Miqueas-5-Su-nacimiento-profetizado

Miqueas 5: Su nacimiento profetizado

Miqueas 5:1 Rodéate ahora de muros, hija de guerreros; nos han sitiado; con vara herirán en la mejilla al juez de Israel.

El triunfo del pueblo de Dios sobre las naciones tiene un gran camino que recorrer aún. Este versículo indica que surgirán dificultades, tanto en lo inmediato (la invasión de Senaquerib) como en el futuro. El futuro sitio comenzó en tiempos del general romano Tito; y finalizó cuando Jerusalén cayó en sus manos en el 70 d.C. Hija de guerreros sugiere «hija del tropel». Al juez de Israel : Referencia al Ezequías histórico; pero también puede ser comprendida como una profecía mesiánica, porque leemos en el AT que los soldados golpearon a Jesús en la cabeza «con una caña».

Los líderes de Jerusalén estaban obsesionados con la riqueza y la posición, sin embargo Miqueas profetizó que la poderosa Jerusalén, con toda su riqueza y poder, sería sitiada y destruida. Su rey no podría salvarla. En contraste, Belén, un pueblo pequeño, sería el lugar del nacimiento del único Rey que podría salvar a su pueblo. Este salvador, el Mesías, nacería de forma natural en Belén y a la larga reinaría como Rey eterno.

Este juez era probablemente el rey Sedequías que reinaba en Jerusalén cuando Nabucodonosor conquistó la ciudad. Sedequías fue el último de los reyes en la línea de David que se sentó en el trono de Jerusalén. Miqueas dijo que el siguiente rey en la línea de David sería el Mesías, quien establecería un reino que nunca terminaría.

Miqueas 5:2 Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad.

Belén : Significa «la casa del pan» y es el sitio natal de la dinastía davídica. Muchos judíos contemporáneos de Jesús consideraban esto una señal mesiánica y creían que el Mesías nacería en Belén. Efrata : Un término comparable en nuestros días al nombre de un distrito, o inclusive de un pueblo. El que será Señor en Israel : He aquí una de las grandes profecías acerca de Jesús proclamada siete siglos antes de que se consumara de forma explícita y exclusivamente en su persona. Desde el principio , desde los días de la eternidad : Aunque la línea del Mesías podía ser trazada hacia atrás, hasta su antecesor David, sus raíces se remontan hasta la eternidad.

El Mesías nace en Belén, La venida del Mesías. El nombre Belén significa «Casa del pan», y en «la Casa del pan» nació el Pan de Vida.

Los escribas sabían que el Mesías nacería aquí. Cuando los magos preguntaron acerca del nacimiento del nuevo Rey, los escribas les indicaron la profecía de Miqueas. Pero ninguno de los teólogos se molestó en acompañar a los magos para ver si era cierto que el Mesías había llegado. La pequeña ciudad de Belén es hoy un centro de peregrinación para miles de personas. Pero aprendamos de aquellos que no hicieron ese primer peregrinaje: nuestra ortodoxia, conocimiento bíblico, o posición religiosa, no garantizan que percibamos lo que Dios está haciendo hoy en nuestro medio. Debemos estar dispuestos a seguir la dirección de Dios y su Palabra si deseamos ver el cumplimiento de su promesa.

Este Rey es Jesús, el Mesías. Miqueas predijo con exactitud, cientos de años antes que sucediera, el lugar del nacimiento de Cristo. El Rey eterno de la línea de David prometido, que vendría a vivir como hombre, había vivido por siempre «desde los días de la eternidad». Aun cuando es eterno, entró en la historia humana como un hombre: Jesús de Nazaret.

Miqueas 5:3 Pero los dejará hasta el tiempo que dé a luz la que ha de dar a luz; y el resto de sus hermanos se volverá con los hijos de Israel.

La que ha de dar a luz : Alusión al nacimiento del Mesías. El pueblo de Judá permanecería en manos enemigas hasta que naciera el Mesías; entonces el resto de sus hermanos se volverá con los hijos de Israel.

