Jueces-6-Llamamiento-de-Gedeón

Jueces 6: Llamamiento de Gedeón

Jue 6:1 Los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová; y Jehová los entregó en mano de Madián por siete años.

Madián : Los madianitas eran descendientes de Madián, un hijo de Abraham y Cetura. Se trataba de un pueblo nómada que vivía al este del río Jordán y el Mar Muerto. La opresión que durante siete años sufrió Israel fue un castigo de Dios por su idolatría.

Jue 6:2 Y la mano de Madián prevaleció contra Israel. Y los hijos de Israel, por causa de los madianitas, se hicieron cuevas en los montes, y cavernas, y lugares fortificados.

Los madianitas eran gente del desierto que descendían de la segunda esposa de Abraham, Cetura. De esta relación surgió una nación que siempre estuvo en conflicto con Israel. Años antes los israelitas, cuando todavía peregrinaban en el desierto, lucharon contra los madianitas y casi los destruyeron completamente. Debido a que no los aniquilaron totalmente, la tribu volvió a poblarse. Aquí estaban de nuevo oprimiendo a Israel.

Jue 6:3 Pues sucedía que cuando Israel había sembrado, subían los madianitas y amalecitas y los hijos del oriente contra ellos; subían y los atacaban.

Amalecitas : Esta antigua tribu nómada, que habitaba en el Neguev y en la península del Sinaí, descendía del nieto de Esaú, Amalec. Los madianitas formaron una coalición con ellos y otros pueblos de la región este.

Jue 6:4 Y acampando contra ellos destruían los frutos de la tierra, hasta llegar a Gaza; y no dejaban qué comer en Israel, ni ovejas, ni bueyes, ni asnos.

Jue 6:5 Porque subían ellos y sus ganados, y venían con sus tiendas en grande multitud como langostas; ellos y sus camellos eran innumerables; así venían a la tierra para devastarla.

En grande multitud como langostas : Los invasores eran tan numerosos, y tan grande la devastación del territorio, que fueron comparados con una plaga de langostas. Camellos : Esta es la primera referencia en al AT a la utilización de camellos en la guerra.

Jue 6:6 De este modo empobrecía Israel en gran manera por causa de Madián; y los hijos de Israel clamaron a Jehová.

Una vez más Israel tocó fondo antes de volverse a Dios. ¡Cuánto sufrimiento se hubieran evitado si hubieran confiado en Dios! Volverse a Dios no debe ser nuestro último recurso, sino que deberíamos buscar su ayuda todos los días. Esto no quiere decir que siempre la vida va a ser fácil. Tendremos dificultades, pero Dios nos dará la fuerza para enfrentarlas. No espere hasta estar en el extremo de la cuerda. En cada situación clame primero a Dios.

Jue 6:7 Y cuando los hijos de Israel clamaron a Jehová, a causa de los madianitas,

Jue 6:8 Jehová envió a los hijos de Israel un varón profeta, el cual les dijo: Así ha dicho Jehová Dios de Israel: Yo os hice salir de Egipto, y os saqué de la casa de servidumbre.

En estos capítulos se describe la liberación de la opresión de los madianitas por Gedeón.

Humildad. Rasgos del líder, Gedeón demostró siete características de líder consagrado:

1) indisposición a gobernar a menos que Dios lo llamara

2) dependencia continua de Dios

3) disposición de convertir la fe en acción

4) disposición de usar los dones que Dios le dio para dirigir a otros. Le dijo a los 300 que se quedaron con él que le observaran y siguieran su ejemplo

5) le dio la gloria a Dios antes y después de la victoria

6) humildemente le atribuyó crédito a otros que realmente merecía él

7) rehusó establecer una dinastía luego de haber cumplido el encargo divino.

El Señor envió a un profeta anónimo para recordarle a Israel cómo lo había liberado en Egipto y le había entregado la tierra prometida, y para amonestar a Israel por su desobediencia a las estipulaciones del pacto.

Jue 6:9 Os libré de mano de los egipcios, y de mano de todos los que os afligieron, a los cuales eché de delante de vosotros, y os di su tierra;

Jue 6:10 y os dije: Yo soy Jehová vuestro Dios; no temáis a los dioses de los amorreos, en cuya tierra habitáis; pero no habéis obedecido a mi voz.

Amorreos : Se refiere por lo general a la nación cananea.

Jue 6:11 Y vino el ángel de Jehová, y se sentó debajo de la encina que está en Ofra, la cual era de Joás abiezerita; y su hijo Gedeón estaba sacudiendo el trigo en el lagar, para esconderlo de los madianitas.

El ángel de Jehová :Ofra : Ciudad al oeste del Jordán. Abiezerita : Un clan de la tribu de Manasés. Sacudiendo el trigo en el lagar : Normalmente, el trigo se sacudía en un lugar abierto. Gedeón pensó que el trigo estaba más seguro escondido en el lagar.

El Antiguo Testamento registra varias apariciones del ángel de Jehová. No se sabe si es el mismo ángel el que apareció en cada caso. El ángel que se menciona aquí parece estar separado de Dios en un lugar pero como el mismo Dios en otro lugar. Esto ha llevado a que muchos crean que el ángel fue una aparición especial de Jesucristo previa a su misión en la tierra como lo registra el Nuevo Testamento. Además es posible que como mensajero especial de Dios, el ángel tuviera autoridad para hablar por Dios. En cualquiera de los casos, Dios envió a un mensajero especial para transmitir un mensaje importante a Gedeón.

