Malaquías 1: Amor de Jehová por Jacob

Malaquías sirvió como profeta en Judá aproximadamente en 430 a.C. Fue el último de los profetas del Antiguo Testamento.

Ambiente de la época: La ciudad de Jerusalén y el templo ya habían sido reconstruidos desde hacía casi un siglo, pero el pueblo se había vuelto negligente en su adoración a Dios.

Mensaje principal: La relación del pueblo con Dios estaba rota debido a su pecado y pronto sería castigado. Pero los pocos que se arrepintieron recibirían la bendición de Dios, ilustrada en su promesa de enviar l Mesías.

Importancia del mensaje: La hipocresía, la negligencia hacia Dios y la vida despreocupada tienen consecuencias devastadoras. El servir y adorar a Dios debe ser el punto principal de nuestra vida, tanto ahora como en la eternidad. Profeta contemporáneo: Ninguno.

Mal 1:1 Profecía de la palabra de Jehová contra Israel, por medio de Malaquías.

Profecía de la palabra de Jehová contra Israel , por medio de Malaquías : Estas amenazadoras palabras de Jehová a su «mensajero» (Malaki), lo preocuparon extraordinariamente. A través de 23 preguntas el profeta propone un autoexamen, lleno de reproches contra los sacerdotes y el pueblo de Israel. Esta pequeña colonia, el remanente de los reinos de Israel y Judá, retornó a su tierra tras la cautividad babilónica y se convirtió en objeto central de las promesas y advertencias divinas.

Un oráculo es un mensaje de Dios. Malaquías, el último profeta del Antiguo Testamento, predicó después de Hageo, Zacarías y Nehemías, aproximadamente en el año 430 a.C. El templo había sido reconstruido desde hacía casi un siglo, pero el pueblo estaba perdiendo su entusiasmo hacia la adoración. La apatía y la desilusión se habían establecido debido a que no se habían cumplido las profecías mesiánicas de Isaías, Jeremías y Miqueas. Muchos de los pecados que habían provocado la caída de Jerusalén en el año 586 a.C. se seguían practicando en Judá. Malaquías confrontó a los hipócritas con su pecado al representar, de manera gráfica, un diálogo entre el Dios justo y su pueblo insensible.

Mal 1:2 Yo os he amado, dice Jehová; y dijisteis: ¿En qué nos amaste? ¿No era Esaú hermano de Jacob? dice Jehová. Y amé a Jacob,

El primer mensaje de Dios por medio de Malaquías fue: “Yo os he amado”. Si bien este mensaje se aplicaba especialmente a Israel, es un mensaje de esperanza para todos los pueblos de todos los tiempos. Desafortunadamente, muchas personas ponen en tela de juicio el amor de Dios, y toman el progreso político y económico como medida del éxito. Debido a que el gobierno era corrupto y la economía era deficiente, los israelitas asumieron que Dios no los amaba. Están equivocados. Dios ama a todas las personas porque El las creó; sin embargo, sus recompensas eternas son solo para los que le son fieles.

Mal 1:3 y a Esaú aborrecí,(A) y convertí sus montes en desolación, y abandoné su heredad para los chacales del desierto.

Convertí sus montes en desolación . . . su heredad

Mal 1:4 Cuando Edom(B) dijere: Nos hemos empobrecido, pero volveremos a edificar lo arruinado; así ha dicho Jehová de los ejércitos: Ellos edificarán, y yo destruiré; y les llamarán territorio de impiedad, y pueblo contra el cual Jehová está indignado para siempre.

Mal 1:5 Y vuestros ojos lo verán, y diréis: Sea Jehová engrandecido más allá de los límites de Israel.

Toda la profecía, construida dentro de un formato de preguntas y respuestas, es representativa del pacto establecido entre el Señor y su pueblo. Jehová es su Padre y Señor, su único Dios y máximo Juez. El pueblo escogido por Dios había correspondido mal al amor del Dios del pacto, y pese a ello el Dios de amor les hizo un llamado para que retornaran a él y guardaran sus mandamientos. Y todavía, a causa de su divino amor, el Señor se preocupa por ellos y amonesta a su pueblo escogido. En respuesta a la petición que se le hace de pruebas de su amor por el pueblo, el Señor se refiere al hecho histórico de la libre elección de su antepasado Jacob , en lugar de su hermano Esaú. Dios amó, o «prefirió», a Jacob y sus descendientes, y aborreció, o «rechazó», a su hermano a Esaú y a Edom , su descendiente, por razones que sólo él conoce. Pablo se refiere a este pasaje como un ejemplo de la elección divina.

Si el pueblo de Israel reflexiona acerca del amor de Jehová y contrasta su condición con la de Edom, se convencerá de la misericordia y dirección de Dios. Confesará que Jehová es engrandecido más allá de los límites de Israel, es decir, «la fama de su poder va más allá de nuestros límites».

Deja un comentario