Jeremías 2 Jehová y la apostasía de Israel

Jeremías 2: Jehová y la apostasía de Israel

Jeremías 2:1 Vino a mí palabra de Jehová, diciendo:

Jeremías 2:2 Anda y clama a los oídos de Jerusalén, diciendo: Así dice Jehová: Me he acordado de ti, de la fidelidad de tu juventud, del amor de tu desposorio, cuando andabas en pos de mí en el desierto, en tierra no sembrada.

Fidelidad : La palabra hebrea connota lealtad y amor. Desposorio : El pacto del Sinaí se compara con un voto matrimonial, y a Dios se le llama el esposo de Israel.

Apreciamos a un amigo que permanece fiel a su compromiso y nos desilusiona el que no puede cumplir una promesa. A Dios le complació cuando su pueblo lo obedeció al principio, pero se contrarió cuando se negaron a cumplir su compromiso. Las tentaciones nos distraen de Dios. Piense en su compromiso original de obedecer a Dios y pregúntese si sigue permaneciendo fiel.

Jeremías 2:3 Santo era Israel a Jehová, primicias de sus nuevos frutos. Todos los que le devoraban eran culpables; mal venía sobre ellos, dice Jehová.

Santo : La idea central es haber sido apartado para Jehová.

En esta sección, la analogía del matrimonio contrasta tremendamente el amor de Dios para su pueblo con el amor de este por otros dioses y revela la infidelidad de Judá. Jeremías condena a Judá (algunas veces llama a Judá “Jerusalén”, el nombre de su ciudad capital) por buscar la seguridad en cosas indignas, cambiantes y no en el inalterable Dios. Quizás nos sintamos tentados a buscar la seguridad en las posesiones, en la gente o en nuestras habilidades, pero estos nos fallarán. No existe seguridad duradera aparte de nuestro eterno Dios.

La primicia, o la primera porción, de la cosecha se separaba para Dios. De esa misma forma Israel estaba dedicada a Dios en sus años anteriores: ansiaba complacer a Dios, como si fuera su joven esposa, un pueblo santo y devoto. Esto era un gran contraste con el pueblo de los tiempos de Jeremías.

Jeremías 2:4 Oíd la palabra de Jehová, casa de Jacob, y todas las familias de la casa de Israel.

La nación unida incluía “la casa de Israel” y “la casa de Jacob” (Judá). Jeremías conocía bien la historia de Israel. Los profetas recitaban la historia al pueblo por varias razones:

(1) recordarles la fidelidad de Dios;

(2) asegurarse de que el pueblo no la olvidaría (no tenían Biblias que leer);

(3) enfatizar el amor de Dios hacia ellos; y

(4) recordarles que hubo un tiempo en que estuvieron cerca de Dios. Debemos aprender de la historia para así construir sobre los éxitos y evitar repetir los fracasos de los demás.

Jeremías 2:5 Así dijo Jehová: ¿Qué maldad hallaron en mí vuestros padres, que se alejaron de mí, y se fueron tras la vanidad y se hicieron vanos?

Jeremías 2:6 Y no dijeron: ¿Dónde está Jehová, que nos hizo subir de la tierra de Egipto, que nos condujo por el desierto, por una tierra desierta y despoblada, por tierra seca y de sombra de muerte, por una tierra por la cual no pasó varón, ni allí habitó hombre?

El éxodo de Egipto, la peregrinación por el desierto y la conquista de la tierra prometida, se mencionan como pruebas de la gracia y la misericordia de Dios, pero Israel contaminó la tierra, haciéndola ceremonialmente impura.

Jeremías 2:7 Y os introduje en tierra de abundancia, para que comieseis su fruto y su bien; pero entrasteis y contaminasteis mi tierra, e hicisteis abominable mi heredad.

Jeremías 2:8 Los sacerdotes no dijeron: ¿Dónde está Jehová? y los que tenían la ley no me conocieron; y los pastores se rebelaron contra mí, y los profetas profetizaron en nombre de Baal, y anduvieron tras lo que no aprovecha.

Los encargados con funciones de liderazgo, sacerdotes , pastores y profetas , desobedecieron porque no consultaron al Señor.

