Miqueas-3-Acusación-contra-los-dirigentes-de-Israel

Miqueas 3: Acusación contra los dirigentes de Israel

Miqueas 3:1 Dije: Oíd ahora, príncipes de Jacob, y jefes de la casa de Israel: ¿No concierne a vosotros saber lo que es justo?

Miqueas denunció los pecados de los líderes, sacerdotes y profetas. Estos tenían el deber de enseñar al pueblo lo bueno y lo malo. Los ancianos, quienes se suponían que vivían entre el pueblo, se habían trasladado a Jerusalén y se convirtieron en una clase especial de gobierno. Los líderes, quienes debían haber conocido la ley y debían enseñarla al pueblo; la habían echado a un lado y llegaron a ser los peores pecadores. Se aprovecharon del mismo pueblo al que debían servir. Todo pecado es malo, pero el pecado que descarría a los demás es el peor de todos.

La línea divisoria entre el bien y el mal a menudo parece confusa, pero los líderes espirituales tienen el deber de ayudar a que los demás la vean. La Biblia es el manual de Dios para mostrarnos la forma en que podemos distinguir entre bien y mal. Los líderes deben entender los principios bíblicos y enseñarlos a los demás. Los líderes no pueden forzar a la gente a hacer el bien, pero deben dirigirlos hacia esa dirección por medio de su enseñanza y ejemplo.

Miqueas 3:2 Vosotros que aborrecéis lo bueno y amáis lo malo, que les quitáis su piel y su carne de sobre los huesos;

Miqueas 3:3 que coméis asimismo la carne de mi pueblo, y les desolláis su piel de sobre ellos, y les quebrantáis los huesos y los rompéis como para el caldero, y como carnes en olla.

La analogía del canibalismo no intenta decir que quienes aman el mal maten a la gente y la cocinen en ollas hirvientes, sino que denuncia a los líderes inmorales que oprimen a los indefensos, privándolos de sus pertenencias e impidiéndoles ganarse la vida.

Los líderes no tuvieron compasión ni respeto por aquellos a los que debían servir. Trataron al pueblo de una manera terrible para poder satisfacer sus propios deseos, y luego cuando se vieron en problemas tuvieron el descaro de pedir la ayuda de Dios. Nosotros, al igual que los líderes, no debemos tratar a Dios como un interruptor de luz para encenderlo solo cuando lo necesitemos. Por el contrario, siempre debemos depender de El.

Miqueas 3:4 Entonces clamaréis a Jehová, y no os responderá; antes esconderá de vosotros su rostro en aquel tiempo, por cuanto hicisteis malvadas obras.

Clamaréis a Jehová : «Elevaréis una oración al Señor», no «lloraréis ante el Señor», porque una oración de sincero arrepentimiento traerá el perdón y la restauración que buscan.

Miqueas 3:5 Así ha dicho Jehová acerca de los profetas que hacen errar a mi pueblo, y claman: Paz, cuando tienen algo que comer, y al que no les da de comer, proclaman guerra contra él:

Cuando tienen algo que comer : El canibalismo, que se manifiesta con la práctica de comerse al pueblo hasta consumirlo (véase versículo 3) se extiende también a los profetas.

Miqueas permaneció fiel a su llamamiento y proclamó la Palabra de Dios. En contraste, los mensajes de los falsos profetas se adaptaban a los favores que recibían. No todos aquellos que declaran tener mensajes que proceden de Dios realmente los tienen. Miqueas profetizó que un día los falsos profetas serían avergonzados por sus acciones.

Miqueas 3:6 Por tanto, de la profecía se os hará noche, y oscuridad del adivinar; y sobre los profetas se pondrá el sol, y el día se entenebrecerá sobre ellos.

Miqueas 3:7 Y serán avergonzados los profetas, y se confundirán los adivinos; y ellos todos cerrarán sus labios, porque no hay respuesta de Dios.

Miqueas 3:8 Mas yo estoy lleno de poder del Espíritu de Jehová, y de juicio y de fuerza, para denunciar a Jacob su rebelión, y a Israel su pecado.

Miqueas tiene que enfrentarse a los profetas que ha denunciado en versículos 5-7. Al Espíritu del Señor se debe el poder que le permite enfrentarse a sus contemporáneos para denunciar sus pecados.

