Jeremías 9: Ojalá mi cabeza fuera un manantial y mis ojos una fuente de lágrimas

Categorías: Antiguo Testamento y Jeremias.

Jeremías 9:1 ¡Ojalá mi cabeza fuera un manantial, y mis ojos una fuente de lágrimas,para llorar de día y de nochepor los muertos de mi pueblo!

Jeremías 9:2 ¡Ojalá tuviera yo en el desiertouna posada junto al camino!Abandonaría a mi pueblo,y me alejaría de ellos.Porque todos ellos son adúlteros,son una banda de traidores.

Jeremías 9:3 «Tensan su lengua como un arco;en el país prevalece la mentira, no la verdad,porque van de mal en peor,y a mí no me conocen—afirma el Señor—.

Jeremías 9:4 Cuídese cada uno de su amigo,no confíe ni siquiera en el hermano,porque todo hermano engaña,y todo amigo difama.

Jeremías 9:5 Se engañan unos a otros;no se hablan con la verdad.Han enseñado a sus lenguas a mentir,y pecan hasta el cansancio.

Jeremías 9:6 »Tú, Jeremías, vives en medio de engañadores,que por su engaño no quieren reconocerme»,afirma el Señor.

Jeremías sintió emociones encontradas con respecto a su pueblo. Mentira, fraude, traición, adulterio e idolatría eran pecados frecuentes. Se enojó por el pecado de ellos, pero también sentía compasión. Dios lo apartó de ellos por su trabajo para El, pero también era uno de ellos. Jesús tuvo sentimientos similares cuando estuvo frente a Jerusalén, la ciudad que lo rechazaría

Jeremías 9:7 Por eso, así dice el Señor Todopoderoso:«Voy a refinarlos, a ponerlos a prueba.¿Qué más puedo hacer con mi pueblo?

Jeremías 9:8 Su lengua es una flecha mortífera,su boca sólo sabe engañar;hablan cordialmente con su amigo,mientras en su interior le tienden una trampa.

Jeremías 9:9 ¿Y no los he de castigar por esto?—afirma el Señor—.¿Acaso no he de vengarme de semejante nación?»

Jeremías 9:10 Lloraré y gemiré por las montañas,haré lamentos por las praderas del desierto,porque están desoladas, ya nadie las transitani se escuchan los mugidos del ganado.Desde las aves del cielo hasta los animales del campo,todos han huido.

Jeremías 9:11 «Convertiré a Jerusalén en un montón de ruinas,en una guarida de chacales.Convertiré en desolación las ciudades de Judá;¡las dejaré sin habitantes!»

Jeremías 9:12 ¿Quién es tan sabio como para entender esto? ¿A quién habló el Señor, para que lo anuncie? ¿Por qué está arruinado el país, desolado como un desierto por el que nadie pasa?

Jeremías 9:13 El Señor dice: «Ellos abandonaron la ley que yo les entregué; no me obedecieron ni vivieron conforme a ella.

Jeremías 9:14 Siguieron la terquedad de su corazón; se fueron tras los baales, como les habían enseñado sus antepasados.»

Jeremías 9:15 Por eso, así dice el Señor Todopoderoso, el Dios de Israel: «A este pueblo le daré a comer ajenjo y a beber agua envenenada.

Jeremías 9:16 Los dispersaré entre naciones que ni ellos ni sus antepasados conocieron; los perseguiré con espada hasta aniquilarlos.»

Jeremías 9:17 Así dice el Señor Todopoderoso:«¡Atención! Llamad a las plañideras.Que vengan las más expertas.

Jeremías 9:18 Que se den prisa,que hagan lamentación por nosotros.Nuestros ojos se inundarán de lágrimas,y brotará de nuestros párpados el llanto.

Jeremías 9:19 Desde Sión se escuchan gemidos y lamentos:“Hemos sido devastados;nos han avergonzado por completo.Tenemos que abandonar el país,porque han derribado nuestros hogares.” »

Jeremías 9:20 Escuchad, mujeres, la palabra del Señor;reciban vuestros oídos la palabra de su boca.Enseñad a vuestras hijas a entonar endechas;que unas a otras se enseñen este lamento:

Jeremías 9:21 «La muerte se ha metido por nuestras ventanas,ha entrado en nuestros palacios;ha eliminado en las calles a los niños,y en las plazas a los jóvenes.

Jeremías 9:22 Yacen tendidos los cadáverescomo estiércol sobre los campos,como gavillas que caen tras el segador,sin que nadie las recoja»,afirma el Señor.

Jeremías 9:23 Así dice el Señor:«Que no se gloríe el sabio de su sabiduría,ni el poderoso de su poder,ni el rico de su riqueza.

En este mundo de pecado y dolor, que termina pronto en muerte y juicio, ¡qué necios los hombres que se glorían en su conocimiento, salud, fuerza, riqueza o en cualquier cosa que los deja bajo el dominio del pecado y de la ira de Dios! Y de lo cual debe rendir cuenta en el más allá. Esto sólo acrecenta su desgracia.

Son el Israel verdadero los que adoran a Dios en Espíritu, se regocijan en Cristo Jesús y no tienen confianza en la carne. Estimemos la distinción que viene de Dios y que durará por siempre. Busquémosla con diligencia.

Jeremías 9:24 Si alguien ha de gloriarse,que se gloríe de conocermey de comprender que yo soy el Señor,que actúo en la tierra con amor,con derecho y justicia,pues es lo que a mí me agrada—afirma el Señor—.

La gente tiende a admirar cuatro cualidades en los demás: sabiduría humana, poder (valor), misericordia y riqueza. Sin embargo, Dios establece como prioridad más alta conocerlo en forma personal y vivir de manera que se refleje su justicia y rectitud. ¿Por qué cualidades desea que la gente más lo admire?

Jeremías 9:25 »Vienen días —afirma el Señor— en que castigaré al que sólo haya sido circuncidado del prepucio:

Jeremías 9:26 castigaré a Egipto, Judá, Edom, Amón, Moab, y a todos los que viven en el desierto y se rapan las sienes. Todas las naciones son incircuncisas, pero el pueblo de Israel es incircunciso de corazón.»

La circuncisión se remonta a los días de Abraham. Para el pueblo de Israel era símbolo de su relación de pacto con Dios. La circuncisión también la practicaban naciones paganas, pero no como señal de un pacto con Dios. En la época de Jeremías, los israelitas olvidaron el significado espiritual de la circuncisión aun cuando seguían realizándola.

Deja un comentario