Miqueas 5:4 Y él estará, y apacentará con poder de Jehová, con grandeza del nombre de Jehová su Dios; y morarán seguros, porque ahora será engrandecido hasta los fines de la tierra.

Nótese cómo se combinan su deidad y su humanidad; comparte la grandeza del nombre de Jehová (la deidad), y aun así posee plena humanidad, y se dirige a su Dios. Y morarán : Esta cláusula no está completa; la frase «en él» está implícita.

Miqueas 5:5 Y éste será nuestra paz. Cuando el asirio viniere a nuestra tierra, y cuando hollare nuestros palacios, entonces levantaremos contra él siete pastores, y ocho hombres principales;

Estos versículos siembran en Israel una esperanza de triunfo sobre Asiria. Israel será conducido a la victoria por el propio Dios ( y nos librará del asirio ) y por un número indefinido de otros seres ( siete pastores , y ocho hombres principales ) . No se sabe con certeza cómo se cumpliría esta profecía. Pero sí se sabe que los asirios nunca fueron capaces de vencer al reino meridional de Judá. La tierra de Asiria . . . la tierra de Nimrod aluden al mismo lugar.

La profecía de Miqueas acerca de siete pastores y ocho príncipes es una forma figurada de decir que el Mesías levantaría muchos líderes buenos cuando regrese a reinar. Las palabras de Miqueas en el tercer capítulo establecen un severo contraste con los líderes corruptos de Judá. Aquí «Asiria» se refiere en forma simbólica a todas las naciones de cada época que se han opuesto al pueblo de Dios. Estos líderes buenos ayudarán a Cristo a derrotar todo mal en el mundo.

Este capítulo proporciona una de las profecías más claras del Antiguo Testamento acerca de la venida de Cristo. La frase descriptiva y clave es «El será nuestra paz». En una de las frases de despedida de Cristo dijo: «La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo». Con la primera venida de Cristo tenemos la oportunidad de tener paz con Dios. Ya no habrá más temor de castigo, ni más conflicto ni culpabilidad. La paz de Cristo nos da la seguridad aún cuando las guerras continúen. Con la Segunda Venida de Cristo todas las guerras y las armas serán destruidas.

Miqueas 5:6 y devastarán la tierra de Asiria a espada, y con sus espadas la tierra de Nimrod; y nos librará del asirio, cuando viniere contra nuestra tierra y hollare nuestros confines.

La tierra de Nimrod es otro nombre que se le da a Asiria, que en este caso es un símbolo de todas las naciones perversas del mundo.

Miqueas 5:7 El remanente de Jacob será en medio de muchos pueblos como el rocío de Jehová, como las lluvias sobre la hierba, las cuales no esperan a varón, ni aguardan a hijos de hombres.

Al hablar del remanente de Jacob se traslada el escenario a una época lejana; tras el asalto babilónico y la subsiguiente cautividad en el 586 a.C.

Miqueas 5:8 Asimismo el remanente de Jacob será entre las naciones, en medio de muchos pueblos, como el león entre las bestias de la selva, como el cachorro del león entre las manadas de las ovejas, el cual si pasare, y hollare, y arrebatare, no hay quien escape.

Miqueas 5:9 Tu mano se alzará sobre tus enemigos, y todos tus adversarios serán destruidos.

Miqueas 5:10 Acontecerá en aquel día, dice Jehová, que haré matar tus caballos de en medio de ti, y haré destruir tus carros.

Cuando Dios gobierne en su reino eterno, nuestra fortaleza no se encontrará en el poder militar sino en el poder del todopoderoso Dios. El destruirá todas las armas que la gente utiliza para su seguridad. No habrá necesidad de armamentos, debido a que Dios gobernará en el corazón de cada persona. Nuestros corazones no deben ser gobernados por el temor de una invasión o un ataque nuclear. Nuestra confianza debe estar en Dios.

Miqueas 5:11 Haré también destruir las ciudades de tu tierra, y arruinaré todas tus fortalezas.