Baal era el jefe masculino de los dioses de la religión cananea. “Baales” se refiere al hecho de que, en la práctica cananea, Baal se adoraba en varios lugares. Baal era el dios de la fertilidad. Su adoración incluía sacrificio de animales, prostitución sagrada (hombres y mujeres) en los lugares altos. Jezabel, la esposa del rey Acab, inició la práctica de la adoración a Baal en el reino del norte y finalmente se difundió por todo Judá. La orientación sexual de la adoración de este ídolo era una constante tentación para los israelitas, quienes tenían el llamado a ser santos.

Jeremías

La resistencia no es una cualidad común. Muchos carecen de compromisos, interés y disposición a largo plazo que son vitales para cumplir una tarea a pesar de las probabilidades. Sin embargo, Jeremías fue un profeta que resistió.

El llamado de Jeremías nos enseña cuán íntimamente Dios nos conoce. Nos evalúa antes que nadie sepa que existiremos. Nos cuida mientras estamos en el vientre de nuestra madre. Planea nuestras vidas mientras se forman nuestros cuerpos. Nos valora mucho más de lo que nos autovaloramos.

Jeremías tuvo que depender del amor de Dios para poder soportar. Por lo general, sus oyentes eran antagónicos o apáticos a sus mensajes. Lo despreciaron y a menudo lo amenazaron de muerte. Pudo presenciar tanto el entusiasmo del despertar espiritual como la tristeza por el regreso de una nación a la idolatría. A excepción del rey Josías, que fue bueno, Jeremías observó que un rey tras otro olvidaban sus advertencias y apartaban de Dios al pueblo. Vio cómo asesinaban a otros compañeros profetas. A él mismo lo persiguieron con rigor. Por último, observó la derrota de Judá a manos de los babilonios.

Jeremías respondió a todo esto con el mensaje de Dios y con lágrimas humanas. Sintió el amor directo de Dios por su pueblo y el rechazo del pueblo a ese amor. Pero aun cuando se enojaba con Dios y se sentía tentado a renunciar a todo, Jeremías supo que debía seguir adelante. Dios lo llamó para que resistiera. Expresó sentimientos profundos, pero además vio más allá, al Dios que pronto ejercería su justicia, pero que después de todo administraría su misericordia.

Quizás nos resulte fácil indentificarnos con las frustraciones y el desaliento de Jeremías, pero debemos darnos cuenta que la vida de este profeta también nos alienta a ser fieles.

Jeremías escribió dos libros del Antiguo Testamento: Jeremías y Lamentaciones; Ministró durante los reinados de los últimos cinco reyes de Judá; Fue un catalizador en la gran reforma espiritual ocurrida durante el gobierno de Josías; Actuó como mensajero fiel de Dios, a pesar de los atentados que hubo en su contra; Sufrió tanto por la condición caída de Israel que ganó el título de “profeta llorón”

De su vida aprendemos que la opinión de la mayoría no es necesariamente la voluntad de Dios; Si bien el castigo por el pecado es severo, hay esperanza en la misericordia de Dios; Dios no aceptará la adoración hueca e hipócrita; Servir a Dios no garantiza la seguridad en la tierra

A Jeremías lo vemos en Anatot, de ocupación Profeta, hijo de Hilcías, contemporáneo de Josías, Joacaz, Joacim, Joaquín, Sedequías, Baruc

Jeremías 2:9 Por tanto, contenderé aún con vosotros, dijo Jehová, y con los hijos de vuestros hijos pleitearé.

En ninguna civilización se había visto algo semejante, ni en Quitim (representante de las culturas occidentales), ni en Cedar (representante de las culturas orientales), esto es, la locura de gente que dejaron la fuente de agua viva , que sólo Dios puede suplir, por cisternas rotas . La habilidad de construir cisternas que no dejaran escapar el agua utilizando argamasa permitió a los israelitas asentarse en lugares donde no existían fuentes naturales de agua.

Jeremías 2:10 Porque pasad a las costas de Quitim y mirad; y enviad a Cedar, y considerad cuidadosamente, y ved si se ha hecho cosa semejante a esta.

