Jeremías 15; La implacable ira de Dios contra Judá

Jeremías 15: La implacable ira de Dios contra Judá

Jeremías 15:1 La implacable ira de Dios contra Judá. Entonces Jehová me dijo: «Aunque Moisés y Samuel[a] se pusieran delante de mí, no estaría mi voluntad con este pueblo. Échalos de mi presencia, y que salgan.[b]

El Señor no se compadece y declara que su pecado es tan grande que hasta la intercesión de Moisés y Samuel sería inefectiva.

Moisés y Samuel fueron dos de los más grandes profetas de Dios. Al igual que Jeremías, ambos intercedieron entre Dios y el pueblo. A menudo la intercesión es eficaz. En este caso, sin embargo, el pueblo era tan malvado y obstinado que Dios sabía que no se volvería a El.

Jeremías 15:2 Y si te preguntan: “¿A dónde saldremos?”, les dirás que así ha dicho Jehová: »“El que a muerte, a muerte; el que a espada, a espada; el que a hambre, a hambre; y el que a cautiverio, a cautiverio”.[c]

Jeremías 15:3 »Y enviaré sobre ellos cuatro géneros de castigo, dice Jehová: espada para matar, perros para despedazar y aves del cielo y bestias de la tierra para devorar y destruir.

Jeremías 15:4 Los entregaré para terror a todos los reinos de la tierra, a causa de Manasés hijo de Ezequías, rey de Judá, por lo que hizo en Jerusalén.[d]

Manasés : Considerado como el peor rey en la historia de Judá, sus pecados son el principal responsable de la decadencia de Judá.

La meta de estos castigos era destruir la vida y devorar la muerte. Esto sucedería debido al reinado perverso de Manasés y al pecado del pueblo y la destrucción sería total. El pueblo pudo haber argumentado que no debían culparlos de los pecados de Manasés, pero ellos siguieron lo que Manasés comenzó. Si a sabiendas seguimos a líderes corruptos, no tendremos excusas de ser culpables de sus malos ejemplos.

Jeremías 15:5 »Porque ¿quién tendrá compasión de ti, Jerusalén?[e] ¿Quién se entristecerá por tu causa o quién vendrá a preguntar por tu paz?

Jeremías 15:6 Tú me dejaste, dice Jehová, te volviste atrás; por tanto, yo extenderé sobre ti mi mano y te destruiré. ¡Estoy cansado de tener compasión!

Extenderé . . . mi mano : Véase la nota a 6.12. Cansado de arrepentirme : Lenguaje antropomórfico. Desde un punto de vista humano, Dios parece haber cambiado de opinión, pero debemos recordar que muchos de los pronunciamientos proféticos tienen carácter condicional. Dios castiga sólo si la gente no responde; les ofrece hasta la última oportunidad para evitar el juicio prometido.

Jeremías 15:7 Aunque los aventé con aventador hasta las puertas de la tierra, y dejé sin hijos a mi pueblo y lo desbaraté, no se volvieron de sus caminos.

Aventador : Proceso por medio del cual son separados el grano de la paja y el polvo exponiendo a la brisa el cereal que es lanzado al aire. El viento se lleva entonces los materiales livianos. El proceso de aventar constituye un símbolo del juicio.

Jeremías 15:8 Sus viudas se multiplicaron más que la arena del mar; traje contra ellos un destructor a mediodía sobre la madre y sobre los hijos; hice que de repente cayeran terrores sobre la ciudad.

Jeremías 15:9 Languideció la que dio a luz siete;[f] se llenó de dolor su alma, su sol se puso siendo aún de día; fue avergonzada y llena de confusión. Y lo que de ella quede, lo entregaré a la espada delante de sus enemigos, dice Jehová».

Una madre bendecida y favorecida es aquella que ha dado a luz siete hijos.