La trilla era el proceso de separar los granos de trigo de la capa inservible llamada barcia. Esto se hacía normalmente en un área grande, a menudo en una colina, donde el viento podía llevarse la barcia ligera cuando el granjero lanzaba al aire el trigo golpeado. Sin embargo, si Gedeón hubiera hecho esto, hubiera sido un blanco fácil para las bandas de asaltantes que invadían la tierra. Por lo tanto, se vio forzado a trillar su trigo en un lagar, un hoyo que probablemente se encontraba oculto y en el que no se sospecharía que guardaba la cosecha un granjero.

Jue 6:12 Y el ángel de Jehová se le apareció, y le dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente.

Varón esforzado : El ángel señaló las cualidades de Gedeón como líder lleno del poder de Dios, así como su noble condición dentro de la comunidad, pese a sus manifestaciones de modestia

Jue 6:13 Y Gedeón le respondió: Ah, señor mío, si Jehová está con nosotros, ¿por qué nos ha sobrevenido todo esto? ¿Y dónde están todas sus maravillas, que nuestros padres nos han contado, diciendo: ¿No nos sacó Jehová de Egipto? Y ahora Jehová nos ha desamparado, y nos ha entregado en mano de los madianitas.

Si Jehová está con nosotros : Mientras el ángel del Señor le aseguraba que Dios estaba a su lado, Gedeón sentía que Jehová había abandonado a Israel en vista de las actuales circunstancias.

Gedeón preguntó a Dios acerca de los problemas a los que se enfrentaban él y su nación y acerca de la aparente falta de ayuda por parte de El. Lo que él no sabía era que el pueblo había traído calamidades sobre sí cuando decidió desobedecer y rechazar a Dios. Cuán fácil es pasar por alto nuestras responsabilidades y culpar a Dios y a los demás por nuestros problemas. Desafortunadamente, esto no resuelve nuestra situación. No nos acerca a Dios, sino que nos lleva al borde de la rebelión y la reincidencia.

Cuando surgen los problemas, el primer lugar donde debemos mirar es dentro de nosotros. Nuestra primera acción debería ser la confesión a Dios de los pecados que hayan podido crear los problemas.

Jue 6:14 Y mirándole Jehová, le dijo: Ve con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te envío yo?

Y mirándole Jehová : El ángel del Señor, hablándole ahora como Dios mismo, comisionó a Gedeón para que liberara a los hijos de Israel.

Jue 6:15 Entonces le respondió: Ah, señor mío, ¿con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre.

Jue 6:16 Jehová le dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre.

«¡Ciertamente yo estaré contigo!» le dijo Dios a Gedeón, y prometió darle la fuerza que necesitaba para vencer la oposición. A pesar de este llamado claro y de la promesa de fortalecerlo, Gedeón puso varias excusas. Vio sólo sus limitaciones y debilidades. No le fue posible ver cómo Dios podría trabajar por medio de él.

Como Gedeón, hemos sido llamados para servir a Dios en formas específicas. Aun cuando Dios nos promete las herramientas y fuerzas que necesitamos, a menudo también ponemos excusas. Pero recordarle a Dios nuestras limitaciones solo implica que El no sabe todo acerca de nosotros o que ha cometido un error al evaluar nuestro carácter. No desperdicie el tiempo dando excusas, mejor aprovéchelo haciendo lo que Dios quiere.

Jue 6:17 Y él respondió: Yo te ruego que si he hallado gracia delante de ti, me des señal de que tú has hablado conmigo.

Jue 6:18 Te ruego que no te vayas de aquí hasta que vuelva a ti, y saque mi ofrenda y la ponga delante de ti. Y él respondió: Yo esperaré hasta que vuelvas.

Jue 6:19 Y entrando Gedeón, preparó un cabrito, y panes sin levadura de un efa de harina; y puso la carne en un canastillo, y el caldo en una olla, y sacándolo se lo presentó debajo de aquella encina.

La gran cantidad de comida (un efa equivalía a treinta y siete litros) que Gedeón ofreció como ofrenda reflejaba su riqueza, o el carácter especial del sacrificio en aquellos tiempos difíciles.

Jue 6:20 Entonces el ángel de Dios le dijo: Toma la carne y los panes sin levadura, y ponlos sobre esta peña, y vierte el caldo. Y él lo hizo así.

Jue 6:21 Y extendiendo el ángel de Jehová el báculo que tenía en su mano, tocó con la punta la carne y los panes sin levadura; y subió fuego de la peña, el cual consumió la carne y los panes sin levadura. Y el ángel de Jehová desapareció de su vista.

El cual consumió la carne y los panes : Que el sacrificio fuese consumido por el fuego le ofreció a Gedeón la señal que había pedido y le indicó que había sido aceptado por Dios.

Jue 6:22 Viendo entonces Gedeón que era el ángel de Jehová, dijo: Ah, Señor Jehová, que he visto al ángel de Jehová cara a cara.

Jue 6:23 Pero Jehová le dijo: Paz a ti; no tengas temor, no morirás.

¿Por qué sintió Gedeón miedo al ver un ángel? Los israelitas creían que nadie podía ver a Dios y vivir (véanse las palabras de Dios a Moisés en. Evidentemente, Gedeón pensó que esto también se aplicaba a los ángeles.

Jue 6:24 Y edificó allí Gedeón altar a Jehová, y lo llamó Jehová-salom;[a] el cual permanece hasta hoy en Ofra de los abiezeritas.

Jehová – salom significa literalmente Jehová es paz. La nueva seguridad de Gedeón en sus relaciones con Dios se expresa elocuentemente por medio del término salom, el cual significa integridad, seguridad, bienestar, paz y compañerismo.