Dios decía que aun las naciones paganas como Quitim (Chipre, en el oeste) y Cedar (residencia de las tribus árabes que vivían en el desierto al este de Palestina) permanecieron leales a sus dioses nacionales. Pero Israel abandonó al único Dios verdadero por un objeto indigno de adoración.

Jeremías 2:11 ¿Acaso alguna nación ha cambiado sus dioses, aunque ellos no son dioses? Sin embargo, mi pueblo ha trocado su gloria por lo que no aprovecha.

Jeremías 2:12 Espantaos, cielos, sobre esto, y horrorizaos; desolaos en gran manera, dijo Jehová.

Jeremías 2:13 Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua.

¿Quién apartaría un manantial de agua resplandeciente por una cisterna, un pozo que recogía agua de lluvia? Dios le dijo a los israelitas que hacían exactamente eso cuando se apartaban de El, la fuente de agua viva, para adorar a otros ídolos. No solo eso, las cisternas que escogieron estaban rotas y vacías. El pueblo construyó sistemas religiosos para almacenar la verdad, pero no tenían valor alguno. ¿Por qué nos debemos asir de las promesas quebrantadas de “cisternas” inestables (dinero, poder, sistemas religiosos o cualquier cosa pasajera que colocamos en lugar de Dios), cuando Dios nos promete refrescarnos constantemente con El mismo, fuente de agua viva?

Jeremías 2:14 ¿Es Israel siervo? ¿es esclavo? ¿Por qué ha venido a ser presa?

Jeremías 2:15 Los cachorros del león rugieron contra él, alzaron su voz, y asolaron su tierra; quemadas están sus ciudades, sin morador.

Los cachorros de león : Designa figurativamente a los asirios que asolaron la tierra y quemaron sus ciudades .

Jeremías 2:16 Aun los hijos de Menfis y de Tafnes te quebrantaron la coronilla.

Menfis : Capital del bajo (norte) Egipto. Tafnes : Fortaleza de la frontera egipcia, también conocida como Baal-zefón (en griego, «Daphnai»), en la región este del delta, cerca de 45 km al suroeste del moderno Port Said. Quebrantaron : Más bien «raparon», en el sentido de que se afeitaron la cabeza, lo cual era un símbolo de infortunio.

Menfis estaba cerca de lo que hoy es El Cairo, en el bajo Egipto, y Tafnes estaba en la región nordeste del mismo país. Jeremías a lo mejor se refería a la anterior invasión de Judá por el faraón Sisac en 926 a.C., o quizás haya estado prediciendo la invasión del faraón Necao en 609 a.C., cuando moriría el rey Josías de Judá. Jeremías quiso señalar que el pueblo se acarreó esto al rebelarse contra Dios.

Jeremías 2:17 ¿No te acarreó esto el haber dejado a Jehová tu Dios, cuando te conducía por el camino?

Jeremías 2:18 Ahora, pues, ¿qué tienes tú en el camino de Egipto, para que bebas agua del Nilo? ¿Y qué tienes tú en el camino de Asiria, para que bebas agua del Eufrates?

La historia muestra que Israel buscaba alternativamente ayuda en Asiria y Egipto. Nilo (heb. Sichor : Se refiere al brazo del río situado más al este, que fluye hacia el mar Mediterráneo. Quizás constituya el límite sudoccidental del territorio de Israel. El término es egipcio y significa «aguas de Horus».

Jeremías 2:19 Tu maldad te castigará, y tus rebeldías te condenarán; sabe, pues, y ve cuán malo y amargo es el haber dejado tú a Jehová tu Dios, y faltar mi temor en ti, dice el Señor, Jehová de los ejércitos.

Jeremías 2:20 Porque desde muy atrás rompiste tu yugo y tus ataduras, y dijiste: No serviré. Con todo eso, sobre todo collado alto y debajo de todo árbol frondoso te echabas como ramera.

Jeremías utiliza numerosas figuras del lenguaje para describir la rebelión de Judá: un buey díscolo (versículo 20), una vid silvestre (versículo 21), una mancha que no desaparece (versículo 22), una dromedaria , una asna montés (versículos 23, 24), y un ladrón (versículo 26).

