Nahum-3-La-venganza-de-Dios-como-señal-de-su-señorío

Nahum 3: La venganza de Dios como señal de su señorío

Nahum 3:1 !!Ay de ti, ciudad sanguinaria, toda llena de mentira y de rapiña, sin apartarte del pillaje!

Se califica la maldad de Asiria vívidamente. Nínive fue ciertamente una ciudad sanguinaria , culpable de derramar la sangre inocente de multitud de víctimas. La riqueza y poder hicieron de Nínive un aliado seductor, pero en realidad se trataba de una ramera que exigía un fuerte pago por sus servicios

Nahum 3:2 Chasquido de látigo, y fragor de ruedas, caballo atropellador, y carro que salta;

Nahum 3:3 jinete enhiesto, y resplandor de espada, y resplandor de lanza; y multitud de muertos, y multitud de cadáveres; cadáveres sin fin, y en sus cadáveres tropezarán,

Nahum 3:4 a causa de la multitud de las fornicaciones de la ramera de hermosa gracia, maestra en hechizos, que seduce a las naciones con sus fornicaciones, y a los pueblos con sus hechizos.

Nínive utilizó su belleza, prestigio y poder para seducir a otras naciones. Como una prostituta, las sedujo para que cayeran en falsas amistades. Luego, cuando las naciones bajaron la guardia pensando que Asiria era su amiga, esta las destruyó y saqueó. Hermosa e impresionante en su exterior, Nínive era inmoral y traicionera en su interior. A veces detrás de fachadas hermosas yacen seducción y muerte. No permita que una institución, compañía, movimiento o persona atractiva lo seduzca de tal manera que rebaje sus principios.

Nahum 3:5 Heme aquí contra ti, dice Jehová de los ejércitos, y descubriré tus faldas en tu rostro, y mostraré a las naciones tu desnudez, y a los reinos tu vergüenza.

Nínive recibe el castigo de una prostituta y una adúltera: exposición y condena públicas. Ezequiel 16:35-39 describe similar juicio sobre Jerusalén.

Nahum 3:6 Y echaré sobre ti inmundicias, y te afrentaré, y te pondré como estiércol.

Nahum 3:7 Todos los que te vieren se apartarán de ti, y dirán: Nínive es asolada; ¿quién se compadecerá de ella? ¿Dónde te buscaré consoladores?

Nahum 3:8 ¿Eres tú mejor que Tebas, que estaba asentada junto al Nilo, rodeada de aguas, cuyo baluarte era el mar, y aguas por muro?

Amón era el supremo dios de Egipto. Tebas significa «ciudad de Amón». Estaba ubicada en el curso superior del Nilo, alrededor de 560 km al sur del Cairo moderno, y fue el centro del imperio egipcio durante más de 1.400 años, hasta que Asiria lo conquistó en el 663 a.C. Estaba rodeada de canales y templos sagrados, como Nínive, y se vanagloriaba de aliados como Fut y Libia.

La grandeza de Tebas era algo legendario. Nahum la menciona como un recordatorio de que aun los más grandes caen.

Tebas era una ciudad de Egipto, ex potencia mundial, que se cruzó en el camino de la expansión de Asiria hacia el sur. Los asirios conquistaron Tebas cincuenta y un años antes de darse esta profecía. Para Judá, rodeada al norte y al sur por Asiria, la situación parecía desesperada. Sin embargo, Dios dijo que las mismas cosas horribles que le sucedieron a Tebas le ocurrirían a Nínive.

Ningún poder en la tierra puede protegernos del juicio de Dios ni puede ser un sustituto adecuado de su poder en nuestras vidas. Tebas y Asiria depositaron su confianza en alianzas y poderío militar, sin embargo, la historia mostraría lo inútil que fue esto. No insista en aprender mediante la experiencia personal; por el contrario, aprenda las lecciones que la historia ya le ha enseñado. Deposite su confianza en Dios por encima de todo lo demás.

Nahum 3:9 Etiopía era su fortaleza, también Egipto, y eso sin límite; Fut y Libia fueron sus ayudadores.

Nahum 3:10 Sin embargo ella fue llevada en cautiverio; también sus pequeños fueron estrellados en las encrucijadas de todas las calles, y sobre sus varones echaron suertes, y todos sus grandes fueron aprisionados con grillos.