Jeremías 15:10 [g]¡Ay de mí, madre mía, que me engendraste[h]hombre de contienda y hombre de discordia para toda la tierra![i] Nunca he dado ni tomado en préstamo y, sin embargo, todos me maldicen.

Tercer lamento personal de Jeremías. Refiriéndose al rechazo de que ha sido víctima, e invocando el fiel cumplimiento de su deber, Jeremías se lamenta de la angustia que esto le ha traído y parece responsabilizar a Dios por haberle fallado en su momento de necesidad.

Jeremías 15:11 ¡Sea así, Jehová,[j] si no te he rogado por su bien, si no he suplicado ante ti en favor del enemigo[k] en tiempo de aflicción y en época de angustia! 

¡ Sea así , oh Jehová . . . ! : Jeremías muestra su conformidad con los planes de Dios.

Jeremías 15:12 «¿Puede alguno quebrar el hierro, el hierro del norte,[l] y el bronce?

Una pregunta retórica que sólo puede ser respondida negativamente. Hierro : Símbolo de fuerza.

Jeremías 15:13 Tus riquezas y tus tesoros entregaré a la rapiña sin ningún precio, por todos tus pecados y en todo tu territorio.

Jeremías 15:14 Y te haré servir a tus enemigos en tierra que no conoces, porque fuego se ha encendido en mi furor y arderá contra vosotros».[m] 

Jeremías 15:15 Jehová reanima a Jeremías Tú lo sabes, Jehová;[n] acuérdate de mí,[ñ] visítame[o] y véngame de mis enemigos.[p] No me reproches en la prolongación de tu enojo; sabes que por amor de ti sufro afrenta.[q]

Jeremías 15:16 Fueron halladas tus palabras, y yo las comí.[r] Tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón; porque tu nombre se invocó sobre mí, Jehová, Dios de los ejércitos.

Jeremías 15:17 No me senté en compañía de burladores ni me engreí a causa de tu profecía; me senté solo, porque me llenaste de indignación.[s]

Me senté solo : Jeremías no contrajo matrimonio.

Jeremías acusó a Dios de no ayudarlo cuando realmente lo necesitaba. Jeremías dejó de poner los ojos en los propósitos de Dios y sentía lástima de sí mismo. Estaba enojado, herido y asustado. En respuesta, Dios no se enojó con él, respondió volviendo a orientar las prioridades de Jeremías. Como vocero de Dios, debía influir en el pueblo, no permitir que ellos influyeran en él. Hay tres lecciones importantes en este pasaje:

(1) en la oración podemos revelarle a Dios nuestros más profundos pensamientos;

(2) Dios espera que confiemos en El a pesar de las circunstancias; y

(3) estamos aquí para influir en otros para Dios.

Jeremías 15:18 ¿Por qué fue perpetuo mi dolor, y mi herida incurable, que no admitió curación?[t] ¿Serás para mí como cosa ilusoria, como aguas que no son estables?[u] 

Dos preguntas retóricas; una sobre su propia condición, la otra relacionada con la confiabilidad de Dios. Unas aguas que no son estables : Como el arroyo que está seco la mayor parte del año.

Jeremías 15:19 Por tanto, así dijo Jehová: «Si te conviertes, yo te restauraré y estarás delante de mí;[v] y si separas lo precioso de lo vil, serás como mi boca. ¡Conviértanse ellos a ti, mas tú no te conviertas a ellos!

Jeremías 15:20 Y te pondré en este pueblo por muro fortificado de bronce; pelearán contra ti, pero no te vencerán, porque yo estoy contigo para guardarte y para defenderte, dice Jehová.[w]

Jeremías 15:21 Yo te libraré de la mano de los malos y te redimiré de la mano de los fuertes».

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Melones sin semillas

“Juan era un apasionado de los melones. Desde pequeñito le habían llamado la atención estas frutas. Año tras año, con mucho esmero preparaba la tierra del fondito de su casa, para sembrar las más

Seguir Leyendo »