Levítico-6-Leyes-de-los-sacrificio

Levítico 6: Leyes de los sacrificio

Lev 6:1 Habló Jehová a Moisés, diciendo:

Lev 6:2 Cuando una persona pecare e hiciere prevaricación contra Jehová, y negare a su prójimo lo encomendado o dejado en su mano, o bien robare o calumniare a su prójimo,

Lev 6:3 o habiendo hallado lo perdido después lo negare, y jurare en falso; en alguna de todas aquellas cosas en que suele pecar el hombre,

Lev 6:4 entonces, habiendo pecado y ofendido, restituirá aquello que robó, o el daño de la calumnia, o el depósito que se le encomendó, o lo perdido que halló,

Lev 6:5 o todo aquello sobre que hubiere jurado falsamente; lo restituirá por entero a aquel a quien pertenece, y añadirá a ello la quinta parte, en el día de su expiación.

Lev 6:6 Y para expiación de su culpa traerá a Jehová un carnero sin defecto de los rebaños, conforme a tu estimación, y lo dará al sacerdote para la expiación.

Lev 6:7 Y el sacerdote hará expiación por él delante de Jehová, y obtendrá perdón de cualquiera de todas las cosas en que suele ofender.(A)

Aquí descubrimos que el robar es algo más que el solo hecho de quitarle algo a alguien. Encontrar algo y no regresarlo o rehusarse a regresar algo prestado son otras formas de robo. Estos son pecados contra Dios y no sólo contra su vecino, un extraño o grandes negocios. Si usted ha conseguido algo en forma engañosa, entonces confiese su pecado a Dios, discúlpese con el dueño, confiese su pecado a Dios y devuelva las cosas robadas… con interés.

Leyes de los sacrificios

Lev 6:8 Habló aún Jehová a Moisés, diciendo:

Lev 6:9 Manda a Aarón y a sus hijos, y diles: Esta es la ley del holocausto: el holocausto estará sobre el fuego encendido sobre el altar toda la noche, hasta la mañana; el fuego del altar arderá en él.

Manda a Aarón y a sus hijos , y diles : El enérgico imperativo «manda» supone que se espera una respuesta inmediata. Se exige a Aarón y a sus hijos que den inicio a esta práctica y la continúen. La ley (en hebreo «Torá») denota instrucción. La versión latina de la Vulgata traduce «Torá» como «lex», de donde viene la palabra castellana ley. Pero es mejor considerar el «Torá» como un conjunto de instrucciones generales.

Lev 6:10 Y el sacerdote se pondrá su vestidura de lino, y vestirá calzoncillos de lino sobre su cuerpo; y cuando el fuego hubiere consumido el holocausto, apartará él las cenizas de sobre el altar, y las pondrá junto al altar.

Lev 6:11 Después se quitará sus vestiduras y se pondrá otras ropas, y sacará las cenizas fuera del campamento a un lugar limpio.

Lev 6:12 Y el fuego encendido sobre el altar no se apagará, sino que el sacerdote pondrá en él leña cada mañana, y acomodará el holocausto sobre él, y quemará sobre él las grosuras de los sacrificios de paz.

Lev 6:13 El fuego arderá continuamente en el altar; no se apagará.

Mientras que las ofrendas y los sacrificios previos eran realizados por el pueblo, ahora se trata con el procedimiento sacerdotal. El holocausto era presentado por la mañana y a la caída de la tarde para toda la nación. El fuego santo del altar debía mantenerse ardiendo porque Dios lo había iniciado. Esto representaba la presencia eterna de Dios en el sistema sacrificial. Mostraba al pueblo que únicamente a través del bondadoso favor de Dios podían ser aceptables sus sacrificios. El fuego de Dios está presente hoy en día en la vida de cada creyente. El enciende el fuego cuando el Espíritu Santo entra a vivir en nosotros, y lo cuida a fin de que podamos crecer en gracia al andar con El. Cuando tenemos conciencia de que Dios vive en nosotros, tenemos la confianza necesaria para acercarnos a El para recibir perdón y restauración. Podemos llevar a cabo nuestra obra con fuerza y entusiasmo.

Estas instrucciones específicas para los sacerdotes complementaban lo que antes se había dicho sobre las distintas ofrendas.

Lev 6:14 Esta es la ley de la ofrenda: La ofrecerán los hijos de Aarón delante de Jehová ante el altar.

Lev 6:15 Y tomará de ella un puñado de la flor de harina de la ofrenda, y de su aceite, y todo el incienso que está sobre la ofrenda, y lo hará arder sobre el altar por memorial en olor grato a Jehová.

Lev 6:16 Y el sobrante de ella lo comerán Aarón y sus hijos; sin levadura se comerá en lugar santo; en el atrio del tabernáculo de reunión lo comerán.

Lev 6:17 No se cocerá con levadura; la he dado a ellos por su porción de mis ofrendas encendidas; es cosa santísima, como el sacrificio por el pecado, y como el sacrificio por la culpa.

Lev 6:18 Todos los varones de los hijos de Aarón comerán de ella. Estatuto perpetuo será para vuestras generaciones tocante a las ofrendas encendidas para Jehová; toda cosa que tocare en ellas será santificada.

Lev 6:19 Habló también Jehová a Moisés, diciendo:

Lev 6:20 Esta es la ofrenda de Aarón y de sus hijos, que ofrecerán a Jehová el día que fueren ungidos: la décima parte de un efa de flor de harina, ofrenda perpetua, la mitad a la mañana y la mitad a la tarde.

Lev 6:21 En sartén se preparará con aceite; frita la traerás, y los pedazos cocidos de la ofrenda ofrecerás en olor grato a Jehová.

