Jeremías 7 A la puerta de la casa de Jehová

Jeremías 7: A la puerta de la casa de Jehová

Jeremías 7:1 Mejorad vuestros caminos y vuestras obras[a] Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo:

Este sermón, pronunciado a la puerta del templo, constituye una denuncia de las prácticas corruptas de quienes decían que la ciudad de Jerusalén era inviolable porque allí se levantaba el templo de Jehová. Esta creencia se apoyaba en algo ocurrido más de cien años antes, cuando Isaías profetizó que el rey asirio Senaquerib no tomaría la ciudad. Pero los tiempos habían cambiado, y Dios deseaba ahora que la ciudad y el templo fueran destruidos, a menos que la gente se arrepintiera y enmendara su conducta.

Jeremías 7:2 «Ponte a la puerta de la casa de Jehová[b] y proclama allí esta palabra. Diles: “Oíd palabra de Jehová, todo Judá, los que entráis por estas puertas para adorar a Jehová.

Jeremías 7:3 Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Mejorad vuestros caminos y vuestras obras, y os haré habitar en este lugar.[c]

El pueblo siguió un ritual de adoración, pero mantuvo un estilo de vida pecaminoso. Era una religión sin compromiso personal con Dios. Nosotros podemos fácilmente hacer lo mismo. Asistir a la iglesia, tomar la cena, enseñar en la Escuela Dominical, cantar en el coro: todos estos son ejercicios vacíos, a menos que lo hagamos verdaderamente para Dios. Es bueno realizar estas actividades, no porque tengamos que hacerlas para la iglesia, sino porque queremos hacerlas para Dios.

Jeremías 7:4 No fiéis en palabras de mentira, diciendo: ‘¡Templo de Jehová, templo de Jehová, templo de Jehová es este!’.[d]

La triple repetición de templo de Jehová es una práctica literaria usada para destacar una frase o concepto. La mera repetición de la frase representa confiar en palabras de mentira , ya que la protección y bendiciones de Dios sólo vienen si se vive de acuerdo con su voluntad.

Jeremías 7:5 »Pero si de veras mejoráis vuestros caminos y vuestras obras; si en verdad practicáis la justicia entre el hombre y su prójimo,

Para recibir la bendición de Dios es necesario hacer prevalecer la justicia entre el hombre y su prójimo.

Jeremías 7:6 y no oprimís al extranjero, al huérfano y a la viuda, ni en este lugar derramáis la sangre inocente, ni vais en pos de dioses extraños para mal vuestro,

Proteger al extranjero , al huérfano y a la viuda es un ingrediente esencial del orden social divino. En la Escritura se destaca a menudo esta preocupación. La práctica de la verdadera fe en nuestros días supone asumir una actitud de compromiso social hacia los necesitados.

Jeremías 7:7 yo os haré habitar en este lugar, en la tierra que di a vuestros padres para siempre.[e]

Jeremías 7:8 »Vosotros confiáis en palabras de mentira, que no aprovechan.

Jeremías 7:9 Hurtáis, matáis, adulteráis, juráis en falso,[f] quemáis incienso a Baal y vais tras dioses extraños que no habíais conocido,[g]

Jeremías 7:10 ¿y ahora venís y os presentáis delante de mí en esta Casa sobre la cual es invocado mi nombre, y decís: ‘Somos libres’, para seguir haciendo todas estas abominaciones?

Al inicio de esta sección, Dios envía a Jeremías a las puertas del templo para enfrentar la falsa creencia de que Dios no permitiría que dañasen el templo y a los que vivieran cerca de él. Jeremías reprende al pueblo por su falsa e inútil religión, su idolatría y la conducta desvergonzada del pueblo y sus líderes. Judá, dice él, está listo para el juicio y el cautiverio. Esto sucedió durante el reinado de Joacim, un títere de Egipto. La nación, conmocionada por la muerte de Josías, atravesaba un trastorno espiritual que dañó mucho del bien que Josías hizo. Los temas de esta sección son la falsa religión, la idolatría y la hipocresía. Casi matan a Jeremías a causa de este sermón, pero los oficiales de Judá lo salvaron.

Jeremías 7:11 ¿Es cueva de ladrones[h] delante de vuestros ojos esta Casa, sobre la cual es invocado mi nombre? Esto también yo lo veo, dice Jehová.

La mera práctica formal de asistir a la casa de Dios también fue condenada por Jesús.

Estos son algunos paralelos entre cómo el pueblo de Judá veía su templo y cómo muchas personas en la actualidad ven sus iglesias:

(1) No hacían al templo parte de su vida diaria. Asistimos a iglesias hermosas muy bien preparadas para la adoración, pero a menudo no llevamos la presencia de Dios con nosotros a lo largo de la semana.

