Job-5-Al-necio-lo-mata-la-ira1

Job 5: Al necio lo mata la ira

Job 5:1 »Ahora, pues, da voces, a ver quién te responde. ¿A cuál de los santos te volverás?[a]

Job 5:2 Es cierto que al necio lo mata la ira y al codicioso lo consume la envidia.

Job 5:3 Yo he visto que el necio echaba raíces, y en la misma hora maldije su morada.

Job 5:4 Sus hijos carecerán de socorro: en la puerta serán quebrantados y no habrá quien los libre.

Job 5:5 Su cosecha se la comerán los hambrientos, sacándola de entre los espinos; y los sedientos se beberán su hacienda.

Job 5:6 Porque la aflicción no sale del polvo ni la fatiga brota de la tierra.

Job 5:7 Pero como las chispas se levantan para volar por el aire, así el hombre nace para la desdicha.[b]

aflicción, amal: Pena, labor, dolor, problema, miseria, fatiga. Este sustantivo es usado 56 veces en el Antiguo Testamento. Su raíz es el verbo amal «laborar o afanarse hasta quedar exhausto». El verbo se usa en el Salmo 127:1, el cual alude al agotamiento de los obreros que están tratando de construir la casa de Dios sin su cooperación. Cuando José finalmente obtuvo la felicidad, luego de sufrir la traición familiar, una infeliz esclavitud y un injusto aprisionamiento, dijo: «Dios me hizo olvidar todo mi trabajo, y toda la casa de mi padre».

Job 5:8 Ciertamente yo buscaría a Dios y le encomendaría mi causa.

Los tres amigos de Job cometieron el error de suponer que Job había cometido un gran pecado y que esa era la causa de su sufrimiento. Ni ellos ni Job sabían acerca de la conversación de Satanás con Dios. Es inherente a la naturaleza humana el culpar a la gente por sus propios problemas, pero la historia de Job deja muy claro que no siempre la culpa está asociada con quienes son atribulados por problemas.

Job 5:9 Él hace cosas grandes e inescrutables, y maravillas sin número.[c]

Job 5:10 Derrama la lluvia sobre la faz de la tierra y envía las aguas sobre los campos.

Job 5:11 Pone en alto a los humildes y a los enlutados da seguridad.

Job 5:12 Frustra los pensamientos de los astutos, para hacer vana la obra de sus manos.

Job 5:13 Atrapa a los sabios en su propia astucia[d] y frustra los planes de los perversos.

Pablo citaría más adelante parte de este versículo y es la única vez en la que se menciona concretamente a Job en el Nuevo Testamento. Aun cuando Dios reprendió a Elifaz por haberle dado un mal consejo a Job, no todo lo que él dijo era incorrecto. La parte que citó Pablo fue correcta: los hombres a menudo caen en sus propias trampas («en la astucia de ellos»). Esto ilustra cómo deben usarse las Escrituras para explicar y hacer comentarios de sí mismas. Debemos familiarizarnos con la intención completa de la Palabra de Dios para poder comprender adecuadamente las porciones difíciles que hay en ella.

Pablo cita este versículo en 1 de Corintios 3:19 para mostrar que la sabiduría de Dios es superior a la humana.

Job 5:14 De día tropiezan con tinieblas; a mediodía andan a tientas, como de noche.

Job 5:15 Él libra de la espada al pobre, de la boca de los malvados y de la mano del violento;

Job 5:16 por eso, el necesitado tiene esperanza, pero la iniquidad cierra la boca.

Job 5:17 »Bienaventurado es el hombre a quien Dios corrige; por tanto, no desprecies la reprensión del Todopoderoso.[e]

Elifaz estaba en lo correcto: es una bendición ser disciplinado por Dios cuando hacemos algo malo. Su consejo, sin embargo, no se aplicaba a Job. Como sabemos desde el principio del libro, el sufrimiento de Job no era el resultado de algún gran pecado. En ocasiones damos a la gente consejos excelentes sólo para darnos cuenta que no se aplican a ellos y que, por lo tanto, no son útiles. Todos aquellos que dan consejos a partir de la Palabra de Dios deben tener cuidado de comprender totalmente la situación de una persona antes de dar su consejo.

Las palabras de Elifaz en 5.17, 18 muestran un punto de vista de disciplina que casi ha sido olvidado en la actualidad: el dolor puede ayudarnos a crecer. Estas son palabras adecuadas para recordar cuando nos enfrentemos a alguna pérdida o a tiempos difíciles. Debido a que Job no comprendía el porqué de su sufrimiento, su fe en Dios tuvo la oportunidad de crecer. Por otro lado, no debemos cometer el error de Elifaz. Dios no elimina todas las dificultades cuando lo seguimos muy de cerca, y el buen comportamiento no siempre es recompensado con la prosperidad. Recompensas por hacer el bien y castigos por hacer lo malo están en las manos de Dios y son dados de acuerdo con su tiempo. El complot de Satanás es hacernos dudar de la buena voluntad de Dios hacia nosotros.

Job 5:18 Porque él es quien hace la herida, pero él la venda;[f] él golpea, pero sus manos curan.

Job 5:19 En seis tribulaciones te librará, y en la séptima[g] no te tocará el mal.

Job 5:20 En tiempo de hambre te salvará de la muerte, y del poder de la espada en la guerra.

Job 5:21 Del azote de la lengua serás protegido y no temerás cuando venga la destrucción.

Job 5:22 De la destrucción y del hambre te reirás y no temerás a las fieras del campo,

Job 5:23 pues aun con las piedras del campo harás un pacto y las fieras del campo estarán en paz contigo.

Job 5:24 Sabrás que hay paz en tu tienda: visitarás tu morada y nada te faltará.

Job 5:25 Asimismo verás que tu descendencia es mucha, que tu prole es como la hierba de la tierra.

Job 5:26 Llegarás con vigor a la sepultura, como gavilla de trigo recogido a su tiempo.[h]

Job 5:27 Nosotros lo hemos inquirido, y esto es así. Escúchalo y conócelo para tu propio provecho».[i]

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Salmo 54: Clamor de un perseguido

Salmo 54:1  Para el director del coro; con instrumentos de cuerda. Masquil de David, cuando los zifeos vinieron y dijeron a Saúl: ¿No está David escondido entre nosotros? ¡Sálvame! Oh Dios, por tu nombre,

Seguir Leyendo »

La rosa y el sapo

Había una rosa muy bella, se sentía una maravilla al saber que era la rosa más bella del jardín. Sin embargo un día se dio cuenta que la gente la miraba de lejos y

Seguir Leyendo »