Jue 6:25 Aconteció que la misma noche le dijo Jehová: Toma un toro del hato de tu padre, el segundo toro de siete años, y derriba el altar de Baal que tu padre tiene, y corta también la imagen de Asera que está junto a él;

La primera misión de Gedeón como libertador designado por Dios fue arrancar de raíz la idolatría de Israel derribando el altar de Baal, y también cortó la imagen de madera que representaba a la diosa cananea Asera.

Jue 6:26 y edifica altar a Jehová tu Dios en la cumbre de este peñasco en lugar conveniente; y tomando el segundo toro, sacrifícalo en holocausto con la madera de la imagen de Asera que habrás cortado.

Jue 6:27 Entonces Gedeón tomó diez hombres de sus siervos, e hizo como Jehová le dijo. Mas temiendo hacerlo de día, por la familia de su padre y por los hombres de la ciudad, lo hizo de noche.

Jue 6:28 Por la mañana, cuando los de la ciudad se levantaron, he aquí que el altar de Baal estaba derribado, y cortada la imagen de Asera que estaba junto a él, y el segundo toro había sido ofrecido en holocausto sobre el altar edificado.

Jue 6:29 Y se dijeron unos a otros: ¿Quién ha hecho esto? Y buscando e inquiriendo, les dijeron: Gedeón hijo de Joás lo ha hecho. Entonces los hombres de la ciudad dijeron a Joás:

Jue 6:30 Saca a tu hijo para que muera, porque ha derribado el altar de Baal y ha cortado la imagen de Asera que estaba junto a él.

Después de que Dios llamó a Gedeón para que fuera el libertador de Israel, inmediatamente le pidió que destruyera el altar del dios Baal, un hecho que probaría la fe de Gedeón y su compromiso. La religión cananea era sumamente política, así que un ataque a un dios por lo general se consideraba como un ataque al gobierno local que apoyaba a ese dios. Si era sorprendido, Gedeón se enfrentaría a graves problemas sociales y probablemente a un ataque físico. (Para más información sobre Baal y Asera, Gedeón asumió un gran riesgo al seguir la suprema ley de Dios que específicamente prohíbe la idolatría. Después de saber lo que Gedeón había hecho, el pueblo quiso matarlo. Muchos de ellos eran compatriotas israelitas. Esto muestra cuán inmoral había llegado a ser el pueblo de Dios. Dios dijo que los idólatras debían ser apedreados hasta la muerte, pero estos israelitas querían apedrear a Gedeón por destruir un ídolo y por adorar a Dios! Cuando usted comienza a hacer algo para Dios, posiblemente sea criticado por quienes deberían apoyarlo.

Jue 6:31 Y Joás respondió a todos los que estaban junto a él: ¿Contenderéis vosotros por Baal? ¿Defenderéis su causa? Cualquiera que contienda por él, que muera esta mañana. Si es un dios, contienda por sí mismo con el que derribó su altar.

Jue 6:32 Aquel día Gedeón fue llamado Jerobaal, esto es: Contienda Baal contra él, por cuanto derribó su altar.

Jue 6:33 Pero todos los madianitas y amalecitas y los del oriente se juntaron a una, y pasando acamparon en el valle de Jezreel.

Los ejércitos de Madián y Amalec acamparon en el valle de Jezreel, el centro agrícola del área. Quienquiera que controlara la tierra rica y fértil del valle, controlaba al pueblo que vivía en él y lo rodeaba. Debido a sus vastos recursos, muchas de las principales rutas de comercio convergían en el paso que llevaba hasta el valle. Esto hizo que el valle de Jezreel fuera el sitio de muchas batallas. Los hombres de Gedeón atacaron a los ejércitos enemigos desde las colinas, y la única ruta de escape era a través del paso hacia el río Jordán. Esta es la razón de que Gedeón urgiera a algunas de sus tropas para que tomaran el control de los vados del río.

Jue 6:34 Entonces el Espíritu de Jehová vino sobre Gedeón, y cuando éste tocó el cuerno, los abiezeritas se reunieron con él.

El espíritu de Jehová vino sobre Gedeón : En hebreo esto significa literalmente «El Espíritu del Señor envolvió a Gedeón». Véase la introducción a Jueces: «El Espíritu Santo en acción».

Jue 6:35 Y envió mensajeros por todo Manasés, y ellos también se juntaron con él; asimismo envió mensajeros a Aser, a Zabulón y a Neftalí, los cuales salieron a encontrarles.

Jue 6:36 Y Gedeón dijo a Dios: Si has de salvar a Israel por mi mano, como has dicho,

Jue 6:37 he aquí que yo pondré un vellón de lana en la era; y si el rocío estuviere en el vellón solamente, quedando seca toda la otra tierra, entonces entenderé que salvarás a Israel por mi mano, como lo has dicho.

Jue 6:38 Y aconteció así, pues cuando se levantó de mañana, exprimió el vellón y sacó de él el rocío, un tazón lleno de agua.

Jue 6:39 Mas Gedeón dijo a Dios: No se encienda tu ira contra mí, si aún hablare esta vez; solamente probaré ahora otra vez con el vellón. Te ruego que solamente el vellón quede seco, y el rocío sobre la tierra.

¿Estaba Gedeón probando a Dios, o simplemente le estaba pidiendo más valor? En cualquiera de los casos, aunque su motivo era correcto (obedecer a Dios y derrotar al enemigo), su método era menos que ideal. Gedeón parece haber sabido que sus peticiones desagradarían a Dios. Además, él exigió dos milagros aún después de ser testigo del milagroso fuego de la peña. Es verdad que para tomar buenas decisiones necesitamos hechos. Gedeón tenía todos los hechos, pero aún así dudaba. Se tardó en obedecer a Dios porque quería todavía más pruebas.

