Lamentaciones 1 Tristezas de Sion la cautiva

Lamentaciones 1: Tristezas de Sion la cautiva

Lamentaciones 1:1 !Cómo ha quedado sola la ciudad populosa!

La grande entre las naciones se ha vuelto como viuda,

La señora de provincias ha sido hecha tributaria.

Los profetas a veces describían a Jerusalén como una mujer. Era la «hija de Judá», pero ahora se ha convertido en viuda . Era la grandex, la señora , pero ha quedado transformada en tributaria.

Este es el cántico de dolor de Jeremías por la destrucción de Jerusalén. La nación de Judá quedó derrotada totalmente, el templo destruido y los cautivos llevados a Babilonia. Las lágrimas de Jeremías eran por el sufrimiento y la humillación del pueblo, pero calaron aún más hondo en su corazón. Lloró porque Dios rechazó al pueblo por rebelde. Cada año se leía este libro en voz alta para que los judíos recordaran que su gran ciudad cayó debido a su pecaminosidad obstinada.

Lamentaciones 1:2 Amargamente llora en la noche, y sus lágrimas están en sus mejillas.

No tiene quien la consuele de todos sus amantes;

Todos sus amigos le faltaron, se le volvieron enemigos.

Lo de las lágrimas es comprensible, porque naciones como Egipto y ciudades como Tiro y Sidón, que Judá consideraba sus aliados, la han abandonado a su suerte. En este versículo son descritos como amantes . Cuando necesitaba a alguien que la consolase, descubrió que había sido engañada.

El término amantes se refiere a naciones tales como Egipto, a la cual Judá constantemente pidió ayuda. Cuando los babilonios cercaron Jerusalén, la nación de Judá se apartó de Dios y en su lugar buscó la ayuda y protección de otras naciones.

Lamentaciones 1:3 Judá ha ido en cautiverio a causa de la aflicción y de la dura servidumbre;

Ella habitó entre las naciones, y no halló descanso;

Todos sus perseguidores la alcanzaron entre las estrechuras.

Lamentaciones 1:4 Las calzadas de Sion tienen luto, porque no hay quien venga a las fiestas solemnes;

Todas sus puertas están asoladas, sus sacerdotes gimen,

Sus vírgenes están afligidas, y ella tiene amargura.

La gente acostumbraba a llegar a los festivales y a los mercados a través de las calzadas y llevar a cabo sus transacciones en las plazas tras las puertas de la ciudad.

Lamentaciones 1:5 Sus enemigos han sido hechos príncipes, sus aborrecedores fueron prosperados,

Porque Jehová la afligió por la multitud de sus rebeliones;

Sus hijos fueron en cautividad delante del enemigo.

Lamentaciones 1:6 Desapareció de la hija de Sion toda su hermosura;

Sus príncipes fueron como ciervos que no hallan pasto,

Y anduvieron sin fuerzas delante del perseguidor.

La última parte de este versículo probablemente se refiera a la captura de Sedequías.

Lamentaciones 1:7 Jerusalén, cuando cayó su pueblo en mano del enemigo y no hubo quien la ayudase,

Se acordó de los días de su aflicción, y de sus rebeliones,

Y de todas las cosas agradables que tuvo desde los tiempos antiguos.

La miraron los enemigos, y se burlaron de su caída.

Se sabe que Edom estuvo entre quienes más se burlaron cuando cayó Jerusalén en manos de sus enemigos.

Lamentaciones 1:8 Pecado cometió Jerusalén, por lo cual ella ha sido removida;

Todos los que la honraban la han menospreciado, porque vieron su verg:uenza;

Y ella suspira, y se vuelve atrás.

Vieron su vergüenza : Ser desnudado constituía una de las más grandes humillaciones en el mundo antiguo. Así se castigaba a una prostituta.

Lamentaciones 1:9 Su inmundicia está en sus faldas, y no se acordó de su fin;

Por tanto, ella ha descendido sorprendentemente, y no tiene quien la consuele.

Mira, oh Jehová, mi aflicción, porque el enemigo se ha engrandecido.

Sus faldas no podían esconder su inmundicia . Al final de este versículo, Jerusalén toma la palabra.

La advertencia era fuerte y clara: Si Judá juega con fuego, el pueblo se quemará. Jerusalén se arriesgó tontamente y perdió, negándose a creer que la vida inmoral traía consigo el castigo de Dios. La consecuencia final del pecado es el castigo. Podemos decidir pasar por alto las advertencias de Dios, pero tan seguro como el juicio de Dios vino sobre Jerusalén, así vendrá sobre quienes lo desafían. ¿Escucha usted la Palabra de Dios? ¿La obedece? La obediencia es una señal segura de su amor por El.

Lamentaciones 1:10 Extendió su mano el enemigo a todas sus cosas preciosas;

Ella ha visto entrar en su santuario a las naciones

De las cuales mandaste que no entrasen en tu congregación.

Los babilonios se llevaron del templo todas sus cosas preciosas , u ornamentos. Jerusalén se sentía como una mujer raptada y robada cuando los paganos entraron al templo sagrado. Ni siquiera los judíos ordinarios eran admitidos al santuario.

Lamentaciones 1:11 Todo su pueblo buscó su pan suspirando;

Dieron por la comida todas sus cosas preciosas, para entretener la vida.

Mira, oh Jehová, y ve que estoy abatida.

Una descripción de las condiciones prevalecientes durante el sitio.

Lamentaciones 1:12 ¿No os conmueve a cuantos pasáis por el camino?

