1 de Samuel 12: La protesta de Samuel

Categorías: Antiguo Testamento y Primera de Samuel.

1 de Samuel 12:11 «Por consiguiente, el Señor envió a Jerubaal, [8] Barac, [9] Jefté, [10] y Samuel[11] para librarlos a ustedes del dominio de sus enemigos, y así ustedes pudieron vivir tranquilos.

Jerobaal : Otro nombre de Gedeón

1 de Samuel 12:12 Pero ustedes, cuando vieron que Nahas, rey de los amonitas, iba a atacarlos, me pidieron un rey que los gobernara, [12] siendo que el rey de ustedes es el Señor su Dios.

Dios concedió la petición de la nación por un rey, pero sus mandamientos y requerimientos para sus vidas permanecieron iguales. Dios tendría que ser su verdadero rey, y tanto Saúl como el pueblo tendrían que estar sujetos a su ley. Ninguna persona está exenta jamás de la ley de Dios. Ningún compromiso humano está fuera de la jurisdicción de Dios. El es el verdadero rey de cada una de las áreas de la vida. Debemos reconocer su reinado y someternos a El en obediencia.

1 de Samuel 12:13 Pero aquí tienen ustedes al rey que han escogido. El Señor les ha dado el rey que le pidieron.

Samuel traza el contraste entre el rechazo de Dios como vuestro rey y el rey que habéis elegido.

1 de Samuel 12:14 Ahora les toca a ustedes honrar al Señor y rendirle culto, atender su voz y no desobedecer sus mandatos, y vivir, tanto ustedes como el rey que los gobierne, conforme a la voluntad del Señor su Dios. Así les irá bien.

Un corazón obediente, no la forma de gobierno, trae la bendición de Dios.

1 de Samuel 12:15 Porque si no lo obedecen, sino que rechazan sus mandatos, él los castigará a ustedes y a su rey. [13]

1 de Samuel 12:16 «Así que no se muevan de donde están, y verán la grandiosa señal que el Señor va a realizar ante los ojos de ustedes.

1 de Samuel 12:17 Ahora que es el tiempo de la cosecha de trigo, no llueve, ¿verdad? Pues yo clamaré al Señor y él mandará truenos y lluvia, para que ustedes reconozcan y comprendan que, tal como lo ve el Señor, ustedes han hecho muy mal en pedir un rey.»

La siega del trigo tenía lugar al principio del verano, época del año en que no llovía ni se escuchaban truenos.

La cosecha del trigo llegaba cerca del final de la estación seca, durante los meses de mayo y junio. Debido a que la lluvia caía muy raramente durante este período, una gran tormenta era considerada como un suceso milagroso. Pero la lluvia durante la cosecha del trigo podía dañar las cosechas y hacer que se pudriera rápidamente. Este suceso inusual demostró el descontento de Dios con la petición que hizo Israel de un rey.

1 de Samuel 12:18 En seguida Samuel clamó al Señor, y al instante él mandó truenos y lluvia; entonces todo el pueblo tuvo mucho miedo del Señor y de Samuel.

1 de Samuel 12:19 Por eso, todos dijeron a Samuel: –Ruega al Señor tu Dios por estos siervos tuyos, para que no muramos; porque a todos nuestros pecados hemos añadido el de pedir un rey.

1 de Samuel 12:20 Samuel les contestó: –No tengan miedo. Es cierto que ustedes han hecho muy mal; pero ahora no se aparten del Señor, sino ríndanle culto de todo corazón.

1 de Samuel 12:21 No sigan a dioses falsos, que no pueden ayudar ni salvar porque son falsos.

1 de Samuel 12:22 Pues el Señor, haciendo honor a su nombre, no los abandonará; porque él quiere que ustedes sean su pueblo.

Samuel comprendió que Dios puede traer redención a esferas en las cuales las personas han causado desastres potenciales por sus decisiones equivocadas.

¿Por qué Dios hizo de Israel «su pueblo»? Dios no los escogió porque se lo merecieran, sino para que pudieran ser el medio por el cual Dios bendijera a todas las personas a través del Mesías, Dios nunca abandonaría a su pueblo, pero debido a que era su nación especial, a menudo los castigaría por su desobediencia a fin de traerlos nuevamente a una correcta relación con El.

Páginas: 1 2 3 4

Deja un comentario