Demandar señales adicionales era un indicio de incredulidad. A menudo, el temor nos hace que esperemos más confirmación cuando deberíamos entrar en acción. Las señales visibles no son necesarias si solamente están confirmando lo que ya sabemos que es verdad.

Actualmente el medio más importante por el que nos guía Dios es su Palabra, la Biblia. A diferencia de Gedeón, tenemos la Palabra de Dios completa y revelada. Si usted quiere tener más dirección de Dios, no pida señales; estudie la Biblia.

Después de ver el milagro del vellón húmedo, ¿por qué pidió Gedeón otro milagro? Quizá pensó que el resultado de la primera prueba podía haber sucedido en forma natural. Un vellón grande de lana podía retener humedad mucho tiempo después de que el sol hubiera secado la tierra que lo rodeaba. El «colocar vellones» es un método deficiente para tomar decisiones. Aquellos que lo hacen ponen limitaciones a Dios. Le piden que llene sus expectativas. Los resultados de tales experimentos quedan por lo común inconclusos y por ende nos hacen más desconfiados acerca de nuestras decisiones. No permita que un «vellón» se vuelva un sustituto para la sabiduría de Dios que proviene a través del estudio de la Biblia y de la oración.

Gedeón

La mayoría de nosotros queremos conocer los planes que Dios tiene para nuestras vidas, pero no siempre estamos seguros de cómo encontrarlos. Un malentendido común es la idea de que la dirección de Dios vendrá a nosotros como caída del cielo, que no tendrá nada que ver con lo que estamos haciendo ahora. Pero si siempre estamos mirando a nuestro alrededor buscando la próxima tarea que Dios nos quiera asignar, corremos el riesgo de arruinar aquello en lo que estamos trabajando en este momento. Afortunadamente, la Biblia nos señala un tipo de dirección que no pone en peligro nuestros proyectos actuales. En las descripciones que hace la Biblia de cómo Dios guió a mucha gente, podemos ver que a menudo el llamado de Dios llega cuando la gente está completamente inmersa en el desafío del momento. Un buen ejemplo de esta clase de dirección se ve en la vida de Gedeón.

Gedeón tenía una visión limitada, pero estaba comprometido con ella. Su reto era obtener comida para su familia aun cuando los hostiles invasores estaban haciendo prácticamente imposible el crecimiento, la recolección y la preparación del alimento. Gedeón era un hombre de recursos. Dio al lagar un doble propósito al convertirlo en un piso hundido para trillar. Carecía de ventilación para soplar la barcia, pero al menos estaba oculto de los madianitas. Estaba trillando cuando Dios le envió un mensajero con un desafío.

Gedeón estaba sorprendido por lo que Dios le había pedido que hiciera. El no quería meterse en una tarea para la cual no se sentía preparado. El ángel tuvo que vencer tres objeciones antes de que Gedeón estuviera convencido:

(1) la responsabilidad que sentía Gedeón por el bienestar de su familia,

(2) las dudas que tenía acerca del llamado mismo, y

(3) los sentimientos de incapacidad para realizar la tarea. Sin embargo, una vez que se convenció, obedeció con gusto, con ingenio y rapidez. Dedicó esos rasgos de personalidad al Dios de su pueblo, con el que ahora tenía una relación personal.

Gedeón tuvo sus momentos débiles y sus fracasos, pero seguía siendo el siervo de Dios. Si usted puede identificar sus propias debilidades con las de Gedeón, ¿podrá hacerlo también con sus ansias de servir? Recuerde a Gedeón como un hombre que obedeció a Dios al dedicar su atención a la tarea que tenía a mano. Luego ponga toda su atención para creer que Dios lo preparará para el mañana cuando este llegue.

Gedeón fue: Quinto juez de Israel. Un estratega militar experto en sorpresas. Miembro del Salón de la Fe. Derrotó al ejército madianita. Los hombres de Israel le ofrecieron un reinado hereditario. Aunque lento de convencer, actuaba bajo convicciones propias

Tuvo sus debilidades y errores: Temió que sus propias limitaciones no permitieran a Dios actuar. Recogió el oro madianita e hizo un símbolo que llegó a ser objeto perverso de adoración. Por medio de una concubina engendró un hijo que traería gran dolor y tragedia tanto a la familia de Gedeón como a la nación de Israel. No pudo mantener a la nación en los caminos de Dios; después de que él murió, todos regresaron a la idolatría.

De su vida aprendemos que: Dios nos llama en medio de nuestra obediencia actual. Según nuestras fidelidad, nos da mayor responsabilidad. Dios expande y utiliza las habilidades que ya ha construido en nosotros. Dios nos utiliza a pesar de nuestras limitaciones y fracasos. Aun los que han tenido un gran progreso espiritual pueden caer fácilmente en el pecado si no siguen de manera consistente a Dios.

Lo encontramos en Ofra, Valle de Jezreel, manantial de Harod de ocupaciones campesino, guerrero y juez. Hijo de Joás. Padere de Abimelec y contemporáneo de Zeba y Zalmuna

Jue 6:40 Y aquella noche lo hizo Dios así; sólo el vellón quedó seco, y en toda la tierra hubo rocío.

Gedeón no pidió la señal del vellón de lana para conocer la voluntad de Dios, sino para sentirse más seguro. Por medio de la revelación divina ya sabía que había sido escogido para liberar a Israel. Ahora quería una confirmación de que la presencia y el poder del Señor estaban con él para ayudarle a llevar a cabo la misión que se le había encomendado.