Miqueas atribuyó el poder de su ministerio al Espíritu de Dios. Nuestro poder proviene de la misma fuente. Jesús dijo a sus seguidores que recibirían poder para testificar acerca de El cuando llegará a ellos el Espíritu Santo. Usted no puede testificar de una manera eficaz si confía en su propia fuerza, porque el miedo le impedirá hablar en el nombre de Dios. Solo al confiar en el poder del Espíritu Santo podrá vivir y testificar para El.

Miqueas 3:9 Oíd ahora esto, jefes de la casa de Jacob, y capitanes de la casa de Israel, que abomináis el juicio, y pervertís todo el derecho;

Miqueas 3:10 que edificáis a Sion con sangre, y a Jerusalén con injusticia.

Edificáis a Sion con sangre : Esta es una ironía que alude a lo que impide mejorar la vida en una ciudad. Los judíos se trataban unos a otros como enemigos y no como hermanos. Para Dios las personas son mucho más importantes que las ciudades, el territorio, o las manifestaciones de poder.

Miqueas 3:11 Sus jefes juzgan por cohecho, y sus sacerdotes enseñan por precio, y sus profetas adivinan por dinero; y se apoyan en Jehová, diciendo: ¿No está Jehová entre nosotros? No vendrá mal sobre nosotros.

Miqueas condenó severamente a los líderes religiosos que ministraban solo si les pagaban. Jesús vino para servir, no para promover un gran negocio con el evangelio. Cuando la gente «ministra» para obtener un beneficio personal, se pierde la bendición. La predicación y la enseñanza nunca debe ser motivada por la promesa de un beneficio personal. Cuando Dios lo llame a realizar algo, obedézcalo, incluso cuando no haya recompensa monetaria. Miqueas advirtió a los ministros de sus días que evitaran el soborno. Los pastores aceptan sobornos cuando permiten que aquellos que contribuyen en grandes cantidades controlen la iglesia. Si el temor de perder dinero influye en un pastor para permanecer en silencio cuando debe hablar lo que es correcto, la iglesia está en peligro. Recordemos que Judá fue finalmente destruida debido al comportamiento de sus líderes religiosos. Una advertencia similar debe dirigirse a aquellos que tienen dinero: nunca utilicen sus recursos para influenciar o manipular a los ministros de Dios. Eso es soborno.

Miqueas 3:12 Por tanto, a causa de vosotros Sion será arada como campo, y Jerusalén vendrá a ser montones de ruinas, y el monte de la casa como cumbres de bosque.(A)

Jerusalén sería destruida del mismo modo en que lo fue Samaria (1.6). Esto ocurrió en el año 586 a.C., cuando Nabucodonosor y el ejército babilónico atacó la ciudad (2 Reyes 25). A pesar de que Miqueas culpó a los líderes corruptos, el pueblo no era inocente. Ellos permitieron que la corrupción continuara, sin volverse a Dios ni clamar por justicia.

Juicio a personas

Líderes

Jefes y magistrados son los dos términos empleados. Ellos tienen que saber más que los demás lo que es justo, por lo tanto el juicio contra ellos será sumamente severo, pues habían cambiado lo bueno por lo malo. En términos pastorales, flagelaban a las ovejas hasta arrancarles la piel (versículo 2). Es difícil concebir abusos tan despiadados, pero los líderes habían despedazado al pueblo común, despojándolo de todo; trataban al pueblo como animales destinados al matadero. Por lo tanto en el día de tribulación no recibirían respuesta alguna del Señor (versículo 4). Dios no contesta las oraciones de los que proceden con injusticia.

Tampoco contesta Dios a los que no andan de acuerdo con su voluntad. “Si en mi corazón yo hubiese consentido la iniquidad, el Señor no me habría escuchado”.

Dios esconderá su rostro (versículo 4). Según Job 104:29 el rostro de Dios da vida; esconder su rostro no solo significaría desagrado, sino muerte y destrucción. La bendición de Dios es lo mismo que “haga resplandecer su rostro sobre ti”. En el día de la tribulación Dios dejará perecer a estos malos líderes; será demasiado tarde para que ellos reciban ayuda de él.

Profetas

Los profetas servían por puro interés. La expresión muerden con sus dientes describe su afición a la gula. Eran comilones cuyo apetito regía su conducta. Si el pueblo no les daba para sus desenfrenos, sería motivo de declarar la guerra santa, o sea la guerra contra los enemigos de Dios para defender su honor. Pero estos profetas abusaban del concepto porque no era para la honra de Dios sino para la de ellos.