Miqueas 5:12 Asimismo destruiré de tu mano las hechicerías, y no se hallarán en ti agoreros.

Miqueas 5:13 Y haré destruir tus esculturas y tus imágenes de en medio de ti, y nunca más te inclinarás a la obra de tus manos.

Miqueas 5:14 Arrancaré tus imágenes de Asera de en medio de ti, y destruiré tus ciudades;

Miqueas 5:15 y con ira y con furor haré venganza en las naciones que no obedecieron.

Su nacimiento profetizado

El 5:1 figura como 4:14 en el texto heb. Es un versículo difícil de traducir. Como sea, parece referirse a la ciudad de Jerusalén asediada por ejércitos invasores, la cual asume una posición defensiva dentro de los muros. Su rey (juez de Israel) ha sido humillado, pues herirle a uno en la mejilla es insulto grosero.

Con esta angustia como trasfondo, el versículo 2 promete liberación con la venida del Mesías. Es una de las profecías más conocidas y más maravillosas de toda la Biblia. Se cita en Mateo 2:5-6 y Juan 7:42. Efrata es una palabra antigua que se refiere a Belén; quiere decir “fructífero” según Keil, y Belén quiere decir “casa de pan” en heb. Es pequeña (es decir, insignificante) entre las familias de Judá. La palabra familias se traduce “millares” en 1 de Samuel 23:23. ¡Esta es la manera de Dios, de exaltar lo humilde y pequeño! A pesar de su poca importancia fue escogida por Dios para dar a luz a David y al Hijo de David, el que habría de reinar para siempre.

En el versículo 2 se le llama al Mesías gobernante o alguien que domina. Así se establece el contraste entre lo pequeño del lugar y lo grande del Señor. Es posible traducir “sobre Israel” y no solamente “en”. Luego dice algo muy sorprendente. Dice que sus “salidas” son eternas. La mayoría de traducciones contemporáneas traducen “orígenes”). Esta palabra (motsa) ha sido traducida por la versión griega LXX con exodoi pero, ¿a qué se refiere? Concluimos que afirman tanto el origen eterno como sus apariciones continuas a los hombres en la historia. Cuando el Hijo de Dios aparecía en el AT como el ángel de Jehová, se llama “teofanía” que quiere decir justamente: aparición de Dios. Esta persona divina que nacería en Belén es identificada como eterna.

En el versículo 3 la que ha de dar a luz se encuentra en heb. sin artículo definido. Por cuanto falta definición, algunos piensan que se refiere a Israel mientras otros que se refiere a una mujer en particular, la virgen. No podemos rechazar este último pensamiento dado el hecho de que Isaías ya había profetizado tal cosa. Y parece que el resto (no la misma palabra pero la misma idea que remanente) de sus hermanos es plural, es decir, “volverán”. De tal manera que más nos inclinamos a considerar “la que da a luz” como una mujer en particular. Por aplicación es obvio que la tribulación del pueblo Israel da a luz una nueva esperanza que engendra un remanente salvo por gracia.

El versículo 4 enfatiza la distinción entre el Mesías y su pueblo. él (singular) se levantará (tomará su posición) y los (plural) apacentará. La escena es típica de un pastor y sus ovejas. Con la grandeza y fuerza de Jehová, el Mesías dará al fin seguridad a Israel, y él (es decir, el Mesías) será engrandecido por toda la tierra. Se dice que el extraordinario mausoleo de la India, el Taj Majal, posee una acústica perfecta. Para probarla un misionero articuló la palabra Jesús, y el eco resonó por todas las partes del edificio. Algún día toda la tierra repetirá el eco de su grandeza y dignidad.

Su paz notable

¡Y éste será la paz! ¡Qué tema de estudio! Jesucristo es el Príncipe de Paz, anuncia la paz y nos da su paz. Asiria aquí se representa como adversario de Israel, y aunque perecería como imperio, siendo absorbido por el poderío babilónico, Esdras 6:22 todavía lo emplea con referencia a Persia. Es interesante que en vez de soldados para combatir al enemigo, se levantarían siete pastores y ocho hombres principales. Siete es número completo y de perfección Ocho sería uno más que completo y significa superabundante.