El castigo infligido a Tebas por Asiria caerá ahora sobre Nínive.

Nahum 3:11 Tú también serás embriagada, y serás encerrada; tú también buscarás refugio a causa del enemigo.

Nahum 3:12 Todas tus fortalezas serán cual higueras con brevas, que si las sacuden, caen en la boca del que las ha de comer.

Nínive estaba madura para el juicio, y sus enemigos ansiosos de participar del botín. La conquista es tan fácil como el sacudir el fruto maduro de una higuera.

Nahum 3:13 He aquí, tu pueblo será como mujeres en medio de ti; las puertas de tu tierra se abrirán de par en par a tus enemigos; fuego consumirá tus cerrojos.

Las mujeres no estaban preparadas para la guerra, y no podían enfrentarse a los hombres en un combate cuerpo a cuerpo.

Nahum 3:14 Provéete de agua para el asedio, refuerza tus fortalezas; entra en el lodo, pisa el barro, refuerza el horno.

Estos eran los preparativos normales para un sitio. El agua siempre estaba entre los objetivos del enemigo; la falta de agua debilitaría cualquier esfuerzo defensivo. Para reparar las fortificaciones dañadas hacía falta reforzar el horno donde se cocían los ladrillos.

Nahum 3:15 Allí te consumirá el fuego, te talará la espada, te devorará como pulgón; multiplícate como langosta, multiplícate como el langostón.

Todo el frenético esfuerzo fue en vano. Antiguas fuentes indican que el monarca asirio murió y el fuego consumió su palacio.

Nahum 3:16 Multiplicaste tus mercaderes más que las estrellas del cielo; la langosta hizo presa, y voló.

Nahum 3:17 Tus príncipes serán como langostas, y tus grandes como nubes de langostas que se sientan en vallados en día de frío; salido el sol se van, y no se conoce el lugar donde están.

Nahum 3:18 Durmieron tus pastores, oh rey de Asiria, reposaron tus valientes; tu pueblo se derramó por los montes, y no hay quien lo junte.

Los pastores son dirigentes, gente de quienes el rey depende. Pero en lugar de acudir a defender a Nínive, durmieron el sueño de la muerte. Sin líderes, el pueblo se derramó : La «ciudad reina» del antiguo Oriente había perdido a todos sus súbditos.

Nahum 3:19 No hay medicina para tu quebradura; tu herida es incurable; todos los que oigan tu fama batirán las manos sobre ti, porque ¿sobre quién no pasó continuamente tu maldad?

La ruina de Nínive provoca el regocijo de las naciones.

Todas las naciones aborrecían que los crueles asirios las gobernaran, pero querían ser como Asiria (poderosamente ricas y famosas) y procuraban su amistad. De la misma manera, no nos gusta la idea de que nos gobiernen con dureza, así que hacemos lo que podemos para permanecer en buenos términos con un líder poderoso. Y en lo profundo, quisiéramos tener esa clase de poder. El pensamiento de estar en la cima puede ser seductor. Sin embargo, el poder nos seduce y por tanto no debemos planear obtenerlo, ni asirnos de él. Los que tienen hambre de poder serán grandemente destruidos, como lo fue el poderoso Imperio Asirio.

La venganza de Dios como señal de su señorío

La humillación de Nínive

En los siguientes versículos el profeta destaca la presencia de Jehová en todos estos acontecimientos. Jehová es poderoso y soberano por encima de cualquier imperio. Aquí es presentado como el que está contra Nínive para hacer justicia de todos sus agravios (versículo 13). Luego el sarcasmo de los versículos 11 y 12, en el versículo 13 está la respuesta clara por parte de Dios. Nínive será retribuida exactamente como lo que hacía, pero mucho más, nunca más se oirá de los que iban a las diferentes naciones oprimidas por ella para llevar mensajes, que por lo general eran malas noticias. La voz opresora ya no se oirá más.

