La cajita de besos

La cajita de besos

Hace ya un tiempo, un hombre castigó su pequeña niña de 3 años por desperdiciar un rollo de papel de envoltura dorado. El dinero era escaso en esos días por lo que explotó en furia, cuando vio a la niña tratando de envolver una caja para ponerla debajo del árbol de navidad.

Mas sin embargo, la niña le llevó el regalo a su padre la siguiente mañana y dijo:

— Esto es para ti, Papito.

Él se sintió avergonzado de su reacción de furia, pero éste volvió a explotar cuando vio que la caja estaba vacía. Le volvió a gritar diciendo:— ¿Qué, no sabes que cuando das un regalo a alguien se supone que debe haber algo adentro?

La pequeñita volteó hacia arriba con lágrimas en los ojos y dijo:

— Oh, Papito, no está vacía, yo soplé besos adentro de la caja, Todos para ti, Papi.

El padre se sintió morir; puso sus brazos alrededor de su niña y le suplicó que lo perdonara.
Se ha dicho que el hombre guardó esa caja dorada cerca de su cama por años y siempre que se sentía derrumbado, él tomaba de la caja un beso imaginario y recordaba el amor que su niña había puesto ahí.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Un ángel se aparece a José

Un ángel se aparece a José

El origen de Jesucristo fue este: María, su madre, estaba comprometida para casarse con José; pero antes que vivieran juntos, se encontró encinta por el poder del Espíritu Santo. José, su marido, que era

Seguir Leyendo »

Dónde está la felicidad

En el principio de los tiempos se reunieron varios demonios para hacer una de las suyas. Uno de ellos dijo: – Debemos quitarles algo a los hombres, pero, ¿qué? Después de mucho pensar uno

Seguir Leyendo »

A veces no valoramos lo que tenemos

Stephen Hawking, quien proviene de una familia inglesa de Oxford sin mayores recursos económicos, está paralizado de pies a cabeza por una enfermedad degenerativa que desde hace más de treinta años ha ido acabando

Seguir Leyendo »