New Testament 3 Production Still Photography

Jeremías 8: Israel es indiferente a la Palabra de Dios

Jeremías 8:1 «En aquel tiempo, dice Jehová, sacarán de sus sepulcros los huesos de los reyes de Judá, los huesos de sus príncipes, los huesos de los sacerdotes, los huesos de los profetas y los huesos de los habitantes de Jerusalén.

Sacarán los huesos : Un acto de sacrilegio y desgracia para todos aquellos cuyos huesos son profanados.

La amenaza de que las tumbas del pueblo de Judá se abrirían era horrible para un pueblo que honraba en gran manera a la muerte y creía que abrir tumbas era una gravísima profanación. Este sería un sarcástico castigo para los idólatras: sus cuerpos yacerían bajo el sol, la luna y las estrellas, los dioses que creían podían ayudarlos.

Jeremías 8:2 Los esparcirán al sol y a la luna y a todo el ejército del cielo,[a] a los cuales amaron y sirvieron, en pos de los cuales anduvieron, a los cuales consultaron y ante los cuales se postraron.[b] No serán recogidos ni enterrados; serán como estiércol sobre la faz de la tierra.[c]

Jeremías 8:3 Y escogerá la muerte antes que la vida todo el resto que quede de esta mala generación, en todos los lugares adonde arroje yo a los que queden, dice Jehová de los ejércitos.

Jeremías 8:4 »Les dirás asimismo que así ha dicho Jehová: »El que cae, ¿no se levanta? El que se desvía, ¿no vuelve al camino?

Israel es completamente indiferente a la Palabra de Dios. Las aves conocen e interpretan el destino divino, pero el pueblo de Dios no.

Cuando una persona cae o se percata de que va mal encaminada, la única reacción sensata sería levantarse o cambiar de dirección. Pero a medida que Dios observaba la nación, veía que la gente vivía una vida de pecado que ella misma eligió, engañándOseas de que no habría consecuencias. Perdieron la perspectiva respecto a la voluntad de Dios para sus vidas e intentaban minimizar su pecado. ¿Existen algunos indicadores de que usted se ha caído o va por mal camino? ¿Qué está haciendo para volver al buen camino?

Jeremías 8:5 ¿Por qué es este pueblo de Jerusalén rebelde con rebeldía sin fin? Abrazaron el engaño y no han querido volverse.

Jeremías 8:6 Escuché con atención: no hablan rectamente, no hay hombre que se arrepienta de su mal, diciendo: “¿Qué he hecho?”. Cada cual se volvió a su propia carrera, como caballo que se lanza con ímpetu a la batalla.

Jeremías 8:7 Aun la cigüeña en el cielo conoce su tiempo, y la tórtola, la grulla y la golondrina guardan el tiempo de su venida; pero mi pueblo no conoce el juicio de Jehová.[d]

Jeremías 8:8 »¿Cómo decís: “Nosotros somos sabios, y la ley de Jehová está con nosotros”? Ciertamente la ha cambiado en mentira la pluma mentirosa de los escribas.[e]

No habiendo comprendido la ley de Jehová escrita, los sabios rechazan ahora la palabra de Jehová que se escucha por boca de los profetas. El escriba administraba la Ley

Jeremías 8:9 Los sabios[f] se avergonzaron, se espantaron y fueron consternados; aborrecieron la palabra de Jehová; ¿dónde, pues, está su sabiduría?

Jeremías 8:10 Por tanto, daré a otros sus mujeres, y sus campos a quienes los conquisten; porque desde el más pequeño hasta el más grande, cada uno sigue la avaricia; desde el profeta hasta el sacerdote todos practican el engaño.

Los inútiles esfuerzos humanos de auto-restauración , restauración. Jeremías 8-10 demuestra los vanos esfuerzos del hombre por restaurarse a sí mismo.

Jeremías 8:11 Y curan la herida de la hija de mi pueblo con liviandad, diciendo: “Paz, paz”, ¡y no hay paz![g]

liviandad, qalal: De manera superficial o ligera; fácil, frívolo; que tiene muy poco peso. También denota maldecir, burlarse o ridiculizar a alguien. Qalal aparece 82 veces. Ejemplos de su uso como «maldición» o «burlarse de alguien» pueden encontrarse en Genesis 12:3; 2 de Samuel 16:13; Ezequiel 22:7.

