Levítico 2: Las ofrendas

Lev 2:1 Cuando alguna persona ofreciere oblación a Jehová, su ofrenda será flor de harina, sobre la cual echará aceite, y pondrá sobre ella incienso,

Cuando alguna persona ofreciere oblación a Jehová : La idea de diferentes tipos de ofrenda enseña que todo lo que existe en el universo creado pertenece a Dios. Todo individuo debe tomar una porción de lo que posee y apartarlo como algo sagrado dedicado a Dios en reconocimiento de las bendiciones que Dios le proporciona.

Lev 2:2 y la traerá a los sacerdotes, hijos de Aarón; y de ello tomará el sacerdote su puño lleno de la flor de harina y del aceite, con todo el incienso, y lo hará arder sobre el altar para memorial; ofrenda encendida es, de olor grato a Jehová.

Lev 2:3 Y lo que resta de la ofrenda será de Aarón y de sus hijos; es cosa santísima de las ofrendas que se queman para Jehová.

Lev 2:4 Cuando ofrecieres ofrenda cocida en horno, será de tortas de flor de harina sin levadura amasadas con aceite, y hojaldres sin levadura untadas con aceite.

Lev 2:5 Mas si ofrecieres ofrenda de sartén, será de flor de harina sin levadura, amasada con aceite,

Lev 2:6 la cual partirás en piezas, y echarás sobre ella aceite; es ofrenda.

Lev 2:7 Si ofrecieres ofrenda cocida en cazuela, se hará de flor de harina con aceite.

Lev 2:8 Y traerás a Jehová la ofrenda que se hará de estas cosas, y la presentarás al sacerdote, el cual la llevará al altar.

Lev 2:9 Y tomará el sacerdote de aquella ofrenda lo que sea para su memorial, y lo hará arder sobre el altar; ofrenda encendida de olor grato a Jehová.

Lev 2:10 Y lo que resta de la ofrenda será de Aarón y de sus hijos; es cosa santísima de las ofrendas que se queman para Jehová.

Lev 2:11 Ninguna ofrenda que ofreciereis a Jehová será con levadura; porque de ninguna cosa leuda, ni de ninguna miel, se ha de quemar ofrenda para Jehová.

¿Por qué no se permitía usar levadura en las ofrendas? La levadura es un hongo bacterial o moho y, por lo tanto, un símbolo adecuado para el pecado. Crece en la masa del pan del mismo modo que el pecado crece en una vida. Un poco de levadura afectará toda la masa, al igual que un simple pecado puede arruinar toda una vida. Jesús continuó esta analogía al advertir contra la levadura de los fariseos y saduceos.

Lev 2:12 Como ofrenda de primicias las ofreceréis a Jehová; mas no subirán sobre el altar en olor grato.

Lev 2:13 Y sazonarás con sal toda ofrenda que presentes, y no harás que falte jamás de tu ofrenda la sal del pacto de tu Dios; en toda ofrenda tuya ofrecerás sal.

Las ofrendas eran sazonadas con sal como un recordatorio del pacto (contrato) del pueblo con Dios. La sal es un buen símbolo de la actividad de Dios en la vida de una persona, ya que penetra, preserva y ayuda a curar. Dios quiere estar activo en su vida. Permítale ser parte de usted, penetrando en cada aspecto de su vida, preservándolo de todo el mal que lo rodea, y curándolo de sus propios pecados y deficiencias.

Lev 2:14 Si ofrecieres a Jehová ofrenda de primicias, tostarás al fuego las espigas verdes, y el grano desmenuzado ofrecerás como ofrenda de tus primicias.

Lev 2:15 Y pondrás sobre ella aceite, y pondrás sobre ella incienso; es ofrenda.

Granos nuevos desmenuzados mezclados con aceite y tostados constituían un alimento típico para la gente en común. Esta ofrenda era una presentación simbólica de la comida diaria de una persona. De esta manera, la gente reconocía a Dios como proveedor de sus alimentos. Hasta una persona pobre podía cumplir con esta ofrenda. Dios se complacía por la motivación y la dedicación de la persona que la daba.

En los países árabes, un acuerdo se sellaba con un obsequio de sal para mostrar la fuerza y permanencia del contrato. Los creyentes son llamados “sal de la tierra”. Permita que la sal que usa cada día le recuerde que ahora forma parte del pueblo del pacto de Dios el cual activamente ayuda a preservar y purificar el mundo.

Deja un comentario