El cumplimiento del segundo pedido de Gedeón es más milagroso que el primero. Normalmente, el vellón de lana habría absorbido el agua más rápidamente que la tierra endurecida del suelo. El haber quedado seco el vellón y el rocío sobre la tierra habría sido algo sin duda sobrenatural. El Señor tuvo paciencia con Gedeón y le ofreció las pruebas que éste necesitaba.

Liberación a través de Gedeón

Apostasía, opresión y clamor

La infidelidad de Israel es chocante tras la alabanza a Jehová.

La infidelidad de Israel trae de nuevo la opresión como castigo divino. El mismo Dios que entrega al opresor en mano de Israel, ahora entrega a su pueblo en mano de Madián.

Madián era un pueblo nómada disperso en varios sitios. El lugar en la península de Sinaí a dónde Moisés huyó del faraón se llamaba “la tierra de Madián”, pero cuando Israel estaba al punto de emprender la conquista de Canaán un grupo de madianitas estaba establecido en el sur de Transjordania, cerca de Moab. Juntamente con los madianitas, otros dos grupos nómadas oprimían a Israel. Los amalequitas normalmente se mantenían al sur de Judá y al oriente del río Jordán. Los “hijos del oriente” eran tribus que provenían del desierto al oriente de Israel. Los madianitas y los amalequitas eran antiguos enemigos de Israel.

La opresión consistía en una incursión anual. En la época de la cosecha los nómadas invadían Israel para llevar el producto agrícola y los animales domesticados. Cruzando el Jordán, pasaban en ola arrasadora por el fértil valle de Jezree; esta región había sido abierta para la agricultura israelita por la victoria sobre Jabín, y luego descendían por la costa hasta Gaza. Venían como una plaga de langostas, no solamente por su número, sino también por su procedencia del desierto y por su efecto devastador. Su poderío militar se debía en parte a sus camellos. Esta es la historia más antigua conocida del empleo del camello a grande escala en una campaña militar. Los madianitas en los tiempos de Moisés no usaban muchos camellos todavía, sino asnos.

Aterrorizados, los israelitas huyeron a las montañas, donde estaban reducidos a vivir en las cuevas. Allí protegían su vida, sus cosechas y animales. La palabra traducida escondrijos es oscura. Posiblemente se refiera a hendiduras hechas en la roca por los ríos, o a una especie de atalaya de donde los israelitas enviaban señales mediante antorchas.

A pesar de estas medidas los madianitas dejaban a Israel sin alimentos. La lista ni ovejas, ni toros, ni asnos representaba todos los animales de valor en la economía israelita. El saqueo de las cosechas y de los animales era parte de la maldición por desobedecer el pacto con Jehová. Desde la pobreza causada por siete años de invasiones, el pueblo de Jehová volvió a su Dios, clamando por socorro.

En las historias de Otoniel y Ehud el clamor es seguido de inmediato por la noticia de que Jehová levantó un libertador. En la historia de Débora y Barac no hay semejante noticia. Más bien, después del reporte del clamor es necesario leer para estar seguro que Dios dará liberación. La demora se debe en parte al titubeo del líder militar llamado por Jehová. En la presente historia la demora es aún mayor. De hecho, la primera respuesta de Jehová al clamor de Israel da la impresión que no los va a socorrer. Luego, debido a las dudas de Gedeón, es que el lector se asegura que Dios realmente dará liberación.

En respuesta al clamor, Jehová envía un profeta. Se introduce en la misma parte de la historia que el relato acerca de la profetisa Débora. No obstante, a diferencia de ella, no llama al libertador, sino acusa a Israel de infidelidad al pacto con Jehová. Repasa las obras de Jehová a favor de Israe y resume el pacto. Aquí los amorreos son los pueblos de Canaán en general. Jehová había cumplido a cabalidad con su parte del pacto, pero Israel no había cumplido con la parte suya. Este mensaje nos deja con la impresión que esta vez Dios no librará a Israel.

Liberación

La historia de Gedeón tiene dos partes principales, con contrastes importantes entre ellas. La primera parte describe a un Gedeón temeroso e inseguro. Jehová le da a él y a sus 300 milicianos victoria en un ataque sorpresivo contra el campamento madianita. La primera parte concluye con la ejecución de dos líderes madianitas y un epílogo que resalta la humildad de Gedeón. La segunda parte principa describe a un Gedeón temerario y seguro de sí mismo. Con sus 300 hombres realiza otro ataque sorpresivo con éxito contra el campamento madianita, pero esta vez no se habla de intervención divina. Esta parte concluye con la ejecución de otros dos líderes madianitas y con un epílogo en el cual Gedeón parece ser humilde pero cae en un error serio. La segunda parte termina donde la primera comenzó: con idolatría en Ofra.

Dios llama a los ocupados

Sin duda Dios llama a ciertos hombres para que le sirvan en diferentes tareas. La Biblia ofrece algunas características del llamamiento y ésta es una muy típica: estar cumpliendo con su deber al tiempo de ser llamado. Así fue con los profetas en el AT, y así fue con los apóstoles del NT. Raramente, o quizá nunca, llama Dios al desocupado o al ocioso.

Llamamiento del libertador

Si Barac fue un libertador tímido, lo es mucho más Gedeón. Desde el comienzo se ve incrédulo que Jehová librará a Israel por su medio, y no se convence finalmente.

El llamamiento del libertador sucede debajo de una encina, un sitio culturalmente ideal para una revelación divina. En Canaán algunas encinas, por lo menos, se consideraban sitios sagrados.