El Mesías librará a su pueblo de los asirios (es decir, de los enemigos). Se usa la palabra librar (natzal) aquí y en el 4:10; esta palabra tiene un sentido físico, a veces se usa como “arrebatar” de un peligro o sacar de un apuro. La salvación para el hebreo es integral: incluye lo espiritual y eterno pero se ve tantas veces vinculada con lo físico y externo.

Se menciona mucho en Miqueas el concepto de “remanente” o “el resto”. Las Escrituras no aseveran que todo israelita será salvo; en Romanos 11:26 se ve que el “todo” será el remanente; Dios ultima sus propósitos mediante el remanente de escogidos, que siempre ha habido y siempre habrá. Nada puede frustrar los propósitos de Dios. Este remanente será como el rocío, el hombre no lo puede producir, es cosa espontánea y cae del cielo, de arriba. Así será el pueblo de Israel cuando Dios culmine su obra en él. Será para bendición y no para maldición; su poder será como de león y nadie podrá maltratar a su pueblo. No habrá más necesidad de muros y baluartes (versículo 11); todos los instrumentos de guerra serán eliminados, pero hay que recordar que todo esto acontecerá en aquel día, no ahora. Desafortunadamente todavía existe la necesidad de esas cosas.

Su pureza necesaria

La exaltación del remanente de Israel viene con la presencia de Cristo, la paz que él trae y la pureza que instituye. La idolatría fue un problema perpetuo en Israel hasta su cautiverio en Babilonia; esos 70 años de cautiverio curaron en gran parte al pueblo de la idolatría. Se mencionan hechicerías, que serían encantamientos y magia negra. Los que practican la magia se refiere a los que observan las nubes; esta palabra se traduce “agoreros” o “adivinos” en Isaías 2:6. Quizás proferían sus observaciones evaluando la configuración de las nubes o el aspecto del cielo.

Juntamente con estos, se mencionan los ídolos y las piedras rituales (versículo 13). Los ídolos son de madera o metal. Las piedras rituales son estatuas o imágenes de piedra. Además se mencionan los árboles (imágenes) de Asera. Eran símbolos de los dioses de la naturaleza establecidos por los cananeos. Estas representaciones de un culto ofrecido a dioses falsos son prohibidas por Dios, y serían destruidas juntamente con las ciudades que servían como centro de idolatría. El castigo a las naciones será justo porque no escucharon. No es que nunca se les dijo, sino que no atendieron a la voz de advertencia. La versión griega LXX traduce claramente: “porque no oyeron con atención”.

La palabra “ídolo” viene del griego eidos que se refiere a forma; esta forma puede ser visible, pero en algunos casos puede ser “clase” o “especie” de algo. Por ejemplo, en 1 de Tesalonicences 5:22 la palabra apariencia a veces se traduce “especie”. La imagen puede ser visible solo a la persona cuya mente la hospeda. Un niño preguntó a su madre: —¿Piensa usted que papá va a ir al cielo? —Espero que sí, —contestó la madre— pero, ¿por qué preguntas?

—Porque yo creo que nunca podría dejar la tienda, —dijo el niño—. Esa tienda era la vida del hombre. Su dedicación a ella no había dejado lugar para Dios o para la familia en su mente y corazón. Era su ídolo.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Vendedor de Plumas

Se cuenta de un comisionista que se dedicaba a la venta de plumas de fuente. Se acercó a un pequeño comerciante y le rogó que le comprara sus plumas. El comerciante le dijo: —

Seguir Leyendo »

La botella

Un hombre estaba perdido en el desierto, destinado a morir de sed. Por su buena suerte, llegó a una cabaña vieja, desmoronada sin ventanas, sin techos. El hombre anduvo por ahí y se encontró

Seguir Leyendo »