Los otros te necesitan

La vida es un don maravilloso. Tiene sentido vivirla si, saliendo del cerco estrecho de tu egoísmo, te abres a los demás con una entrega generosa. “La vida no vale la pena vivirla –decía un joven– si no es para entregarla”. Si los otros te necesitan. Detente a valorar tu vida y aplícatelo.

— ¡Padre venga conmigo! Junto a mi casa un hombre ha intentado suicidarse. No esta muerto todavía…

Era un joven de las JOC que hablaba al Abbé Pierre. El suicida era un expresidiario. Acababa de cumplir condena de 20 años por haber asesinado a su padre, y salía de la cárcel. No tenia amigos, ni familia y, acorralado por la desesperación, había escogido el callejón del suicidio.

El cura no le dijo lo de siempre: “Te voy a echar una mano”, sino todo lo contrario: “No puedo darte absolutamente nada. Trabajo por las noches por las madres abandonadas, por la gente sin techo, por los niños enfermos. Yo también estoy enfermo y no puedo más. ¿Me quieres ayudar?. Antes de matarte, ¿quieres echar una mano a toda esa gente que espera?”.

Aquel hombre no murió. No se puede morir cuando está todo por hacer y se puede hacer algo. Este expresidiario fue el punto de partida, el fundador de las comunidades de Emaús.

Leave a Comment