La alusión a Joás, dueño de la encina y padre de Gedeón, anticipa su papel. Los abiezeritas eran descendientes de Abiezer, hijo o nieto de Manasés. Por ende, Gedeón era de la tribu de Manasés, y Ofra aquí no es la Ofra en Benjamín, sino una ciudad en Manasés.

El ángel de Jehová ya se ha aparecido, para acusar de incumplimiento de un pacto. Sería natural esperar lo mismo aquí. Sin embargo, esta vez juega un papel semejante al de Débora; envía al libertador y promete acompañarlo en la batalla.

Su aparición a Gedeón tiene muchos paralelos con su aparición a Moisés. En ambos relatos hay opresión, clamor, un futuro libertador que se esconde del opresor, aparición del ángel de Jehová, llamamiento del libertador (“Yo te envío”;), diálogo entre Dios y el llamado, objeción del llamado (“¿Quién soy yo para salvar a Israel?”; repetición dos veces de la frase “Oh, Señor” en la objeción, promesa de acompañamiento divino (“Yo estaré contigo”;, señales, fuego milagroso y miedo de la presencia divina. Hay todavía más paralelos que indican que Gedeón es un libertador como Moisés (ver la exposición), el primer líder israelita que venció a los madianitas.

Gedeón desgranaba el trigo en el lagar. El verbo traducido “desgranar” es lit. “golpear”; se refiere al método de desgranar con palo o látigo. Este método se usaba para cantidades pequeñas, pero no para una cosecha completa. Tampoco era el lagar, una especie de cisterna excavada en la roca para exprimir las uvas, un sitio indicado para desgranar. El trigo normalmente se trillaba en la era, una extensión plana de tierra dura. Luego se tiraba la mies trillada al aire para que el viento llevara la paja y la cáscara. Sin embargo, este método era mucho más visible que la técnica utilizada por Gedeón. Además, desgranando cantidades limitadas, Gedeón podría ocultar su producto más rápidamente.

El ángel de Jehová aparece como viajero con vara en la mano y se sienta debajo de la encina. Jehová está contigo probablemente era un saludo común. Tal vez dirigirse a un varón como valiente guerrero era una cortesía común también. Sin embargo, el saludo contenía el llamamiento de Gedeón; sería un guerrero valiente por la presencia de Jehová con él.

De mal humor, Gedeón refuta el saludo. Asevera que no es valiente guerrero y que Jehová no está con Israel.

Aunque usa la expresión cortés señor mío, obviamente Gedeón no sabe todavía la identidad verdadera del viajero (el mismo título se usa para hombres. Pasando por alto que el saludo decía que Jehová está con él, se queja de que Jehová no está con Israel. No ha tomado en serio el mensaje. El profeta citó el éxodo para acusar a Israel de infidelidad a Jehová; Gedeón lo cita para acusar a Jehová de haber desamparado a Israel. No menciona el pecado de la nación.

El ángel de Jehová no se deja ofender. Más bien, reitera lo que ya expresó Insta a Gedeón a librar con su fuerza a Israel (comp. la segunda parte del saludo) y declara que lo envía (comp. la primera parte).

Al decir Jehová le miró, implica que el ángel de Jehová era Jehová mismo, su manifestación visible. El que el ángel de Jehová primero se presenta como tal, pero luego se le identifica con Jehová, también se halla en Génesis.

Tal vez Jehová haya hablado con ironía de la fuerza de Gedeón. Sin embargo, reconocía capacidades en Gedeón que éste mismo ignoraba. A la vez, la exhortación del v. 14 fue una prueba. Si Gedeón se hubiera creído capaz de librar a Israel por su propia fuerza, habría fracasado.

Gedeón protesta que no tiene poder social para dirigir a Israel en una lucha de liberación. La palabra traducida familia es lit. “millar”; probablemente el “millar” de Gedeón era su clan, Abiezer. Varios líderes de Israel respondieron al llamado divino reconociendo su incapacidad. La timidez de Gedeón magnifica el poder de Jehová en la liberación.

El uso de la mayúscula con Señor en vez de la minúscula como refleja un cambio correspondiente en las vocales del Texto Masorético. Por cierto Gedeón se va dando cuenta paulatinamente de la verdadera identidad del viajero. La pregunta retórica habrá indicado a Gedeón que su interlocutor es más que un hombre común y corriente.

Jehová se revela más claramente a través de la primera promesa. Derrotar a los madianitas “como a un solo hombre” no significa vencerlos fácilmente, como si tuvieran la fuerza de un solo hombre, sino destruirlos todos juntos, repentina y completamente.

Para despejar sus dudas Gedeón suplica al viajero una señal de que realmente es el ángel de Jehová. La palabra traducida presente también significa “ofrenda”. Si el viajero es solamente un hombre, lo que Gedeón le trae será un simple regalo. Sin embargo, si es Dios, el presente será una ofrenda.

Lo que Gedeón preparó era demasiado para un solo hombre. Uno solo no podía comer un cabrito, y el efa de harina daba suficiente pan para 10 personas aun cuando no hubiera carne; no se sabe el tamaño exacto del efa, pero era una medida grande. Estas cantidades son un indicio más de que Gedeón reconocía la divinidad de su visitante, especialmente si tomamos en cuenta que se las ofreció en tiempo de escasez. El tamaño del “presente” era similar al tamaño de la ofrenda que Ana hizo a Jehová.

No había tiempo para dejar fermentar los panes. A la vez los panes sin levadura contribuyen a la impresión de que el presente era una ofrenda a Dios. Todavía otro detalle que implica una ofrenda sagrada es que el verbo traducido presentó también se usa de la presentación de ofrendas a Dios.

