Levítico-9-Los-sacrificios-de-Aarón

Levítico 9: Los sacrificios de Aarón

Lev 9:1 En el día octavo, Moisés llamó a Aarón y a sus hijos, y a los ancianos de Israel;

Lev 9:2 y dijo a Aarón: Toma de la vacada un becerro para expiación, y un carnero para holocausto, sin defecto, y ofrécelos delante de Jehová.

expiación, chattat: Un pecado, una ofensa, un yerro. También se usa para describir el castigo por el pecado o la ofrenda por la culpa. La raíz verbal chata significa «pecar, haber cometido una falta, dañar, ofender». El sustantivo aparece más de 270 veces en el Antiguo Testamento y en 112 ocasiones se traduce como «ofrenda por la culpa».

Lev 9:3 Y a los hijos de Israel hablarás diciendo: Tomad un macho cabrío para expiación, y un becerro y un cordero de un año, sin defecto, para holocausto.

Lev 9:4 Asimismo un buey y un carnero para sacrificio de paz, que inmoléis delante de Jehová, y una ofrenda amasada con aceite; porque Jehová se aparecerá hoy a vosotros.

Lev 9:5 Y llevaron lo que mandó Moisés delante del tabernáculo de reunión, y vino toda la congregación y se puso delante de Jehová.

Lev 9:6 Entonces Moisés dijo: Esto es lo que mandó Jehová; hacedlo, y la gloria de Jehová se os aparecerá.

Lev 9:7 Y dijo Moisés a Aarón: Acércate al altar, y haz tu expiación y tu holocausto, y haz la reconciliación por ti y por el pueblo; haz también la ofrenda del pueblo, y haz la reconciliación por ellos, como ha mandado Jehová.

Lev 9:8 Entonces se acercó Aarón al altar y degolló el becerro de la expiación que era por él.

El becerro de la expiación : Todo el proceso del sacrificio, el derramar la sangre y el ofrecimiento de la grasa, como se describe con precisión en el cap. 4, es aquí llevado a cabo hasta en sus más mínimos detalles por el recién ordenado Aarón.

Lev 9:9 Y los hijos de Aarón le trajeron la sangre; y él mojó su dedo en la sangre, y puso de ella sobre los cuernos del altar, y derramó el resto de la sangre al pie del altar.

Lev 9:10 E hizo arder sobre el altar la grosura con los riñones y la grosura del hígado de la expiación, como Jehová lo había mandado a Moisés.

Lev 9:11 Mas la carne y la piel las quemó al fuego fuera del campamento.

Lev 9:12 Degolló asimismo el holocausto, y los hijos de Aarón le presentaron la sangre, la cual roció él alrededor sobre el altar.

Lev 9:13 Después le presentaron el holocausto pieza por pieza, y la cabeza; y lo hizo quemar sobre el altar.

Lev 9:14 Luego lavó los intestinos y las piernas, y los quemó sobre el holocausto en el altar.

Lev 9:15 Ofreció también la ofrenda del pueblo, y tomó el macho cabrío que era para la expiación del pueblo, y lo degolló, y lo ofreció por el pecado como el primero.

Lev 9:16 Y ofreció el holocausto, e hizo según el rito.

Lev 9:17 Ofreció asimismo la ofrenda, y llenó de ella su mano, y la hizo quemar sobre el altar, además del holocausto de la mañana.

Lev 9:18 Degolló también el buey y el carnero en sacrificio de paz, que era del pueblo;(A) y los hijos de Aarón le presentaron la sangre, la cual roció él sobre el altar alrededor;

Lev 9:19 y las grosuras del buey y del carnero, la cola, la grosura que cubre los intestinos, los riñones, y la grosura del hígado;

Lev 9:20 y pusieron las grosuras sobre los pechos, y él las quemó sobre el altar.

Lev 9:21 Pero los pechos, con la espaldilla derecha, los meció Aarón como ofrenda mecida delante de Jehová, como Jehová lo había mandado a Moisés.

Lev 9:22 Después alzó Aarón sus manos hacia el pueblo y lo bendijo;(B) y después de hacer la expiación, el holocausto y el sacrificio de paz, descendió.

Después alzó Aarón sus manos hacia el pueblo y lo bendijo:Él se volvería hacia el pueblo, levantaría sus manos y pronunciaría la bendición. El pueblo respondería entonces. La bendición de Aarón se recita todavía hoy en las sinagogas modernas; en los tiempos de Jesús, la gente que se hallaba en el templo respondía con las palabras: «Bendito sea el Nombre por su Honor; su reino es por siempre y siempre».

Lev 9:23 Y entraron Moisés y Aarón en el tabernáculo de reunión, y salieron y bendijeron al pueblo; y la gloria de Jehová se apareció a todo el pueblo.

Moisés dijo al pueblo: “Esto es lo que mandó Jehová; hacedlo, y la gloria de Jehová se os aparecerá”. Moisés, Aarón y el pueblo se pusieron entonces a trabajar y siguieron las instrucciones de Dios. Poco después, la gloria del Señor apareció. A menudo buscamos los hechos gloriosos de Dios sin preocuparnos por seguir sus instrucciones. ¿Sirve usted a Dios en las rutinas diarias de la vida, o espera que El realice un acto poderoso? Si usted depende de sus gloriosos actos, puede que deje a un lado su deber diario de obedecerlo.

Lev 9:24 Y salió fuego de delante de Jehová, y consumió el holocausto con las grosuras sobre el altar; y viéndolo todo el pueblo, alabaron, y se postraron sobre sus rostros.

