Mira esas flores

Mira esas flores

Estos días son fifíciles de olvidar. Pou un lado la celebración del Día de las Madres y por otro el comienzo de la primavera.

¡Qué paisaje tan bello! ¡Mira esas flores, mira ese árbol! ¡Nunca había visto colores tan vivos como estos! Estas son algunas expresiones de admiración que mi esposa no se cansaba de repetir en una fecha como ahora cuando visitábamos la familia en los Estados Unidos. Lo cierto es que el reverdecer de las plantas y el retoño de las flores borran las melancolías del invierno y dan entrada al gozo y esperanza de la más bella estación del año. La primavera es en todas partes símbolo del renacer, la renovación y el de una nueva vida. Los que viven en lugares de crudo invierno saben contar los días cuando el suelo volverá a ser blando, para darle paso al milagroso brote de las nuevas hojas y de las flores.

La primavera es la temporada perfecta para celebrar el Día de las Madres, pues de sus entrañas, cual tierra blanda y caliente, brota la nueva vida. Los frescos, pinturas, esculturas, canciones, poemas, oraciones y escritos más bellos de la humanidad se han hecho para resaltar y enaltecer la figura materna. El regazo de una madre no se compara con nada. Recuerdo una vez tomar en mis cómodos brazos a uno de mis sobrinitos recién nacido, pero sus gritos y llanto no cesaron hasta encontrarse de nuevo en los flacos brazos de mi cuñada. ¿No les recuerda esto La Piedad de Miguel Angel Buonarroti? María con el cuerpo muerto de Jesús plácidamente recostado contra su pecho.

Seguramente están acostumbrados a visitar y cantarle o recitarle alguna poesía a su progenitora en el Día de las Madres, visita obligada de aquellos que las preocupaciones diarias impiden las frecuentes visitas a quien nos dio la vida.

Yo honestamente detesto visitar a mi madre. No soporto la idea de ir a una floristería a comprar el obligado ramo de flores para ella. Odio el viaje de una hora para llegar. Me incomoda grandemente buscar a mi primo Eddie para que me acompañe con su guitarra y cantarle, mis canciones preferidadas y no las de ellas. Me repugna el declamarle los poemas escritos para ella. A veces me pregunto si en verdad ella me oye y acepta los regalos que no supe en vida darle. Mami, a veces me pregunto por que me abandonaste cuando más disfrutaba de ti y quiero que sepas que ya no cuestiono a Dios por qué tuve que pasar por la experiencia de verte morir en mis brazos.

Tengo tranquila la conciencia pero sé que pude haber hecho más por ti y hoy sólo me queda el obligado viaje a la floristería a comprar tu ramo de flores. La incomodidad enorme de buscar a primo Eddie para que me acompañe con su guitarra y cantarte, mis canciones preferidadas y no las tuyas. La tristeza de declamarte los poemas escritos para ti pero más que nada el odioso viaje de una hora para llegar al cementerio.

Hoy visita a tu madre, llévale flores ahora que las puede ver y oler, declámale sus poemas favoritos, disfruta del viaje para llegar hasta su casa y tal vez no te quede nunca por causa de ella el más triste recuerdo de este mundo.

Mami nuevamente este dolor me aterra
y me obliga a querer despegarme de este suelo

pidiendo a Dios me bendigas desde el cielo
como yo te bendigo desde la tierra.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Cuando conoces la Verdad

El tren ha comenzado a moverse. Está cargado de gente de todas las edades, la mayoría obreros y jóvenes estudiantes de universidad, tanto hombres como mujeres. Cerca a la ventana se sentaba un anciano

Seguir Leyendo »
1 de Crónicas 1: Descendientes de Adán

1 de Crónicas 1: Descendientes de Adán

Los primeros nueve capítulos de 1 Crónicas constituyen un importante fundamento para la historia de la dinastía davídica de Judá, al seguir la genealogía de David hasta el mismo Adán. El cronista es algunas

Seguir Leyendo »

Hechos 27 Empieza el último viaje

Cuando por fin decidieron mandarnos a Italia, Pablo y los demás prisioneros fueron entregados a un capitán romano llamado Julio, que estaba a cargo de un grupo especial de soldados al servicio del emperador.

Seguir Leyendo »