Por lo tanto, habrá noche sin visión para estos profetas. Dios les daría oscuridad para que no pudieran profetizar. Por cierto, oscuridad (versículo 6) es muchas veces un símbolo para calamidad. El profeta verdadero se reconocería por el cumplimiento de su profecía; si su predicación resultaba en el acercamiento del pueblo a Dios, sería reconocido como verdadero profeta. Aquí por ser falsos y malos, se manifestaría su vergüenza. El término se cubrirán… sus labios (versículo 7) estaba relacionado con la cultura, y era señal de duelo y deshonra. Evidentemente, era lo mismo que cubrirse la cabeza. Así que estos profetas impúdicos serían completamente desacreditados por Dios.

En cambio, Miqueas es diferente (versículo 8); él ha sido fortalecido por Dios, por el Espíritu Santo, para proclamar la verdad. Esta es la segunda y última vez donde se menciona al Espíritu de Dios en Miqueas. En el 2:7 el pueblo tenía un concepto errado del carácter y la obra del Espíritu de Jehová. Pero el Espíritu es Santo y no aprueba el pecado. Los falsos profetas capitulaban frente a sus instintos. Pero la fuerza que viene de Dios, del Espíritu Santo, reconoce y proclama la verdadera condición del pueblo. Miqueas lo llama “mi pueblo” nueve veces en el libro (ver versículo 3); se identifica con su pueblo y lo ama. Al proclamar su verdadera condición no los amaba menos sino más. “Fieles son las heridas que causa el que ama, pero engañosos son los besos del que aborrece”. Muchos padres encontrarían provechosas estas indicaciones. Los niños consentidos y mimados, sin disciplina, realmente no son amados. Alguien ha dicho “la inconstancia en el amor prueba evidentemente que no es amor”. El amor radica constantemente en la verdad.

Aplicación a la vida

1. En la balanza divina los valores humanos tienen una importancia muy alta. En la actualidad hay quienes roban a la gente por medio del tráfico de drogas, propaganda falsa y engaño. Son culpables hoy día de los pecados descritos en Miqueas.

2. Los líderes del día de Miqueas se jactaban de su religión diciendo: ¿Acaso no está Jehová entre nosotros?. Sin embargo, habían divorciado la religión de la moralidad social. Nuestras iglesias son llamadas para ser una influencia determinante en la cultura. De nada vale el crecimiento numérico si no somos luz y sal en la sociedad.

3. Describe una cultura en la cual los líderes construyeron edificios a precio de la sangre del pueblo. Es decir que los edificios habían sido construidos con sueldos demasiado bajos. Las instituciones cristianas, incluyendo las iglesias locales, deben estar seguras de que pagan un sueldo justo.

(3) Jefes y magistrados Aquí tenemos los mismos términos usados en Deuteronomio 3:1. Pero es evidente que este resumen incluye también a los sacerdotes y profetas (versículo 11). Se dirige a los líderes de Israel en el norte pero incluye a Sion y a Jerusalén en el sur. Así es una continuación de lo que antecede y a la vez es una fuerte y apropiada conclusión. Se ve aquí el estilo escabroso y cargado de Miqueas.

Su pecado fue abominar la justicia que debían haber defendido, y juntamente con esto pervertían lo recto y derecho. La palabra “pervertir” se usa en Isaías 42:16 donde se traduce “escabroso” o chueco. Es algo que tiene muchas curvas. La misma condición denuncian Isaías y Miqueas. En Isaías 5:20 dice: “¡Ay de los que a lo malo llaman bueno, y a lo bueno malo!”. Alguien escribió una vez: “El negro es oscuro. Oscuro quiere decir oscuro y esto significa oculto. Oculto es escondido y escondido quiere decir ‘acomodado’. Pero acomodado significa también cómodo o confortable. Confortable tiene el significado de fácil, y fácil también es facilitado. Lo facilitado es sencillo y si algo es sencillo es puro. Puro quiere decir blanco. Así que el negro es blanco”. Tenían habilidad para torcer lo bueno y recto.

Volvamos a los judíos (versículo 10); los acusa de edificar con la sangre del pueblo, como si fuera su mezcla para la albañilería. No les importaba matar o destruir para edificarse palacios. Iniquidad (aolah) es justamente “distorsión”. ¡Qué contraste aquí entre lo que era Jerusalén y lo que había llegado a ser!