Aunque Judá juró observar los mandamientos del Señor, quien la liberó de su yugo y sus ataduras , ha ofrecido sacrificios sobre todo collado alto y debajo de todo árbol , donde los paganos rinden culto a sus dioses. Al hacerlo, cometía adulterio como ramera.

Jeremías 2:21 Te planté de vid escogida, simiente verdadera toda ella; ¿cómo, pues, te me has vuelto sarmiento de vid extraña?

Dios ha plantado a Judá como una vid escogida , pero ésta degeneró.

Jeremías 2:22 Aunque te laves con lejía, y amontones jabón sobre ti, la mancha de tu pecado permanecerá aún delante de mí, dijo Jehová el Señor.

Lejía y jabón son un mineral y un álcali vegetal, respectivamente. El pecado de Judá sólo puede ser lavado por medio del arrepentimiento, no con jabón.

La mancha del pecado es más profunda que la piel. Israel tenía manchas que no podían limpiarse, ni siquiera con los limpiadores más fuertes. La purificación espiritual debe ir hasta el corazón y este trabajo solo lo puede hacer Dios. No podemos obviar los efectos del pecado y esperar que desaparezcan. Su pecado ha originado una profunda mancha que Dios puede quitar y lo hará si usted está dispuesto a que El lo limpie.

Jeremías 2:23 ¿Cómo puedes decir: No soy inmunda, nunca anduve tras los baales? Mira tu proceder en el valle, conoce lo que has hecho, dromedaria ligera que tuerce su camino,

El valle : Probablemente el valle de Hinom donde se sacrificaban niños al culto de Moloc. La dromedaria aquí es una camella que galopa extraviada.

El pueblo se compara a animales que buscan pareja en tiempos de celo. Con desenfreno, corren hacia el poder, el dinero, las alianzas con potencias extranjeras y a otros dioses. Los ídolos no buscan a nadie. La gente busca a los ídolos y luego corre con ligereza en pos de ellos. Después se siente tan cómoda en su pecado que no puede pensar en renunciar a él. Su única vergüenza es que la atrapen. Si deseamos algo a tal punto que estamos dispuestos a hacer cualquier cosa para conseguirlo, esta es una señal de que somos adictos a ella y estamos fuera de sintonía con Dios.

Jeremías 2:24 asna montés acostumbrada al desierto, que en su ardor olfatea el viento. De su lujuria, ¿quién la detendrá? Todos los que la buscaren no se fatigarán, porque en el tiempo de su celo la hallarán.

La asna montés era un animal que vivía libre, no se le podía domesticar y estaba acostumbrada al desierto . Olfatea el viento : Indica que busca ansiosa. Sus amantes no necesitarían ir en su busca; ella los encontraría.

Jeremías 2:25 Guarda tus pies de andar descalzos, y tu garganta de la sed. Mas dijiste: No hay remedio en ninguna manera, porque a extraños he amado, y tras ellos he de ir.

Guarda tus pies : Implica no desprenderse del calzado para correr detrás de extraños, ya sean dioses, gente foránea o ambos.

Jeremías 2:26 Como se averg:uenza el ladrón cuando es descubierto, así se avergonzará la casa de Israel, ellos, sus reyes, sus príncipes, sus sacerdotes y sus profetas,

Se avergüenza el ladrón : Cuando es capturado, no tanto porque ha estado haciendo lo malo, como por haber sido descubierto . Para los gobernantes a que se alude, véase versículo 8.

Jeremías 2:27 que dicen a un leño: Mi padre eres tú; y a una piedra: Tú me has engendrado. Porque me volvieron la cerviz, y no el rostro; y en el tiempo de su calamidad dicen: Levántate, y líbranos.

Un leño y una piedra (o pilar sagrado) se usaban en el culto pagano. A los israelitas se les ordenó destruirlos, pero muchas veces se sumaron a estas prácticas.

Jeremías 2:28 ¿Y dónde están tus dioses que hiciste para ti? Levántense ellos, a ver si te podrán librar en el tiempo de tu aflicción; porque según el número de tus ciudades, oh Judá, fueron tus dioses.