(2) La imagen del templo se volvió más importante que la esencia de la fe. La imagen de asistir a la iglesia y pertenecer a un grupo se puede volver más importante que la esencia de una vida cambiada por Dios.

(3) El pueblo utilizó el templo como un santuario. Muchos emplean la afiliación religiosa como un escondite, pensando que los protegerá del mal y los problemas.

Jeremías 7:12 Id ahora a mi lugar en Silo,[i] donde hice habitar mi nombre al principio, y ved lo que le hice por la maldad de mi pueblo Israel.

Silo : Lugar donde estuvo depositada el arca de Jehová durante el período de los jueces. Cuando el arca fue capturada por los filisteos, no se envió de regreso a Silo, y en los tiempos de Jeremías la ciudad estaba en ruinas.

Jesús utilizó las palabras del versículo 11 al limpiar el templo. Este pasaje se aplica tanto al mal que había en el templo en los días de Jesús como en los de Jeremías. El tabernáculo de Dios permaneció en Silo, pero al parecer se abandonó a Silo. Si Dios no preservó a Silo porque el tabernáculo se encontraba allí, ¿por qué preservaría a Jerusalén con su templo?

Jeremías 7:13 Ahora, pues, por cuanto vosotros habéis hecho todas estas cosas, dice Jehová, y aunque os hablé sin cesar, no escuchasteis, y aunque os llamé, no respondisteis,[j]

Desde temprano : Este modismo tiene la connotación de «repetida y seriamente», o «una y otra vez»

Jeremías 7:14 haré también a esta Casa, sobre la cual es invocado mi nombre, en la que vosotros confiáis, y a este lugar que os di a vosotros y a vuestros padres, como hice a Silo.

Jeremías 7:15 Os echaré de mi presencia, como eché a todos vuestros hermanos, a toda la generación de Efraín”.[k]

Toda la generación de Efraín : Todos los habitantes del reino del norte, Israel, fueron obligados a marchar al exilio ( os echaré de mi presencia ) en el 722 a.C.

Efraín es otro nombre dado a Israel, el reino del norte, que Asiria llevó al cautiverio en 722 a.C.

Jeremías 7:16 »Tú, pues, no ores por este pueblo; no eleves por ellos clamor ni oración, ni me ruegues, porque no te oiré.[l]

Quizás los acontecimientos a que se alude en el capítulo 26 pertenecen a los versículos 15 y 16. Se le pide a Jeremías que no ore por este pueblo , como corresponde a un profeta. No existe virtualmente esperanza alguna para este pueblo por sus constantes rebeliones. Sin embargo Jeremías en su momento oró por ellos.

Jeremías 7:17 ¿No ves lo que estos hacen en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén?

Jeremías 7:18 Los hijos recogen la leña, los padres encienden el fuego y las mujeres amasan la masa para hacer tortas a la reina del cielo[m] y ofrendas a dioses ajenos, para provocarme a ira.

Toda la familia participaba en el culto a la reina del cielo , la diosa Istar de Babilonia. Este tipo de ofrendas también se presentan a otros dioses.

«La reina del cielo» era un nombre para Istar, la diosa mesopotámica del amor y la fertilidad. Después de la caída de Jerusalén, los refugiados de Judea que huyeron a Egipto continuaron adorándola. Un papiro del siglo V a.C, encontrado en Hermópolis, Egipto, menciona a la reina del cielo entre los dioses honrados por la comunidad judía que vivía allí.

Jeremías 7:19 ¿Me provocarán ellos a ira?, dice Jehová. ¿No obran más bien ellos mismos su propia confusión?

Este versículo responde a la pregunta: «¿Quién se daña cuando nos apartamos de Dios?» ¡Nosotros! Separarnos de Dios es como apartar a una planta verde de la luz del sol y del agua. Dios es nuestra única fuente de fortaleza espiritual. Apártese de esa fuente y se apartará de la vida misma.

Jeremías 7:20 Por tanto, así ha dicho Jehová, el Señor: Sobre este lugar, sobre los hombres, sobre los animales, sobre los árboles del campo y sobre los frutos de la tierra se derramarán mi furor y mi ira. Se encenderán y no se apagarán».

El pecado del pueblo corrompe y atrae el juicio de Dios no sólo sobre ellos, sino sobre toda la creación.

Jeremías 7:21 Castigo de la rebelión de Judá Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: «¡Añadid vuestros holocaustos a vuestros sacrificios, y comed la carne!

Jeremías 7:22 Porque no hablé yo con vuestros padres, ni nada les mandé acerca de holocaustos y de víctimas el día que los saqué de la tierra de Egipto.[n]

Jeremías 7:23 Pero esto les mandé, diciendo: Escuchad mi voz, y yo seré vuestro Dios y vosotros seréis mi pueblo; y andad en todo camino que os mande, para que os vaya bien.[ñ]

Estos versículos no constituyen un rechazo a los sacrificios del AT, pero sí enfatizan que los sacrificios carecen de valor si no son una expresión de un corazón devoto. El mandato de Dios fue escuchad mi voz.