Puntualiza que fue debajo de la encina que el ángel de Jehová recibió la comida. Era un lugar idóneo para la revelación que viene a continuación.

Sobre esta peña ha de significar sobre una roca de la peña en la cual el lagar estaba excavado. Gedeón vertería el caldo sobre la carne y los panes, mojándolos por completo. El fuego, entonces, asombra porque fue producido por el to que del cayado, subió de la roca y consumió toda la ofrenda mojada. El tiempo del verbo heb. implica que el ángel desapareció mientras el fuego consumía la ofrenda.

Estas maravillas convencen a Gedeón de la identidad de su interlocutor. Su temor por haber visto la cara del ángel de Jehová es una evidencia más de que éste era la manifestación visible de Dios. Sin embargo, Jehová promete que, lejos de matar a Gedeón, lo bendecirá. La palabra traducida paz es shalom. Abarca el bienestar completo, de manera que la paz sea contigo es una promesa de que Dios prosperará a Gedeón.

De gratitud a Jehová, y para dar testimonio de la revelación divina, Gedeón construye un altar debajo de la encina. Por el nombre Jehová-shalom confiesa que la fuente de bendición no es Baal, sino Jehová. La mención de Ofra pone un marco literario alrededor del relato del llamamiento de Gedeón.

Ofrendando sin condiciones

Debemos tener un concepto más práctico, real y bíblico cuando ofrecemos algo a Dios. Algunas personas parecen dar sus ofrendas o diezmos como si les amarraran un hilo para controlarlas una vez que salen de sus manos. Una de las enseñanzas del holocausto u ofrenda quemada era esa: una vez que lo ofrecemos a Dios ya está fuera de nuestro control, ya no es nuestro.

Gedeón puso la carne sobre la peña, derramó sobre ella el caldo y de allí en adelante Dios dispuso de la ofrenda. De la peña subió fuego que consumió la ofrenda. Esa palabra “consumió” es importante. Ya no se podía recobrar caldo ni carne. El fuego los consumió. Tengamos cuidado con lo que ofrecemos a Dios.

Identificación plena del libertador con Jehová

Esa noche Jehová asignó a Gedeón su primera tarea peligrosa. En realidad, era deber de todo Israel destruir los altares paganos. En la religión cananea el toro representaba al dios El. Tal vez por eso Jehová ordenó a Gedeón utilizar dos toros para destruir el altar. Sobre Baal y Asera. El árbol ritual de Asera representaba el árbol de vida. Probablemente era un palo cortado en forma de un árbol estilizado.

¡Mientras Israel clamaba a Jehová por liberación seguía adorando a Baal! El encargado de su altar era el padre de Gedeón mismo. Es interesante notar que el nombre Joás significa “Jehová ha dado”. Como muchos israelitas, Joás posiblemente era sincretista. Adorar a Jehová y a Baal no es problema para el politeísta, pero el Dios único no comparte su gloria. Es por eso que manda a Gedeón a destruir los objetos de culto a los dioses cananeos. Usar el árbol de Asera como leña para ofrecer un holocausto a Jehová aumentaría la afrenta a la diosa. La frase Jehová tu Dios implica que al obedecer la orden Gedeón se identificará con Jehová como su único Dios.

La cumbre del peñasco sería un sitio altamente visible. El heb. dice lit. “en la cumbre de esta fortaleza”, probablemente una peña que servía como fortaleza natural. La edad del segundo toro corresponde a la duración de la opresión, de suerte que el sacrificio sería una expiación por la idolatría que provocó la opresión. La palabra ordenadamente probablemente se refiere a la colocación de las piedras, o a las instrucciones divinas en general para la construcción de un altar; donde “he preparado” es de la misma raíz heb.

Gedeón obedece el mandato divino, aunque por temor lo hace de noche. Su temor no fue infundado. Cuando sus conciudadanos se dieron cuenta de lo que había pasado y quién lo había hecho, querían matarlo. Creían que debía morir, no por haber hecho un altar a Jehová, sino por haber destruido el altar de Baal y el árbol de Asera. Temían que los dioses castigarían a la ciudad, probablemente con infertilidad.

Para sorpresa de todos, el encargado del altar destruido sale a la defensa de Gedeón. Forzado a escoger entre su hijo y su dios, Joás argumenta que si Baal es dios, ellos (el pronombre vosotros es enfático en el heb.) no tienen que contender por él; ellos (se repite el pronombre enfático) no tienen que defenderlo. El verbo traducido defender es lit. “liberar”. En este libro, Jehová libera a su pueblo repetidas veces. Baal, por otro lado, no solamente no ha podido dar liberación de la opresión madianita, sino que ni a sí mismo se puede liberar de la agresión de Gedeón.

En heb., la frase traducida antes de mañana es lit. “hasta la mañana”. Tal vez Joás decía que el que quisiera contender por Baal debe actuar como muerto (es decir, esperar sin hacer nada) hasta la mañana siguiente. Los hombres de Ofra habían pedido a Joás la muerte de su hijo. Él les responde que debe “morir” el que contienda por Baal, dando plazo a Baal para castigar a Gedeón.

De manera que Joás retó a Baal, demostrando que no creía que podría dañar a su hijo. Su conversión de encargado del altar de Baal a creyente en Jehová puso un ejemplo que muchos de Ofra seguirían.

