Salmo31: Suplica individual. Confianza en situacion de angustia

Categorías: Antiguo Testamento y Salmos.

Salmo31:1  Para el director del coro. Salmo de David. En ti, oh Señor, me refugio; jamás sea yo avergonzado; líbrame en tu justicia.

Este salmo presenta la confianza del alma humana en Dios, en medio de lágrimas y aflicción, hasta el triunfo. David clamó a Dios para que lo librara. Quería que Dios detuviera a aquellos que injustamente le estaban causando problemas. Por lo tanto, David hizo su petición basado en lo que él conocía del nombre o carácter de Dios. Como Dios es justo y amoroso, El quiere liberar a su pueblo.

Salmo31:2  Inclina a mí tu oído, rescátame pronto; sé para mí roca fuerte, fortaleza para salvarme.

Salmo31:3  Porque tú eres mi roca y mi fortaleza, y por amor de tu nombre me conducirás y me guiarás.

Salmo31:4  Me sacarás de la red que en secreto me han tendido; porque tú eres mi refugio.

Salmo31:5  En tu mano encomiendo mi espíritu; tú me has redimido, oh Señor, Dios de verdad.

Encomiendo : Jesús citó estas palabras de extrema confianza en Dios al morir en la cruz

Salmo31:6  Aborrezco a los que confían en ídolos vanos; mas yo confío en el Señor.

Decimos que tenemos fe en Dios, pero, ¿confiamos realmente en El? Las palabras de David, «En tu mano encomiendo mi espíritu», transmiten su completa confianza en Dios. Jesús utilizó esta frase cuando estaba muriendo en la cruz, mostrando su absoluta dependencia en Dios el Padre. Esteban repitió estas palabras cuando estaba siendo apedreado confiando que en la muerte, simplemente estaba pasando del cuidado terrenal de Dios a su cuidado eterno. Debemos comprometer nuestras posesiones, nuestras familias y nuestras vocaciones a Dios. Pero en primer lugar y más importante aun, debemos comprometernos totalmente con Dios. ¿Por qué trajo David repentinamente el tema de la idolatría? Quería hacer un contraste entre su total devoción a Dios y la adoración diluida ofrecida por muchos israelitas. Los rituales religiosos paganos nunca fueron completamente borrados de Israel ni de Judá, a pesar de los esfuerzos que llevó a cabo David y otros pocos reyes. Obviamente, una persona que se inclinaba ante los ídolos no podía depositar su espíritu en las manos de Dios. Cuando colocamos los ídolos actuales (riqueza, posesiones materiales, éxito) en el primer lugar de nuestra vida, no podemos esperar que el Espíritu de Dios nos guíe. Dios es nuestra autoridad suprema y requiere nuestra primera lealtad.

Salmo31:7  Me gozaré y me alegraré en tu misericordia, porque tú has visto mi aflicción; has conocido las angustias de mi alma,

Salmo31:8  y no me has entregado en manos del enemigo; tú has puesto mis pies en lugar espacioso.

En los días de David, los ejércitos necesitaban espacios abiertos en los que pudieran llevar a cabo sus maniobras militares. David alabó a Dios por el «lugar espacioso», lugares amplios que le había dado la libertad de moverse dentro de los límites de Dios. Si se siente restringido por los límites morales de Dios, recuerde que le ha dado mucha libertad, mucha más de la que necesita para moverse dentro de esos límites. Utilice las oportunidades que Dios le ha dado para tomar decisiones apropiadas. Uselas con sabiduría y lo conducirán a la victoria.

Páginas: 1 2 3 4

Deja un comentario