Dios estableció un sistema de sacrificios para alentar al pueblo a que lo obedeciera (véase el libro de Levítico). Demandaba que el pueblo hiciera estos sacrificios, no porque estos por sí mismos lo agradaran, sino porque hacían que el pueblo reconociera sus pecados y se centrara en vivir para Dios. Fielmente llevaron a cabo los sacrificios, pero olvidaron el porqué los ofrecían y por lo tanto desobedecieron a Dios. Jeremías recordó al pueblo que llevar a cabo rituales religiosos carecía de significado a menos que estuvieran preparados para obedecer a Dios en todas los aspectos de la vida.

Jeremías 7:24 Pero no escucharon ni inclinaron su oído, antes caminaron en sus propios consejos, en la dureza de su corazón malvado. Fueron hacia atrás y no hacia adelante,

Jeremías 7:25 desde el día que vuestros padres salieron de la tierra de Egipto hasta hoy. Os envié todos los profetas, mis siervos; los envié desde el principio y sin cesar.

Desde los tiempos de Moisés hasta el final del período del Antiguo Testamento, Dios envió muchos profetas a Israel y Judá. Por malas que fueran las circunstancias, Dios siempre tuvo un profeta que habló en contra de sus apáticas actitudes espirituales.

Jeremías 7:26 Pero no me escucharon ni inclinaron su oído, sino que endurecieron su corazón e hicieron peor que sus padres.

Obedecer al Señor, no la preocupación por las prácticas rituales, debe ser el principal interés de Israel. En las presentes condiciones deben comer la carne de sus holocaustos. Enviándolos desde temprano y sin cesar: Una y otra vez Dios envió a los profetas

Jeremías 7:27 »Tú, pues, les dirás todas estas palabras, pero no te escucharán; los llamarás, pero no te responderán.

Jeremías 7:28 Les dirás, por tanto: “Esta es la nación que no escuchó la voz de Jehová, su Dios, ni admitió corrección;[o] pereció la fidelidad, de la boca de ellos fue arrancada”».

Jeremías 7:29 ¡Córtate el cabello,[p] arrójalo y levanta llanto sobre las alturas, porque Jehová ha aborrecido y dejado a la generación objeto de su ira!

Corta tu cabello : Una señal de duelo.

Jeremías 7:30 «Los hijos de Judá han hecho lo malo ante mis ojos, dice Jehová; pusieron sus abominaciones en la Casa, sobre la cual fue invocado mi nombre, y la profanaron.[q]

Jeremías 7:31 Y han edificado los lugares altos de Tofet,[r] que está en el valle del hijo de Hinom,[s] para quemar en el fuego a sus hijos y a sus hijas, cosa que yo no les mandé ni me pasó por la mente.[t]

Tofet : Un «lugar alto» en el valle de Hinom, en las afueras de Jerusalén, donde se sacrificaban niños ante el altar de Moloc. Jeremías predijo que el lugar se convertiría en un cementerio

Jeremías 7:32 Por tanto, vendrán días, dice Jehová, en que no se dirá más Tofet ni valle del hijo de Hinom, sino valle de la Matanza.[u] Y serán enterrados en Tofet, por no haber otro lugar.

Los lugares altos (los altares) de Tofet (que significa «ardiendo» o «inmundicia») estaban localizados en el valle del hijo de Hinom, lugar donde se botaban el escombro y la basura de la ciudad. Este altar se utilizaba para adorar a Moloc, un dios que demandaba sacrificios de niños (2Ki_23:10). Su valle de sacrificios se transformaría en valle de matanza a manos de los babilonios. En el mismo lugar en que el pueblo mató a sus hijos en pecaminosa idolatría, él también sería masacrado.

Jeremías 7:33 Los cuerpos muertos de este pueblo serán comida para las aves del cielo y para las bestias de la tierra, y no habrá quien las espante.[v]

Jeremías 7:34 Yo haré desaparecer de las ciudades de Judá y de las calles de Jerusalén la voz de gozo y la voz de alegría, la voz del esposo y la voz de la esposa,[w] porque la tierra será desolada».

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

A veces tratamos a los extraños

Hoy choqué con un extraño cuando caminaba. Disculpe Usted le dije; Él me dijo; No, disculpe Usted, no la vi cuando venia. Ambos fuimos muy amables. Continuamos nuestro camino y nos dijimos adiós. Pero

Seguir Leyendo »

El abrazo de Dios

Un fuerte viento soplaba en una friolenta noche de marzo en las afueras de un pequeño hospital de Dallas, mientras el doctor entró en el cuarto donde se encontraba Diana Blessing. Ella aun estaba

Seguir Leyendo »