¡Ay de la ciudad sanguinaria!… es una expresión de lamento por la suerte que correrá Nínive, y al mismo tiempo resume el carácter de la ciudad sanguinaria, así de sencillo. La característica de las ciudades comerciales de la antigüedad era el engaño debido al afán de lucro, el cual debía ser saciado por cualquier medio aún la muerte de personas y pueblos que opusieran resistencia a sus fines. Los versículos 2-4 describen una batalla en contra de Nínive. “No hay ningún pasaje en la literatura hebrea que sobrepase a este en su vívida descripción” (Pfeiffer). La descripción de Nínive como ramera sin duda hace referencia a la idolatría realizada en lo oculto y relacionada con hechicerías. El profeta introduce en estos versículos una expresión propia del Dios de Judá, Jehová de los Ejércitos, con la que señala la intervención de Jehová en estos acontecimientos como parte de su plan para el mundo. Para la mentalidad cristiana de hoy se levantan interrogantes como: ¿Puede un Dios de amor hacer esto? El profeta Nahúm responde que sí. El Dios de Judá es el mismo de hoy y es por amor que él no tolera la maldad, es por amor que no permitirá que imperios se enseñoreen sobre los demás pueblos pequeños conduciéndolos a la perdición. Ahora Dios hará manifestar quién es realmente Nínive y todos podrán ver su vergüenza (versículos 5-7).

Nínive caerá como Tebas

El profeta compara a Nínive con Tebas (versículos 9, 10), ciudad egipcia de mucho poder por su posición estratégica para el comercio, y ante la cual otros pueblos llegaban para pedir ayuda creando una dependencia ruinosa para sus pobladores. Tebas (lit. Noamón) era considerada como una gran obra de arquitectura y era llamada “Ciudad de Dios”, y era el centro de adoración de Amón. Además tenía relativamente buenas relaciones con sus vecinos. No fue una ciudad que se conocía por su violencia despiadada. Tebas parece ser considerada como más poderosa que Nínive y sin embargo terminó en cautiverio. De la misma manera terminará Nínive y quizá peor, pues la situación de Nínive es comparada con la de una prostituta (versículos 4-7) que basa su poder en la seducción y el engaño ofreciendo placeres pasajeros, y que es colocada ante el público en ridículo en un espectáculo burlesco para quienes lo observan. Allí se darán cuenta de que su belleza es fantasía y apariencia, por lo cual serán desengañados y nadie se compadecerá de ella. Esta imagen muestra la debilidad de Nínive, su fragilidad a tal punto que aquella ciudad dominante y exótica se esconderá por causa del enemigo (versículo 11). Nada se supo de la ubicación de Nínive hasta 1842 d. de J.C.

Herida

La palabra heb. maso es traducida al castellano como visión o profecía. Sin embargo, la traducción de la Biblia desde el arameo traduce la palabra como herida o llaga. Lleva más peso cuando el lector descubre que el último versículo de Nahúm también menciona la llaga que es incurable. Esta traducción da más sentido al mensaje de Nahúm. Hace hincapié en el dolor de Dios por causa de la persona o nación que prefiere el pecado en vez de la bondad de Jehová. Es un cuadro de todo el libro de Nahúm. Nínive fue una herida en la tierra que Jehová tuvo que sanar a manera de cirujano. Había dolor en la tierra y Dios lo sanó a su propia y justa manera. El pecado es un dolor que todavía tiene que ser sanado en la vida humana.

El fin de Nínive

Nahúm ha destacado en la anterior comparación la soberanía de Dios que no es arbitraria, pero que tampoco es negociable cuando los imperios construidos por quienes se han convertido en sus adversarios y enemigos han considerado ilimitada su expansión. La acción soberana de Dios es tajante y definitiva con respecto a Nínive.

Hay otro aspecto en el que Nahúm no deja dudas: el castigo de Dios está dirigido contra los gobernantes y toda la casta de funcionarios antes que un juicio personal de tipo universal.

El pueblo de Nínive es comparado con mujeres (versículo 13), en el sentido de estar indefensos tanto frente a los reyes como ante los enemigos que los asedian. No todo el pueblo era beneficiario de las conquistas y los éxitos comerciales de Nínive. La diferencia entre los que gobiernan y el pueblo se nota en la descripción del profeta sobre la destrucción, ya que menciona grupos socioeconómicos específicos y de importancia para la estructura del imperio, por ejemplo mercaderes (versículo 16), oficiales (versículo 17) y pastores (versículo 18). El caos producido por el ataque a Nínive da como resultado la huida del pueblo (versículo 18b) sin dirección y padeciendo las consecuencias del derrumbamiento de un poder que si bien ayudaron a construir con su trabajo y complicidad no eran sus principales beneficiarios.