Jeremías 2:29 ¿Por qué porfías conmigo? Todos vosotros prevaricasteis contra mí, dice Jehová.

Jeremías 2:30 En vano he azotado a vuestros hijos; no han recibido corrección. Vuestra espada devoró a vuestros profetas como león destrozador.

Vuestra espada devoró a vuestros profetas : Un ejemplo se encuentra en 26.20-23.

Ser un profeta en esos tiempos implicaba grandes riesgos. Los profetas tenían que criticar las políticas de reyes malvados y esto los hacía parecer traidores. Los reyes odiaban a los profetas por levantarse en contra de sus políticas y, por lo general, el pueblo los odiaba por predicar en contra de sus estilos idólatras de vida.

Jeremías 2:31 !!Oh generación! atended vosotros a la palabra de Jehová. ¿He sido yo un desierto para Israel, o tierra de tinieblas? ¿Por qué ha dicho mi pueblo: Somos libres; nunca más vendremos a ti?

El olvido ya sea accidental o intencional puede ser peligroso. Israel se olvidó de Dios al centrar sus afectos en los encantos del mundo. Mientras más nos concentremos en los placeres del mundo, más fácil resultará que nos olvidemos de la protección, el amor, la fiabilidad, la dirección de Dios y, sobre todo, de El mismo. ¿Qué le agrada más? ¿Se ha olvidado de Dios últimamente?

Jeremías 2:32 ¿Se olvida la virgen de su atavío, o la desposada de sus galas? Pero mi pueblo se ha olvidado de mí por innumerables días.

Olvidado : Compárese versículo 2 donde Dios recuerda.

Jeremías 2:33 ¿Por qué adornas tu camino para hallar amor? Aun a las malvadas enseñaste tus caminos.

Jeremías 2:34 Aun en tus faldas se halló la sangre de los pobres, de los inocentes. No los hallaste en ningún delito; sin embargo, en todas estas cosas dices:

Jeremías 2:35 Soy inocente, de cierto su ira se apartó de mí. He aquí yo entraré en juicio contigo, porque dijiste: No he pecado.

Jeremías 2:36 ¿Para qué discurres tanto, cambiando tus caminos? También serás avergonzada de Egipto, como fuiste avergonzada de Asiria.

Jeremías 2:37 También de allí saldrás con tus manos sobre tu cabeza, porque Jehová desechó a aquellos en quienes tú confiabas, y no prosperarás por ellos.

Tus manos sobre tu cabeza : Relieves antiguos presentan a los cautivos con las manos atadas a la cabeza. Aquellos en quienes tú confiabas : Asiria y Egipto.

Dios no está en contra de las alianzas ni de las sociedades de trabajo, sino que está en contra de que la gente confíe en otros para recibir la ayuda que solo debe provenir de El. Este era el problema en los tiempos de Jeremías. Después de los días de David y Salomón, Israel se dividió debido a que los líderes buscaron la ayuda de otras naciones y dioses y no del verdadero Dios. Jugaron políticas de poder, pensando que sus vecinos fuertes los protegerían. Pero Judá pronto aprendería que esta alianza con Egipto sería tan desalentadora como su antigua alianza con Asiria.

Reyes que vivieron durante la vida de Jermías

Josías – 2 Reyes 22.1–23.30 Reinó del 640-609 a.C. En su mayor parte bueno.

Joacaz – Malvado

Joacim -609-598 a.C. – Malvado

Joaquín – 598-597 a.C. – Malvado

Sedequías – 597-586 a.C. – Malvado

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Jesús asciende al cielo

Y los sacó fuera hasta Betania, y alzando sus manos, los bendijo. Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos, y fue llevado arriba al cielo. Y el Señor, fue recibido arriba en el

Seguir Leyendo »

Sembremos sólo amor

Una persona, un gesto, puede cambiarnos la vida. Pero así como pueden cambiárnosla a nosotros, también pueden cambiársela a los demás. Por eso es importante que siempre recordemos que somos personas, y que somos dueños de

Seguir Leyendo »