Mirad, y ved si hay dolor como mi dolor que me ha venido;

Porque Jehová me ha angustiado en el día de su ardiente furor.

Lamentaciones 1:13 Desde lo alto envió fuego que consume mis huesos;

Ha extendido red a mis pies, me volvió atrás,

Me dejó desolada, y con dolor todo el día.

Fuego , red , yugo y lagar : Todas estas son metáforas que simbolizan el sufrimiento. Llamó contra mí compañía : Dios convocó a las fuerzas enemigas contra Jerusalén.

Lamentaciones 1:14 El yugo de mis rebeliones ha sido atado por su mano;

Ataduras han sido echadas sobre mi cerviz; ha debilitado mis fuerzas;

Me ha entregado el Señor en manos contra las cuales no podré levantarme.

Al principio, el pecado parece darnos libertad. Pero la libertad para hacer cualquier cosa que queramos poco a poco se convierte en un deseo de hacerlo todo. Luego nos volvemos esclavos del pecado y quedamos atados a su yugo. La libertad de la esclavitud del pecado procede solo de Dios. El nos libera, no para hacer cualquier cosa que queramos, sino para hacer lo que El sabe es mejor para nosotros. Tan extraño como pueda parecer, la verdadera libertad surge por obedecer a Dios: seguir su dirección para así recibir lo mejor de El.

Lamentaciones 1:15 El Señor ha hollado a todos mis hombres fuertes en medio de mí;

Llamó contra mí compañía para quebrantar a mis jóvenes;

Como lagar ha hollado el Señor a la virgen hija de Judá.

Lamentaciones 1:16 Por esta causa lloro; mis ojos, mis ojos fluyen aguas,

Porque se alejó de mí el consolador que dé reposo a mi alma;

Mis hijos son destruidos, porque el enemigo prevaleció.

Lloro: El autor vuelve a lamentarse.

Dios es el Consolador, pero debido a los pecados de Israel, tuvo que apartarse y convertirse en su Juez.

Lamentaciones 1:17 Sion extendió sus manos; no tiene quien la consuele;

Jehová dio mandamiento contra Jacob, que sus vecinos fuesen sus enemigos;

Jerusalén fue objeto de abominación entre ellos.

Sion extendió sus manos: Un gesto de humilde súplica.

Lamentaciones 1:18 Jehová es justo; yo contra su palabra me rebelé.

Oíd ahora, pueblos todos, y ved mi dolor;

Mis vírgenes y mis jóvenes fueron llevados en cautiverio.

justo, tsaddiq: Uno que es justo, correcto, claro, limpio, apropiado. Una persona que se caracteriza por su integridad, equidad y espíritu justiciero. Esta palabra aparece más de 200 veces y procede del verbo tsadaq que significa: «ser justo, estar justificado y limpio». Tsadaq y sus derivados encierran la idea de justicia e integridad en la forma de vivir. La justicia le da a una persona luz y felicidadx. Tsaddiq aparece 66 veces en Proverbiosx. El tsaddiq es el que vivirá por la fe. En este versículo Jehová es tsaddiq (justo e íntegro) en todo momento, aun cuando ordena castigos.

Lamentaciones 1:19 Di voces a mis amantes, mas ellos me han engañado;

Mis sacerdotes y mis ancianos en la ciudad perecieron,

Buscando comida para sí con que entretener su vida.

Los sacerdotes y los ancianos fueron los principales culpables de que se hayan desestimado las advertencias de Jeremías.

Los amantes de Jerusalén no pudieron venir en su ayuda porque, al igual que Jerusalén, no buscaron a Dios. Aun cuando parecían fuertes, realmente eran débiles porque Dios no estaba con ellos. La ayuda confiable únicamente viene de uno cuyo poder provenga de Dios. Cuando busque un buen consejo, recurra a cristianos que obtienen su sabiduría del Dios que todo lo sabe.

Lamentaciones 1:20 Mira, oh Jehová, estoy atribulada, mis entrañas hierven.

Mi corazón se trastorna dentro de mí, porque me rebelé en gran manera.

Por fuera hizo estragos la espada; por dentro señoreó la muerte.

Las entrañas , o el alma, se consideraba el asiento de las emociones; el corazón , el asiento de la inteligencia y la voluntad. La muerte se refiere aquí probablemente a la plaga

Lamentaciones 1:21 Oyeron que gemía, mas no hay consolador para mí;

Todos mis enemigos han oído mi mal, se alegran de lo que tú hiciste.

Harás venir el día que has anunciado, y serán como yo.

Harás venir el día : El día del gran juicio vendría cuando Dios demande el castigo de Babilonia. Esta era la única esperanza de Jerusalén.

Lamentaciones 1:22 Venga delante de ti toda su maldad,

Y haz con ellos como hiciste conmigo por todas mis rebeliones;

Porque muchos son mis suspiros, y mi corazón está adolorido.

Israel pudo implorar a un Dios justo que castigara a los impíos que violaron la Ley.

Babilonia, aun cuando pecadora, fue el instrumento que Dios usó para castigar a Judá y a Jerusalén, su capital. El pueblo de Jerusalén clamó a Dios para que castigara a la malvada Babilonia de la misma manera en que los castigó a ellos (“haz con ellos como hiciste conmigo”). Dios lo haría, ya que había dictado sentencia de juicio sobre Babilonia.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Las flexiones de pecho

Esteban era el alumno más fornido de la clase de religión del profesor Pérez. Un día el profesor le pidió que se quedara un rato después de la clase, y le preguntó: —¿Cuántas flexiones

Seguir Leyendo »