Jerobaal sería un nombre conocido en Israel. Se pronunciaba Yerubba‘al , y normalmente se interpretaría como “Sea engrandecido Baal”. En este caso, debido a las circunstancias, los israelitas lo interpretaron como si fuera Yeribba‘al, “Contienda Baal”. El heb. muestra que yerub podía significar lo mismo que yerib, “contienda”.

La destrucción del altar pagano fue un elemento importante en el plan de Jehová. La fe del tímido Gedeón fue fortalecida para la tarea mayor que le quedaba por delante. Gedeón se identificó públicamente con Jehová. Los abiezeritas vieron la debilidad de Baal frente al representante de Jehová, y el pueblo fue purgado de la adoración pagana. Cuando se logre la liberación, no habrá duda que vino por medio de un adorador de Jehová. Así como en la historia de Moisés, la derrota de los dioses falsos es un paso clave entre el llamado del libertador y la liberación.

Cambio de nombre

A través de la Biblia Dios ha cambiado el nombre de sus siervos dando atención al carácter del individuo. A Abram (padre excelso) le puso Abraham (padre excelso de una multitud); a Jacob (suplantador) le puso Israel (que prevalece con Dios); a Simón, o Simeón (oído) le puso Pedro (piedra, roca). Aquí Gedeón (cortador) pasa a ser Jerobaal (destructor de Baal.)

Es bueno comparar el carácter del individuo antes y después del cambio de nombre. ¿Qué nombre mereceríamos nosotros que describa cómo somos y cuál nos gustaría mejor? ¿Jacob (ventajoso), Hilario (risa), Sofía (sabiduría), Irene (paz), o quizá le quedaría bien reverente, obediente, diligente, etc.? ¿Qué nombre nos pondría Dios que sea conforme al cambio que ha hecho en nosotros?

Reunión de los ejércitos

Los nómadas invaden a Israel de nuevo. Para hacerles frente Gedeón convoca un ejército de las tribus del norte de Israel. La investidura por el Espíritu es un cumplimiento de la promesa de Jehová de estar con Gedeón.

Cuando Gedeón tocó la corneta, su clan respondió. Acudirían porque sabían que Jerobaal había triunfado en su confrontación con Baal. Luego la tribu de Gedeón siguió el ejemplo de Abiezer. Manasés sentiría agudamente la amenaza de los invasores, ya que el valle de Jezreel era su frontera norteña. Las otras tribus más preocupadas serían las del otro lado del valle; por eso Gedeón recluta de ellas también. En fin, todas las tribus del norte acudieron a la batalla con la excepción de Isacar.

Con su ejército ya reunido, a Gedeón le entra temor. Pide a Dios una señal, luego otra a la inversa. Su propósito no es averiguar la voluntad divina. Ésta la sabe; Jehová ha prometido librar a Israel por su mano. Su duda es si Dios cumplirá con lo dicho.

El rocío era un símbolo de prosperidad; y la prueba es una forma de constatar si Jehová, y no Baal, era quien lo podría dar o retener. Al repetir como has dicho, Gedeón expresa su desconfianza en las promesas divinas. Dios no estaba obligado a someterse a la prueba, especialmente porque ya había accedido a otra. No obstante, en la mañana Gedeón halló lo que había pedido.

Pero, la tierra tal vez podía estar seca por causas naturales, ya que el suelo duro de la era (lugar donde se trillaba el grano) se secaría más rápido que el vellón. Una prueba más contundente sería que sucediera lo contrario. Al pedir esto Gedeón reconoce su presunción. Ruega a Dios no enojarse con él, sino que permitiera probarlo solo una vez más (nótese la repetición de esta frase). Tan misericordioso a Gedeón y fiel a su pacto con Israel era Dios que efectuó esta señal también. Esta vez el texto aclara que Dios lo hizo así (comp. el ambiguo «aconteció así».

En Jueces, Dios normalmente es llamado por su nombre Jehová, raras veces se le llama Dios. Sin embargo, en 6:36–40 “Dios” se usa tres veces (“el Dios”), y el nombre “Jehová” no aparece. Gedeón pone en tela de duda la palabra del Dios todopoderoso, y éste, en vez de enojarse por la imprudencia, concede las dos señales.

Este pasaje no nos autoriza a pedir señales para averiguar la voluntad de Dios. En ninguna parte de la Biblia Dios promete dar señales milagrosas a sus hijos para guiarlos. Más bien espera que busquemos sabiduría en el estudio de su palabra y la oración. Cuando Dios envía señales es por su gracia y misericordia, y las da solamente cuando él quiere. En la historia de Gedeón las señales milagrosas responden a su falta de fe. Entre más fuerte la fe, menos necesidad tiene de semejantes señales.

Un contraste marcado

Hay un contraste marcado en las bendiciones que recibieron los israelitas en el pasado y el sufrimiento en el presente.

1. El pasado:

(1) Dios estaba con ellos.

(2) Experimentaron victoria sobre los enemigos.

(3) La prosperidad les dió seguridad.

2. El presente:

(1) Sintieron que Dios les había abandonado.

(2) Experimentaron derrota a mano de los enemigos.

(3) Vivieron adversidad en todo momento.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Una viuda pobre da todo lo que tiene

Estando Jesús sentado frente al arca de las ofrendas, estaba mirando cómo la gente echaba dinero en ella; y muchos ricos echaban grandes cantidades. Vino también una viuda pobre, la cual metió dos blancas

Seguir Leyendo »

Los diez mandamientos de los padres

Amor: Todo niño necesita y espera ser amado por lo padres. Un amor a través de gestos y principalmente de dedicación (tiempo, paciencia, etc) y no apenas de palabras. Como respuesta a esta actitud

Seguir Leyendo »