La aprobación de Dios se evidenció cuando salió fuego de delante de Jehová y consumió el holocausto . Esta milagrosa manifestación de la presencia de Dios se repitió al confrontar Elías a los profetas de Baal.

En un despliegue de su grandioso poder, Dios envió fuego desde el cielo para consumir la ofrenda de Aarón. La gente cayó al suelo llena de pavor. Algunas personas se preguntan si Dios realmente existe, porque no ven su actividad en el mundo. Pero Dios está tan activo en el mundo actual como lo estuvo en el mundo de Moisés. Cuando hay un gran cuerpo de creyentes activos para servirlo, Dios tiende a no mostrar su poder en majestuosos actos físicos. Por el contrario, El trabaja a través del trabajo de estos creyentes para cambiar las vidas de las personas. Cuando usted se percate de eso, comenzará a ver actos de amor y fe en su vida que son sobrenaturales.

Aarón y sus hijos inician su servicio.

Después de siete días de purificación, Aarón y sus hijos estaban preparados para presentar el sacrificio por el pueblo. El octavo día simboliza el día de la presentación de una vida nueva en el pacto de Israel (siete días de purificación y el bebé era presentado en el octavo día).

Hay dos ofrendas, una para Aarón y sus hijos y la otra para el pueblo.

En el cap. 8 Moisés presentó el sacrificio por Aarón y sus hijos. Ahora ellos ofrecen por sí mismos y por el pueblo. Pero el cap. 9 enfatiza que Aarón lo hizo por el mandato de Dios por medio de Moisés y no por su propia iniciativa.

Los sacrificios mencionados son el sacrificio por el pecado, el holocausto y el sacrificio de paz. Un estudio cuidadoso de los sacrificios indican que los explicados no pueden estar separados completamente, sino que hay relaciones entre el uso de todos.

Los animales de este sacrificio incluyen el becerro, que no está incluido en las ofrendas anteriores. Una tradición judía dice que es una referencia al becerro de oro que Aarón hizo para el pueblo. Note que él dice que este becerro es la expiación por ti y por el pueblo. Es decir, la expiación por el pecado que ellos hicieron juntos en el desierto.

Y la gloria de Jehová se os aparecerá… es la promesa de que la bendición de Jehová siempre acompaña a los que son fieles a sus mandatos.

Primero, Aarón tiene que presentar la ofrenda para él mismo. Quemó todo el animal fuera del campamento porque el sacerdote no pudo comer de la ofrenda ofrecida para él.

Luego, ofreció la ofrenda para el pueblo (vv. 15-21). Como en su propia ofrenda, hizo los sacrificios por el pecado, el holocausto, el sacrificio de paz y la ofrenda vegetal. Todos los sacrificios fueron hechos según los mandatos explicados en los primeros capítulos de Levítico.

Después de la presentación de los sacrificios, Aarón alzó sus manos hacia el pueblo y lo bendijo. Esta bendición es el cumplimiento de la promesa en el v. 6, de la presencia de la gloria de Jehová. Cuando apareció la gloria de Jehová, salió fuego de la presencia de Jehová… El fuego representa el poder de la presencia de Dios. Generalmente la gloria de Jehová está presentada por la nube y puede ser que una nube cubrió el tabernáculo, demostrando su presencia. El fuego es una manifestación más fuerte de la presencia y la aprobación de Jehová. De la misma manera, Dios aceptó los sacrificios de Gedeón de Elías y de Salomón en la dedicación del Templo. También, recuerden el fuego del cielo que apareció en el día de Pentecostés en Hechos 2. Sin embargo, el fuego del cielo puede aparecer en la forma de la ira de Jehová, como demuestra el capítulo siguiente. El fuego consumió los primeros sacrificios ofrecidos. El mandato de mantener el fuego perpetuamente era para que el fuego del cielo fuera el fuego usado para los sacrificios para siempre. Día y noche, los sacerdotes mantenían el fuego para que no se apagara. Entonces, el fuego que consume los sacrificios de allí en adelante sería el fuego de Jehová en vez de un “fuego común”, encendido por el hombre.

La reacción del pueblo es de gozo y adoración: … todo el pueblo gritó de gozo, y se postraron sobre sus rostros. Gritó, es decir, levantó su voz, está traducido por el Targum: “Glorificó a Jehová”. Se postraron sobre sus rostros es un símbolo de su reverencia ante él. Postrar puede representar temor, pero el temor de Jehová no es miedo sino es reverencia y adoración.

Primeros sacrificios de Aarón

1. Instrucciones generales.

2. Sacrificio por sí mismo.

3. Sacrificio por el pueblo.

4. Bendición sacerdotal.

5. Manifestación de la gloria de Jehová.

Aplicación a la vida

El ser humano piensa que “debe hacer algo” para alcanzar el favor divino. Algunos sacrifican sus cuerpos, otros sacrifican algunos de sus placeres, otros sacrifican sus comidas preferidas. Estos sacrificios no nos acercan a Dios.

Nuestra salvación no depende “de lo que hacemos”, sino de lo que Cristo “hizo por nosotros” en la cruz: un sacrificio perfecto, eterno, completo.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Lucas 15: La alegría del Pastor

Todos los publicanos y los pecadores se acercaban a Jesús para escucharle; y los fariseos y los escribas se lo criticaban: -Este se relaciona con gente de mal vivir, y hasta come con ellos.

Seguir Leyendo »

Un asunto de monos

El señor Robinson llegó a casa fatigado llevando un gran mono cómodamente sentado en sus hombros. La señora Robinson se sintió muy preocupada al ver a su marido en semejante estado: — ¿Qué te

Seguir Leyendo »