Jeremías 8:12 ¿Se han avergonzado de haber hecho abominación? Ciertamente no se han avergonzado en lo más mínimo, ¡ni saben lo que es la vergüenza! Caerán, por tanto, entre los que caigan; cuando los castigue caerán, dice Jehová».[h]

Jeremías 8:13 «Los eliminaré del todo, dice Jehová.[i] No quedarán uvas en la vid ni higos en la higuera, y se caerá la hoja, y lo que les he dado pasará de ellos».[j]

Este pasaje se lee en las sinagogas cada año, el noveno día de Abib (marzo-abril), para conmemorar la destrucción del templo por los babilonios en el 586 a.C. y por los romanos en el 70 d.C.

Judá es como una vid o una higuera estéril, que no da uvas o higos , y está destinada a la destrucción. Sus hijos huyeron a refugiarse en las ciudades fortificadas, pero no están a salvo.

Jeremías 8:14 ¿Por qué permanecemos sentados? ¡Reuníos! ¡Entremos en las ciudades fortificadas y perezcamos allí! Porque Jehová, nuestro Dios, nos ha destinado a perecer, y nos ha dado a beber aguas envenenadas, porque hemos pecado contra Jehová.

Jeremías 8:15 Esperamos paz, y no hubo nada bueno; día de curación, y hubo turbación.

Jeremías 8:16 Desde Dan[k] se oyó el resoplar de sus caballos; al sonido de los relinchos de sus corceles tembló toda la tierra. Vinieron y devoraron la tierra y todo lo que en ella había, la ciudad y a los que moraban en ella.

Daniel estaba en el extremo norte y sería el primero en experimentar las consecuencias del avance enemigo.

Daniel era la tribu ubicada más al norte de Israel.

Jeremías 8:17 «Yo envío sobre vosotros serpientes, víboras contra las cuales no hay encantamiento, y os morderán, dice Jehová».

Jeremías 8:18 Lamento sobre Judá y Jerusalén A causa de mi intenso dolor,[l] mi corazón desfallece.

El profeta se lamenta por su pueblo, algunos de cuyos hijos están en el exilio, en tierra lejana . La gente está perpleja; Jehová está en Sion , pero ellos han sido derrotados.

Jeremías implora a Dios que salve a su pueblo.

Jeremías 8:19 Se oye la voz del clamor de la hija de mi pueblo, que viene de la tierra lejana: «¿No está Jehová en Sión?[m] ¿No está en ella su Rey?». «¿Por qué me hicieron airar con sus imágenes de talla, con vanidades ajenas?».[n]

Jeremías 8:20 ¡Pasó la siega, se acabó el verano, pero nosotros no hemos sido salvos!

Estas palabras ofrecen una ilustración vívida de la impresión de Jeremías cuando vio a su pueblo rechazar a Dios. Respondió con angustia a un mundo que moría en pecado. Aún vemos ese mismo mundo que muere en pecado por rechazar a Dios. Pero, ¿cuán a menudo se nos quebranta el corazón por amigos y vecinos perdidos, por nuestro mundo perdido? Solo cuando tengamos el tipo de interés que tuvo Jeremías nos sentiremos motivados a ayudar. Debemos comenzar por pedir que Dios quebrante nuestros corazones por el mundo que El ama.

Jeremías 8:21 ¡Quebrantado estoy por el quebrantamiento de la hija de mi pueblo; abrumado estoy, el espanto se ha apoderado de mí!

Jeremías 8:22 ¿No hay bálsamo[ñ] en Galaad? ¿No hay allí médico? ¿Por qué, pues, no hubo sanidad para la hija de mi pueblo?

Bálsamo en Galaad : El área de Galaad en la Transjordania era una importante proveedora de especias y bálsamo, pero la herida de Judá es incurable

Galaad fue famosa por sus bálsamos curativos (medicina). Esta es una pregunta retórica. La obvia respuesta es: «Sí, Dios», pero Israel no aplicaba el bálsamo, no obedecía a Dios. A pesar de que la enfermedad espiritual del pueblo seguía siendo muy profunda, podía curarse. Sin embargo, el pueblo rechazó la medicina. Dios podía sanar las heridas que se ocasionaron, pero El no los obligaría a recibir sanidad.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Amor firme

Un pastor compartió una historia personal en la revista Nuevo Hombre, sobre su desobediente hija. Ella había tenido un hijo sin estar casada, y ahora estaba demostrando impaciencia ante las reglas establecidas por sus

Seguir Leyendo »