Lev 6:22 Y el sacerdote que en lugar de Aarón fuere ungido de entre sus hijos, hará igual ofrenda. Es estatuto perpetuo de Jehová; toda ella será quemada.

Lev 6:23 Toda ofrenda de sacerdote será enteramente quemada; no se comerá.

Lev 6:24 Y habló Jehová a Moisés, diciendo:

Lev 6:25 Habla a Aarón y a sus hijos, y diles: Esta es la ley del sacrificio expiatorio: en el lugar donde se deg:uella el holocausto, será degollada la ofrenda por el pecado delante de Jehová; es cosa santísima.

Lev 6:26 El sacerdote que la ofreciere por el pecado, la comerá; en lugar santo será comida, en el atrio del tabernáculo de reunión.

Lev 6:27 Todo lo que tocare su carne, será santificado; y si salpicare su sangre sobre el vestido, lavarás aquello sobre que cayere, en lugar santo.

Lev 6:28 Y la vasija de barro en que fuere cocida, será quebrada; y si fuere cocida en vasija de bronce, será fregada y lavada con agua.

Lev 6:29 Todo varón de entre los sacerdotes la comerá; es cosa santísima.

Lev 6:30 Mas no se comerá ninguna ofrenda de cuya sangre se metiere en el tabernáculo de reunión para hacer expiación en el santuario; al fuego será quemada.

Instrucciones adicionales sobre varios sacrificios

Aquí hay varias instrucciones más específicas sobre algunos sacrificios ya mencionados: el holocausto, la ofrenda vegetal, el sacrificio por el pecado y por la culpa y el sacrificio de paz.

Manda a Aarón… : estas instrucciones están dirigidas a los sacerdotes en vez de a la gente.

El holocausto.

El holocausto era el servicio diario presentado a Jehová. La palabra holocausto indica que toda la ofrenda sería quemada. Incluía dos ovejas, una ofrecida en la mañana y la otra en la tarde. El sacerdote tenía que poner el sacrificio sobre el altar para que la ofrenda ardiera todo el día y toda la noche.

El sacerdote llevaba un vestido cuando presentaba el sacrificio y otro cuando echaba las cenizas fuera del campamento. Las cenizas fueron echadas en un lugar designado al lado del altar hasta que se recogía una cantidad grande. Aquí parece que el mismo sacerdote las llevó afuera, pero no fue necesariamente así. Un levita designado las llevaba. Malaquías estaba pensando en esta costumbre cuando dijo que las acciones de los sacerdotes les hicieron como el estiércol que llevaban afuera. Este fuego continuo con su sacrificio diario representaba el arrepentimiento y la fe de la nación. Simbolizaba la adoración diaria de la nación llamada para servir a Jehová. Se puede tener este mandato en mente, pensando en el temor y la reverencia como nuestro sacrificio continuo a Dios: … sirvamos a Dios, agradándole con temor y reverencia. Porque nuestro Dios es fuego consumidor.

La ofrenda vegetal.

Aquí se dan instrucciones a los sacerdotes con relación a la ofrenda vegetal ofrecida por el pueblo. Habla de cómo ofrecerla y de la porción que los sacerdotes pueden comer. Aarón y sus hijos pueden comer una parte de esta ofrenda, pero solamente en el atrio del templo. Así, tenía control sobre quien la comía.

Hablan de la ofrenda vegetal ofrecida el día en que sean ungidos. La diferencia es que los sacerdotes pueden comer una parte de la ofrenda ofrecida para el pueblo, pero toda la ofrenda para el sacerdote debe ser quemada.

Este sacrificio del sacerdote es el de consagración: … en el día en que sean ungidos. Esta ofrenda vegetal para los sacerdotes era sacrificada solamente cuando se ungía un sumo sacerdote nuevo. Ofrecía una mitad sobre el altar en la mañana y la otra en la tarde y toda la ofrenda era quemada como símbolo de consagración a Jehová.

Esto es un estatuto perpetuo de Jehová. La ofrenda tenía el propósito de recordarles que mientras que ofrecieran sacrificios por los pecados de la gente, ellos mismos debían estar conscientes de su propia persona y su propia necesidad de ser aceptables ante Jehová. El sacrificio les recordaba de su dedicación al servicio a Jehová. Tiene estos sacrificios en mente cuando dice que nuestro sumo sacerdote (Jesucristo) no tiene que sacrificar por sus propios pecados antes de hacerlo por la gente, como hicieron los sacerdotes anteriores.

El sacrificio por el pecado.

La ley dice que la porción para el sacerdote será para su familia, pero tiene que comerla en un lugar santo, en el atrio del tabernáculo. El libro de Levítico designa ocho ofrendas como muy sagradas. El sacerdote tenía que comer éstas en el área del santuario.

Preparación ante la presencia divina

1. Hay que oír el consejo de Dios.

2. Hay que obedecer sus instrucciones.

3. Hay que ofrecer en olor grato a Jehová.

Todo lo que toque su carne será santificado. Solamente los que se han purificado y designado pueden tocar el sacrificio una vez que está presentado al sacerdote como ofrenda. El libro de Levítico toma en serio las cosas santificadas a Jehová y enseña a Israel y a los ministros que el pecado es una cosa grave y no se debe contaminar aun con el pecado más inconsecuente.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

El vendedor de semillas

Un joven soñó que entraba en un supermercado recién inaugurado y, para su sorpresa, descubrió que Jesucristo se encontraba atrás del mostrador. – ¿Que vendes aquí? – le preguntó. – Todo lo que tu

Seguir Leyendo »