Mayor claridad sobre el carácter de los ninivitas ofrece Nahúm al usar la figura de las langostas que eran familiares a la mente oriental. Aunque es aplicada a los estragos producidos por el ejército invasor, la usa luego para describir la rapacidad de los ninivitas (versículo 16); había una gran cantidad de mercaderes, escribas y contadores que se amontonaban diariamente para sostener la marcha del sistema financiero de Nínive, pero como las langostas se dispersan cuando el sol calienta sobre ellas; así huyen los mercaderes de Nínive cuando llega el ataque de sus enemigos (versículo 16).

Nahúm termina siendo enfático en el carácter irreversible de la venganza de Jehová sobre Nínive y Asiria, el imperio (versículo 19). En esta ocasión no hay remedio, no hay posibilidad de arrepentimiento, todos se burlarán y habrá alivio para quienes padecieron la maldad de Asiria. Nahúm termina paralelamente con la desaparición de Nínive, con lo cual se convierte en un mensaje de esperanza para aquellos que padecen la opresión de un imperio y da a entender que no durará para siempre pues Jehová De ninguna manera dará por inocente al culpable. Nínive desapareció, literalmente, en el 612 a. de J.C.

Conclusiones

Nahúm ofrece a los lectores cristianos en el día de hoy varias enseñanzas que pueden servir de iluminación para situaciones en las que no se presentan respuestas claras o bien son evasivas. Es un imperativo cristiano presentar un mensaje íntegro como lo hizo Nahúm al responder a las exigencias históricas de su tiempo.

1. Dios es justo y desea que la justicia exista entre todos los seres humanos; por esa razón cualquier intento de gobierno o nación alguna que se enseñoree sobre otros convirtiéndolos en colonias abastecedoras para la producción de sus riquezas es rechazado por Jehová, quien es Dios Vengador y que en su tiempo hará justicia definitiva sobre aquellos que se han levantado para hacer mal contra él.

2. Dios es fiel al pacto hecho con su pueblo y dicha fidelidad no depende de la actitud de sus seguidores ni actúa de manera retributiva, sino que por su buena voluntad y su misericordia es consecuente con sus propósitos salvadores, por lo tanto no permitirá que los poderosos permanezcan indefinidamente creyendo que no hay Dios y haciéndose a sí mismos dioses.

3. Dios es soberano sobre todos los reinos de la tierra, por esta razón él interviene en los hechos que cambian la historia de opresión y sufrimientos que pueblos enteros han padecido. Sus acciones están estrechamente relacionadas con su propósito eterno. En su soberanía Dios no es arbitrario ni caprichoso, por el contrario, sus acciones dejan ver la santidad, la justicia y el amor que le son característicos.

4. Dios es directo en sus juicios, cuestiona la legitimidad alcanzada por gobiernos injustos que han edificado imperios sobre la sangre de los débiles, que sus estructuras y organizaciones han alcanzando tal estabilidad que son consideradas por ellos mismos y por otros como eternas. Jehová en su tiempo demuestra la futilidad de dichas estructuras, lo inútil de sus logros, porque no han correspondido con la existencia de la paz tan anhelada por los pueblos.

5. La voz del profeta Nahúm es un grito anhelado por aquellos que confían en Jehová, aquellos oprimidos que creen en la acción del Dios celoso y vengador contra los que maquinan el mal creando condiciones difíciles para la verdadera comunión entre los hombres y de estos con Dios; es un grito de esperanza que no puede dejarse pasar inadvertido, pues el anuncio de Nahúm fue verificado históricamente en la destrucción de Nínive, confirmando así la fe en la actuación de Jehová en la historia.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Booker T. Washington

Se dice que un hombre verdadero humilde es difícil encontrar.  Sin embargo, Dios se encanta en honrar a gente desinteresada en sí misma.  Booker T Washington, el reconocido educador negro, fue un ejemplo extraordinario

Seguir Leyendo »