A estos líderes no les faltaba la religión; sus sacerdotes y profetas funcionaban (versículo 11), pero la habían cambiado en fuente de ganancia. Los líderes pedían soborno, lo cual era terminantemente prohibido por la Ley en Deuteronomio 16:19. Los sacerdotes vendían sus servicios (la palabra paga tiene este sentido), lo que también era prohibido por la ley en Deuteronomio 17:11. Los profetas recibían dinero para predecir (la palabra que se usa aquí se puede traducir por “adivinación”, y es especialmente usada con referencia a los falsos profetas).

A principios del siglo XX, Guillermo Booth, fundador del conocido Ejército de Salvación en Inglaterra, previó estos peligros para el nuevo siglo: Religión sin el Espíritu Santo, cristianismo sin Cristo, perdón sin arrepentimiento, salvación sin regeneración, la política sin Dios y el cielo sin el infierno. En los días de Miqueas los religiosos habían divorciado la religión de la moralidad. ¿Es de sorprenderse que los modernos lo hagan también?

Termina la sección con un versículo que más adelante le salvó la vida a Jeremías.

Aproximadamente unos 120 años después de Miqueas, Jeremías (Deuteronomio 26:18), profetizó la destrucción de Jerusalén. Los sacerdotes y los falsos profetas querían matar a Jeremías pero algunos ancianos se apoyaron en el precedente de Miqueas y salvaron la vida de Jeremías. El término el monte del templo (o de la casa) se menciona para destruir la confianza del pueblo en un lugar en vez de la persona de Jehová. Judá había abandonado su fe en la persona de Jehová, y por lo tanto el lugar visible de su morada sería removido. Es imposible exagerar la importancia de este lugar en la adoración y el culto de los judíos. El peligro fue siempre la tendencia de adorar el lugar en vez del Dios que habitaba en el lugar.

Asuntos éticos

Cuando Hitler empezó a subir en la escala del poder político, había un pequeño grupo de cristianos conocido como la “iglesia confesional”. Sus líderes se opusieron a Hitler y algunos fueron encarcelados. Algunos recibieron la pena de muerte. Tristemente la mayor parte de las iglesias al ver la persecución contra los judíos decidieron permanecer neutrales. En el Quinto Congreso de la Alianza Bautista Mundial, reunida en Berlín, Hitler fue alabado por una comisión de estudio por “su buen ejemplo de no tomar intoxicantes y de no fumar”. Antes de condenar a los alemanes evangélicos de aquel entonces, debemos preguntarnos en cuanto a nuestra percepción hoy día de los asuntos de más pertinencia. ¿Cuál será el veredicto de nuestra conducta con respecto a los asuntos éticos dentro de 50 años? No se requiere de mucha percepción para saber, 100 años después de su tiempo, quién es un profeta. Requiere mucho valor, convicción y sabiduría ser un profeta en su propio tiempo.

Dietrich Bonhoeffer

Dietrich Bonhoeffer fue un realista que percibió casi desde el principio la naturaleza demoníaca de la política de Adolfo Hitler. Unos amigos le ayudaron a salir de Alemania en 1939 hacia los Estados Unidos. Sin embargo, él no estaba satisfecho y sintió que tenía que regresar a su patria. Antes de salir de los Estados Unidos escribió las siguientes palabras a su amigo y destacado teólogo Reinhold Niebuhr: “No tendré el derecho de participar en la reconstrucción de la vida política de Alemania después de la guerra si no comparto las pruebas de este tiempo con mi gente. Los cristianos de Alemania enfrentan la terrible alternativa de desear la derrota de su país, y por lo tanto de nuestra civilización”. Al regresar a Alemania Bonhoeffer fue arrestado por la Gestapo y fue ahorcado días antes de la derrota de Alemania. Sin embargo su ejemplo ha inspirado mucho hacia un patriotismo más elevado. De igual manera Miqueas profetizó en contra de su país porque amó a su país.

Y convertirán sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas. No alzará espada nación contra nación ni se adiestrarán más para la guerra (Deuteronomio 4:3b).

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

A orillas del Río Piedra

Sólo entendemos del todo el milagro de la vida cuando dejamos que suceda lo inesperado. Todos los días Dios nos da, junto con el sol, un momento en el que es posible cambiar todo

Seguir Leyendo »