

Nehemías 7:31 Los hombres de Micmas, ciento veintidós.

Nehemías 7:32 Los hombres de Bet-el y de Hai, ciento veintitrés.

Nehemías 7:33 Los hombres del otro Nebo,[e] cincuenta y dos.

Nehemías 7:34 Los hijos del otro Elam, mil doscientos cincuenta y cuatro.

Nehemías 7:35 Los hijos de Harim, trescientos veinte.

Nehemías 7:36 Los hijos de Jericó, trescientos cuarenta y cinco.

Nehemías 7:37 Los hijos de Lod, Hadid y Ono, setecientos veintiuno.

Nehemías 7:38 Los hijos de Senaa, tres mil novecientos treinta.

Nehemías 7:39 »Sacerdotes: los hijos de Jedaía, de la casa de Jesúa, novecientos setenta y tres.

Nehemías 7:40 Los hijos de Imer, mil cincuenta y dos.

Nehemías 7:41 Los hijos de Pasur, mil doscientos cuarenta y siete.

Nehemías 7:42 Los hijos de Harim, mil diecisiete.

Nehemías 7:43 »Levitas: los hijos de Jesúa, de Cadmiel, de los hijos de Hodavías, setenta y cuatro.

Nehemías 7:44 »Cantores: los hijos de Asaf, ciento cuarenta y ocho.

Nehemías 7:45 »Porteros: los hijos de Salum, los hijos de Ater, los hijos de Talmón, los hijos de Acub, los hijos de Hatita y los hijos de Sobai, ciento treinta y ocho.

Nehemías 7:46 »Sirvientes del Templo: los hijos de Ziha, los hijos de Hasufa, los hijos de Tabaot,

Nehemías 7:47 los hijos de Queros, los hijos de Siaha, los hijos de Padón,

Nehemías 7:48 los hijos de Lebana, los hijos de Hagaba, los hijos de Salmai,

Nehemías 7:49 los hijos de Hanán, los hijos de Gidel, los hijos de Gahar,

Nehemías 7:50 los hijos de Reaía, los hijos de Rezín, los hijos de Necoda,

Nehemías 7:51 los hijos de Gazam, los hijos de Uza, los hijos de Paseah,

Nehemías 7:52 los hijos de Besai, los hijos de Mehunim, los hijos de Nefisesim,[f]

Nehemías 7:53 los hijos de Bacbuc, los hijos de Hacufa, los hijos de Harhur,

Nehemías 7:54 los hijos de Bazlut, los hijos de Mehída, los hijos de Harsa,

Nehemías 7:55 los hijos de Barcos, los hijos de Sísara, los hijos de Tema,

Nehemías 7:56 los hijos de Nezía y los hijos de Hatifa.

Nehemías 7:57 »Los hijos de los siervos de Salomón: los hijos de Sotai, los hijos de Soferet, los hijos de Perida,

Nehemías 7:58 los hijos de Jaala, los hijos de Darcón, los hijos de Gidel,

Nehemías 7:59 los hijos de Sefatías, los hijos de Hatil, los hijos de Poqueret-hazebaim, los hijos de Amón.

Nehemías 7:60 »Todos los sirvientes del Templo e hijos de los siervos de Salomón, trescientos noventa y dos.

Nehemías 7:61 »Estos son los que subieron de Tel-mela, Tel-harsa, Querub, Adón e Imer, los cuales no pudieron mostrar que la casa de sus padres ni su genealogía eran de Israel:

Las genealogías tenían mucho valor para los judíos ya que para ellos era vital probar que eran descendientes de Abraham, y por lo tanto, parte del pueblo de Dios. Al perderse una genealogía cualquier persona corría el grave riesgo de no poder comprobar su origen judío.

Nehemías 7:62 los hijos de Delaía, los hijos de Tobías y los hijos de Necoda, seiscientos cuarenta y dos.

Nehemías 7:63 Y entre los sacerdotes: los hijos de Habaía, los hijos de Cos y los hijos de Barzilai, el cual tomó mujer de las hijas de Barzilai galaadita, cuyo nombre adoptó.

Nehemías 7:64 Estos buscaron su registro de genealogías, pero no se halló, por lo cual fueron excluidos del sacerdocio,

Nehemías 7:65 y el gobernador les prohibió que comieran de las cosas más santas, hasta que hubiera sacerdote con Urim y Tumim.[g]

El Urim y el Tumim eran medios para conocer la voluntad de Dios. Si el nombre de alguien no estaba en las genealogías, esa persona todavía podía ser recibida como sacerdote si el Urim y el Tumim probaban que era judío y levita. No está claro si estos eran los originales que habrían sobrevivido a la destrucción de Jerusalén o si eran nuevos. «Las cosas más santas» era la carne dedicada a Dios como parte del sacrificio. Solo los verdaderos sacerdotes podían comer de ella.

Nehemías 7:66 »Toda la congregación reunida era de cuarenta y dos mil trescientos sesenta,

Nehemías 7:67 sin contar sus siervos y siervas, que eran siete mil trescientos treinta y siete. Entre ellos había doscientos cuarenta y cinco cantores y cantoras.

Nehemías 7:68 Tenían setecientos treinta y seis caballos, doscientos cuarenta y cinco mulos;[h]

Nehemías 7:69 los camellos eran cuatrocientos treinta y cinco y los asnos seis mil setecientos veinte.

Nehemías 7:70 »Algunos de los cabezas de familia dieron ofrendas para la obra. El gobernador dio para el tesoro mil dracmas de oro, cincuenta tazones y quinientas treinta vestiduras sacerdotales.[i]

Nehemías 7:71 Los cabezas de familia dieron para el tesoro de la obra veinte mil dracmas de oro y dos mil doscientas libras de plata.

Nehemías 7:72 »El resto del pueblo dio veinte mil dracmas de oro, dos mil libras de plata y sesenta y siete vestiduras sacerdotales.

Nehemías 7:73 Y los sacerdotes, los levitas, los porteros, los cantores, los del pueblo, los sirvientes del Templo y todo Israel habitaron en sus ciudades».

Lectura pública de la ley y renovación del pacto

Al llegar el mes séptimo, ya los hijos de Israel estaban en sus ciudades.

Esta es una lista similar a la que aparece en Ezr_2:1-70.

El capítulo 8 de Nehemías parece seguir a Esdras 8. Esta asamblea pública tuvo lugar el primer día del séptimo mes. Una asamblea similar, descrita en Esdras 10, se celebró el veinte del noveno mes. La Ley fue leída durante cinco o seis horas. Trece levitas ayudaron al pueblo a comprenderla, moviéndose en el seno de la comunidad y quizás traduciendo difíciles textos hebreos al arameo, la lengua del imperio. Es probable que a menudo, Nehemías haya interrumpido la lectura para darles la oportunidad de resolver problemas en los diferentes grupos. Gozo y llanto, pena por el pecado y alegría por la provisión de Dios, tristeza por los retrocesos, pero gozo por la oportunidad de conocer la verdad, constituían una mezcla de emociones que encerraba una firme decisión de renovación.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Santiago 1: Saludo

Santiago, el esclavo de Dios y del Señor Jesucristo, envía saludos a las doce tribus que están esparcidas por todo el mundo. La carta está dirigida a las doce tribus de la diáspora. Prácticamente,

Seguir Leyendo »

Clavan a Jesús en la cruz

Entretanto los soldados, habiendo crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos, de los que hicieron cuatro partes, una para cada soldado, y la túnica. La cual era sin costura, y de un solo tejido de

Seguir Leyendo »